Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana: Escuela de Brujas, #6

Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana: Escuela de Brujas, #6

Leer la vista previa

Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana: Escuela de Brujas, #6

Longitud:
131 páginas
1 hora
Publicado:
17 nov 2019
ISBN:
9781547534180
Formato:
Libro

Descripción

Libros para niñas – Escuela de Brujas – Libro 6:  El Amor siempre gana por Katrina Kahler.

Último libro de la serie de Escuela de Brujas, donde Charlie y Charlotte finalmente estarán juntos y se soluciona el problema de los dragones.

Este es el último libro de la serie de Escuela de Brujas, y ¡el más emocionante!  Conforme Llamas crece, se dificulta mantenerlo seguro en los terrenos de la escuela.  Charlotte y Molly encuentran una solución, pero los demás dragones que se escaparon, están causando problemas en aldeas aledañas, y culpan a la Señorita Moffat, por haber permitido que se escapara un dragón, en primer lugar.  Cuando Molly se entera de que la Señorita Moffat tiene dos soluciones para el problema del dragón… se encuentra aterrorizada, y elabora un plan para salvar a Llamas.

¿Podrá Molly salvar a Llamas?

¿Quién más sabe acerca del dragón en la Academia?

¿Estarán juntos Charlie y Charlotte?

Solo hay una manera de averiguarlo.  ¡Espero que este libro les encante!

Publicado:
17 nov 2019
ISBN:
9781547534180
Formato:
Libro

Sobre el autor

Katrina Kahler is a World-Class educator who has been nominated for the National Inspirational Teaching Award. She is the co-author of 'The Parenting Trap' series, which include a variety of books that will assist parents in raising happy, confident and successful children. She is a highly experienced school teacher, speaker and parenting adviser and her passion involves helping kids to reach their full potential...academically, socially and personally. Her website www.howtohelpchildren.com contains over 300 videos helping children with their school work as well as their personal and social skills. Katrina's fiction books for children include Diary of a Horse Mad Girl (a series of 5 books) that horse loving girls around the world are thoroughly enjoying and the Julia Jones series. This inspirational series deals with the emotional traumas that young girls experience...friendship problems, bullying...and the stories teach young children to be more confident and positive. All of these books suit children aged from 9 to 13. Teaching thousands of young children to read, spell and write has given Katrina the knowledge and skills to produce a series of Early Readers for children aged from 2 to 6. This series is called Rabbit Readers. These simple books with repeated text, pictures to aid comprehension and prediction skills, sight words and parent advice, will help your child to become a fluent and confident reader. She has also written a number of books on the Dolche sight words and essential phonics for beginner readers. Click on the books tab to have a look at this collection of books. What an advantage your child will have when you download these books for them. Watch their confidence and interest in reading blossom. Katrina lives on the beautiful Sunshine Coast in Queensland Australia with her husband, two wonderful teenagers and two very affectionate and friendly pets, a golden retriever and a ginger cat. Up until recently Katrina lived on a 10 acre property and her daughter and son enjoyed the country lifestyle with horses and motorcycles. From these experiences Katrina has written many of her books which are based on their true life experiences. Diary of a Horse Mad Girl and Diary of a Motorcycle Crazy Boy are the result, with many readers falling in love with Katrina's family's adventures. Her mission in life is to help as many children as possible to grow up to be happy, confident and successful. Parents are the most important part of her mission, so her goal is to assist parents to learn the skills they need to help their children to achieve their full potential.


Relacionado con Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana

Libros relacionados

Vista previa del libro

Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana - Katrina Kahler

Capítulo Uno

Era temprano en la mañana, sin embargo Molly ya iba tarde.  Tenía una clase de acondicionamiento físico con la Señorita Dread en cinco minutos, pero no lograba encontrar dos calcetas que hicieran par.

Hurgó en el ropero de roble y sacó una calceta blanca.  Saltando, se la puso en el pie y luego buscó por los montones de ropa que había en el suelo.

Llamas estaba sentado en el suelo, observándola curiosamente.  Él se preguntaba si Molly iba a masticar la ropa.  Esperaba que Molly guardara para él, el suéter afelpado color rosa, ya que ansiaba masticarlo.  Lamió sus labios de solo pensarlo y siguió observándola.

La mano de Molly dio con una calceta blanca, y ella suspiró con alivio al levantarla.

Al fin, murmuró, cuando se la estaba poniendo en el pie.

Sus dedos se salieron por el extremo de la calceta, y ella los movió.

Llamas, gruñó.

Llamas retrocedió y bajó la cabeza.  No entendía por qué Molly se molestaba.  ¿Acaso había estado guardando esa calceta para masticarla ella?

Bueno, supongo que nadie notará el agujero cuando me ponga mis zapatos tenis.  Si algún día logro encontrarlos.

Molly levantó su cárdigan y debajo encontró sus zapatos tenis, todos los cordeles ya estaban carcomidos.

¡Llamas!, gruñó.

Él movió su cabeza y luego le sacó la lengua.  Molly puso los ojos en blanco y luego se puso los tenis y amarró los cordeles carcomidos.

Charlotte vendrá pronto, pero cuando regrese de mi lección con la Señorita Dread... te llevaremos al calabozo.

Llamas tosió una bola de fuego y sacudió la cabeza.

Llamas, lo miró Molly duramente.  Sé que no te gusta el calabozo, pero aquí no es seguro.

Él sacudió su cabeza otra vez, luego voló hacia Molly y empezó a lamer su pierna.

Llamas, ¡ya deja eso!  Tengo que irme.  Suavemente empujó a un lado su cabeza, y caminó hacia la puerta.

Llamas se apresuró a colocarse frente a ella, bloqueándole la salida.

Llamas, esta es tu última advertencia, antes de que te convierta en una rana.  Lo haré, seguro que sería mucho más fácil esconder una rana, dijo, y levantó su varita mágica.

Llamas le sonrió, y luego sacó la lengua, pero se negó a moverse.

Llamas... muévete... ahora, Molly apretó los dientes.

Tocaron tres veces a la puerta, cada vez sonó más recio, la puerta se abrió lentamente y Charlotte entró al cuarto.  Rápidamente cerró la puerta tras ella.

Qué bueno que ya llegaste, Molly se apresuró a llegar a la puerta.

Sí, lo siento.  Alice estaba cantando en el baño.  Estuvo ahí al menos una hora.  Al final, Stef tuvo que lanzar olor a zorrillo debajo de la rendija de la puerta, solo para que saliera.

Bueno.  Adiós Llamas.  Molly se despidió y se apresuró a salir del cuarto.

Charlotte se arrodilló junto a Llamas, estiró su brazo y lo acarició debajo de la barbilla.  Él balbuceaba mientras trataba de mantener su cabeza lo más atrás que podía.

Eres muy gracioso, rio, mientras seguía acariciándolo debajo de la barbilla.

***

Molly regresó de su lección de acondicionamiento físico con la frente sudada y una expresión enojada en su rostro.

Eso estuvo terrible.  La Señorita Dread puede tener la flexibilidad de una pequeña hada, pero yo no, suspiró, cuando se desplomaba en su cama.

Yo mejor voy a desayunar antes de que Stef y Gerty empiecen a buscarme.  Les dije que iba a estar estudiando en la biblioteca, dijo Charlotte.

Pero necesitamos llevar a Llamas al calabozo.

Solo con mencionar la palabra calabozo, Llamas agitó sus alas y escupió una bola de fuego que incendió la alfombra.

Extinctus, Molly rápidamente apuntó su varita mágica al fuego, e inmediatamente desapareció.

Aun así, se activó la alarma contra incendios.  Molly logró que Llamas se metiera debajo de su cama, justo antes de que dos hadas entraran volando en la habitación.  Ellas se quedaron viendo por todo el cuarto, y al darse cuenta de que no había fuego, miraron a Molly y a Charlotte, confundidas.

No hay ningún incendio aquí, dijo Molly, cubriendo la parte quemada de su alfombra, con su pie.  La alarma debe estar defectuosa.

Las hadas gruñeron una a la otra, se le quedaron viendo a Molly, y luego salieron volando del dormitorio.

La alarma contra incendios dejó de sonar.

Charlotte rompió a reír y Molly se quedó viéndola.

Lo siento, Charlotte se sonrojó.

Está bien, suspiró Molly.  Supongo que todo esto se puede considerar un poco divertido.

Llamas, mira el problema que has provocado, Charlotte acarició su cabeza, cuando él la sacaba de debajo de la cama.

Estar acariciándolo no va a ayudar, refunfuñó Molly.

Lo sé, pero mira esa cara, es tan lindo.

Instaurabo, Molly apuntó su varita al área quemada de su alfombra, y se reparó sola.

No creo que mantenerlo en el... palabra con c, vaya a seguir funcionando, susurró Molly.

No, yo tampoco, pero no lo puedes mantener en tu cuarto.

Seguro que debe haber otro lugar, los terrenos de la Academia son enormes.

¿Podríamos ir a ver a la hora de almuerzo?, dijo Charlotte.

Gracias, Molly sonrió a la fuerza.  Lo que pasa es que yo me preocupo por él, ya creció mucho para el calabozo.

Llamas le gruñó a Molly y giró bruscamente hacia atrás, meneando su larga cola detrás de él.

Está bien Llamas, no te llevaré de regreso allá.  Pero tienes que ser bueno, no hay que estar quemando nada, ni haciendo travesuras.

Llamas la vio con recelo, antes de sacarle la lengua.

Llamas caminó hacia ella tambaleándose, y frotó su cabeza contra su pierna.  La vio hacia arriba y dejó salir un hipo, con tal fuerza, que lo hizo saltar hacia atrás.

¿Qué voy a hacer contigo?, ella le sonrió.

En verdad ya me tengo que ir, dijo Charlotte.  Adiós Llamas, pórtate bien, palmeó su cabeza.

Adiós, replicó Molly.

Nos vemos aquí después de almuerzo.  Voy a comer rápido.

Gracias Charlotte, Molly forzó una sonrisa, y la mantuvo en su cara, hasta que Charlotte ya se había ido.

La verdad es que Molly estaba preocupada.  Ella sabía que llevar a Llamas de regreso al calabozo sería una misión, pero también sabía que mantenerlo en su cuarto era peligroso.  Si él se topaba con la persona equivocada, podría salir lastimado.

Molly sabía que tenían que encontrar un nuevo hogar para él dentro de los terrenos de la Academia, cuanto antes mejor.  Solo esperaba que hasta que eso sucediera, Llamas se mantuviera fuera de problemas.

***

Tanto Charlotte como Molly, devoraron su almuerzo, y se apresuraron a regresar con Llamas.  Charlotte le había dicho a sus amigas, que iba a ir a la biblioteca otra vez, ya que había un libro que quería revisar.  Solo esperaba que no fueran a buscarla allá.  No le gustaba tener que mentir, pero sabía que no podía contarles la verdad.  Además, no quería involucrarlas con el dragón.

Molly fue la primera en llegar a su cuarto.  Se sintió aliviada, al encontrar tanto a Llamas, como a su dormitorio en una pieza, y saludó a Llamas con una manzana.

Charlotte no tardó en tocar la puerta (tres veces, incrementando el volumen), y entró a la habitación.

Regresaré antes de ir a mis clases, le dijo Molly a Llamas. 

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Escuela de Brujas - Libro 6 - El amor siempre gana

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores