Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Bajo el Cielo de América: crónicas

Bajo el Cielo de América: crónicas

Leer la vista previa

Bajo el Cielo de América: crónicas

Longitud:
177 páginas
2 horas
Publicado:
27 oct 2017
ISBN:
9789569946134
Formato:
Libro

Descripción

10 premiados cronistas latinoamericanos convocados por la fundación América Solidaria, proponen un redescrubrimiento del continente a través de la narración de historias, a veces mínimas, que suelen ser invisibles. Su pluma las ilumina y las vuelve cercanas. Muy cercanas. El resultado está reunido en este libro: 10 crónicas que abordan realidades ignoradas en entornos asombrosos, situaciones dolorosas en comunidades dis´puestas a salir adelante o fortalezas que se duplican con el apoyo de voluntarios. Los invitamos a leerlas y a compartir de esta forma la celebración de los 15 años de trabajo de América Solidaria por cambiar la realidad del continente.
Publicado:
27 oct 2017
ISBN:
9789569946134
Formato:
Libro


Relacionado con Bajo el Cielo de América

Libros relacionados

Vista previa del libro

Bajo el Cielo de América - Fundación América Solidaria

ISBN Edición Impresa: 978-956-09051-0-9

ISBN Edición Digital: 978-956-9946-13-4

© Fundación América Solidaria

Avda. Bustamante 26, Providencia Santiago, Chile

www.americasolidaria.org

Dirección general: Pía de la Fuente O.

Coordinación:

América Solidaria Internacional

América Solidaria Argentina

América Solidaria Chile

América Solidaria Colombia

América Solidaria Estados Unidos

América Solidaria Haití

América Solidaria Perú

América Solidaria Uruguay

Edición: Carolina Díaz T.

Producción y diseño: Memoria Creativa

www.memoriacreativa.cl

Distribución: Hueders

Diagramación digital: ebooks Patagonia

www.ebookspatagonia.com

info@ebookspatagonia.com

Carta a lectores

Benito Baranda

15 años de América Solidaria

Prólogo

Josefina Licitra

ARGENTINA

La leyenda de Mártires López, el último líder qom

Victoria De Masi

BOLIVIA

Hijos del frío

Álex Ayala

CHILE

Una colección de perlas

Patricio de la Paz

COLOMBIA

El papel de Camila

Juan Miguel Álvarez

ECUADOR

El pequeño coro de Hogar de Nazareth

Jeovanny Benavides

ESTADOS UNIDOS

En el margen

Juan Pablo Meneses

GUATEMALA

La madre guía de las verduras

Elsa Cabria

HAITÍ

La ventana que abre el viento

Roberto Farías

PERÚ

Cielo en la cárcel de mujeres

Jorge Turpo

URUGUAY

El gigante dormido

César Bianchi

El mapa de América Solidaria

Socios territoriales

Voluntarios

Reseña de cronistas

Contemplar, sentir y escuchar los relatos desde y en las comunidades que experimentan la exclusión social me conmociona, trastorna lo más íntimo de mi persona y no deja de sorprenderme, de admirarme, de hacerme reflexionar, pensar y llorar.

Estos años hemos trepado por América labrando amistades, servicio, entrega y excelencia, y lo hemos hecho movilizados por el sufrimiento de niños y niñas en medio de la pobreza, y también por sus alegrías, sueños y esperanzas. A diario nos maravillamos de esas energías que se desatan cuando se amplían sus oportunidades y ellos logran mayor libertad... entonces los vemos gozar, curiosear, aprender, compartir, crecer y romper con la exclusión.

Esta es la transformación que queremos compartir y por eso, con la certeza de que saldrán emocionados, cautivados o motivados –¡quizás todas las anteriores juntas!–, los invito a recorrer nuestro continente a través de estas diez crónicas que abordan realidades ignoradas en entornos mágicos, situaciones dolorosas en comunidades dispuestas a salir adelante o fortalezas que se duplican con el apoyo de un voluntario. Esta lectura es un viaje muy distinto por diez países: irán en un abrir y cerrar de ojos de la pobreza a la grandeza, del estupor a la comprensión, del sinsentido a la belleza, en un baile de palabras precisas y descripciones profundas que, misteriosamente, quedarán lloviznando dentro de ustedes.

Entre ellas hay dos que me gustaría que tuvieran presentes mientras van leyendo estas narraciones, investigadas y reporteadas en terreno por destacados cronistas de América Latina, ganadores de merecidos premios o colaboradores destacados de importantes medios de comunicación: empatía y solidaridad, dos instrumentos maravillosos para generar cambios en entornos adversos, aunque estos sean mínimos. Lo bonito es que para quienes los viven, estos cambios nunca son imperceptibles.

Si a través de estas narraciones, ustedes –los lectores– se conectan con su propia naturaleza solidaria, desencadenarán sin darse cuenta energías inconmensurables que ni siquiera sospechaban que tenían. Si sienten que tienen una responsabilidad imprescindible en la construcción de la anhelada solidaridad desde el lugar que habitan –sea cual sea: la familia, una empresa, el Estado, una organización social, un barrio– entonces estoy seguro de que podremos levantar juntos un espacio digno para que los niños y niñas de nuestra querida América crezcan sanos, realizados y felices, en una sociedad justa.

Benito Baranda

Presidente Ejecutivo de

América Solidaria Internacional

Este texto no es nuestro. En palabras de Mario Vargas Llosa: Aquí estamos. Yo en el medio, ustedes rodeándome. Yo hablando, ustedes escuchando. Vivimos, andamos.

Este texto no es nuestro, porque tenemos el privilegio de ser hoy unos habladores que relatan una historia que se levanta cada día, una historia que no es nuestra, una historia de muchas historias. Este texto no es nuestro, porque lo que aquí viene son las palabras de miles de personas que, desde distintos lugares de nuestro continente, construyen a diario una América más justa, más unida y más solidaria, donde sea posible que cada persona crezca en plenitud y sea feliz.

Este proyecto no era nuestro. Klinik Saint Esprit, o sencillamente la Klinik, es un centro de salud privado al servicio de la comunidad excluida, que está en Croix des Bouquets, en la periferia de Puerto Príncipe, Haití. Este centro es gestionado por una alianza entre los hermanos Misioneros de San Carlos, las hermanas Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen y la Medical Missions of Memphis. Inició sus actividades en 1997, con equipos de salud voluntarios que se trasladaban desde Memphis a ofrecer 15 días al año atención médica completa.

Conocimos el centro en 1998, después del Encuentro Continental de Jóvenes Católicos realizado en Chile. Tras el viaje a Haití de una comitiva a entregar los fondos recaudados, sugerimos enviar a profesionales voluntarios chilenos para que la Klinik abriera los otros 350 días del año. En 2002 viajaron los primeros tres médicos. A ellos se sumaron paulatinamente nuevos jóvenes voluntarios y eso permitió mantener a profesionales especializados en salud, economía y educación desde ese año en adelante. Hasta 2017, son cerca de 100 los voluntarios de América Solidaria que han pasado por la Klinik.

El prestigio y la confianza ganados en estos años han hecho que cada día lleguen al centro cerca de 300 personas de diversos lugares de Puerto Príncipe y desde otras regiones, en busca de atención, acogida, comprensión y mejoría de su estado de salud. Es un centro no estatal, pero se sumó a la red de salud pública y desarrolla programas de atención primaria y de vacunación, por ejemplo, que tienen un impacto positivo y concreto en las personas, en las familias y en la comunidad.

Este no es uno de nuestros proyectos, porque lo lidera el doctor Romel Dorsaint, haitiano, director médico de Klinik Saint Esprit, junto a su equipo profesional de haitianos y haitianas.

Este es el proyecto de un grupo de expertos médicos afiliados a hospitales y centros de salud de Memphis, Estados Unidos, quienes lo han sacado adelante desde su origen.

Este es el proyecto de salud de la comunidad de Croix des Bouquets que, a pesar de vivir en la extrema pobreza y de no contar con un sistema de alcantarillado, se moviliza para salir adelante, participa en la educación de sus hijos y busca atención médica, sometiéndose al mecanismo de triage de la Klinik, que prioriza el orden de atención.

Este el proyecto de decenas de jóvenes voluntarias y voluntarios del área de la salud que en 15 años han dejado parte de su vida en él, como la doctora chilena Carmen Lagos, quien quedó impactada por la desnutrición crónica de los niños haitianos y de regreso en Chile fundó, junto a otros exvoluntarios, la organización Leche para Haití.

Este el proyecto de un matrimonio chileno que nos financió cuando comenzamos y de un matrimonio de doctores que nos apoyó con sus conocimientos y recursos.

Esta es la causa de todas las personas que son socias de América Solidaria y cuyos silenciosos aportes han permitido nuestra presencia allí.

Este es hoy el proyecto del Ministerio de Salud de Haití.

La construcción de un continente solidario se basa en identificar las principales causas de la pobreza infantil y, desde ellas, generar un trabajo que involucre a todos los actores de la sociedad. No basta con indignarse ante la pobreza y la exclusión, hay que comprometerse activamente con la transformación de la realidad, partiendo por nosotros mismos.

El modelo de trabajo es lento y difícil. Supone asumir que estamos al servicio de los excluidos –no de nosotros ni de nuestras organizaciones. Supone la convicción de que sin la suma de muchos actores, los cambios sociales no perduran. Supone involucrar a organizaciones territoriales, a una comunidad, a voluntarios profesionales, a universidades o centros de formación que entregan conocimientos para aplicar en los proyectos, a los Estados para que incorporen políticas públicas, a las empresas para que contribuyan con recursos humanos y financieros, a los medios de comunicación... Supone un juego de enredos y de enredadores sociales.

Para que este modelo funcione, debemos atrevernos a relacionarnos genuinamente con el otro. Cambiar la mirada. Necesitamos mirarnos a los ojos y reconocernos como iguales para ser capaces de escuchar y respetar a una comunidad excluida y trabajar junto a ella desde la asociatividad y la humildad.

En cada nueva alianza, nace una nueva comunidad que camina y se transforma de manera colectiva.

Sabemos que en estos 15 años no hemos sido nosotros los movilizados. Han sido casi 200 alianzas con comunidades y organizaciones, más de 748 profesionales, 14 países involucrados y cientos de voluntarias y voluntarios que han donado su tiempo, sus habilidades y sus recursos para transformar con su propio compromiso este injusto continente.

Y esta rueda no la inventamos nosotros. La Agenda de Desarrollo 2030 que postulan los países reunidos en Naciones Unidas nos compromete a esto. El último de sus 17 objetivos proclama el establecimiento de alianzas colaborativas entre diversos sectores, para revitalizar y fortalecer la movilización de recursos hacia el desarrollo.

La Klinik nos enseñó todo eso. Partió con una atención primaria asistencial, pero desde 2012, junto a América Solidaria, ha promovido la instalación de un modelo de salud familiar que amplía el concepto de salud y enfermedad. Y ha propiciado espacios de prevención de la salud, integrando el contexto local, comunitario y familiar de los pacientes para tener una comprensión más completa. Desde 2017, y en el marco del proyecto integral Juntos por la Primera Infancia financiado por Fondo Chile, iniciativa de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, voluntarias trabajan en controles prenatales, de nutrición, apego, lactancia y estimulación con madres y lactantes.

Han pasado 15 años desde la llegada de los primeros médicos voluntarios de América Solidaria a la Klinik, donde nació esta inmensa historia.

Pero esta no es una celebración. Estos son tres lustros de una inagotable cadena de solidaridad y transformación continental, donde hemos experimentado que el acompañamiento en este camino da paso a nuevas alianzas.

Gracias por tantos aprendizajes y tantas historias de dolor y de esperanza, Klinik Saint Esprit.

Josefina Licitra

Narradora argentina.

Autora de Los imprudentes,

Los otros y El agua mala.

La mirada siempre es un problema de distancia. Hay que estar lo suficientemente cerca para ver. Y hay que estar, también, lo suficientemente lejos para poder hacerlo. Esa ecuación, aunque es posible, no es sencilla. Los diez textos reunidos en Bajo el cielo de América logran, sin embargo, resolver ese dilema y caminar por la franja estrecha que permite abordar de un modo periodístico y narrativo el territorio en el que vivimos –América– y a la vez hacerlo con el ojo extrañado y alerta.

El resultado es un abanico de historias duras pero luminosas que ayudan a entender la idiosincrasia de un continente adolorido y que cumplen su objetivo sin obedecer a los reclamos de velocidad de buena parte de los medios de comunicación, que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Bajo el Cielo de América

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores