Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación
UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación
UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación
Libro electrónico423 páginas4 horas

UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

La finalidad de esta Unidad Formativa es enseñar a realizar croquis de plantas y alzados para su posterior delineación, ajustándose al programa de necesidades y a la información previa, tanto escrita como verbal, que permitan la elaboración posterior de planos.

Para ello, se estudiara el diseño del espacio en los edificios, el diseño de sistemas constructivos de componentes no estructurales de edificios, la representación de componentes no estructurales y la aplicación de innovaciones tecnológicas y organizativas en la elaboración de proyectos de edificación.

Tema 1. Diseno del Espacio en los Edificios.
1.1. Tipologia de edificios
1.2. Los programas de necesidades
1.3. Tipos de recintos
1.4. Delimitacion y division del espacio en los edificios
1.5. Relación entre espacios en los edificios y con el exterior
1.6. Normalización de calidad en la distribución interna de los edificios
1.7. Superficies de ocupación y de uso
1.8. Mobiliario
1.9. Condicionantes y soluciones de diseño de edificios
1.10. El espacio interior en los edificios

Tema 2. Diseno de Sistemas Constructivos de Componentes No Estructurales de Edificios.
2.1. Definición, componentes, tipos
2.2. Elementos diferenciadores
2.3. Repercusión de la elección de un sistema constructivo en el proyecto y en la obra
2.4. Procesos productivos
2.5. La maquinaria de construcción
2.6. Oficios de Edificación, tipos y características
2.7. Cerramientos
2.8. Particiones
2.9. Carpintería
2.10. Cubiertas
2.11. Acabados

Tema 3. Representación de Componentes No Estructurales de Edificios.
3.1. Grafismo y simbología
3.2. Información y escala
3.3. Elementos proporcionales y no proporcionales en la representación
3.4. Identificación de espacios
3.5. Identificación de soluciones constructivas

Tema 4. Aplicación de Innovaciones Tecnológicas y Organizativas en la Elaboración de Proyectos de Edificación.
4.1. Aplicaciones y equipos informáticos y de telecomunicación innovadores de reciente implantación
4.2. Nuevos materiales de construcción y sistemas constructivos innovadores
4.3. Domotica
4.4. Colecciones de dibujos en formato informático
4.5. Bases de datos de la construcción
4.6. Archivo
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento15 ene 2019
UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación
Leer la vista previa

Relacionado con UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    UF0310 - Desarrollo de proyectos de edificación - Rocío Ortega Mateos

    1.1. Tipología de edificios

    1.2. Los programas de necesidades

    1.3. Tipos de recintos

    1.4. Delimitación y división del espacio en los edificios

    1.5. Relación entre espacios en los edificios y con el exterior

    1.6. Normalización de calidad en la distribución interna de los edificios

    1.7. Superficies de ocupación y de uso

    1.8. Mobiliario

    1.9. Condicionantes y soluciones de diseño de edificios

    1.9.1. El terreno y el territorio

    1.9.2. El clima, variación de temperaturas, viento, soleamiento, pluviometría

    1.9.3. El uso, residencial otros tipos, estándares de uso

    1.9.4. Adecuación urbanística, respeto al entorno, viales e infraestructuras urbanas

    1.9.5. Comunicación interna y comunicación con el entorno

    1.9.6. Seguridad y salubridad

    1.9.7. Eficiencia energética

    1.9.8. Normativa

    1.9.9. Condicionantes estéticos

    1.10. El espacio interior en los edificios

    1.10.1. Espacios de comunicación, pasillos, escaleras, distribuidores. Dimensiones y características exigibles

    1.10.2. Cuartos de instalaciones y zonas técnicas. Dimensiones y características exigibles

    1.10.3. Zonas habitables. Dimensiones, características exigibles, estándares de confort, adecuación ergonómica

    1.10.4. Usos especializados, centros educativos, sanitarios, de ocio, comerciales. Aforos, dimensiones y características exigibles

    1.1.Tipología de edificios

    Los edificios pueden clasificarse atendiendo a varios criterios:

    1.Según su uso.

    Edificios de viviendas

    –Viviendas unifamiliares

    –Viviendas en edificio plurifamiliar

    Usos comerciales

    –Local en bruto en edificios de viviendas

    –Comercial sin distribución y/o acabados

    –Comercial con distribución y/o acabados

    Usos docentes

    –Escuelas de Educación Infantil

    –Colegios e Institutos

    –Centros de Formación Profesional

    –Escuelas y Facultades universitarias

    –Colegios Mayores y Residencias de estudiantes

    Usos sanitarios

    –Centros de asistencia primaria

    –Clínicas

    –Hospitales

    –Residencias de ancianos

    Uso de oficinas

    –Oficinas sin acabados en edificios de otros usos

    –Oficinas con distribución y acabados en edificios de otros usos

    –Oficinas en edificio exclusivo entre medianeras

    –Oficinas en edificio exclusivo aislado

    Uso hotelero

    –Hoteles y Moteles de 5,4,2,2 y 1 estrellas

    –Pensiones, Hostales y Albergues

    Espectáculos y hostelería

    –Teatros, Cines y Auditorios cubiertos

    –Cafeterías y bares

    –Restaurantes

    –Chiringuitos

    –Salas de fiesta y Discotecas

    –Clubs y Casinos

    Usos públicos

    –Estaciones de autobuses

    –Estaciones ferroviarias

    –Terminales portuarias y aeroportuarias

    –Centrales telefónicas, eléctricas, etc.

    –Bibliotecas

    –Museos

    –Salas de exposiciones

    –Tanatorios

    Usos religiosos

    –Iglesias y Templos

    –Conventos, Seminarios

    –Centros parroquiales, Casas-Hermandad, etc.

    Usos deportivos y recreativos

    –Polideportivos cubiertos

    –Gimnasios

    –Piscinas cubiertas y no cubiertas

    –Gradas descubiertas

    –Estadios, Velódromos, Hipódromos, Plazas de toros, etc.

    –Dependencias cubiertas al servicio de instalaciones deportivas al aire libre

    –Pistas de hormigón o asfalto

    –Pistas de pavimentos especiales

    –Pistas de césped, Jardines, Juegos infantiles, etc.

    –Campos de golf

    –Campings

    Aparcamientos, trasteros, locales de servicio, etc.

    –Anexo a vivienda unifamiliar

    –Entreplanta y sobre rasante en edificios no unifamiliares

    –Sótanos en todo tipo de edificio

    –Edificio de aparcamientos

    Almacenes e industrias

    –Nave industrial o agrícola

    –Almacenes y Edificios industriales en una o varias plantas

    2.Según su propiedad.

    a.Público: si pertenece a una propiedad local o estatal, como los hospitales por ejemplo.

    b.Privado: el propietario es una persona física o jurídica o un grupo de ellas, como ocurre con las clínicas privadas.

    3.Según su disposición.

    a.Exento:no está en contacto físico con otras edificaciones.

    b.Pareado: dos edificios exteriormente en contacto, pero totalmente independientes interiormente.

    c.Adosado o entre medianeras:está en contacto con otros dos edificios (uno a cada lado) y comparten medianera.

    4.Según su sistema estructural.

    a.De hormigón

    b.De fábrica

    c.De acero

    d.De madera

    e.De estructura pretensada

    5.Según su propiedad.

    1.2.Los programas de necesidades

    Antes de iniciar el proyecto es necesario definir las necesidades de los que harán uso de ese espacio, por ello hay que evaluar el comportamiento funcional de éste, así como las oportunidades que ofrece y los límites que presenta.

    Definición

    Al hablar del programa de necesidades nos estamos refiriendo a un documento o memoria que recogelos requisitos funcionales, dimensionales y de relación del edificio, tanto a corto como largo plazo, y que será interpretado por el arquitecto. Este listado de objetivos integrará la base a partir de la cual se valorarán las soluciones de diseño en las siguientes fases de proyecto.

    El objetivo que primordialmente persigue es trasladarle al arquitecto los intereses y expectativas que el promotor demanda. Realmente no es un documento en el que se defina el diseño, sino que en él se marcan las pautas para que el diseño sea llevado a cabo por el arquitecto. Por este motivo debe contener una descripción clara del proyecto, en la que se incluyan los principales propósitos, y, carecer de ambigüedades que puedan conducir a equívoco. Una mala compresión de los objetivos probablemente desembocará en un proyecto que no responde a las necesidades del cliente y en posibles sobrecostes durante la fase de construcción.

    Asimismo, se incluirá toda la información de la que se disponga en relación al edificio o al terreno sobre el que se asentará

    Sabías que

    Será considerado como promotor cualquier persona, física o jurídica, pública o privada, que, individual o colectivamente, decide, impulsa, programa y financia, con recursos propios o ajenos, las obras de edificación para sí o para su posterior enajenación, entrega o cesión a terceros ( CTE Capítulo III Artículo 8).

    Importante

    Es necesario que este tipo de programas concedan cierto grado de flexibilidad y margen de maniobra en la redacción del proyecto.

    El programa de necesidades se lleva a cabo a través de tres tipos de actividades: reunión, análisis y documentación.

    Evidentemente, dependiendo de la magnitud del proyecto, estas actividades serán adaptadas. Por ejemplo, en un pequeño proyecto, la del programa de necesidades puede consistir en completar un cuestionario o realizar un inventario que especifique cuestiones cuantitativas.

    Los logros o metas que se plantean a la hora de elaborar un programa de necesidades son los siguientes:

    –Plasmar la visión personal del promotor respecto al proyecto: expectativas y estímulos a corto, medio y largo plazo.

    –Instaurar las reglas o pautas para el diseño: criterios, estilo, materiales a emplear…

    –Delimitar la potestad en la toma de decisiones en lo que a diseño y costes se refiere.

    –Establecer límites de presupuesto: coste máximo a alcanzar, método de financiación.(En el caso de disponer de Estudio de viabilidad, éste servirá de guía en la elaboración del presupuesto )

    –Determinar plazos.

    –Definir las funciones del edificio terminado.

    –Proporcionar información sobre el estado actual del edificio o del terreno sobre el que se asentará.

    Estos objetivos serán definidos por el promotor, pero en el caso de que se enfrente a un proyecto de gran entidad, sería aconsejable que recurriese al asesoramiento de un arquitecto, pues, como hemos comentado anteriormente, cualquiera puede ser promotor sin necesidad de poseer una titulación académica y profesional.

    1.3.Tipos de recintos

    Para conocer los tipos de recinto vamos a citar el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo del CTE en su Anejo III de terminología.

    Definición

    Recinto es un espacio del edificio delimitado por cerramientos, particiones o cualquier otro elemento separador.

    Estos recintos pueden ser habitables, no habitables y protegidos.

    Recinto habitable: recinto interior destinado al uso de personas cuya densidad de ocupación y tiempo de estancia exigen unas condiciones acústicas, térmicas y de salubridad adecuadas. Se consideran recintos habitables los siguientes:

    a.Habitaciones y estancias (dormitorios, comedores, bibliotecas, salones, etc.) en edificios residenciales.

    b.Aulas, bibliotecas, despachos, en edificios de uso docente.

    c.Quirófanos, habitaciones, salas de espera, en edificios de uso sanitario.

    d.Oficinas, despachos; salas de reunión, en edificios de uso administrativo.

    e.Cocinas, baños, aseos, pasillos y distribuidores, en edificios de cualquier uso.

    f.Zonas comunes de circulación en el interior de los edificios.

    g.Cualquier otro con un uso asimilable a los anteriores.

    Recinto no habitable: aquel no destinado al uso permanente de personas o cuya ocupación, por ser ocasional o excepcional y por ser bajo el tiempo de estancia, sólo justifica unas condiciones de salubridad adecuadas. En esta categoría se incluyen explícitamente como no habitables los garajes, trasteros, las cámaras técnicas y desvanes no acondicionados, y sus zonas comunes.

    Recinto protegido: recinto incluido en la categoría de recinto habitable pero que cuenta con características acústicas más restrictivas que prevalecen sobre las exigencias de los recintos habitables convencionales. Se consideran en todo caso recintos protegidos los recintos habitables mencionados en los párrafos a),b),c) y d).

    Losentornos domésticos, de oficina y comerciales cuentan con muchos tipos de recintos, y cada uno de ellos requiere estrategias de diseño específicas. La mejor configuración para una habitación depende de cómo vaya a ser utilizada. Es necesario aunar confort y armonía con estas consideraciones prácticas. Todas estas características y estándares de confort serán tratados en el apartado 1.10.3

    1.4.Delimitación y división del espacio en los edificios

    Antes de dedicarnos a la delimitación del espacio vamos a dedicarle un momento a conocer qué es el espacio.

    Definición

    El espacio arquitectónico es el lugar cuya producción persigue como propósito la arquitectura.

    Sabías que

    La realidad de la arquitectura no reside en los elementos sólidos que la configuran, sino en el espacio que éstos encierran.

    Para que un edificio consiga responder a las necesidades prácticas para las que se ha concebido debe permitir que se practiquen en su interior, y, en las mejores condiciones posibles, las actividades para las que se pensó inicialmente. Al comentar que éstas deben practicarse en las mejores condiciones posibles hacemos referencia a la adecuaciónde tres factores fundamentales a las actividades:

    –La organización espacial del edificio.

    –El ambiente exterior inmediato y el ambiente interior producido por el propio edificio.

    –El equipo.

    Cumpliendo estos requisitos estaríamos hablando de un edificio útil o funcional.

    Recuerda

    Entre las actividades a realizar para redactar el programa de necesidades se encuentran:

    –Analizar el espacio

    –Redactar listas del tipo y cantidad de espacios.

    –Determinar y concretar las necesidades específicas de cada espacio.

    A continuación se amplían cada una de las actividades nombradas anteriormente.

    Analizar el espacio:

    –Orientación y condiciones de espacio del emplazamiento.

    –Forma, escala y proporción del espacio.

    –Posición de puertas, puntos de acceso y recorridos que sugieren.

    –Ventanas e iluminación, vistas y ventilación que deben proporcionar.

    –Materiales de muros, suelos y techos.

    –Detalles arquitectónicos significativos.

    –Localización de la fontanería, aparatos eléctricos, mecánicos y tomas de corrientes.

    –Posibles modificaciones arquitectónicas.

    –Elementos de posible reutilización, también mobiliario y acabados.

    Requisitos dimensionales: determinar las dimensiones requeridas de espacio y para la agrupación de mobiliario:

    –Naturaleza de la actividad que se llevará a cabo en cada espacio

    –Cantidad de personas a las que debe servir.

    –Acceso y movimiento dentro delas áreas y entre ellas.

    –Cada agrupación funcional de mobiliario.

    –Distancias sociales apropiadas e interacción.

    Cualidades deseadas:

    –Sentimientos, estados de ánimo o atmósfera.

    –Imagen y estilo.

    –Grado de cerramiento espacial.

    –Confort y seguridad.

    –Cualidad de la iluminación.

    –Centro y orientación del espacio.

    –Color y tono.

    –Texturas.

    –Ambiente acústico.

    –Ambiente térmico.

    –Flexibilidad y tiempo de utilización previsto.

    Al planificar el espacio se programan las necesidades del cliente, se estudian las actividades del usuario y se analizan los requisitos espaciales. El resultado de dicha planificación se utiliza más tarde en el diseño arquitectónico de nuevos edificios.

    Una vez que el programa de diseño ha sido trazado y desarrollado a partir de un análisis de las necesidades del cliente o usuario, el diseño asigna correctamente los espacios interiores deseados o disponibles a la variedad de actividades requeridas.

    El espacio interior es inicialmente conformado a través del sistema estructural del edificio y posteriormente definido por los planos de muros y techos. El sistema estructural del edificio condiciona su espacio interior (dimensiones, proporciones y organización) por la geometría de sus elementos.

    Los dos elementos estructurales lineales básicos son el pilar y la viga. Los primeros, marcan puntos en el espacio y proporcionan una medida a las divisiones horizontales del mismo. Los segundos, establecen conexiones estructurales y visuales a través del espacio que tercia entre sus poyos. Ambos elementos forman conjuntamente el esqueleto estructural mediante el que se interconectan los volúmenes de los espacios.

    Mientras que los elementos de las estructuras lineales trazan los límites de los volúmenes espaciales, los elementos planos, como los muros de carga, definen los límites físicos del espacio, proporcionan la sensación real de cerramiento y actúan como barrera exterior.

    Una vez se ha logrado crear un espacio interior diferente al natural, en la mayoría de casos será preciso subdividir éste en otros espacios de tamaño más adecuado a las actividades a desarrollar.

    Para conseguir la división del espacio es necesario hacer uso de límites, que poseen tres dimensiones: anchura, altura y profundidad. La manipulación de ellos garantiza que la persona que se adentre en el espacio tenga la oportunidad de desarrollar sensaciones con otra dimensión espacial.

    Los límites de los que hablamos pueden conseguirse mediante superficies y volúmenes (planos horizontales, planos verticales, planos inclinaos, árboles, plantas) o mediante efectos (luz, color, sombras, proyecciones)

    Límites para conseguir la división del espacio:

    a.Delimitadores interiores:

    ∙Divisiones verticales que separan espacios en el mismo nivel, como muros, paredes, tabiques o mamparas.

    ∙Elementos horizontales, también denominados entrepisos, que separan los espacios superpuestos y, generalmente están formados por un forjado, un techo y un pavimento.

    El conjunto de estas separaciones, verticales y horizontales, que denominamos compartimentación, está sometido a cinco requisitos fundamentales:

    –Ser estable.

    –Controlar las relaciones entre los ambientes de los diferentes espacios interiores.

    –Organiza las relaciones de uso entre esos espacios, y los dos requisitos propios.

    –Disponer de cierta movilidad propia, especialmente las divisiones verticales, con el fin de aportar flexibilidad a los cambios de uso.

    –Facilitar la actividad del usuario por medio de:

    ∙El control final del ambiente (mediante acabados superficiales).

    ∙La distribución de las instalaciones.

    ∙La incorporación del equipo necesario.

    ∙Un contacto físico con el usuario que, además de facilitar la actividad y ser agradable, no ha de presentar ningún riesgo.

    A continuación se enumeran algunas de las alteraciones a las que se recurren para marcar los límites:

    –Reforzar con un cambio de piso.

    –Cambiar de forma la planta.

    –Por quiebros en el muro.

    –Cambios en los niveles de piso.

    –Modificar la forma de la envolvente.

    –Mediante el uso de elementos verticales.

    –Cambios de textura, color, material del muro.

    –Cambios de iluminación.

    –Cambios de mobiliario.

    b.Efectos:

    Mientras que el sistema estructural de un edificio determina la forma básica y el tipo de espacio interior, en última instancia estos espacios se estructuran por medio de los elementos del diseño de interiores. El término estructura no hace referencia en este caso a un soporte físico, sino a la selección y la ordenación de los elementos interiores y a las relaciones visuales que definen y organizan el espacio interior de una estancia.

    ∙La iluminación y los motivos de luz y sombra que se generan pueden desviar la atención hacia una de la estancia y restar importancia a otras. Gracias a ellos también se crean divisiones en el espacio

    ∙El color, la textura y el despiece de una pared, un suelo o un techo afectan a la percepción de una posición relativa en el espacio, de sus dimensiones, de su escala y la proporción de la estancia.

    ∙Incluso las propiedades acústicas de la superficie de una estancia pueden afectar a los límites aparentes de un espacio. Las superficies blandas y absorbentes amortiguan los sonidos y afectan a nuestra percepción de las dimensiones físicas de una habitación, que en este caso serían más pequeñas. Las superficies duras que reflejan sonidos ayudan a definir sus límites físicos. Los ecos pueden sugerir volúmenes grandes.

    Dentro de un gran espacio, la forma y la organización del mobiliario también puede dividirlo en zonas y definir pautas espaciales.

    1.5.Relación entre espacios en los edificios y con el exterior

    1.Relación interior-exterior.

    Un edificio puede relacionarse con su emplazamiento de diferentes maneras: integrarse en él o dominarlo, rodearlo y capturar una porción de espacio exterior, o bien diseñar una de sus caras para que responda a las características de su entorno o para que defina un límite con el espacio exterior. En cada caso deben considerarse las relaciones potenciales entre el espacio interior y el exterior, que también vienen definidas por la naturaleza de los muros exteriores del edificio.

    La envolvente está formada por cubierta, fachada y cerramientos en contacto con el propio terreno. Sin embargo, éstos últimos no tienen influencia en la delimitación de espacios, por lo que no serán tratados en este tema.

    En el proyecto de edificación, estos elementos se organizan para dar forma al edificio, diferenciar entre interior y exterior, y definir los límites del espacio interior.

    Los muros exteriores de un edificio constituyen la interfaz entre nuestros ambientes interior y exterior, determinando el carácter tanto del espacio interior como del exterior. Pueden ser gruesos y pesados, delimitando tajantemente un ambiente interior controlado y aislado del espacio exterior. O pueden ser delgados, e incluso transparentes, en un intento de fusionar el interior y el exterior. En ellos es preciso diferenciar las partes ciegas de las aberturas o huecos. Las primeras son intraspasables y no trasparentes, mientras que en el caso de las segundas ocurre todo lo contrario, puesto que las puertas y ventanas establecen las transiciones espaciales entre el espacio interior y exterior.

    Algunos espacios de transición pertenecen tanto al mundo exterior como al interior y pueden utilizarse para mediar entre ambos ambientes. Un ejemplo conocido en la arquitectura residencial es el porche, aunque las variaciones culturales y climáticas de este tema también se traducen en galerías, patios cubiertos y soportales.

    En las fachadas pueden encontrarse unos elementos intermedios que bien pueden denominarse espacios semiexteriores o semiinteriores, ya que participan a medias de las características de los dos espacios fundamentales y pueden utilizarse para mediar entre los dos ambientes. Cabe considerar entre ellos los porches, tribunas, galerías, terrazas semiabiertas, terrazas abiertas e inclusive los balcones.

    La cubierta, si bien también puede disponer de partes traspasables y transparentes, la mayoría de las veces está constituida por partes macizas.

    Los requisitos básicos a los que están sometidos todos estos elementos son tres:

    Veamos cada requisito por separado.

    –Los elementos de la envolvente han de ser estables desde el primer momento frente a las acciones gravitatorias y durante el periodo de vida previsto para el edificio.

    –Sobre las relaciones entre ambientes solo es preciso decir ahora que lo que va a tener mayor incidencia sobre la configuración de la envolvente son las variables ambientales naturales que dependen del clima (lluvia, calor, frío y luz natural). Aunque en los casos de grandes concentraciones humanas, como las ciudades, alcanzan gran importancia las variables artificiales (ruido).

    –Relaciones de uso entre espacio interior y exterior

    En general, la percepción por parte de las personas del espacio que las rodea requiere su visión en movimiento, aunque las percepciones táctil y sonora también enriquezcan esa percepción. Si nos centramos en el punto de vista del usuario, la vista y el movimiento son los dos factores básicos que condicionan la configuración constructiva de los elementos de la envolvente. Cualquier actividad que se desarrolle en un edificio exige el desplazamiento hacia él desde el exterior y después por su interior. Y al mismo tiempo es imprescindible mantener el contacto visual entre el espacio interior y el exterior. Estos dos tipos de relaciones son los que obligan a resolver de una manera muy determinada las delimitaciones del espacio, intercomunicándolos entre sí tanto física como visualmente.

    Las vistas o visuales son posi