Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Dos chicos besándose

Dos chicos besándose

Leer la vista previa

Dos chicos besándose

valoraciones:
4.5/5 (6 valoraciones)
Longitud:
243 página
3 horas
Editorial:
Publicado:
Dec 14, 2015
ISBN:
9789877471021
Formato:
Libro

Descripción

Harry y Craig tienen 17 años y están a punto de embarcarse en el beso más largo de la historia. No solo quieren romper el récord mundial, sino que también buscan generar conciencia en la sociedad, mostrarle que no hay nada de malo en que dos chicos se besen. Mientras los rodean las cámaras y una multitud, que los apoya tanto como los repudia, Harry y Craig logran llegar a las vidas de otros jóvenes que se encuentran lidiando con su sexualidad. Cada uno de ellos la transita de una manera distinta; algunos con aceptación y otros con tanto dolor que están al borde del abismo.

Narrada por un coro de voces que representa a la generación que perdió la batalla contra el sida, Dos chicos besándose es una novela esperanzadora sobre la igualdad y la libertad. David Levithan nos muestra que la esencia del ser humano siempre es la misma, sin importar si nos gusta un chico o una chica.

Premios y menciones. Libro ganador del Lambda Literary Award 2014 y del 2014 Stonewall Honor Book. Mencionado en la lista del National Book Award 2013. Nominado al premio de la American Library Association por el mejor libro para jóvenes lectores.
Editorial:
Publicado:
Dec 14, 2015
ISBN:
9789877471021
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Dos chicos besándose

Libros relacionados

Vista previa del libro

Dos chicos besándose - David Levithan

Hay más de dos chicos besándose en esta novela, y cada uno de ellos llegará a tu corazón. Debes leerla.

–Rainbow Rowell, autora de Eleanor & Park

Harry y Craig tienen 17 años y están a punto de embarcarse en el beso más largo de la historia. No solo quieren romper el récord mundial, sino que también buscan generar conciencia en la sociedad, mostrarle que no hay nada de malo en que dos chicos se besen.

Mientras los rodean las cámaras y una multitud, que los apoya tanto como los repudia, Harry y Craig logran llegar a las vidas de otros jóvenes que se encuentran lidiando con su sexualidad. Cada uno de ellos la transita de una manera distinta; algunos con aceptación y otros con tanto dolor que están al borde del abismo.

Narrada por un coro de voces que representa a la generación que perdió la batalla contra el sida, Dos chicos besándose es una novela esperanzadora sobre la igualdad y la libertad. David Levithan nos muestra que la esencia del ser humano siempre es la misma, sin importar si nos gusta un chico o una chica.

Prólogo

Tanto mujeres como hombres, desde niños hasta adultos, de piel canela, de rizos rubios, de cuerpos flacos o de huesos grandes… Todos, al final, todos, somos personas hechas de fugaces pedazos de tiempo, que juguetones trazamos surcos en la memoria, dejando huellas invisibles en nuestro ser. Nuestro aliento, suspiros, sonrisas, sollozos, berrinches, excitación, y mil formas más de imperfecta pero real y genuina expresión, salen disparados y directos desde lo más profundo del corazón.

Vivimos emociones viajeras propias y ajenas, que llegan y se van, que entran y nos abandonan. No somos ni de aquí ni de allá y, sin embargo, algunas veces nuestros sentimientos más íntimos se instalan en nuestro cuerpo y alma para siempre. Otras, por el contrario, se despiden en el camino al compás de nuestro andar. En ocasiones, le hacen sombra a nuestros pasos, o simplemente se quedan en el mismo lugar.

Y de todo el universo de momentos y emociones que nos definen, que dan forma, sentido, valor y congruencia a nuestros días, no hay ninguno como ese halo inexplicable que nombramos como amor. Ese poderoso motor nos permite abrir los brazos para recibir el calor del sol por la mañana, y seguir el camino a casa bajo la luz de la luna por las noches. Es energía pura, capaz de hacernos mover montañas, acortar océanos, o bajar y subir las estrellas. Somos verdaderos apasionados del amor, enamorados de su candor, espantados de su dolor, sensibles a su sentir pero jamás dispuestos a huirle. Coqueteamos con sus claroscuros, nos perdemos entre sus matices, nos cubrimos ante sus destellos de luz y nos asomamos a sus sombras.

Somos herederos místicos de un trasiego cultural que nos vuelve capaces de morir y amar por igual, por lo mismo y al mismo tiempo. Nacemos con el son de fondo y nos despedimos con el venir del mar. Increíblemente, podemos rendirle igual culto, respeto, fervor y fantasía, tanto a lo que amamos como a lo que nos vulnera. Nos sabemos exploradores de lo nuevo, realizadores de lo impensable, impredecibles, inexplicables; tan lógicos como convexos.

Encarnamos el futuro de nuestros antepasados, el cuerpo vivo de sus pensamientos, luchas, caminos, historias y sueños. Nacemos del producto de su amor, de su magia, del fragor, del calor y de la batalla, de la siembra y la cosecha. Y si alguna vez olvidamos de dónde venimos, el tiempo y el espacio, constantemente encontrarán la forma de recordárnoslo.

Nos expresamos como inspirados libertadores de banderas e icónicos combatientes de creencias. Irónicamente, nos convertimos en jueces y partes de lo que nos rodea; caudillos embravecidos por lo justo, por lo humano, por esto y por aquello.

Transcurrimos como hombres y mujeres que, con tinta indeleble, llevan en los cuerpos y en los nombres miles de relatos, leyendas y peleas en pos de un mismo fin: hacer más evidente nuestro ser humano, volvernos más sensibles, más capaces y libres. Sí, libres de crecer y compartir, de aprender y enseñar, de amar y ser amados.

Justamente a partir de esa libertad y de ese amor que, casi lo puede todo, se nos presenta en este libro una imperdible oportunidad que nos susurra despacio, pero claramente. Es el momento de tomar el bagaje de experiencias, historias y anécdotas, y gritar una vez más, como todos, como siempre, con fuerza y al unísono: ¿Por qué no?. ¿Por qué no mirar con el corazón lo más bello que tenemos como especie? Ese amor puro, libre de etiquetas y prejuicios, nos enaltece y nos ilumina, nos empodera y exalta, y nos devuelve la confianza propia y ajena. También nos evoca respetuosos y considerados, nos mueve entre lo mágico y lo increíble y, definitivamente, nos permite renovados bríos para volver a creer que podemos ser mejores, simplemente siendo nosotros, sin máscaras.

Ese amor rebasa cualquier miedo: a lo diferente, a lo adverso, a los clamores sociales y a las estructuras distantes. Es un amor cambiante que únicamente ha buscado a través de tantas y tantas cruzadas, una oportunidad igual y realista en la que todos podamos darlo y recibirlo.

Los invito a mantener abiertos esos caminos que antaño recorrieron los que nos precedieron. Levantemos la vista y sostengamos la mirada en señal de respeto y complicidad a aquellos que actualmente defienden a diario esa libertad de amar, que mucho ha costado a lo largo de nuestra historia. El amor, siempre anhelado y eternamente sacrificado, tiene sus momentos buenos pero también difíciles. Se sublima en representaciones tan grandes y sencillas como un beso, una caricia o una palabra. Es amor etéreo que se transforma, que nos rodea y mueve a todos por igual. Sin nombres, religiones, matices, nacionalidades, razas, apellidos, géneros ni convencionalismos.

El beso más largo te atrapará desde el principio con una narrativa tan amigable que no desearás llegar al final. Sabrá llevarte de la mano a través de las diferentes experiencias de los protagonistas que, sin dudarlo, te harán sentir como si estuvieras junto a ellos, vibrando y apreciando cada una de las emociones y situaciones que comparten.

Además, nos brinda la oportunidad de recordar que, al final de cuentas, lo verdaderamente importante es sentirnos vivos, materializar y dejarnos llevar por esos instantes fugaces en los que reconocemos el amor. A cada uno se nos presentan a lo largo de nuestra vida, sin importar quiénes somos, cómo nos vestimos, dónde vivimos o qué comemos. De la misma forma y, para todos por igual, están sujetos al avance implacable del tiempo o a la fuerza sublime de un beso.

Y es que el amor se vive, se siente y se comparte universalmente. Tanto nuestros antepasados como los que vienen, tanto tú como yo, y cada cual a su manera y desde su perspectiva, buscamos la oportunidad de vivir en el amor.

Si alguno de los protagonistas estuviera aquí entre nosotros, sin vacilar y con el corazón en la mano, nos diría: ¡Besen más, piensen menos! Solo se vive una vez, y no podemos prescindir del amor.

Lic. Fernando Hernández Avilés

Presidente de la Asociación Mexicana de Resiliencia

Cofundador del Consejo Mexicano de Psicología

Por muy distintas razones,

esta novela no existiría sin

Robert Levithan,

Matty Daley

y

Michael Cart

Está dedicada a ellos tres.

No pueden saber cómo es nuestra vida ahora: ustedes siempre estarán un paso más atrás.

Den las gracias por eso.

No pueden saber cómo era nuestra vida entonces: ustedes siempre estarán un paso más adelante.

Den las gracias por eso también.

Pueden estar seguros: existe un equilibrio casi perfecto entre el pasado y el futuro. Mientras nosotros nos convertimos en el pasado lejano, ustedes se convierten en un futuro que muy pocos habríamos podido imaginar.

Es difícil pensar en estas cuestiones cuando estás ocupado soñando, amando o teniendo sexo. El contexto desaparece. Para ustedes, nosotros representamos una carga espiritual, como la de sus abuelos o los amigos de la infancia que, en un momento, se fueron a vivir a otro lado. Tratamos de hacerles la carga lo más liviana posible. Y, al mismo tiempo, cuando los contemplamos, no podemos evitar pensar en nosotros mismos. Años atrás, fuimos nosotros los que soñábamos, amábamos o teníamos sexo; años atrás, fuimos nosotros los que estábamos vivos y luego fuimos los que moríamos. Nosotros entrelazamos nuestra historia muy sutilmente con la de ustedes; años atrás, fuimos como ustedes, solo que nuestro mundo era distinto.

No tienen idea de lo cerca que estuvieron de la muerte. Una o dos generaciones antes, probablemente estarían aquí, a nuestro lado.

Nosotros los envidiamos. Ustedes nos asombran.

Son las 20:07 de un viernes por la noche y, en este momento, Neil Kim está pensando en nosotros. Tiene quince años y se dirige a la casa de su novio Peter. Hace un año que salen y Neil piensa que es mucho tiempo. Desde el principio, todos han insistido en que no iban a durar. Pero ahora, aun cuando no dure para siempre, le parece que ha pasado el tiempo suficiente como para convertirse en algo importante. Los padres de Peter lo tratan como a un hijo más y, mientras los padres de Neil todavía se muestran entre confundidos y angustiados, no han trabado ninguna puerta.

Neil lleva en la mochila dos DVD, dos botellas de Dr Pepper Light, masa para hacer galletas y un libro de poemas. Eso, más Peter, es todo lo que necesita para sentirse profundamente afortunado. Pero la suerte, hemos aprendido, es parte de una invisible ecuación. A dos cuadras de la casa de Peter, Neil intuye esta cuestión y lo asalta una sensación desconocida de profunda gratitud. Se da cuenta de que parte de su buena suerte depende de su lugar en la historia y piensa fugazmente en nosotros, los que vinimos antes. Para él, no tenemos nombre ni rostro; somos una abstracción, una fuerza. Su gratitud es algo inusual: es mucho más probable que un chico se sienta agradecido de tener una botella de Dr Pepper Light que de estar vivo y saludable, de poder ir a los quince años a la casa de su novio sin tener la menor duda de que es lo correcto.

No tiene idea de lo hermoso que es mientras recorre ese sendero y toca el timbre; no tiene idea de lo hermosas que se vuelven las cosas cotidianas cuando desaparecen.

Si son adolescentes ahora, es poco probable que nos hayan conocido bien. Somos sus tíos en la sombra, los ángeles de sus padrinos, el mejor amigo de sus madres o abuelas en la universidad, el autor de ese libro que encontraron en la biblioteca, en la sección de literatura gay. Somos personajes de una obra de Tony Kushner o nombres en un anuario escolar que se mira muy raramente. Somos los fantasmas de los sobrevivientes de la generación más vieja. Ustedes conocen algunas de nuestras canciones.

No queremos atormentarlos con una carga muy lúgubre ni queremos que nuestro legado sea muy pesado. No es necesario que vivan así, y tampoco querrán ser recordados de esa manera. Cometerían un error si consideraran que lo que tenemos en común es el que hayamos muerto. Lo vivido es más importante.

Nosotros les enseñamos a bailar.

Es cierto. Miren a Tariq Johnson en la pista de baile. En serio, ¡mírenlo! Un metro noventa de altura y ochenta y dos kilos, todo lo cual puede convertirse, con la ropa y la canción apropiadas, en una masa de despreocupada alegría. (El peinado apropiado también ayuda). Maneja su cuerpo como si estuviera hecho de fuegos artificiales programados al ritmo de la música. ¿Está bailando solo o con todas las personas que se encuentran en el salón? Este es el secreto: no tiene importancia. Viajó dos horas para llegar a la ciudad y, cuando todo termine, le tomará más de dos horas regresar a su casa. Pero vale la pena. La libertad no es solamente votar, casarse y besarse en la calle, aun cuando todo eso sea importante. La libertad también tiene que ver con lo que te permites hacer. Observamos a Tariq sentado en el comedor mirando furtivamente a los chicos mayores. Lo observamos mientras dispone su vestuario en la cama, creando el perfil de la persona que será esta noche. Pasamos años haciendo estas cosas. Y esto es lo que ansiábamos, lo mismo que Tariq ansía: esta liberación.

La música no es muy diferente ahora de cuando nosotros nos lanzábamos a la pista de baile. Eso significa algo. Encontramos algo universal. Contenemos ese deseo y luego lo soltamos en las ondas electromagnéticas. Los sonidos golpean tu cuerpo y te mueves.

Nosotros estamos en las partículas que te impulsan. Estamos en esa música.

Danza para nosotros, Tariq.

Siente nuestra presencia ahí, en tu libertad.

Fue una deliciosa ironía: justo cuando ya no quisimos matarnos, comenzamos a morir. Justo cuando nos sentimos fuertes, la fuerza nos fue arrebatada.

Esto no debería ocurrirles a ustedes.

Los adultos pueden hablar cuanto quieran acerca de lo invencible que se siente la juventud. Seguramente, algunos teníamos esa bravuconería. Pero también existía esa voz interna que nos decía que estábamos condenados. Y luego estuvimos condenados. Y después ya no lo estuvimos más.

Ustedes nunca deberían sentir que están condenados.

Son las 20:43 del mismo viernes por la noche, y Cooper Riggs está en medio de la nada. Se encuentra en su habitación, solo, y siente que no está en ningún lado. Podría estar afuera rodeado de gente e igual tendría esa sensación de vacío. El mundo le parece chato y aburrido. Ha perdido todas las sensaciones y, en su lugar, su energía está corriendo por los ajetreados pasillos de su mente, emitiendo un ruido de ira y frustración. Sentado en la cama, está llevando a cabo una lucha interior y, finalmente, lo único que se le ocurre hacer es entrar a Internet, porque allí la vida es tan chata como la vida real, pero sin las ilusiones. Tiene solo diecisiete años pero, en la red, puede tener veintidós, quince o veintisiete. Lo que la otra persona quiera. Tiene perfiles falsos, fotos falsas, estados falsos e historias falsas. Y la mayor parte de las conversaciones también son falsas, llenas de insinuaciones que nunca llegará a cumplir; chisporroteos que nunca se convertirán en fuego. Aunque no lo admita, lo que en realidad está buscando es la sorpresa de algo genuino. Abre siete sitios al mismo tiempo para mantener la mente ocupada y fingir que ya no lo rodea el vacío, aunque continúe sintiéndolo. Se concentra de tal manera en la búsqueda que ninguna otra cuestión parece importarle, y el tiempo se vuelve algo inútil que debe gastarse en cosas inútiles.

Sabemos que algunos de ustedes todavía sienten miedo... Sabemos que algunos todavía se mantienen callados. Que ahora las cosas estén mejor no significa que todo esté siempre bien.

Soñar, amar y tener sexo no es algo que nos defina. Tal vez sea así para las otras personas que nos miran, pero no para nosotros mismos. Somos mucho más complicados que eso.

Desearíamos poder ofrecerles algo similar al mito de la creación, una razón precisa de por qué son como son. Una frase que, cuando la lean, sepan que estamos hablando de ustedes. Pero no sabemos cómo comenzó. Apenas logramos entender la época que nos tocó vivir. Si reunimos todas las cosas que aprendimos, ni siquiera pueden llenar el espacio de una vida.

Extrañarán el sabor de los Froot Loops.

Extrañarán el sonido del tránsito.

Extrañarán su espalda apoyada contra la de él.

Hasta extrañarán que les robe las sábanas.

No ignoren estas cosas.

Nosotros no teníamos Internet, pero sí una red. No teníamos sitios en red, pero teníamos sitios donde tejíamos nuestra propia red. Eso se daba especialmente en las ciudades. Incluso chicos jóvenes como Cooper y Tariq podían encontrarlos. En los muelles y en los cafés; en ciertas zonas del parque y en librerías donde Wilde, Whitman y Baldwin reinaban como reyes bastardos. Eran los refugios seguros, aun cuando temiéramos que, al mostrarnos abiertamente, estuviéramos exponiéndonos a que nos atacaran. En nuestra felicidad había rebeldía y también miedo. A veces, te movías en el anonimato y, otras, estabas rodeado de amigos y de los amigos de tus amigos. De cualquier manera, estabas conectado... por tus deseos, por tu rebeldía. Por el simple y complicado hecho de ser como eras.

Lejos de las ciudades era más difícil ver las conexiones, la red era más delgada, los sitios más difíciles de hallar. Pero estábamos allí. Aun cuando pensáramos que éramos los únicos, estábamos allí.

Hay pocas cosas que pueden alegrarnos tanto como una fiesta de graduación gay.

En este momento, las 21:03 de este viernes por la noche, nos encontramos en un pueblo que lleva el inverosímil nombre de Kindling¹: seguramente los pioneros tenían marcadas tendencias suicidas o, quizás, no fue más que un homenaje a las

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Dos chicos besándose

4.3
6 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores