Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Con amor se enseña mejor: Propuestas para docentes de hoy
Con amor se enseña mejor: Propuestas para docentes de hoy
Con amor se enseña mejor: Propuestas para docentes de hoy
Libro electrónico238 páginas2 horas

Con amor se enseña mejor: Propuestas para docentes de hoy

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Este texto nace como fruto de la vasta experiencia de las autoras y de las comprobaciones bibliográficas que han orientado su quehacer de tantos años. En el libro se alienta y motiva a profesores y profesoras a revisar sus prácticas pedagógicas para un buen desempeño en el aula, dándole énfasis a lo humano y a lo valórico, sin descuidar la calidad y cantidad de los contenidos, de las metodologías y del aprendizaje. En él se describen las cualidades de un buen maestro y el cómo vivenciarlo de modo que niños y jóvenes lo perciban y aprecien. Se postula que en la evaluación de todo docente se deben tomar en cuenta tanto las conductas de entrada de los estudiantes y los logros que pueden alcanzar en el área cognitiva, como la percepción que ellos tienen de su actuar en lo emocional y en sus relaciones interpersonales. Importancia adquiere también el vínculo entre la escuela y los padres, así como el intercambio y fortalecimiento entre profesores que reconocen una vocación común.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento18 nov 2019
ISBN9789568421229
Con amor se enseña mejor: Propuestas para docentes de hoy
Leer la vista previa

Lee más de Eliana Condemarín

Relacionado con Con amor se enseña mejor

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Con amor se enseña mejor

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Con amor se enseña mejor - Eliana Condemarín

    CLAVES PARA SER UN DOCENTE EXITOSO

    CUALIDADES Y HABILIDADES DEL QUE ENSEÑA

    Antes de señalar las cualidades y habilidades de los que enseñan, hemos creído conveniente puntualizar acerca de lo que entendemos por calidad del profesor. Se ha dicho que la calidad viene expresada por el conjunto de cualidades que constituyen la manera de ser de una persona. También podemos considerarla como una cualidad sobresaliente. Creemos que la calidad está íntimamente relacionada con la forma. Toda realidad es formal. Pero la forma ha de ser adecuada al fin.

    Ante estas consideraciones podemos afirmar que tener calidad no consiste en ser una persona poderosa o brillante, o poseer un conjunto de cualidades generales que consiguen una buena aceptación social. En un docente, tener calidad supone tener concretamente una serie de cualidades organizadas y destinadas al fin propio de la educación. Por tanto, el profesor que desee tener calidad, que valore con profundidad lo que esto supone para la consecución de una educación de excelencia, deberá tener muy claro el fin que busca y habrá de gustarle perseguir ese fin; habrá de tener una elevada autoestima y una gran voluntad para lograr sus fines.

    Cuando se da esta trilogía de mente-corazón y voluntad integrados hacia un mismo objetivo, podemos decir que estamos en presencia de una realidad muy plena para poder educar.

    La imagen, el símbolo más completo del Educador y Pedagogo es la imagen del Pastor, quien conoce a sus ovejas, las cuida, las conduce a verdes praderas, distingue a unas de otras porque son todas diferentes, y las ovejas reconocen su voz. Es un Pastor porque toca la mente, la voluntad y el corazón de las ovejas. Conoce su identidad, evalúa su desempeño como Pastor y los logros de las ovejas porque las comprende y cuida de ellas, y realiza acciones de conducción hacia las metas y objetivos.

    Desarrollaremos estos conceptos analizando los cuatro rasgos del Educador. Hablaremos de las 4C (Conoce, Comprende, Cuida, Conduce).

    Conoce Sé quien eres

    Es lo central del educador: conocer a los que educa. Saber quiénes son los educandos, cuáles son sus necesidades, las conocidas y las ocultas, sus intereses, sus expectativas, sus sueños y anhelos, las características individuales de los niños y niñas, sus miedos y temores, su temperamento, carácter y personalidad, la edad psicológica y la etapa del desarrollo por la que están transitando; se pone en su lugar, empatiza con el estudiante.

    Estrategias para lograr conocer :

    Empatizar: dar cariño y cercanía, poniéndose en su lugar. Utilizar todos los modos de conocimiento intuitivo, psicológico, experimental, racional. Saint Exupéry afirmaba en El principito que solo se conoce con el corazón.

    Poner atención: tener todos los sentidos abiertos y dispuestos para captar la información que se recibe del estudiante a través de los gestos, posturas, palabras, actitudes y miradas que permiten conocer al otro. Dar atención es dedicar tanto interés al otro, que percibe que es importante lo que dice. El otro se abre cuando siente que es tomado en cuenta, no con la mirada indagadora, sino con la mirada enaltecedora, alegre y sonriente que abre el corazón de los demás.

    Escuchar: poner interés en los mensajes y señales que envía el estudiante. A través de la actitud de escucha se puede pensar, sentir y acompañar al otro en su quehacer y en su ser. Un mal escucha está distraído, da por conocido el mensaje, mientras escucha elabora la respuesta que tiene predeterminada, no trabaja en su mente ni en su corazón con la información recibida, sin asociar, comparar ni analizar las situaciones y los acontecimientos que le informan. Al Escuchar se debe tomar en cuenta que el silencio es un arma importante para que el otro se abra, manejando los 4 NO:

    No dogmatizar.

    No moralizar.

    N o diagnosticar.

    No ridiculizar.

    Dialogar: para conocer a las personas tenemos un medio fundamental: el diálogo íntimo y real, la verdadera comunicación, llegando a la otra persona mediante diversas formas y expresiones. Atender al emisor, al receptor y al mensaje en un clima de confianza, cercanía y una atmósfera afectiva que no sea amenazadora. Las señales corporales también comunican. El lenguaje coloquial y los movimientos son elementos básicos del diálogo; conviene tomar en cuenta que el silencio atento y receptivo es un arma importante para que el otro se

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1