Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Administración integral del condominio.: Marco legal, aspecto contable-financiero y régimen fiscal
Administración integral del condominio.: Marco legal, aspecto contable-financiero y régimen fiscal
Administración integral del condominio.: Marco legal, aspecto contable-financiero y régimen fiscal
Libro electrónico403 páginas2 horas

Administración integral del condominio.: Marco legal, aspecto contable-financiero y régimen fiscal

Calificación: 4 de 5 estrellas

4/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

El Régimen de Propiedad en Condominio (RPC) es un instrumento elemental para que sea posible la convivencia de los condóminos y/o de los arrendatarios de las unidades privativas; es la forma en que se organizan los condóminos para que, colectivamente, se contrate vigilancia, se realice el mantenimiento de las áreas comunes, se paguen los servicios
IdiomaEspañol
EditorialIMCP
Fecha de lanzamiento9 jul 2019
Administración integral del condominio.: Marco legal, aspecto contable-financiero y régimen fiscal
Leer la vista previa
Autor

Carlos Rene Mathelín Leyva

Contador Público Certificado. Maestría en Finanzas. Certificado en Fiscal. Especialidad en Auditoría. Expresidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Guerrero, A.C.

Relacionado con Administración integral del condominio.

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Administración integral del condominio.

Calificación: 4 de 5 estrellas
4/5

4 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Administración integral del condominio. - Carlos Rene Mathelín Leyva

    El Régimen de Propiedad en Condominio, es un acto jurídico de una modalidad de la Copropiedad de un inmueble, que en los últimos años en nuestro país ha tenido un gran crecimiento, en las áreas urbanas de las principales ciudades y zonas turísticas de playa; principalmente, debido a la carencia y al costo de terrenos, por lo que se ha promovido por empresas desarrolladoras la construcción de inmuebles para uso habitacional, edificios verticales, conjunto de casas horizontales, edificación de oficinas y locales comerciales.

    El Condominio se considera como un híbrido en el que coexisten derechos de propiedad y de copropiedad; es decir, en un mismo inmueble existen áreas privativas, propiedad exclusiva de los condóminos y áreas comunes, áreas pertenecientes pro-indiviso a los condóminos y de libre acceso para éstos y los arrendatarios de las áreas privativas.

    El régimen de propiedad en condominio se constituye unilateralmente por el dueño de un bien inmueble, quien busca fraccionarlo con fines habitacionales, comerciales o industriales a efectos de vender sus áreas privativas y/o arrendarlo a terceros.

    El régimen se constituye en escritura pública ante Notario Público y se inscribe en el registro público de la propiedad del lugar donde se encuentre el inmueble sujeto a dicho régimen. Dicha escritura delimitará perfectamente cuáles son los linderos, colindancias, ubicación y dimensiones del inmueble sujeto al régimen, así como las áreas comunes y privativas correspondientes.

    La escritura del régimen contiene un reglamento en su apéndice, el cual es el instrumento que establece los lineamientos de convivencia de dicho régimen, la forma del cobro y cálculo de las cuotas, uso de áreas comunes, ingreso al condominio, obligaciones de los condóminos, constitución de los fondos, facultades del órgano de administración y vigilancia, y las convocatorias para las asambleas generales de condóminos.

    El condominio es el conjunto de propiedades o inmuebles que residen dentro de un mismo predio, el régimen de propiedad en condominio, es uno de los tipos de copropiedad forzosa, que resulta de combinar la propiedad individual y la copropiedad, puesto que sus miembros son propietarios individualmente de ciertos bienes y a la vez copropietarios de otros, de un mismo inmueble.

    En este tipo de copropiedad forzosa, los diferentes pisos de una casa o edificio pertenecen a distintas personas, en el cual cada uno de los pisos pertenece en pleno dominio a los distintos interesados y respecto de ellos no hay copropiedad, pero sí de ciertos bienes comunes indispensables para el uso de los mismos, que sí constituyen una copropiedad forzosa.

    Cuando todo el edificio en su totalidad es materia de copropiedad, cada uno de los copropietarios tiene una parte alícuota sobre todas y cada una de las cosas que integran la construcción. De tal forma, aun cuando existe el dominio exclusivo sobre diferentes pisos a favor de distintas personas, hay un conjunto de bienes que son comunes, entre ellos el terreno sobre el cual se ha construido el edificio.

    Además del terreno, los cimientos, las paredes o muros de carga, los tejados, los patios, las escaleras, andadores, pasillos, accesos, alberca, salón de usos múltiples, gimnasio, cancha de tenis, áreas verdes, y todas las áreas comunes del edificio son propiedad común; por lo tanto, cada propietario de cada departamento o unidad privativa, no puede realizar obras que afecten la estabilidad del edificio, ni de las áreas comunes.

    Los propietarios de las unidades privativas, deberán aportar una cuota mensual para cubrir los gastos de mantenimiento, de administración, operación y para el fondo de reserva, para mantener las instalaciones y áreas comunes del inmueble, en Régimen de Propiedad en Condominio, en niveles óptimos, de conservación y funcionamiento, y estas cuotas, son los llamados gastos comunes y/o ordinarias, que se autorizaron previamente en el presupuesto anual, por la Asamblea Anual Ordinaria de Condóminos.

    Para la administración del condominio, se tiene la opción de contratar a un administrador, de entre los distintos propietarios, para que se ocupe de los asuntos administrativos, fiscales, legales, operación y mantenimiento de las instalaciones, así como efectuar los cobros de las cuotas de mantenimiento ordinarias y extraordinarias, para poder contar con la liquidez necesaria, para cubrir los gastos de mantenimiento correspondientes.

    Otra opción es contratar a una persona física o moral, que se dedican exclusivamente a la administración de condominios, por parte del Comité de Vigilancia, suscribiendo el contrato de prestación de servicios correspondiente, en el que se determina el alcance de los servicios de la gestión del administrador, de acuerdo al plan de mantenimiento preventivo de las instalaciones, así como llevar todas las obligaciones inherentes de administración, para la cobranza, contabilidad, manejo de recursos humanos, y el control de activos del condominio.

    El Régimen de Propiedad en Condominio (RPC), es un instrumento elemental para que sea posible la convivencia de los condóminos y/o de los arrendatarios de las unidades privativas; es la forma como se organizan los condóminos para que colectivamente se contrate vigilancia, se realice el mantenimiento de las áreas comunes, se contraten y paguen servicios luz, agua, gas, cable, etc., y se fijen reglas para el correcto uso de las áreas comunes: accesos, pasillos, canchas, albercas, corredores, azoteas, sótanos, cisternas, empastados, estacionamiento general de invitados, caldera, equipos, máquinas, elevadores, escaleras y áreas de uso común.

    Si no se constituyera este régimen, no se tendría un instrumento para cobrar a los condóminos las cuotas de mantenimiento, no existiría un control de entrada para el condominio, las áreas comunes no se respetarían y se deteriorarían rápidamente la infraestructura e instalaciones, se haría mal uso de la imagen del condominio, sería difícil la contratación de bienes, servicios, póliza de seguro que exige la ley para proteger el patrimonio de las áreas comunes del condominio.

    La modalidad de la propiedad en Régimen de Condominio (RPC), tiene sus complicaciones, debido a que existen omisiones en el Código Civil Federal, y de las Entidades Federativas, debido a que no se señalan en un Capítulo específico, esta modalidad de copropiedad, sino que se describen, de manera general los atributos de la Copropiedad solamente, además de que existen diversas Leyes Reglamentarias para regular el Régimen de Propiedad en Condominio (RPC), y que difieren unas de otras, como la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para el Distrito Federal, la Ley de Propiedad en Condominio para el Estado de Guerrero Número 557, la Ley del Régimen de Propiedad en Condominio de Inmuebles del Estado de Jalisco y de otras entidades de la República, que tienen este tipo de leyes.

    1.1 Antecedentes y características de la copropiedad

    En todos los pueblos, la propiedad en su origen ha sido colectiva, ya que los bienes pertenecían a la tribu, aldea o colonia.

    En Francia, la indivisión o copropiedad era una situación excepcional, porque decían que era contraria a la naturaleza del derecho de propiedad. Antes de la Revolución Francesa, la copropiedad por pisos no era usual, con excepción de las ciudades de Grenoble y Rennes. En Grenoble, al ser una ciudad encerrada entre Murallas, carecía de espacio, y por tanto obligaba a la construcción de varios pisos con un elevado costo. A su vez, en la ciudad de Rennes, debido a un incendio que devastó la población en el siglo XVIII, los propietarios afectados se vieron en la necesidad de reunirse para construir mediante gastos en común.

    En Alemania, este tipo de copropiedad, era denominada propiedad en mancomún, que más que una indivisión era una propiedad colectiva; la cosa común constituía una especie de patrimonio independiente de sus miembros y su enajenación debía ser por acuerdo de todos.

    En México, el Código Civil Federal de 1928, en su redacción original, no descarta la hipótesis relativa a que los diferentes pisos, departamentos, viviendas o locales de un edificio pertenezcan a distintas personas, pero reconociendo un elemento común en los locales, pisos o departamentos.

    Esta forma de copropiedad, comenzó a tener gran utilidad en la ciudad de México y en las ciudades capitales y las de vocación turísticas, entre otras, donde al morir una persona dueña de una finca de gran tamaño, hacía divisiones entre sus hijos, nietos y demás parientes, asignando a cada heredero una parte exclusiva de la propiedad, pero imponía en su testamento la voluntad para que las partes comunes tales como el suelo, los cimientos, sótanos, patios, pozos, escaleras, corredores, cubiertas, canalizaciones, desagües, servidumbres, jardines comunes y patios de recreo, fueran aprovechadas en forma pacífica, equitativa, cortes y afectuosa por los diferentes dueños en el uso de los servicios indispensables para el aprovechamiento total de la finca y para llevar a cabo el mantenimiento y las reparaciones necesarias en las partes comunes. A su vez, existía una junta de propietarios para tomar las medidas convenientes, y de orden económico para repartir equitativamente los gastos realizados, según el valor de cada piso, vivienda, departamento, local o bodega que les pertenecía.

    En 1928 nació la propiedad horizontal, incluyendo al artículo 951 del Código Civil de 1928 que establecía las reglas a observar cuando los diferentes pisos de una casa pertenecieren a distintos propietarios y los títulos de propiedad no arreglarán los términos para contribuir a las obras necesarias.

    En 1973, de solo ser propiedad horizontal, nació la propiedad vertical, y como combinación de estas dos, la propiedad mixta, reformando el artículo 951 del Código Civil de 1928.

    Para la regulación del artículo 951 del Código Civil del Distrito Federal, se creó la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para el Distrito Federal publicada el 31 de diciembre de 1998 en el Diario Oficial de la Federación, cuya última modificación se realizó el 3 de abril 2012, la cual establece los lineamientos generales y las reglas a seguir en este de tipo de copropiedad, cuyo objeto sea el de regular con precisión la constitución, modificación, organización, funcionamiento, administración y terminación del régimen de propiedad en condominio.

    1.2 Derecho de propiedad

    1.2.1 Definiciones del concepto de propiedad

    La propiedad:

    Podemos decir que los derechos reales en particular se refieren a los derechos que tienen las personas sobre los bienes, tanto muebles como inmuebles.

    Propiedad: (Eduardo Pallares)

    Es el derecho o facultad de gozar y disponer de una cosa con exclusión de lo ajeno arbitrio. Y de reclamar la devolución de ella si está en poder de otro.

    Definición de propiedad: (Diccionario de Pina y Pina Vara)

    Es el derecho de goce y disposición que una persona tiene sobre bienes determinados, de acuerdo con lo permitido por las leyes, y sin perjuicio de tercero.

    Propiedad: (Rojina Villegas):

    Esta se manifiesta en el poder jurídico que una persona ejerce en forma directa e inmediata sobre una cosa para aprovecharla totalmente en sentido jurídico, siendo oponible este poder a un sujeto pasivo universal, por virtud de una relación que se origina entre el titular y dicho sujeto.

    1.2.2 Antecedentes del derecho de Propiedad

    El derecho de propiedad es una institución clave y definitoria del modelo de organización económica y política existente en una sociedad. Desde la perspectiva económica, el régimen de propiedad define las reglas de apropiación de los bienes y la asignación de los recursos disponibles para el aprovechamiento productivo; asimismo, el régimen de propiedad determina los alcances y límites para ejercer el control sobre los bienes apropiables, y las condiciones de circulación y transferencia de los bienes de unas manos a otras, así como los incentivos o inhibiciones para su explotación y, por tanto, las condiciones de existencia y funcionamiento del mercado.

    La consolidación de la propiedad privada como derecho estuvo en la base del surgimiento de los estados liberales y del constitucionalismo.

    Anclada en esta institución, la burguesía logró su ascenso como clase hegemónica, al definir un espacio de control exclusivo sobre determinados bienes que no podía ser tocado por el poder público; así, la libertad económica se logró con la consagración jurídica de la propiedad privada.

    Así fue como surgieron las instituciones, reglas y principios de lo que después se denominó el Estado social o welfare state. Desde un punto de vista jurídico, el surgimiento de esta nuevo concepción sobre la propiedad y el Estado implicó la coexistencia dentro de los sistemas jurídicos de una noción de propiedad enraizada en las concepciones provenientes del Estado liberal, y una serie de ideas identificadas como típicas del Estado social asistencialista.

    Ello requirió un compromiso entre el derecho de propiedad tradicional, que debió permitir ciertas incursiones y avances de la legislación administrativa, bajo la cobertura de normas constitucionales que tendieron a relativizar a la propiedad privada.

    El punto de partida para entender los alcances y límites del derecho de propiedad en México se encuentra en el concepto de propiedad originaria del artículo 27 constitucional.

    Este concepto constituye una aportación original de la Asamblea Constituyente de 1917, que al decir de diversos autores se conecta con la tradición jurídica proveniente de la etapa colonial, en el siguiente sentido: de la misma forma en que el Rey español tenía el carácter de señor sobre los territorios de las llamadas Indias durante la época de la Colonia, la Constitución de 1917 definió que la Nación tendría la propiedad originaria sobre las tierras y aguas comprendidas dentro del territorio nacional.

    En este sentido, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha reconocido que:

    Al independizarse la Colonia, la República Mexicana asumió todos los derechos de propiedad que a los reyes de España correspondía, y, por lo mismo, este patrimonio ingresó a la nación toda, y no a las partes que entonces constituían el territorio (provincias, intendencias, capitanías, etcétera) y mucho menos, pudo pasar ese patrimonio a los Estados de la República, cuya existencia ni siquiera estaba entonces bien definida.

    Una de las consecuencias más importantes de este concepto de propiedad originaria, es que define el carácter derivado de las diversas formas de apropiación de bienes permitidas por el sistema jurídico mexicano. Es decir, la propiedad pública, la propiedad privada y la propiedad social, derivan y están sujetas a la noción de propiedad originaria que corresponde a la Nación.

    En relación con la propiedad privada, este carácter derivado queda claro si se revisa la última frase del primer párrafo del artículo 27 constitucional, en virtud del cual se establece que la Nación tiene el derecho de transmitir a los particulares el dominio de las tierras y aguas que son de su propiedad originaria, constituyendo así la propiedad privada.

    Por otro lado, el carácter derivado de las distintas formas patrimoniales existentes en México, también explica la preeminencia del interés público sobre la propiedad privada, según lo establece el segundo párrafo del artículo 27 constitucional, que a la letra dice: la Nación tiene en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público.

    Ahora bien, la génesis del concepto de propiedad originaria y el régimen de propiedad derivado del mismo, está directamente conectada con la voluntad del Congreso Constituyente de 1917 de sentar las bases de una reforma agraria que permitiera terminar con el régimen de concentración de la tenencia de la tierra imperante hasta ese momento.

    El proyecto de Constitución que presentó Carranza a los Constituyentes en 1916 no contuvo ningún aspecto novedoso o radical en cuanto al régimen de propiedad. Es decir, el documento mantuvo un régimen basado fundamentalmente en la propiedad privada consagrado por la Constitución de 1857.

    La Constitución de 1857, en su artículo 27, había definido un régimen de propiedad como un derecho fundamental que admitía pocas y muy leves restricciones, a la manera típica del modelo de Estado liberal. Sin embargo, la Constitución de 1917 vino a cambiar este marco jurídico, recuperando elementos de la etapa colonial y creando un sistema complejo de relaciones patrimoniales en México.

    1.2.3 Código Civil Federal

    En el Código Civil Federal, en el Título Cuarto, Capítulo I, relativo de la propiedad se establecen los artículos 830 al 853, en el que se definen los términos de los derechos de propiedad, y que señalaremos los más importantes.

    Código Civil Federal

    Artículo 830.- El propietario de una cosa puede gozar y disponer

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1