Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Hermanastros Enmascarados
Hermanastros Enmascarados
Hermanastros Enmascarados
Libro electrónico100 páginas2 horas

Hermanastros Enmascarados

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

Alan Fetzer es un multimillonario de 23 años que construyó su riqueza a partir de lucrativos negocios de bienes raíces y ejecuciones hipotecarias. Comenzando a agotarse de todo su arduo trabajo, Alan está listo para un breve descanso de su rutina habitual. El mejor amigo y compañero multimillonario de Alan, Maxwell Hart, sugiere que venga a un baile de máscaras exclusivo sólo para invitados, seguro que complacerá hasta a los aristócratas y elitistas más cultos. Y, la noche resulta ser mucho más allá de los sueños más salvajes de Alan cuando conoce a una mujer enmascarada que capta su imaginación y gana su corazón. Sin embargo, el joven multimillonario pierde la oportunidad de averiguar quién era y dónde puede encontrarla.

Aunque él permanece distantemente conectado a su familia, Alan está ansioso por ayudar a su mamá cuando ella le pide un pequeño favor. Ella le confía a Alan el cuidado de su hermanastra de 18 años, Tiffany Dempsey, mientras está en las vacaciones de verano antes de ir a la universidad. Alan no se da cuenta de que la niña que recuerda es ahora una mujer adulta. Y, Tiffany finalmente tiene la oportunidad con la que ha soñado - estar con su enamoramiento de la infancia.

¿Qué hace Alan cuando Tiffany hace avances incómodos con él? ¿Esto destruirá sus lazos familiares? Y, si actúa por sus impulsos, ¿perderá la oportunidad de estar con la mujer enmascarada? ¿Alan puede ser un playboy como su mejor amigo, Maxwell? ¿O tiene que elegir entre la mujer de sus sueños y la mujer que no debería tener?

IdiomaEspañol
EditorialBadPress
Fecha de lanzamiento1 dic 2019
ISBN9781071513668
Hermanastros Enmascarados
Leer la vista previa

Lee más de Madelin Brook

Relacionado con Hermanastros Enmascarados

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Hermanastros Enmascarados

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Hermanastros Enmascarados - Madelin Brook

    Capítulo 1

    Alan podía sentir por el tono grave de la voz de la mujer enmascarada, que no se estaba separando con su disfraz. Su razonamiento parecía estar profundamente arraigado en mantener el anonimato más que en respetar las reglas de la casa. Pero, Alan se había vuelto un tanto íntimo muy rápido con esta mujer y ahora temía lo peor con esta mujer enmascarada.

    ¡No! ¡Te dije que no puedo quitarme esto y se acabó! La mujer enmascarada irrumpió desde la cama de dosel de gran tamaño, rozando las cortinas de tela dorada que colgaban de los postes superiores. Se vistió apresuradamente con su vestido de noche de color rosa pálido y le quitó los tacones del suelo.

    ¡Espera! La realidad lo bañó una vez que se dio cuenta de que lo había estropeado con esta misteriosa mujer. Lo siento. Vuelve, te prometo que no...

    La puerta del dormitorio se cerró de golpe mientras Alan buscaba a tientas sus pantalones de vestir y su máscara. No tenía miedo de revelar su identidad a la joven, pero aparentemente ella no estaba preparada para ese tipo de compromiso. Alan nunca supo su nombre ni ninguna pista de dónde vivía, pero estaba seguro de que la atraparía antes de que dejara la Mansión de Maxwell Hart.

    Sin molestarse con el resto de su atuendo, Alan se deslizó la máscara sobre su cara y salió corriendo por la puerta del dormitorio en busca de su nuevo amigo. Nunca había sentido tanta pasión por alguien como ahora mismo y apenas entendía por qué necesitaba saber quién era ella. Pero, Alan sintió que si pudiera apagar este único fuego, podría preservar lo único correcto de esta noche: esta belleza rubia cubierta con una máscara de porcelana.

    ¡Espera! ¡Para! Alan miró hacia el largo pasillo y regresó a la otra dirección. Un pequeño grupo de personas se reunió en una puerta. En la persecución, Alan corrió hacia el grupo y se dio cuenta de que eran más los fiesteros que disfrutaban de la compañía de los demás. Si Alan fuera cualquier otro hombre, habría sucumbido a la tentación. Pero Alan era de una raza diferente: una especie de hombre renacentista; un caballero con valores tradicionales de honrar a una mujer y desprovisto de cualidades chauvinistas.

    Exasperado, levantó las manos, pasó los dedos por su desordenado cabello y continuó corriendo hacia el vestíbulo con la fuente encendida y de gran tamaño. A medida que el joven corría más y más rápido, se le clavó un punto en el estómago y se le disparó un espasmo en la pierna.

    Maldita sea, bajó la velocidad, amamantando su pierna herida. ¡Hey!....¡Hey!...

    Apretándose las manos sobre la boca, Alan gritó por el resto del pasillo hasta la entrada. Unos cuantos asistentes medio vestidos comenzaron a reunirse alrededor de la fuente mientras miraban para ver por qué había tanto alboroto.

    ¡Detengan a esa mujer! ¡Deténganla! A través de apretados dientes, Alan gritó en vano a los invitados de la fiesta. No fue culpa de ellos. Después de todo, había toneladas de mujeres en la enorme Mansión Hart y no podían empezar a saber quién era. Fuera de las máscaras de porcelana decoradas de manera única asignadas a las invitadas, nadie podía estar seguro de por qué mujer gritaba.

    De ojos salvajes, Alan maldijo su pierna, pisoteó su pie y rápidamente se abrió paso cojeando hacia las grandes puertas dobles de madera de la entrada principal. Siseó con cada respiración y maldijo a Maxwell por lo que le había hecho a su mayordomo. Todo esto podría haberse evitado si el mayordomo hubiera estado trabajando y de servicio esa noche. Sin embargo, no había refuerzos en la puerta principal, ni siquiera los guardias de seguridad. Lo más probable es que los guardias lo hubiesen llamado una noche o se hubiesen unido a la decadencia y al libertinaje de la noche.

    Alan abrió la puerta de par en par y fue inmediatamente recibido por la húmeda brisa de verano de la noche. Docenas de autos aún permanecían en la entrada y el valet server se dormía en su estación en el extremo de la alfombra roja justo afuera de la entrada.

    Descalzo y sin que le importara un bledo, Alan se tranquilizó lo suficiente como para acelerar el paseo hasta el caballero. Mirando a su alrededor, no había ni un alma a la vista fuera del trabajador dormido de su estación de aparcacoches.

    Hey, Alan llamó gentilmente al hombre. El camarero no respondió. ¡¿Eh, señor?!

    El criado, asustado por el repentino grito de Alan, saltó lo suficiente como para perder su gorra roja. Era un hombre mayor con gafas de lectura que le abrazaban la punta de la nariz. Inmediatamente, el anciano caballero se golpeó los labios y se limpió un poco de baba de la esquina de su bigote Fu Manchú.

    Qué-qué-qué... El viejo ayudante del aparcacoches miró a Alan. ¿Por qué tanto griterío?"

    Escucha, había un joven... Alan se detuvo, respiró profundamente y mordió un nudillo mientras la pierna tensada se tensaba hasta un nuevo extremo. El dolor fue suficiente para quitarle el viento. En lugar de tratar de obtener información sobre a dónde huyó la mujer enmascarada, Alan se metió en el bolsillo de su pantalón izquierdo y sacó su boleto.

    Aquí, Alan le dio al hombre el número de su auto. Mira, no tengo mucho tiempo. Tuve que irme, como, hace treinta segundos...

    El viejo le arrebató el billete de la mano a Alan, inclinó la cabeza hacia atrás y miró a través de sus gafas de lectura. Aunque el hombre parecía experimentado en la vida, ciertamente no era muy bueno en su trabajo. Alan se tambaleó hacia el hombre y miró por encima de su hombro para leerle el número.

    El viejo criado miró por encima de su hombro a Alan y se mofó de él.

    ¿Te importa? Puedo hacer mi propio trabajo, gracias...., dijo el aparcacoches enfurruñado de vuelta a su cabina, buscando sus llaves y abriendo la caja de seguridad con todas las llaves del coche.

    ¡Maldita sea, vamos! Alan estaba impaciente y nervioso en su lugar. Pensó que si podía saltar en su coche, podría perseguir al coche más cercano y esperar que fuera su mujer.

    Oh, mierda, murmuró el viejo mientras tiraba un estante entero de llaves al suelo. El tintineo de la lluvia de metal en el pavimento fue suficiente para que el corazón de Alan se hundiera. No había forma de que el dormido ayudante de cámara encontrara su llave de inmediato. Y no se atrevió a ayudarlo por miedo a la furia del viejo.

    Derrotado, Alan puso las manos en las caderas y echó la cabeza hacia atrás. El cielo despejado de la noche dio paso a pequeños destellos de estrellas. Si las luces de la entrada se hubieran apagado, Alan podría haberse acostado fácilmente en el césped verde y esponjoso y haber dormido hasta la mañana. En este punto, a Alan no le importaba. La mujer enmascarada se había ido hace mucho tiempo y ahora tenía la noche a solas con un anciano un poco gruñón que buscaba a tientas las llaves esparcidas por todo el suelo en su estación de aparcacoches.

    Sabía que no era culpa de este pobre caballero y en lugar de crear inadvertidamente otra escena como la anterior, Alan decidió dar un paso adelante y arrodillarse.

    "Aquí,

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1