Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Caballero del Trueno: La Hermandad De Shera Libro 3
El Caballero del Trueno: La Hermandad De Shera Libro 3
El Caballero del Trueno: La Hermandad De Shera Libro 3
Libro electrónico433 páginas7 horas

El Caballero del Trueno: La Hermandad De Shera Libro 3

Calificación: 4 de 5 estrellas

4/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Cuando el Trueno suena como la Hermandad de Shera la trilogía continúaEl caballero del trueno: el libro 3 de la hermandad de shera.1258 A.D. - Libro Tres en Los Señores del Trueno: La Trilogía de la Hermandad de Shera es la emocionante conclusión de esta colección de gran éxito de la autora principal medieval Kathryn Le Veque.

En el Libro Tres, el enfoque en Tiberius, el hermano menor de Shera, se enamora de la encantadora Lady Douglass, la hija de un caballero enemigo. Pero el amor no conoce fronteras, ya que Tiberius y Douglass se encuentran atrapados en la política de Simon de Montfort contra Henry III, y la lealtad de Tiberius pronto se pone en duda. ¿Sigue del lado de De Montfort o ha decidido seguir su corazón y, por lo tanto, el enemigo? Pronto se convierte en un juego de espionaje, honor y lealtades familiares, ya que Tiberius debe elegir lo que es más importante para él: la causa de De Montfort o el amor de Douglass.

No te pierdas esta apasionada y turbulenta historia de amor.

IdiomaEspañol
EditorialBadPress
Fecha de lanzamiento11 ene 2020
ISBN9781547599561
El Caballero del Trueno: La Hermandad De Shera Libro 3
Leer la vista previa
Autor

Kathryn Le Veque

With over 100 published novels, Kathryn Le Veque is a critically acclaimed USA Today bestselling author, a charter Amazon All-Star author, and a #1 bestselling, award-winning, multi-published author in Medieval Historical Romance. Kathryn is a multiple award nominee and winner, including the winner of Uncaged Book Reviews Magazine "Raven Award" for Favorite Medieval Romance and Favorite Cover. Kathryn is also a multiple RONE nominee for InD’Tale Magazine, holding the record for the number of nominations. In 2018, her novel WARWOLFE was the winner in the Romance category of the Book Excellence Award and was also a finalist for several other awards. Kathryn has also hit the USA Today Bestseller list more than 15 times. In addition to her own published works, Kathryn is also the President/CEO of Dragonblade Publishing, a boutique publishing house specializing in Historical Romance, and the President/CEO of DragonMedia Publishing, a publishing house that publishes the Pirates of Britannia Connected World series. In July 2018, Kathryn launched yet another publishing house, WolfeBane Publishing, which publishes the World of de Wolfe Pack Connected series (formerly Kindle Worlds). Kathryn is considered one of the top Indie authors in the world with over 2M copies in circulation, and her novels have been translated into several languages.

Relacionado con El Caballero del Trueno

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para El Caballero del Trueno

Calificación: 4 de 5 estrellas
4/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    El Caballero del Trueno - Kathryn Le Veque

    EL CABALLERO DEL TRUENO

    Libro tres - Señores del trueno: La trilogía de la Hermandad de Shera

    Un romance medieval

    Por Kathryn Le Veque

    © Copyright 2014 de Kathryn Le Veque Novels

    Libro electrónico ISBN 978-1-943091-39-3

    ISBN Paperback 978-1511646680

    Control de la Biblioteca del Congreso # 2015-053

    Texto de Kathryn Le Veque

    Cubierta de Kathryn Le Veque

    Queda estrictamente prohibida la reproducción de cualquier tipo, excepto cuando se trate de citas breves relacionadas con publicidad o promoción.

    Todos los derechos reservados.

    NOVELAS DE KATHRYN LE VEQUE:

    Romance medieval

    El Señor Blanco de Wellesbourne

    El Oscuro: Caballero Oscuro

    Mientras los ángeles dormían

    Ascenso del defensor

    Espectro de la espada

    Amor infinito

    Arcángel

    Señor de las sombras

    Gran protector

    A la dama nacida

    Las cataratas de Erith

    Señor de la Guerra: Ángel Negro (también relacionado con El Oscuro: Caballero Oscuro)

    La tierra oscura

    Espada negra

    El lobo

    Serpiente

    La noche susurrante

    Inframundo

    El señor Oscuro

    El dominio del diablo

    Personajes no relacionados o grupos familiares:

    La Gorgona (También relacionada con Señores del trueno)

    El poeta guerrero

    Guardian de la Oscuridad (relacionado con El caído)

    Tierno es el caballero

    La leyenda

    Lespada (También relacionado con Señores de trueno)

    Señor de la luz

    La búsqueda (relacionado con El Lord Oscuro)

    Bestia (relacionada con Gran Protector, El Oscuro: Caballero Oscuro)

    La trilogía de Dragonblade:

    Espada del dragón

    Isla de vidrio

    La cortina salvaje

    El caído

    Fragmentos de Gracia

    Señores del trueno: La trilogía de la Hermandad de Shera

    El señor del trueno

    El guerrero del trueno

    El caballero del trueno

    Novella, Time Travel Romance:

    Ecos de los sueños antiguos.

    Romance contemporáneo:

    Kathlyn Trent / Marcus Burton Series:

    Valle de la sombra

    El factor edén

    Cañón de la esfinge

    La serie American Heroes:

    Resurrección

    Fuegos de otoño

    Evenshade

    Mar de sueños

    Purgatorio

    ––––––––

    Otro romance contemporáneo:

    Dama del cielo

    Darkling, yo escucho

    ––––––––

    Romance de viajes en el tiempo:

    El cruzado

    El Reino llega

    ––––––––

    Nota: Todas las novelas de Kathryn están diseñadas para ser leídas como independientes, aunque muchas de ellas tienen personajes cruzados o grupos familiares cruzados.

    Las novelas que se agrupan tienen personajes relacionados o grupos familiares.

    Las series están claramente marcadas. Todas las series contienen los mismos personajes o grupos familiares, excepto la serie Héroes Americanos, que es una antología con personajes no relacionados.

    No hay ningún orden cronológico particular para ninguna de las novelas porque todas pueden leerse como independientes, incluso la serie.

    Contenido

    Nota del autor:

    PRIMERA PARTE: VIENTOS DE DESPERTAR

    CAPÍTULO UNO

    CAPÍTULO DOS

    CAPÍTULO TRES

    CAPÍTULO CUATRO

    SEGUNDA PARTE: VIENTOS DE TRAICIÓN

    CAPÍTULO CINCO

    CAPÍTULO SEIS

    CAPÍTULO SIETE

    CAPÍTULO OCHO

    CAPÍTULO NUEVE

    TERCERA PARTE: VIENTOS DE DESTINO

    CAPÍTULO DIEZ

    CAPÍTULO ONCE

    CAPÍTULO DOCE

    CAPÍTULO TRECE

    CAPÍTULO CATORCE

    CUARTA PARTE: VIENTOS DE LEALTAD

    CAPÍTULO QUINCE

    CAPÍTULO DIECISEIS

    CAPÍTULO DIECISIETE

    CAPÍTULO DIECIOCHO

    CAPÍTULO DIECNUEVE

    Nota del autor:

    ¡El fin ha llegado!

    La Trilogía de Señores de Trueno se lleva a cabo en el año 1258, que fue el año en que Simon de Montfort llegó al poder en su lucha contra Enrique III. Si ha leído los dos libros anteriores, ya ha recibido la lección de historia. Así que vamos a cerrar esto - a la historia de Tiberius.

    El año 1258 fue probablemente uno de los más memorables de la historia inglesa por una variedad de razones. Uno de los principales puntos de discusión en este momento fue el hecho de que Enrique III había permitido que muchos de los parientes franceses de su esposa, y otros nobles franceses, ingresaran a Inglaterra, y este contingente francés se estaba apoderando de muchos castillos y propiedades inglesas clave, cosa que no sentaba bien con los barones ingleses.

    Hay una pequeña parte de este libro que trata sobre el Príncipe Edward, el futuro Edward I de la fama de Braveheart, al lado de Simon de Montfort. Por supuesto, tenía muchas razones para esto y solo me he referido a una de ellas. Hay tanta intriga política e historia durante este año que incluir todo esto hubiera hecho que este libro fuera gigantesco, por lo que solo menciono las razones que son clave para la trama. Además, el lado del Príncipe Edward con de Montfort no fue oficial hasta marzo de 1259, pero en mi historia, las ruedas están en movimiento desde el principio.

    ¡Y hay para tejer! La historia del tejido de punto supone que el arte real de tejer con dos agujas se inventó en algún lugar de esta época, probablemente en Italia, y hay artículos en Inglaterra que datan de alrededor de 1260 dC, un par de guantes y un cojín para el asiento. En esta novela, Lady Douglass está tejiendo, la actividad de las damas más nueva y más reciente, aunque probablemente lo esté haciendo unos años antes de que se vuelva realmente popular.

    Ahora en serio, en esta novela, descubrimos que Tiberius tiene dislexia. Por supuesto, en ese entonces no fue diagnosticado. Simplemente se creía que la persona era densa, pero en el caso de Tiberius, eso está lejos de la verdad. No es una parte importante de esta novela, pero se menciona así que si te preguntas cuál es su problema, ahora lo sabes.

    En general, espero que este sea un final apropiado para la Trilogía de Señores de Trueno y realmente espero que lo disfruten. Gallus, Maximus y Tiberius merecen una feliz conclusión.

    ¡Feliz lectura!

    Abrazos,

    Kathryn

    Libro tres

    Trilogía de los señores del trueno: La Hermandad de Shera

    EL CABALLERO DE THUNDER: CUANDO EL TRUENO SUENA

    PRIMERA PARTE: VIENTOS DE DESPERTAR

    Agosto

    Y, con el trueno cerca,

    El filo del miedo,

    El final estaba claramente a la vista.

    El tiempo había llegado,

    Para todos, para uno,

    Con el hombre conocido como el Caballero del Trueno.

    ~ Crónicas del siglo 13

    CAPÍTULO UNO

    1258 A.D.

    Castillo de Isenhall

    "Está en Coventry siendo perseguido por los agentes de Montfort. Tenemos que montar.

    La declaración en voz baja vino de Tiberius de Shera. Extremadamente alto, con una corona de rizos suaves y oscuros y enormes hombros, era el más joven del trío de hermanos de Shera. Habló con sus hermanos, Maximus y Gallus, mientras se reunían en el pequeño solar de techo abovedado de la enorme torre con forma de bloque de Isenhall. Los hermanos de Tiberius, sin embargo, parecían un poco perplejos ante la apresurada declaración de Tiberius.

    ¿Quién está en Coventry?, Preguntó Gallus, el mayor de los tres. ¿De quién hablas?

    Tiberius parecía bastante serio, inusual para el caballero generalmente jovial. Era joven, eso era cierto: cinco años más joven que su hermano Maximus, quien había visto treinta y dos años, pero Tiberius siempre había sido una mezcla de madurez caballeresca y encanto juvenil. Era una combinación inusual porque el caballero en él era lo mejor que Inglaterra tenía para ofrecer. El chico en él era alguien que fácilmente podía encontrarse con el doloroso final de una golpiza fraternal. Pero los hermanos mayores de Shera habían aprendido hace mucho tiempo a confiar en los instintos caballerescos de Tiberius, razón por la cual, cuando habló de un asunto serio, escucharon atentamente.

    De Moray, respondió Tiberius. Hay un joven en el patio que ha corrido desde Coventry. Garran envió a un niño con un mensaje: Garran, su padre y una hermana viajaban al sur a su casa en Dorset y se dieron cuenta de que estaban siendo seguidos por hombres de Montfort. Ahora están encerrados en Coventry y debemos salvarlos. Están en problemas .

    De Moray está en problemas. Esa breve explicación aclaró bastante la situación y los hermanos mayores de Shera comenzaron a moverse. Ya se dirigían a la entrada de la fortaleza donde, más allá, en el patio pequeño y abarrotado, estaban los establos y la armería. Había un sentido de urgencia cuando los señores de batalla, hombres conocidos como los Señores del Trueno, se movían con un propósito.

    ¿Viajaban solos? Exigió Maximus de Shera, el hermano del medio. Era un hombre enérgico, cortante y puntual a veces. "De Moray sabe que no debe viajar sin una escolta, especialmente en estos tiempos y especialmente cerca de Kenilworth. ¿No pensó que los hombres de Montfort estarían cerca y lo reconocerían?

    Tiberius estaba preocupado por su amigo cercano, Garran de Moray, hijo del gran caballero Bose de Moray. Hasta hace unos meses, Garran había prestado juramento en la Casa de Shera y, en consecuencia, la causa de Simon de Montfort cuando el hombre arrebató el poder de la nación a Henry III durante estos tiempos oscuros y turbulentos. Pero el padre de Garran, Bose, había sido el Capitán de la Guardia de Henry cuando el rey era muy joven. Era un vínculo que se había formado en aquel entonces. Henry incluso había salvado la vida de Bose una vez.

    Por lo tanto, durante este conflicto, no hubo duda de qué lado apoyaría el gran De Moray y el padre le pidió al hijo que lo acompañara, ya que no quería levantar una espada contra su propio hijo en la batalla. Garran, aunque no estaba de acuerdo con la política de Henry, aceptó apoyar a su padre. Había sido una triste despedida con la Casa de Shera. Pero Garran seguía siendo uno de sus caballeros en lo que se refería a los hermanos de Shera, lo que significaba que iban a montar en su ayuda sin importar nada.

    No tengo idea de lo que Bose de Moray estaba pensando al pasar por Coventry, respondió Tiberius a la pregunta de su hermano. Puede que venga a Isenhall a visitarnos o simplemente se dirija a casa. Cualquiera que sea la razón, debemos dejar de lado nuestras preguntas y extraer al hombre y su familia de Coventry antes de que los asesinos de Montfort los aborden .

    Todos estuvieron de acuerdo en ese punto. Afuera, en el estrado espacio, era temprano en la mañana y el cielo arriba ya estaba fresco y azul. La semana pasada había sido bastante cálida y este día prometió no ser diferente. El clima había sido maravilloso y el suelo estaba seco, libre del barro habitual que lo atormentaba. Mientras Maximus se dirigía a los aposentos de los caballeros para despertar el establo de caballeros de Shera, Gallus y Tiberius se dirigían a la armería para vestirse para la ocasión.

    El aire en la armería era rancio y cálido, por lo que cuando Gallus y Tiberius terminaron de vestirse con la protección habitual de la malla y los pedazos de plato, estaban sudando ríos. Tiberius también olía bastante mal porque tendía a sudar bastante y no se había bañado en mucho tiempo, así que estaba seguro de que olía nocivo flotando en el aire. Siguió olfateando el aire y haciendo muecas, lo que finalmente llevó a su hermano a expulsarlo de la armería por completo. Tropezando fuera de la puerta, Tiberius se volvió hacia su hermano, perplejo e insultado.

    ¿Por qué hiciste eso? Exigió.

    Gallus negó con la cabeza, agitando una mano hacia él. Porque hueles como un cadáver podrido, dijo. ¿Por qué no te bañas de vez en cuando?

    Tiberius enarcó una ceja oscura. ¿Para qué?, ​​Preguntó. No tengo una mujer en mi cama como tú y Max la tienen. No necesito oler dulce para nadie.

    Gallus reprimió una sonrisa. Algún día querrás atraer a una mujer, dijo mientras se ponía los pesados ​​guantes. Todo lo que lograrás es ahuyentarla con ese hedor terrible. Además, sabes que ciertos olores hacen que mi esposa tenga náuseas en su estado actual. Si la haces vomitar porque te niegas a bañarte, te daré un palo.

    Tiberius miró a su amado hermano mayor. Gallus de Shera era el conde de Coventry y el Lord Sheriff de Worcester, un título por el que había trabajado duro para lograr. Era un hombre en su mejor momento, el mayor de los tres hermanos más poderosos, y Tiberius lo adoraba. Más que eso, le creyó cuando Gallus le dijo que le daría un palo si molestaba a su esposa embarazada. Con una sonrisa, Tiberius se alejó de la armería.

    Entonces me mantendré alejado de ella, le dijo a Gallus mientras se alejaba, pero me mantendré cerca de ti para asegurarme de que me hueles hasta el final amargo.

    Podía oír a Gallus llamándolo. Deberás expulsar al enemigo sin siquiera levantar tu espada, gritó. ¡Un olor tuyo los golpeará en el culo!

    Tiberius se rió suavemente mientras se dirigía hacia los establos. Su hermano mediano, Maximus, estaba emergiendo. El barón Allesley, también conocido como Maximus de Shera, era un hombre muy grande y muy poderoso que se había casado recientemente. Su esposa era una mujer encantadora que parecía tener la capacidad de domesticar a la bestia salvaje en Maximus porque Tiberius nunca había visto a su hermano tan contento o tan feliz. O la calma, para el caso. El hombre generalmente brusco, grosero y agresivo que había conocido durante todos estos años ahora estaba atemperado por el resbalón de una mujer. Pero el luchador en él, ese guerrero que los hombres temían tanto, seguía siendo tan mortal como siempre.

    Estamos llevando una fuerza de luz con nosotros, dijo Maximus mientras se acercaba a Tiberius. Tanto los hermanos de Wolfe como los du Bois ya están ensillando sus caballos y tengo veinte soldados montados y montados con nosotros. Eso debería bastar.

    Tiberius pasó junto al hombre y se dirigió a los establos. Cuanto antes, mejor, dijo. No hay tiempo que perder.

    Maximus, que se dirigía hacia la fortaleza, siguió caminando mientras dejaba escapar un silbido. Huesos de Dios, Ty, dijo, poniendo sus dedos en su nariz. Hay una nube de olor letal detrás detrás de ti, envolviendo todo a su paso. Si no te bañas a nuestra vuelta, te meteré en la bañera y te lavaré hasta que ya no puedas ofender a nadie .

    Tiberius no dijo nada, pero hizo una mueca a su hermano cuando entró en el establo, su hedor se mezclaba con el olor de los caballos y el heno. Estaba llegando a pensar que, tal vez, debería bañarse en algún momento pronto porque sabía que Maximus seguiría adelante con su amenaza. Pero él hizo a un lado esos pensamientos cuando un mozo sacó su cargador belga grande, gris y moteado. En una época en que los caballos de guerra no se usaban comúnmente para viajar, Tiberius montaba solo un caballo y uno sólo, a pesar de que él era el propietario de varios. Pero el gran semental belga tenía dos atributos que a Tiberius le gustaban más: era extrañamente tranquilo para un caballo de guerra hasta que estaba en plena batalla y tenía un andar agradable para viajar que era bastante cómodo. Esos dos factores lo hicieron el caballo favorito de Tiberius. Saludó cariñosamente al gran corcel gris con la melena y la cola negras.

    Storm, se dirigió al caballo, rascando el animal en las orejas porque le gustaba. ¿Tuviste tus gachas matutinas, viejo?

    El mozo que había traído el caballo asintió a la pregunta. A él le gustan sus gachas frías, mi señor, estuvo de acuerdo. Se comió un cubo lleno de las cosas.

    Tiberius sonrió y golpeó al animal en el cuello antes de montar a la bestia. El caballo salió corriendo de los establos y salió al patio donde se reunían los hombres, y Tiberius tranquilizó a los soldados y les explicó qué harían pronto. Garran de Moray estaba en problemas y necesitaba ayuda. Tiberius presentó al niño que había traído la noticia y le pidió al joven que repitiera el mensaje, con su voz juvenil haciendo eco en los viejos muros perimetrales circulares del castillo de Isenhall mientras les contaba a los endurecidos hombres de Shera sobre la situación.

    Tiberius solía ser el hermano para manejar a los hombres, mientras que Gallus y Maximus manejaban otros aspectos de su vida en guerra; con Gallus, fue liderazgo y política, y con Maximus, fue logística y táctica. Tiberius fue el hermano que escuchaba a los hombres, el que se permitía hacerse amigo de los soldados y caballeros. Tenía un poco de corazón desprotegido que, en su profesión, podría ser un problema a veces, pero Tiberius nunca lo dejó interferir con su sentido del deber. Era un De Shera hasta la médula y un De Shera siempre sabía su deber.

    Maximus pronto se unió a él, saliendo de la armería junto con Gallus, pero Gallus se dirigió a la fortaleza cuando Maximus fue a unirse a los hombres. Se reunieron cerca de la casa de la entrada de Isenhall, una estructura en forma de caja que era impenetrable. Tenía puertas rejas dobles y suficientes agujeros asesinos desde el segundo piso sobre el pasaje de la casa de entrada para matar efectivamente a cualquiera que intentara entrar por la puerta. Esas viejas piedras habían visto décadas, incluso siglos, de muerte y paz. Mientras el grupo fuertemente armado esperaba al conde, Gallus salió de la pista y fue seguido por varias mujeres y dos perros grandes.

    Taranis, el enorme perro negro que pertenecía a las jóvenes hijas de Gallus, salió trotando con su compañero, Henry, un perro muy grande y con piernas largas que la esposa de Maximus había adoptado durante su estancia en Oxford unos meses antes. Los dos perros eran buenos amigos y excelentes protectores para las mujeres, a quienes estaban muy apegados. Henry incluso tenía una inclinación por dormir en el lado de la cama de Maximus, al lado de su esposa, y luego gruñirle a Maximus cuando el hombre intentaba reclamar su lugar. Habían pasado algunas noches desde su matrimonio en mayo, cuando Maximus se había visto obligado a soportar al perro durmiendo entre ellos.

    Pero no importaba, la verdad. Perro o no, Maximus estaba profundamente enamorado de su esposa, Lady Courtly. Vio a la mujer mientras salía de la fortaleza con la hija más pequeña de Gallus, Lily, en su cadera, e inmediatamente se dirigió hacia ella para despedirla.

    Gallus ya tenía a su esposa embarazada en una mano y estaba llevando a su hija mayor, Violet, con la otra. Los niños eran de Gallus desde su primer matrimonio, pero las chicas eran lo suficientemente jóvenes como para haberlas llevado a Jeniver de inmediato. Era una feliz colección de mujeres, niñas y perros que habían venido para despedirse de los hombres de Shera, pero había una omisión obvia: la madre de los hermanos de Shera, la Señora Honey.

    Parece extraño, murmuró Tiberius a Sir Stefan du Bois, a caballo junto a él, no ver a mi madre aquí, dándonos un discurso sobre el cumplimiento de nuestra tarea porque somos de Sheras. Ella era una parte tan importante de este ejército como cualquiera de nosotros.

    Stefan, hijo del gran caballero Maddoc du Bois, apartó la vista de Gallus y Maximus y sus esposas y se concentró en el hombre que era su primo lejano, así como su amigo.

    Parecerá extraño por un tiempo, supongo, dijo en voz baja. Joven y muy brillante, tenía una voz profunda y sucinta. Ciertamente no es lo mismo sin ella.

    La mirada de Tiberius vagó sobre la colección de hombres y mujeres de Shera. Honey solo pudo conocer a Jeniver, dijo. Creo que ella habría querido mucho a Courtly. Me entristece que ella nunca verá todo esto, este imperio que ella ayudó a crear y las personas decentes dentro de él. Nunca he sentido su pérdida con más fuerza que en este momento .

    Stefan asintió en acuerdo. Ella está aquí, habló con confianza. "Simplemente no puedes verla. Ella está aquí, como siempre ha estado, supervisando el patio. Mire, ahora diga algo tonto y vea si un ave no se cae en la cabeza para castigarla. Esa es Lady Honey mostrándote su desaprobación.

    Tiberius se rió suavemente, volviéndose para mirar a su primo joven. Usted sabe exactamente cómo animarme, ¿no?, Dijo. Luego suspiró pesadamente y espoleó su cargador. "No más retrasos, Stefan. Mueve a los hombres de la entrada y encuentra al mensajero de Moray. Él viajará con nosotros. Iré a recoger a mis hermanos.

    Stefan inmediatamente tomó la orden, al igual que los otros dos caballeros. Sir Scott de Wolfe y su gemelo, Sir Troy de Wolfe, también lanzaron el grito y pronto la colección de hombres de Shera fuertemente armados salía de la casa de la entrada, atravesando el estrecho pasaje y debajo de las carteras de gemelos, emergiendo en el otro lado. Mientras tanto, Tiberius estaba separando a sus hermanos de sus esposas e hijos, lo que resultaba ser una tarea más grande de lo que él había anticipado.

    Amantes y señoras, dijo en su tono de timidez habitual, "hay hombres que no van a esperar por usted y hombres que tal vez no pueden esperar por usted, por lo que es muy lamentable que lo aliente a montar sus caballos y venir conmigo rápidamente De Moray nos necesita.

    Gallus besó a sus hijas y a su esposa, en ese orden, antes de subir rápidamente a su corcel. No deberíamos irnos por mucho tiempo, le dijo a su esposa, quien lo estaba mirando, frotándose cautelosamente su barriga redondeada. Anticiparía que estaremos en casa para la cena. Asegúrate de prepararte para los invitados .

    ¡Ty! Lily, la menor de Gallus, estaba llamando desde los brazos de Courtly. Ty, vengo contigo!

    Lily acaba de ver a su cuarto año, una niña pequeña y luchadora que estaba unida a su tío Tiberius, pero Tiberius negaba tristemente con la cabeza.

    No, Lee, mi amor más querido, dijo con pesar. "No puedes venir. Si lo haces, ¿quién se quedará con Taranis?

    Lily, o Lee, como era conocida por la familia, inmediatamente miró al perro que era más grande que ella, sentado pacientemente a unos pocos pies de distancia. Afortunadamente distraída, se deslizó fuera de los brazos de Courtly y fue hacia el perro, poniendo sus brazos alrededor de su cuello y abrazándolo. Pero justo cuando Lily fue desviada, Violet habló.

    Somos fuertes, le informó a su tío. "Tengo un pony. ¡Puedo ir contigo!

    Una vez más, Tiberius negó con la cabeza como si estuviera profundamente triste por tener que negarla. No esta vez, mi adorable Vi, dijo. "Tal vez en otro momento. Todavía no tienes una espada. No puedes luchar sin una espada.

    Violet, de cinco años, sabía que era cierto. Miró a Jeniver, desconcertada, y Jeniver tomó su mano y sonrió.

    Déjalos ir esta vez, dijo Jeniver con su dulce y gentil voz. Estaría feliz si te quedaras aquí conmigo. Volvamos dentro y dibujemos. ¿Recuerdas que estábamos dibujando flores ayer? Continuemos. Haremos un hermoso dibujo para tu papá cuando regrese a casa .

    Eso pareció interesarle lo suficiente a Violet y ella salió corriendo hacia la fortaleza con Lily y los perros corriendo tras ella. Los perros ladraban y perseguían a las niñas mientras los adultos observaban con cierto alivio. Courtly fue el primero en hablar.

    Apúrate y vete, dijo, agitando las manos hacia los caballeros. Violet probablemente va a buscar una espada para usar, así que date prisa y vete mientras puedas.

    Con una sonrisa, Tiberius frenó su corcel y se dirigió hacia la puerta de entrada. Gallus le dio un beso a su esposa y lo siguió mientras Maximus llevaba su gran caballo de guerra blanco y negro junto a su esposa y se inclinaba sobre la silla, besándola con dulzura, antes de seguir a sus hermanos fuera del patio. Cuando finalmente estuvieron en la casa de la entrada, ambos carros empezaron a cerrarse, las cadenas y las cuerdas se aflojaron, y los centinelas en las paredes gritaron que las paredes y la casa de la entrada estaban ahora aseguradas.

    Desde el ruido y el caos de los hombres armados momentos antes, el repentino silencio fue casi desorientador. Hueco, incluso, ahora que los hombres se habían ido. Courtly se volvió hacia Jeniver.

    Vamos, mi señora, dijo, extendiendo una mano a su cuñada y amiga. "Déjanos llevarte adentro para que puedas recostarte y descansar. Tu hijo necesita su sueño.

    Jeniver sonrió mientras tomaba la mano de Courtly, la hermana que nunca tuvo, su hermoso cabello rubio envuelto en una elegante trenza que rodeaba su cabeza. El rubio de Courtly contra el negro de Jeniver era tan diferente como podría ser. Desde casi el comienzo de su asociación, esos meses atrás en Oxford, diferentes o no, habían sido inseparables mejores amigos.

    Mi hijo ya es tan grande como un buey, dijo, frotándose la barriga hinchada. No me puedo imaginar que me falten dos meses más. Ya siento que voy a estallar .

    Courtly sonrió, poniendo su mano en el vientre de Jeniver mientras las mujeres se dirigían hacia la fortaleza. ¿Está Bhrodi pateando hoy?

    Jeniver asintió. Constantemente, dijo ella, cansada. Él patea más cuando oye los caballos. Creo que ya quiere ser un caballero .

    Courtly asintió mientras tomaban los grandes y anchos escalones de piedra que conducían a la fortaleza. Él aún no ha nacido y ya es un caballero, dijo. Es un de Shera. Él nacerá con espuelas en sus pies y una espada en su mano .

    Jeniver la miró horrorizada. Los huesos de Dios, espero que no, dijo. Eso sería lo más doloroso.

    Courtly rió. Tengo miedo de que sea doloroso en cualquier caso, dijo. Entonces, ella se puso seria. Pero no tengas miedo. Estaré a tu lado. No te dejaré."

    Jeniver le apretó la mano cuando entraron en las oscuras y frescas entrañas de la fortaleza. Me consuela, dijo ella. "Estaría mintiendo si dijera que no tengo miedo, pero no le digo eso a Gallus. Él está más aprensivo que yo.

    El interior oscuro de la torre de Isenhall los llevó a la sala de recepción, la primera habitación a la que se encontraba al entrar en la torre. Era de techo bajo pero muy cómodo, con sillas, bancos, una mesa y un fuego grande y brillante en el hogar. Aquí es donde la riqueza de los de Sheras comenzaba a hacerse evidente. Courtly dirigió a Jeniver a una silla cerca del hogar mientras los niños y los perros jugaban a varios pies de distancia.

    Los hombres están aterrorizados por el parto, dijo Courtly. Lo temen más que nada. Gallus quiere un hijo sano y una esposa sana. Haré mi mejor esfuerzo para asegurar que reciba ambos. Ya hemos hablado con la mejor partera en Coventry y la mujer lo atenderá en este parto, así que tiene poco que temer. Todo estará bien.

    Jeniver miró a Courtly, con sus ojos marrones de un color nada natural contra su cara de porcelana. Pero si no lo está, murmuró ella, me prometes algo.

    A Courtly no le gustó que la conversación sobre el inminente nacimiento se pusiera seria. Estaba secretamente más aterrorizada que cualquiera de ellos porque, como la única mujer en Isenhall, se esperaba que asistiera al parto. Se sentía como si todas las expectativas de toda la línea familiar de Shera descansaran sobre ella y la presión fuera inmensa. Ya era bastante difícil para ella mantener su coraje sin que Jeniver se pusiera seria y tensa al respecto, pero le dio miedo a la mujer. Ella tenía todo el derecho.

    Por supuesto que lo haré, susurró ella. Todo lo que necesitas hacer es preguntar.

    Jeniver se frotó la barriga, pensando en la vida interior. Si no sobrevivo al nacimiento, dijo en voz baja, promete que cuidarás de mi hijo. Prométeme que lo amarás como lo hubiera hecho yo. Prométeme que te asegurarás de que tenga lo mejor en todo .

    Courtly estaba luchando para no romper. Por supuesto, le aseguró ella suavemente. Ya lo amo. Él no querrá nada, lo juro .

    La mirada de Jeniver era intensa. Y Gallus, dijo ella, luchando. Te asegurarás ... asegúrate de que él vuelva a casarse. Asegúrate de que ame de nuevo. Quiero que sea feliz .

    Courtly tenía miedo de hablar debido al nudo en su garganta. Sin decir una palabra, se sentó junto a su amiga, tomó su mano de nuevo y la sostuvo con fuerza. Se sentaron allí, en silencio, escuchando a los niños jugar y pensando en bebés nacidos y en hombres en guerra. Tanto potencial de muerte en sus mundos felices. Tanto potencial para el dolor.

    Fue la oración silenciosa de ambas mujeres que ninguna de ellas experimente tal dolor en el corto plazo. El suyo era un mundo maravilloso y querían preservarlo todo el tiempo que pudieran.

    Conserva la feliz casa de Shera.

    CAPITULO DOS

    Coventry

    ––––––––

    Era tarde en la mañana cuando la guardia de Shera entró en Coventry. El día se había calentado considerablemente y la mayoría de las personas que habían hecho sus compras o habían realizado negocios temprano en la mañana habían regresado a casa, por lo que las calles estaban relativamente vacías. Ese hecho hizo mucho más fácil para el contingente de Shera cazar a los hombres de Montfort que supuestamente se estaban acercando a De Moray. Los hombres fuertemente armados se destacaban en una atmósfera como esta porque De Montfort no buscaría al enemigo en secreto. Tendría a sus hombres a la intemperie como si desafiara al enemigo a salir adelante.

    Según el mensajero que De Moray había enviado a Isenhall, De Moray estaba encerrado en una taberna llamada el Castillo y la Cadena, que era una de las tabernas más populares de la ciudad. Tiberius lo había visitado muchas veces por libertinaje borracho y lo sabía bien. Por lo tanto, cuando entraron en la ciudad, envió a cinco grupos de dos hombres cada uno para buscar cualquier signo de los hombres de Montfort, mientras que la mayor parte del contingente continuaba hasta la taberna.

    La taberna se encontraba en la esquina de una gran intersección, el vértice de dos carreteras principales que conducen a la ciudad desde el norte y el este. Era una estructura de dos pisos con vigas exteriores expuestas y construcciones de zarzo y barro, y toda la parte trasera del edificio se hundía ligeramente, ya que se había hundido en el lodo que lo rodeaba. A pesar de las temperaturas cálidas, el lodo rodeaba el lugar debido a las docenas de caballos que habían sido atados al puesto de enganche de varios clientes de la taberna, suficientes caballos para que la orina y las heces crearan barro fétido en todo el lugar. Olía como a un corral.

    El grupo de Shera se acercó a la taberna, esencialmente empujando a la gente a un lado en su intento de llegar a ella. Los perros se dispersaron, al igual que algunas gallinas que vagaban, creando un gran revuelo cuando Tiberius y sus hermanos invadieron el patio detrás de la taberna. Los caballos se amontonaron en el patio y dos muchachos del establo con los ojos abiertos salieron corriendo de la librea, y Maximus les gritó por sus esfuerzos. Les dijo a los niños que, si alguno de los caballos huía o resultaba herido, los haría personalmente responsables, lo que provocó que los niños agarraran las riendas en pánico, tratando de recoger todos los caballos espumosos y excitados de los pesados ​​brazos. hombres.

    Alrededor de la mitad del contingente, con Maximus a la cabeza, dio la vuelta al frente de la taberna, mientras que Tiberius, Gallus y el resto de los hombres entraron por la retaguardia. Tan pronto como Tiberius y los hombres irrumpieron en la sala común a través de las cocinas, los clientes sobresaltados soltaron gritos de alarma y se apresuraron hacia la entrada principal, donde estaba Maximus. Él los tenía efectivamente acorralados. Tiberius agarró a la tabernera más cercana por el brazo.

    Tienes dos caballeros aquí, dijo con fuerza. ¿Dónde están?

    La moza, con el pelo rojizo, rizado y desaliñado, estalló en lágrimas y señaló la escalinata que llevaba al segundo piso. Tiberius la soltó y se dirigió a las escaleras con Gallus detrás de él. Cuando estaban cerca de la cima de los escalones, un hombre con una espada muy grande saltó hacia ellos. Si Tiberius hubiera sido más lento, el hábil arrebato de la espada lo habría

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1