Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Las cadenas musculares (Tomo III): La pubalgia

Las cadenas musculares (Tomo III): La pubalgia


Las cadenas musculares (Tomo III): La pubalgia

valoraciones:
5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
301 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
24 may 2019
ISBN:
9788499108513
Formato:
Libro

Descripción

Este tercer volumen sobre las cadenas musculares está centrado en la pubalgia, por lo que empezaremos por definir, ¿qué es la pubalgia? La pubalgia es la expresión de síntomas localizados o nivel del pubis, con irradiaciones dolorosas hacia los aductores, los abdominales y los arcos crurales.

Aislada o asociada, la pubalgia puede repercutir en la vejiga, los intestinos o el estómago, pudiendo ser traumática o crónica. El tratamiento se adaptará a las necesidades que el cuerpo manifieste a través del dolor. Ya que los más afectados por pubalgias son los deportistas, este libro va dirigido, principalmente, a ellos, pero también a los entrenadores, terapeutas, profesores de E.F. para que comprendan mejor las necesidades de adaptación de entrenamiento y el valor del tratamiento que se les propone.

El objetivo de este libro es demostrar que la pubalgia se puede prevenir antes de que aparezca la menor señal dolorosa. El estudio del gesto del deportista por medio de las cadenas musculares nos permite valorar el buen funcionamiento o el agotamiento de estas cadenas musculares.
El estudio de las cadenas musculares nos permite programar una acción preventiva y su tratamiento debe basarse en una observación rigurosa de la biomecánica articular y del gesto. El autor destaca también la importancia de los consejos dietéticos indispensables para acelerar la recuperación del deportista y el seguimiento por el facultativo para la recuperación de la actividad.
Editorial:
Publicado:
24 may 2019
ISBN:
9788499108513
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Las cadenas musculares (Tomo III) - Léopold Busquet

Fisiología del pubis

Los movimientos fisiológicos del pubis se tienen que considerar en la unidad funcional que representa la cintura pelviana: sacro + ilíacos (fig. 3).

Figura 3: La cintura pelviana

En estática (fig. 4)

El pubis tiene un papel menor.

– Las fuerzas descendentes que se aplican sobre la pelvis se difunden desde la columna vertebral, a través del sacro, a las articulaciones sacroilíacas para llegar a las coxofemorales (caderas), terminándose una parte al nivel del pubis.

– De modo inverso, las fuerzas ascendentes provocadas por el apoyo de los pies en el suelo suben a lo largo del fémur hasta la coxo- femoral, terminándose una parte a nivel del pubis.

– El estudio de las trabéculas óseas confirma estas direcciones.

En estática, la articulación pubiana absorbe una parte de las fuerzas debidas a la gravedad. El núcleo fibroso desempeña el papel de un disco interpubiano verticalizado.

(cfi Observaciones complementarias, Tomo IV).

Figura 4: Exigencias estáticas

En dinámica

Stratcha, en 1938, demostraba, con un juego de tallos, de cursores fijados en el sacro y en el ilion, que se podían registrar los desplazamientos de la articulación sacroilíaca.

lili, del National College de Chicago, ha probado la movilidad de esta articulación durante la marcha, utilizando puntos de referencia metálicos intrarticulares cuyo movimiento seguía por radioscopia, lo cual se ha visto confirmado por métodos cinemáticos.

Figura 5: Fuerza ascendente: posterioridad ilíaca

Durante la marcha, el pie en el suelo transmite una fuerza reaccional ascendente que se aplica a nivel de la articulación coxo- femoral (fig. 5). Como la articulación sacroilíaca está atrás, ello se traduce a nivel de la cresta ilíaca por un movimiento de posteriorización.

El peso del tronco transmite una fuerza descendente sobre el disco L5-S1 que tiende a horizontalizar el sacro (fig. 6).

Figura 6: Fuerza descendente: horizontalización del sacro

Bajo el efecto de estas dos influencias ascendentes y descendentes, se registra una separación del extremo inferior del sacro que parte hacia atrás y de la tuberosidad isquiática que parte hacia delante. La abertura del ángulo isquiococcígeo revaloriza el papel de los ligamentos sacro- ciáticos mayores y menores (fíg. 7).

Estos ligamentos absorberán las fuerzas descendentes y ascendentes a fin de preservar la fisiología de la articulación sacroilíaca.

Aunque estén distantes, por la importancia de su papel, debe considerárseles como ligamentos de la articulación sacroilíaca (fig. 8). Toda estructura conjuntiva: ligamento, tendón, vaina, aponeurosis... dispone abundantemente de receptores sensitivos. Esta constatación anatómica demuestra que las estructuras fibrosas hechas para absorber fuerzas no aceptarán un estiramiento superior a la tensión máxima fisiológica.

Figura 7: Fuerzas ascendentes y descendentes absorbidas por los ligamentos sacrociáticos

Figura 8: Ligamentos sacrociáticos

Cada elemento: ligamento, aponeurosis, etc. posee su propia tensión fisiológica en función del espesor y de la densidad de sus tejidos. Más allá de este umbral de tensión, los receptores sensitivos envían informaciones de estiramiento, de dolores. Estas informaciones desencadenan inmediatamente por vía refleja una respuesta muscular. Esta respuesta muscular obedece a la ley antiálgica que rige el funcionamiento del cuerpo. El piramidal será solicitado para proteger los ligamentos

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Las cadenas musculares (Tomo III)

5.0
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores