Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Un camino más excelente: Las epístolas a los Corintios

Un camino más excelente: Las epístolas a los Corintios

Leer la vista previa

Un camino más excelente: Las epístolas a los Corintios

valoraciones:
5/5 (1 clasificación)
Longitud:
511 páginas
4 horas
Publicado:
6 dic 2019
ISBN:
9781596656192
Formato:
Libro

Descripción

Las epístolas a los Corintios nos muestran una ilustración de un “mega” avivamiento de una iglesia en Corinto que había crecido a cerca de sesenta o setenta mil convertidos en cuatro años y los problemas asociados a esto. El Reverendo Caram muestra cómo el avivamiento de los Corintios es una figura del avivamiento que viene en los postreros días, como una red que es echada al mar, donde serán recogidos peces de todas clases, y la gran necesidad de madres y padres espirituales que estén preparados para guiar a la iglesia hacia la madurez.
Publicado:
6 dic 2019
ISBN:
9781596656192
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Un camino más excelente

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Un camino más excelente - Rev. Daniel G. Caram

1&2 Epístolas a los Corintios

Un camino más excelente

Por

Daniel Caram

Título Original: 1&2 Corinthians: A More Excellent Way

Registrado © 2002 Daniel G. Caram.

Versión 1.0 en inglés

Título en español: "1&2 Epístolas a los Corintios:

Un camino más excelente"

Traducción al español: Lorena de Ibarra, Guatemala.

Edición: Evelyn de Chacón. IBJ, Guatemala.

Primera edición en español: noviembre 2004, Guatemala.

Segunda edición en español: abril 2008, Guatemala.

Tercera impresión: marzo 2012. Waverly, NY. EE.UU.

Cuarta impresión: abril 2018

Versión 2.0 en español

Diseño de portada: Rev. Joseph Cilluffo

© 2011 Zion Fellowship, Inc.

Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en

manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico o mecánico, sin permiso por escrito del editor, excepto en el caso de citas breves en artículos o reseñas.

A menos que se indique lo contrario, las citas son tomadas de la Santa Biblia, versión Reina-Valera © 1960, propiedad de las Sociedades Bíblicas Unidas.

Publicado en formato e-book en diciembre 2019

En los Estados Unidos de América.

ISBN versión electrónica (E-book)  1-59665-619-0

Para obtener más información comuníquese a:

Zion Christian Publishers

Un ministerio de Zion Fellowship, Inc

P.O. Box 70

Waverly, NY 14892

Tel: (607) 565-2801

Gratis: 1-877-768-7466

Fax: (607) 565-3329

www.zcpublishers.com

AGRADECIMIENTOS

Deseamos extender nuestra gratitud:

Al equipo de trabajo de IBJ Guatemala, por su excelente trabajo en la traducción, edición y revisión de este manuscrito al español. Gracias por ser gran apoyo y bendición para las publicaciones en español de Zion Christian Publishers.

Al Equipo Editorial de ZCP: Carla Borges, Anita Kropf, David Kropf, Hannah Schrock y Suzanne Ying.

Al Rev. Joseph Cilluffo, por su creativo diseño de la portada.

Deseamos expresar nuestro agradecimiento a estos amados, pues sin su ayuda invaluable durante muchas horas este libro no hubiera sido posible. Estamos verdaderamente agradecidos por su diligencia, creatividad y excelencia en la recopilación de este libro para la gloria de Dios.

Introducción

En 1 Corintios 15:8 Pablo se declaró a sí mismo como un apóstol nacido fuera de tiempo. Esta declaración es especialmente verdadera con respecto a muchos escritos de Pablo. Por ejemplo: la enseñanza de Pablo acerca del hombre de pecado, la Segunda Venida de Cristo y la primera resurrección no eran temas relevantes en el primer siglo. Sin embargo, debido a que el apóstol escribe en un tiempo verbal presente, muchos de los santos aplicaron esas enseñanzas a sus días. Algunos incluso llegaron a extremos... se retiraron de sus trabajos, se apartaron de las actividades de la vida diaria para esperar el regreso del Señor. Ese fue el caso de la iglesia de Tesalónica.

De muchas maneras, éste teólogo del Nuevo Testamento escribe más para la Iglesia de nuestro tiempo que para cualquier otra generación. Las epístolas a los corintios son un buen ejemplo de esto. Al final del primer siglo después de Cristo, el fenómeno sobrenatural de Pentecostés estaba menguando. La Iglesia se estaba volviendo cada vez más eclesiástica y ritualista. Eventualmente, los problemas asociados con Pentecostés desaparecieron. Francamente, ¡la Iglesia estaba muerta!

La Iglesia se había secado y se deslizaba hacia una era que más adelante fue llamada por los historiadores La Edad del Oscurantismo. A pesar de esto, a través de los siglos, siempre hubo algunos grupos que experimentaron la renovación de los cielos. Ellos hablaron en lenguas, tuvieron visiones, etc. Sin embargo, era algo fuera de lo común hasta el siglo veinte. En el año 1901, la primera ola de renovación impactó al Instituto Bíblico de Charles Parham en Topeka, Kansas. Esta visitación indudablemente ayudó a encender el fuego del tremendo avivamiento pentecostal en Gales en el año 1904, y también ayudó a iniciar otros, como el avivamiento de la Calle Azusa en Los Ángeles (1906). Ellos experimentaron un derramamiento del Espíritu Santo similar al de Hechos capítulo dos. Ese evento envió ondas espirituales alrededor del mundo. De repente, indagadores de todas partes estaban viniendo, clamando y pidiendo el bautismo de los cielos.

Desde entonces, Dios se ha movido en muchos lugares y en muchas denominaciones. El movimiento carismático, que se inició alrededor de 1966, tocó muchas iglesias, iglesias que ni siquiera creían en el ámbito sobrenatural del Espíritu. Hoy en día existen muchas congregaciones llenas del Espíritu alrededor del mundo, y repentinamente las epístolas que Pablo escribió a los corintios hace 1950 años están teniendo gran relevancia.

Los corintios del siglo XXI

¿Por qué es que la Iglesia del mundo generalmente asocia los problemas carnales y espirituales con el pueblo pentecostal? Porque esto es verdad; y me gustaría usar una ilustración bastante cruda para explicarles por qué es verdad. Cuando yo era un adolescente, trabajé en una finca donde se criaban cerdos. Ellos usaban las técnicas más modernas de la Universidad de Cornell para drenar los desperdicios y llevarlos a una laguna. El estiércol no tiene olor mientras permanece sin ser movido, en un estado inactivo. Pero cuando la laguna se llenaba, la retroexcavadora llegaba y escarbaba en medio de ella, y se podía sentir el olor a estiércol en varias millas a la redonda. Muchos problemas del hombre son así; mientras están dormidos y sin ser perturbados, no son problema, y tampoco son ofensivos. Pero cuando son descubiertos y se entromete uno con ellos... esa es otra historia.

Juan el Bautista, comparó el bautismo del Espíritu Santo con un trillador o un tridente (un ventilador) que tira y separa el trigo de la paja, luego quema la paja en un fuego que no se apaga (Mt. 3:11-12).

Básicamente, las personas son iguales en todas partes; tienen los mismos problemas que son comunes a toda la humanidad. Si estos problemas nunca son tratados o traídos a la luz, las personas parecen ser muy estables. Pareciera como que algunas congregaciones lo tienen todo. Tienen una aparente paz, orden y armonía. Pero si esa misma congregación experimentara el bautismo en el Espíritu Santo y fuego, sería una historia completamente diferente. El Divino Espíritu entraría al templo con un látigo, voltearía las mesas del orgullo, la lascivia, la avaricia, las tradiciones y los conceptos humanistas. Repentinamente, personas que no pertenecen a la iglesia comenzarían a llegar, atraídas por el fenómeno sobrenatural. Habría revelaciones, visiones, profecías y manifestaciones de dones espirituales, así como la exageración de todo esto. Al tener en mente que estas cosas pueden suceder, las epístolas a los corintios toman un nuevo significado.

La comprensión de las complejidades de los corintios

¡No sólo se trata de comprender las epístolas a los corintios desde un punto de vista teórico! ¡Estudiar griego, no es suficiente! De hecho, muchos de los actuales expositores del tema nunca han sido bautizados en el Espíritu Santo ni han hablado en lenguas. Estas cartas de Pablo solamente pueden ser comprendidas mediante la experiencia personal del bautismo en el Espíritu Santo, y a través de estar (en condiciones similares) y por el Espíritu de revelación.

Otras iglesias en el tiempo de Pablo tenían problemas únicos: los gálatas se habían vuelto muy legalistas, un problema en el extremo opuesto al de los corintios. Pero entre estos dos, Pablo tenía mucha más esperanza en los corintios carnales que en los gálatas legalistas. Estudiemos estas epístolas con una nueva apreciación de lo que el poder de Dios puede hacer en una iglesia recién nacida. Pablo había experimentado la gracia de Dios en su propia vida y él estaba esperando que la gracia de Dios obrara en la vida de muchos de los corintios carnales (ref. 2 Co. 11:2).

Corinto, la ciudad del Primer Siglo

Corinto era la capital de Acaya (Sur de Grecia) y uno de los principales puertos marítimos de sus días. Geográficamente, la ciudad estaba estratégicamente localizada sobre una estrecha franja de tierra que conectaba el norte y el sur de Grecia. Todo el tráfico entre los dos sectores tenía que pasar por Corinto. Es más, todo el tráfico que venía de Roma y se dirigía hacia Asia Menor, moviéndose de este a oeste, tendría que pasar por los estrechos a Corinto. No solamente era el camino más directo, sino también el más seguro. El mar que rodeaba la costa sur (Peloponeso) era traicionero. Una vez llegaban los barcos a Corinto, estos eran descargados y el cargamento era transportado a otros barcos al otro lado del istmo.

La posición estratégica que Corinto tenía comercialmente no solamente trajo riqueza y muchas oportunidades, sino también un estilo de vida licencioso que incluso ofendía al mundo pagano. Muchos teatros del Imperio Romano tenían como parte del espectáculo a un corintio borracho que se tambaleaba sobre el escenario. Ser llamado un corintio era prácticamente un insulto. Uno de los principales centros religiosos era el templo de la diosa Afrodita, la diosa del amor carnal. Éste gran templo en Corinto tenía 1,000 prostitutas. También había mucha homosexualidad y perversión en Corinto. Por esto vemos a Pablo tratando temas tales como: los papeles de los hombres y los de las mujeres, el pelo largo en los hombres, cabezas rapadas en las mujeres, etc.

En Primera de Corintios 6:9-10, se enumeran todos los pecados cardinales de Corinto.

En cierto momento, Corinto llegó a tener casi medio millón de esclavos. Sus habitantes provenían de diversos trasfondos. La ciudad tenía numerosas tabernas y clubes nocturnos. Era una ciudad muy poblada con una historia famosa. Sin embargo, con toda la información colectada referente a Corinto, nada podría ser más emocionante que el relato divino registrado en el libro de los Hechos y las Epístolas a los Corintios.

Tengo muchas personas en esta ciudad

En Hechos 18:10, el Señor le dijo a Pablo: porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. Así, él permaneció allí por un año y medio. Pablo siempre tuvo sus principales puntos de trabajo en lugares por donde el movimiento de gente de paso fuera abundante. Hubiera sido un desperdicio para éste gran teólogo el estar aislado en alguna pequeña aldea durante dieciocho meses, mientras el tráfico del mundo estaba fluyendo a través de una ciudad importante como Corinto. Pablo fue uno de los principales instrumentos en la fundación de la iglesia en Corinto. En Hechos 18:12, Galión es mencionado como el oficial romano de Acaya. De acuerdo a la historia secular, Galión residió en Corinto entre el año 51 al 53 d.C.

Por esto, considerando que Pablo escribió su primera epístola desde Éfeso en la primavera del año 57 d.C. (1 Co. 16:8), el convertido más antiguo de esta iglesia debió haber tenido menos de cinco años en el Señor. La segunda epístola fue escrita en el otoño del mismo año desde Filipo (2 Co. 7:5-7). De esto podemos ver que Pablo estaba escribiendo a un grupo joven e inmaduro, de creyentes llenos del Espíritu.

Atenas versus Corinto

Leemos en Hechos 18:1-17 el relato de la fundación de la iglesia de Corinto. También crecerían nuestro corazón y mente el considerar la visita anterior de Pablo a Atenas, en Hechos 17:16-34. Atenas fue el centro intelectual del mundo, poseía las bibliotecas más grandes y los filósofos más conocidos, los sabios mundanos. Era el centro cultural de enriquecimiento del mundo. Pablo fue a Atenas con el mismo mensaje que llevó a Corinto. Él presentó el Evangelio en el Areópago a todos los filósofos y hombres sabios, pero con poca respuesta, solamente algunos creyeron. Luego Pablo continuó hacia el Oeste a la corrupta ciudad de Corinto, y el Señor dijo: "Yo tengo mucho pueblo en esta ciudad".

En realidad Atenas y Corinto estaban a la vista la una de la otra en un día despejado. Estaban aproximadamente a 40 millas (64 km) de distancia, pero uno podía ver Atenas desde los riscos de Corinto. Una ciudad que rechazó a Cristo (no se tiene conocimiento de epístolas escritas a los atenienses), pero la otra ciudad respondió abiertamente al Evangelio y le fue escrita la epístola más larga de todas.

El avivamiento atrae a toda clase de personas

Muchos hombres de la Iglesia ven a Corinto como una iglesia carnal o como la corrupción corintia, etc. Algunos utilizan el mal uso de los dones y su mala conducta en general como una excusa para prohibir o despreciar la experiencia pentecostal. Ciertamente ellos tuvieron problemas tremendos, ¡pero debemos ver a Corinto como una ciudad que Dios estaba visitando con avivamiento! De forma realista, ¿qué se podía esperar de 70,000 recién convertidos que virtualmente se habían convertido de la noche a la mañana? ¿Podríamos esperar una multitud de santos? (Especialmente considerando la cultura corintia). Verdaderamente, Corinto fue la más fértil de todas las paradas de Pablo.

Pablo, un padre para la Iglesia

Los hijos espirituales necesitan un padre y fue por eso que Pablo estaba allí. Pablo es la imagen verdadera de un padre. Un padre espiritual es alguien cuyo corazón y mente son lo suficientemente ensanchados como para poder sobrellevar muchas de las afrentas personales de estos hijos espirituales inmaduros. No crean que Pablo no fue preparado para esta posición. Muy pocos ministros pudieron haber sido los padres de la iglesia de Corinto. El apóstol dijo en algún momento: aunque amándoos más, sea amado menos. Algunas veces entre más hacemos por las personas, menos nos aprecian y ellos serán aquellos que más nos hieran (ver 1 Co. 4:14-15).

La cosecha de los últimos días

Necesitamos ver a Corinto como un ejemplo de la cosecha de los últimos días. La séptima parábola de Mateo 13 compara al reino del fin con una red que habiendo sido echada al mar, recogió toda clase de peces, buenos y malos. Se necesita de un espíritu de padre para escoger en tal situación. En estos tiempos del fin, Dios desea levantar padres y madres espirituales que puedan alimentar a estos nuevos creyentes carnales. A través del instrumento de la Palabra, mediante la capacidad que da el Espíritu y por medio de mucha longanimidad y paciencia, ellos presentarán al Señor un pueblo perfeccionado por Su gracia.

La mentalidad griega

Antes de entrar al capítulo uno, consideremos la mentalidad griega. Cada nacionalidad tiene ciertas características heredadas. Por naturaleza, los griegos tenían cierto orgullo y cierto intelecto que resistía a Dios. Pablo dijo: los griegos buscan sabiduría (1 Co. 1:22). Lamentablemente, la sabiduría que ellos representaban no era de lo alto, sino de la tierra. Como dijo Jesús: La sabiduría se identifica por su simiente (por lo que produce). Santiago nos dice que la sabiduría de este mundo produce envidia, división, confusión y toda clase de obra malvada. Aún más, Salomón nos dice: Por el orgullo viene la contienda... Ciertamente, esta era la condición de la iglesia de Corinto: divisiones, facciones, debates, sismas, conflictos, envidias, rivalidades, luchaban por ser los primeros, buscaban ser exaltados, ego, orgullo, contienda, confusión y obras de maldad (Stg. 3:14-16; Pr. 13:10).

Las personas traen a la iglesia las debilidades y fortalezas de su vida pasada, no solamente sus fracasos sino también sus éxitos. Tal vez tenían cierto poder en el mundo de los negocios; pero después de la conversión, ellos asumen que tendrán la misma autoridad también en el área de los asuntos espirituales. Ellos querrán estar a cargo y mandar.

Los griegos eran grandes exaltadores de la carne y de la habilidad humana. Esta mentalidad fue trasladada a su vida espiritual. Muchos tenían la actitud que los dones espirituales operaban por sus características individuales o porque ellos eran algo extraordinario. Los griegos se jactaban de sus hombres sabios, filósofos, hombres poderosos, nobles y atletas altamente disciplinados. Ciertamente el impulso de la vida pasada y las formas antiguas de pensar continuaron dominando la mente de estos neófitos convertidos corintios. Si podemos comprender algo de la mentalidad griega, entonces podremos entender a qué se estaba enfrentando Pablo con los corintios. Aquí estaba un pueblo, apenas con dos o tres años en la fe, que creían saber más de lo que el apóstol Pablo sabía.

Los corintios tenían un alto grado de conocimiento espiritual. Todos los dones del Espíritu estaban fluyendo en esta iglesia (ref. 1 Co. 1:5-7); y sin embargo, en muchas cosas, eran tan carnales como los no redimidos. Ellos estaban violando las nueve bienaventuranzas de Cristo (Mt. 5:1-12). Ellos no eran pobres de espíritu, ellos eran altaneros y presuntuosos, ellos no eran mansos, no ponían la otra mejía. Ellos se llevaban unos a otros a juicio; y todo lo hacían delante de los no creyentes. Ellos categóricamente quebrantaron cada uno de los 33 preceptos del Sermón del Monte. Sí, tenían abundancia de dones y conocimiento, ¡pero Pablo les dice que seguían siendo carnales!

Pero el amor edifica

Esta es la razón por la cual podemos apreciar el Capítulo del Amor (capítulo 13)... un camino aun más excelente. Pablo les dice: ¡El conocimiento envanece! Estos creyentes jóvenes tenían cabezas hinchadas con conocimiento y datos. Sus cuadernos de apuntes estaban llenos con verdades espirituales, pero la realidad de estas verdades no había penetrado a sus corazones. Muchos eran débiles y endebles porque pensaban que podían amar a Dios y no amar a sus hermanos. Ellos no discernían la importancia de los otros miembros del Cuerpo, que también son parte de Cristo. Pablo les dijo que podemos poseer todos los dones y tener todo el conocimiento, pero si no tenemos amor, ¡No somos nada! Tener los dones sin alguna evidencia de fruto ¡solamente produce orgullo y vanidad! (ver Mt. 7:20-23).

Aquí yace el meollo de las Epístolas a los corintios. La madurez y la perfección espiritual no se obtienen de la noche a la mañana. Requiere de tiempo y de muchas respuestas de obediencia. Hay tiempos de poda y disciplina así como de experiencias agradables en el Señor. Los creyentes corintios tenían revelación de cosas espirituales y todos los dones del Espíritu operando. Pero aquí vemos un problema –el mismo problema que enfrentan todos los recién convertidos– la necesidad de apropiarse del mensaje de la cruz. El verdadero amor solamente puede ser expresado mediante la muerte a sí mismo y ¡solamente puede darse a medida que abrazamos la cruz!

* Ver en el apéndice: Por qué los creyentes necesitan una conversión, y también Los 33 preceptos del Sermón del Monte.

CAPITULO UNO

A fin de que nadie se jacte

El capítulo uno establece el escenario para los capítulos siguientes. En el versículo 2, Pablo dice que los creyentes corintios son llamados a ser santos. En su estado presente ellos no eran muy santos, pero Pablo tenía grandes esperanzas para su final, como lo declara en el versículo 8: para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. El propósito general de estas cartas era llevar a la iglesia de Corinto al orden y madurez.

Casi inmediatamente el apóstol se dirige a los problemas de la división, las contiendas y facciones. La falta de unidad es una señal de conflictos no resueltos en el corazón. Pablo les explica que la sabiduría del mundo no es la respuesta a sus problemas, sino que de hecho es el origen de los mismos. La cruz de Cristo es la sabiduría paradójica del cielo para el mundo. La cruz fue la panacea de Pablo (el remedio universal) para los corintios carnales. Es el poder de Dios y la sabiduría de Dios. El mensaje de la cruz desafía toda lógica humana. La forma de subir es bajar... se gana, perdiendo. Cuando se es débil (en uno mismo) se es fuerte... para que ninguna carne se jacte en Su presencia.

Captemos el significado de lo que Pablo nos dice en los versículos 1:26-28: Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte.

Por supuesto, los corintios no se consideraban a sí mismos ser ninguna de esas cosas (necios, débiles, comunes, despreciados, ni algo que no es). Ellos pensaban que eran muy sabios, poderosos y nobles. Pablo les dice en un versículo subsiguiente: Sí, ustedes son sabios, pero nosotros somos necios. Sí, ustedes son fuertes, pero nosotros somos débiles. Sí, ustedes son honrados, pero nosotros despreciados. Sí, ustedes están reinando, y desearía que ustedes fueran todo esto para que pudiéramos reinar con ustedes. (Ellos no estaban reinando realmente; ¡ellos solamente lo creían!) Pablo les estaba diciendo de una forma muy discreta quiénes eran elegidos y cómo podían ser ellos elegidos: Sean necios para que puedan ser sabios. El mensaje de la cruz es necedad (locura) para el mundo.

Pablo establece su autoridad

1:1 Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes.

El ministerio apostólico no es algo que uno estudie o procure. ¡Es un llamado celestial! El Sóstenes mencionado aquí es probablemente el mismo hombre mencionado en Hechos 18:17. Él debió haberse convertido al Evangelio predicado por Pablo en Corinto, pero aparentemente estaba con Pablo cuando él escribió esta carta.

Llamados a ser santos

1:2 A la iglesia de Dios que está en Corinto a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro.

La santificación mencionada aquí significa ser separado o puesto aparte para Dios. Cualquier cosa que es ofrecida o dedicada a Dios es declarada como santa, aún cuando (si en efecto) no lo es (ver Lv. 27:28). Los corintios fueron apartados para los propósitos de Dios, pero muchos de ellos no eran santos. Llamados a ser santos.... Ellos aún no eran santos y eso nos habla de que hay una obra en el proceso de redención.

Dos clases de justicia

Existen dos formas de justicia mencionadas en la Escritura: justicia imputada y justicia impartida. Una involucra únicamente nuestra posición con Dios (dikaisune, o justicia imputada), pero la otra es una justicia trabajada exteriormente. La justicia imputada es la justicia que recibimos al nacer de nuevo. Solamente se refiere a nuestra posición en Dios. Somos contados como justos porque creemos en Cristo (ref. Ro. 4:1-8). Nosotros somos reconocidos justos, porque Dios nos ve a través de Su Hijo, quien pagó nuestra deuda.

La otra palabra griega para justicia, (dikaioma) es una forma más alta de justicia y es mencionada en Apocalipsis 19:7-8. Literalmente significa las obras justas de los santos. Los hombres y mujeres de Apocalipsis 19:7-8 han sido hechos justos. Tiene que darse un obrar externo de la justicia de Dios para poder estar en Apocalipsis 19:7-8. Así, somos elegidos santos. Somos llamados a ser santos.

Señor de ellos y nuestro es una referencia al Señor que compartían (ref. 2 Co. 10:7).

Gracia y paz

1:3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Gracia y paz es la forma en que usualmente Pablo iniciaba sus cartas. Estas dos sustancias en sí mismas merecerían un estudio completo. En realidad determinarán hacia dónde nos dirigimos en esta caminata cristiana. La gracia no es solamente el favor de Dios, sino también es una capacitación divina para hacer lo que no podemos hacer en nuestra propia fuerza. Nos suple el poder que necesitamos para vivir la vida de fe.

La gracia a menudo ha sido mal interpretada al decir que significa la tolerancia de Dios hacia nuestra inhabilidad para vivir la vida. ¡Esa es falsa gracia! Pablo atribuyó todos sus éxitos a la gracia de Dios: Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no ha sido en vano. Más bien, he trabajado con afán más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios que ha sido conmigo (1 Co. 15:10, RVA). A menudo una persona que se considera a sí misma débil, tiene una mayor oportunidad de recibir la gracia de Dios que aquella que es fuerte en sí misma. El nombre Pablo significa pequeño pero en su estimada pequeñez, ¡él fue hecho grande por la gracia de Dios! (2 Co. 12:9).

La paz es una comodidad muy cara. Es simbolizada por el aceite de oliva, que es obtenido mediante tremenda presión. Getsemaní significa prensa de aceite (Mc. 14:32). La paz es una de las fuerzas más destructivas en contra de Satanás. Cuando una persona tiene la paz de Dios, esta persona no puede ser desviada o movida, sino más bien, puede caminar sobre el enemigo (ref. Ro. 16:20).

En sus saludos, Pablo siempre usa esta palabra particular (eirene: paz). Corresponde a la palabra hebrea Shalom. Shalom no solamente tiene un sentido de tranquilidad, sino también habla de unidad, salud y prosperidad.

Dotados con muchos dones

1:4-6  "Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; v. 5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; v. 6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros".

Es evidente que los jóvenes creyentes corintios tenían un alto grado de conocimiento y estaban fluyendo en todos los dones del Espíritu. Debemos ser cuidadosos en notar que estas bendiciones fueron otorgadas a ellos por el favor (la gracia) de Dios.

El espíritu de profecía

El testimonio de Cristo fue confirmado en ellos. De acuerdo con Apocalipsis 19:10, el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía. El espíritu de profecía fluía tanto y era tan revelador en esta iglesia, que cuando las personas de afuera entraban, los secretos de su corazón eran revelados. Ellos literalmente caían al suelo y decían: Dios está en vosotros con verdad, queriendo decir no podrían haber sabido estas cosas sin la asistencia divina. Tal como se describe en el capítulo 14:24-25, hubo un tremendo don de profecía en esta iglesia.

Hace muchos años, mi esposa era escéptica acerca del pentecostalismo y los dones del Espíritu. (Yo conocí el movimiento Pentecostés mucho antes que ella). Después, Dios comenzó a decirle que debía ir a la iglesia a la cual yo asistía. Así que ella me acompañó porque quería ser

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Un camino más excelente

5.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores