Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Un Conde En Problemas

Un Conde En Problemas

Leer la vista previa

Un Conde En Problemas

valoraciones:
5/5 (1 clasificación)
Longitud:
142 página
2 horas
Editorial:
Publicado:
Dec 2, 2019
ISBN:
9788835400547
Formato:
Libro

Descripción

Un conde se cruza con su primer amor y debe decidir si todavía quiere un futuro con ella.

Lucas Carter, el conde de Darcy está harto, y no cree en el amor. Su padre quiere que se case y es lo último que él desea. Se encuentra en una situación de la que es incapaz de liberarse y decide esconderse de sus problemas. En sus viajes se cruza con la mujer que rompió su corazón y lo arruinó por amor. El perdón parece imposible, pero a medida que pasan más tiempo juntos, se pregunta si tal vez su destino sea inevitable, porque ella podría ser la respuesta a todos sus problemas.
Editorial:
Publicado:
Dec 2, 2019
ISBN:
9788835400547
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Un Conde En Problemas

Libros relacionados

Vista previa del libro

Un Conde En Problemas - Dawn Brower

Un conde en problemas

Bluestockings desafiando a los bribones Libro cuatro

Dawn Brower

Traducción del inglés: Elizabeth Garay

Índice

Agradecimientos

CAPÍTULO UNO

CAPÍTULO DOS

CAPÍTULO TRES

CAPÍTULO CUATRO

CAPÍTULO CINCO

CAPÍTULO SEIS

CAPÍTULO SIETE

CAPÍTULO NUEVE

CAPÍTULO DIEZ

CAPÍTULO ONCE

Epílogo

ACERCA DE LA AUTORA

TAMBIÉN DE DAWN BROWER

EXTRACTO: El Conde De Harrington

PRÓLOGO

CAPÍTULO UNO

Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes, son producto de la imaginación de la autora o se utilizan de manera ficticia y no deben interpretarse como verdaderos. Cualquier semejanza con sitios, organizaciones o personas vivas o fallecidas, es mera coincidencia.

Earl In Trouble Copyright © 2019 Dawn Brower

Edición y arte de portada por Victoria Miller

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser utilizada o reproducida electrónicamente o de forma impresa sin permiso escrito, excepto en el caso de citas breves incorporadas en las revisiones.

publicado por Tektime

Para todos los que sufrieron con Un beso perverso y quisieron estrangularme por ese final. Espero que este libro lo compense al culminar con la historia de Lucas y Lia. Tuvieron un largo viaje, pero finalmente han encontrado un camino hacia un ‘felices para siempre’.

Agradecimientos

Gracias a mi extraordinaria editora y artista de la portada: Victoria Miller. Me has ayudado durante todo este tiempo y he aprendido mucho de ti. Sin ti, temo cuántos errores habría cometido en mi escritura.

También un gran agradecimiento a Elizabeth Evans, quien me ayuda con tantas cosas. Gracias por seguir conmigo en tantos proyectos literarios. Eres una joya que nunca esperé encontrar.

Rara vez, muy rara vez, toda la verdad le pertenece a cualquier revelación humana; muy rara vez puede suceder que algo no esté un poco disfrazado, o un poco equivocado.

--EMMA, JANE AUSTEN

CAPÍTULO UNO

Septiembre 1823

Lucas Carter, el conde de Darcy, descansaba en una silla en la sala de juegos de la mansión Weston. El actual duque de Weston, James Kendall, estaba alineando un tiro en la mesa de billar mientras su buen amigo, Dominic Rossington, el marqués de Seabrook, le daba consejos. Vas a fallar si lo mantienes en ese ángulo, aconsejó Seabrook. Yo lo movería un poco a la izquierda.

El duque se puso de pie en toda su estatura y miró al marqués con una mirada estrecha. No necesito que tus malditas estupideces rompan mi concentración. Guarda tus opiniones para ti mismo. Un mechón de su cabello oscuro cayó sobre sus ojos azul celeste. Levantó la mano y lo apartó, luego volvió su atención al juego.

Lucas suspiró y sostuvo su copa de brandy contra su ojo. El conde de Shelby, Gregory Cain, antes le había dado varios golpes en la cara por una pelea por la hermana de Shelby, lady Samantha Cain. Era una mujer encantadora, y Lucas había pensado que podría ser una condesa maravillosa para él. Últimamente su padre estaba siendo un imbécil y seguía insistiendo en que sentara cabeza. Había tratado de explicarle que el matrimonio no combinaba bien con él.

Hubo un tiempo en que...

Una imagen de la mujer de la que se enamoró instantáneamente hacia casi una década flotó en su mente: Lia... Tenía el cabello castaño claro, resaltado por mechones dorados y rojos. Sus ojos eran de un verde brillante, como una esmeralda que brilla a la luz del sol. Nunca había conocido a alguien tan fascinante como ella. Solo tenían horas juntos, pero había sido suficiente para que él quisiera pasar el resto de sus días con ella. Ella había sido encantadora y dulce. Al menos así era como parecía. No mucho después de que se conocieron, ella había huido, y él no la había visto desde entonces. Los pensamientos de ella se apoderaron de él cuando menos lo esperaba. Si se hubiera quedado...

Se sacudió eso de la cabeza. No había vuelta atrás a esa fatídica noche de invierno, y tenía que aceptar que ella nunca sería suya. No tenía idea de dónde había ido y hacía mucho tiempo que había dejado de preocuparse. Había hecho su debida diligencia y la había buscado, durante un par de años, y luego tuvo que enfrentar los hechos. Lia no deseaba ser encontrada, y ciertamente no lo quería a él. No ayudó que solo tuviera su primer nombre y una descripción para buscarla. Por lo que él sabía, ella estaba usando un nombre completamente diferente.

Lia había dejado en claro que se estaba escondiendo de un matrimonio arreglado. Él tampoco la culpaba. Si él no elegía una novia pronto, su padre elegiría una para él. Lucas quería que al menos le gustara a la mujer con la que tenía que pasar su vida, de ahí su dilema actual y su rostro magullado. Se había refugiado con el marqués y el duque porque Shelby se había ido con Asthey y Harrington para hacer lo que únicamente Dios sabría. Honestamente, no le importaba mientras todos se mantuvieran alejados de él.

Weston dio el golpe y falló... Su bola blanca no se había conectado con la bola objeto y luego aterrizó en el bolsillo de la esquina. Traté de decirte.... Seabrook levantó las manos y retrocedió. Muy bien, hazlo a tu manera. No me importa ganar si no quieres escuchar buenos consejos .

Vete al carajo, exclamó Weston. Quizás a Darcy le gustaría una ronda contigo. Ya no estoy de humor para jugar .

Eso era lo último que Lucas quería. Si dependiera de él, se quedaría solo para disfrutar en paz de todo el decantador de brandy. Yo paso, dijo. Su voz todavía era un poco ronca después del intento de Shelby de estrangularlo con sus propias manos. El maldito bastardo estaba de mal humor y con una racha de sobreprotección interminable. Aunque volveré a llenar mi copa de brandy. Él movió su copa hacia Weston. ¿Te importaría servir a un amigo?.

El duque refunfuñó algo en voz baja, acerca de no ser un sirviente, pero volvió a llenar la copa de Lucas. Gracias, dijo asintiendo con la cabeza al duque. Muy agradecido.

Lucas sorbió el líquido ámbar e intentó olvidar todo lo que le preocupaba, pero todo le retumbaba dentro de su cabeza. Lady Samantha habría resuelto todos sus problemas. Maldito sea su podrido hermano... De todos modos, ¿qué le había hecho a Shelby? Pensó que se llevaban bastante bien. Aparentemente, el juicio de Lucas hacia el carácter de una persona, había ido cuesta abajo en la última década. Desde que había conocido a Lia... ¿Por qué seguía persiguiéndolo?

Darcy, Seabrook casi gritó su nombre.

¿Qu-qué? Parpadeó varias veces. Había estado tan perdido en sus recuerdos de Lia que olvidó dónde se encontraba. Lucas se aclaró la garganta. Mis disculpas. ¿Requieres mi atención?.

Seabrook sacudió la cabeza como disgustado con Lucas por alguna extraña razón. ¿Qué había hecho ahora? Parecía que todo lo que hacía últimamente no le traía nada más que problemas. A veces parecía que estaba completamente solo en el mundo. Solía hacer casi todo con su amigo más cercano, el marqués de Dashville. Tristemente, Dash se había ido y casado con la hermana de Lucas y había sentado cabeza. En estos días, Dash estaba feliz de ser esposo y padre.

La mayoría de las veces, Lucas estaba celoso de lo que Dash y Helena tenían juntos. Su felicidad conyugal también podía ser nauseabunda. Sospechaba que era porque había perdido su oportunidad de ser feliz, mucho antes de que Dash hubiera encontrado la suya. Pero nada de eso importaba en ese momento. Lo que lo hacía era el resplandor que Seabrook le había clavado. Lucas suspiró. ¿No supongo que vayas a responderme pronto?.

Seabrook sacudió la cabeza. ¿Qué tan duro te golpeó Shelby en la cabeza?.

Mucho más duro de lo que me hubiera gustado, te lo aseguro. Sus puños son como ladrillos. Se llevó la mano a la cara y se tocó el punto debajo del ojo. Ya está negro y azul, ¿cierto?.

No te preocupes, dijo Weston amigablemente. Tu cara bonita volverá antes de que te des cuenta. Hizo un gesto hacia Seabrook. Sugiero que vayamos a dar un paseo. Ya que el billar no es de tu agrado. ¿Quieres unirte a nosotros?.

Lucas contempló su brandy y luego vació el contenido de un solo trago. Preferiría beber hasta el olvido, pero ¿qué demonios? Tal vez un paseo rápido le levantaría el ánimo y le daría una solución a su dilema actual: necesitaba una novia dispuesta, y no le dolería si también era bonita y tenía una personalidad tolerable. No pedía mucho ... Me encantará. Se puso de pie y dejó su copa de brandy vacía en una mesa cercana. Un sirviente la encontraría en algún momento y se haría cargo. Muéstreme el camino, su Excelencia. Él asintió con la cabeza a Weston. Tal vez Seabrook pueda perdonar mi mal humor después de que ponga a prueba su montura.

Weston rio entre dientes. Ignora a Dom. Está de mal humor por una razón completamente diferente que tiene que ver con mi hermana, su amada esposa.

Cierra la boca, ordenó Seabrook. Prefiero no hablar de Rosanna, si no te importa. No te preocupes, estaremos bien. Ella me ama. Con esa última declaración, el marqués le guiñó un ojo a Weston. Al igual que tu esposa que a menudo te perdona los errores que cometes.

Ahí estaban otra vez los celos. Estaba rodeado de gente felizmente casada, y estaba harto de eso. ¿Qué había pasado con el matrimonio tradicional de tanta gente, donde los cónyuges apenas se toleraban? Pensé que íbamos a montar?

Así es, acordó Seabrook. Es bueno ver que finalmente estás con nosotros. Hace un rato, no te veías demasiado saludable. Lo que sea que te esté preocupando, debe ser bastante serio.

Prefiero no discutirlo. Lucas suspiró. Cosas de familia. Era toda la explicación que le daría a cualquiera de los dos. Realmente odiaba a su padre y a sus demandas autocráticas. Desde que Helena se había casado, el bastardo había puesto toda su atención y dedicación en Lucas. Había podido eludir sus demandas matrimoniales durante los últimos ocho años, pero ahora ya no podía seguir frenando al viejo duque. El maldito hombre pensaba que si Lucas no se casaba y engendraba un hijo, entonces el

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Un Conde En Problemas

5.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores