Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El herbario de la salud
El herbario de la salud
El herbario de la salud
Libro electrónico516 páginas3 horas

El herbario de la salud

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

El reino vegetal es una inmensa farmacia dispuesta por la naturaleza para ayudarnos a resolver nuestros problemas de salud y curar achaques, dolencias, trastornos y cualquier malestar. Es una verdadera lástima que ignoremos estas oportunidades, sobre todo si nos resulta fácil recurrir a estos remedios porque tenemos la suerte de vivir en contacto con la naturaleza, disponemos de un jardín, un huerto, o tenemos cerca una buena herboristería.
Este libro se puede consultar de dos formas. Según la relación de trastornos podrá identificar las plantas que más le convienen y recolectarlas o adquirirlas en las tiendas especializadas. Obtendrá información sobre qué partes de la planta utilizar, la época y el lugar más adecuados para realizar la recolección, así como recetas sencillas con todas las cantidades que le ayudarán a preparar el remedio más eficaz.
Si, por el contrario, quiere conocer la utilidad de una u otra planta, podrá averiguarlo todo sobre ella en las fichas ordenadas alfabéticamente: aspecto, principios activos, propiedades, aplicaciones, cantidades, etc.
Este herbario le revelará el inmenso potencial terapéutico de la naturaleza que tenemos al alcance de nuestra mano.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento10 may 2019
ISBN9781644616864
El herbario de la salud
Leer la vista previa

Lee más de Bernardo Ticli

Relacionado con El herbario de la salud

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para El herbario de la salud

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    El herbario de la salud - Bernardo Ticli

    FITOTERAPÉUTICO

    INTRODUCCIÓN

    Conocer la naturaleza implica también saber apreciar sus efectos beneficiosos. Una vida marcada por los ritmos naturales, en consonancia con nuestra esencia auténtica, nos reportará beneficios tanto físicos como psíquicos.

    En la actualidad se está produciendo un retorno a los métodos curativos naturales. Muchas personas incluso consideran los productos industriales como venenos inútiles y peligrosos y se refugian en preparados de plantas como si fueran farmacéuticos o médicos improvisados. Pero hay que tratar de ser honestos y precisos en este campo tan delicado, dado que estamos poniendo en peligro nuestro propio bienestar.

    Es importante subrayar que en la fabricación de una parte considerable de medicamentos y cosméticos se utilizan sustancias extraídas de las plantas o sintetizadas a partir de ellas. Sin embargo, si bien la ingestión de un medicamento viene precedida de la consulta de un médico, muchas personas creen que el consumo de hierbas medicinales es beneficioso y que carece de contraindicaciones, por lo que se las autorrecetan sin cuidado alguno. Desgraciadamente, las cosas no son así.

    Muchos vegetales contienen venenos extremadamente potentes, como la belladona o la adelfa. Estas plantas contienen ciertas sustancias muy útiles en medicina, pero deben dosificarse de manera rigurosa y tomarse bajo estricto control médico para evitar consecuencias trágicas. Otras contienen sustancias tóxicas que pueden revelarse como tales mucho tiempo después.

    Cabe decir que las hierbas no ofrecen una curación segura allí donde la medicina tradicional ha fracasado. Tampoco es sensato tratar de curar una enfermedad grave por nuestros propios medios, ya que es preciso, en estos casos, consultar al médico incluso si queremos utilizar productos naturales.

    En cualquier caso, todos los trastornos, y sobre todo los de menor entidad, pueden encontrar una solución con el tratamiento natural, considerando que en muchos casos recurrir a productos químicos podría ser excesivo. Se cree, además, que el principio activo aislado de la planta en el laboratorio no tiene el mismo efecto que si se utiliza la planta en su conjunto, ya que todos los demás principios activos del vegetal trabajan en evidente sinergia.

    Una tisana contra el dolor de cabeza o para aliviar ligeras inflamaciones, es mucho más recomendable que una pastilla antiinflamatoria o un antibiótico.

    En este libro se ofrece una gran variedad de productos vegetales, seleccionando aquellos que pueden encontrarse con facilidad en nuestros campos y bosques. Para obtener los mejores resultados, se aplicarán escrupulosamente las dosis y modalidades de uso indicadas.

    En este sentido, hay que precisar que con frecuencia las sugerencias que aparecen en este libro no incluyen la duración del tratamiento. No es una omisión involuntaria, ya que la duración y las dosis deben ser establecidas en cada caso por una persona competente en la materia y en función de las características de cada paciente y la gravedad del trastorno.

    LAS PREPARACIONES FITOTERAPÉUTICAS

    Cómo preparar una infusión

    La sustancia vegetal debe ser desmenuzada y colocada en un recipiente, donde verteremos la cantidad de agua hirviendo necesaria. Dejaremos reposar una media de 5 a 20 minutos, hasta que se enfríe. Por último, se filtra y se estruja el residuo para recoger la mayor parte de los principios activos.

    La infusión se bebe caliente, nunca hirviendo, como es obvio, y casi nunca fría.

    En ocasiones, una infusión con un sabor especialmente amargo resulta más aceptable si se bebe a temperatura ambiente.

    Pueden utilizarse también para compresas, lavados, baños, enjuagues y gargarismos.

    Cómo preparar una decocción

    Según los casos, se mete la planta desmenuzada y majada durante unas horas en el agua necesaria, fría o directamente hirviendo. Se deja hervir unos diez minutos. Para terminar, se filtra y, en caso necesario, se estruja el residuo para extraer todo el jugo. Cuando hay que preparar una taza de decocción o bien una pequeña cantidad, se recomienda utilizar una cantidad de agua ligeramente superior para compensar la que se pierde por evaporación.

    No todas las drogas se prestan a la decocción; entre estas se encuentran las que contienen aceites volátiles ya que, como su propio nombre indica, se volatilizan con facilidad.

    Las decocciones se utilizan de múltiples maneras y a las temperaturas descritas para las infusiones.

    Cómo preparar una maceración

    Es una técnica adoptada para extraer en un tiempo prolongado todas las sustancias activas, sobre todo las que pueden alterarse con facilidad a temperaturas elevadas. De hecho, se vierte la sustancia vegetal desmenuzada y majada en el agua a temperatura ambiente. Se deja en reposo durante uno o más días (incluso un mes) en función de las especies utilizadas.

    Durante todo este tiempo hay que ir agitando periódicamente la mezcla. Por último, se cuela con cuidado apretando los vegetales macerados.

    Cómo preparar una tintura

    Se obtiene extrayendo las sustancias mediante alcohol, éter, una mezcla de ambos, vino y otros alcoholes.

    Se puede recurrir también a la maceración (para lo que tendremos que dejar la mezcla en reposo), o por simple filtración. En este caso, haremos gotear el líquido a través de la droga contenida en unos recipientes largos y estrechos. El alcohol que usaremos puede ser puro (¡nunca desnaturalizado!) o de graduación inferior.

    Para obtener un litro de alcohol de menor graduación, basta con diluirlo con agua hasta alcanzar la graduación deseada, de acuerdo con la tabla de la página siguiente.

    Los licores y vinos aromatizados son maceraciones alcohólicas especiales. Además de su uso terapéutico, con frecuencia se preparan con objeto de resultar agradables al paladar.

    Hay que subrayar que todas las preparaciones a base de alcohol deben ser consumidas con moderación y se desaconsejan absolutamente a las personas de corta edad.

    Cómo preparar un zumo

    Se obtiene exprimiendo los frutos frescos. Su uso se relaciona sobre todo con la preparación de jarabes. Se pueden obtener zumos mediante el exprimido o centrifugado de hierbas para obtener sales minerales y diferentes sustancias orgánicas.

    Cómo preparar un jarabe

    Este preparado tiene como único propósito vehicular sustancias activas cuyo desagradable sabor queremos disimular. De hecho, se prepara un líquido denso mezclando agua y mucho azúcar (con la posible adición de zumos al gusto de cada uno) en el que disolveremos las sustancias medicamentosas.

    Cabe decir que el uso de jarabes debe ser excepcional y en ningún caso se administrarán a diabéticos o personas que sigan una dieta hipocalórica.

    LAS PLANTAS MEDICINALES. DETERMINACIÓN DE LAS ESPECIES Y USO DE LAS FICHAS Y DEL PRONTUARIO

    Un problema que deben plantearse seriamente todos aquellos que se disponen a recolectar plantas medicinales es el de reconocer las especies.

    El coleccionista de conchas que identifica de manera incorrecta un ejemplar hallado en la playa, en el peor de los casos provocará las risas de sus colegas más expertos. Pero quien utilice plantas cogidas con poca atención se expone a bastantes riesgos, algunos graves. Bien lo saben los buscadores de setas.

    Como primera medida, siempre son aconsejables unos conocimientos elementales de botánica, lo que, además del aspecto conceptual, nos permitirá adquirir una terminología adecuada. El lenguaje científico (en nuestro caso, el botánico) está lleno de términos técnicos que no se usan en la vida común, pero que aportan informaciones sintéticas e inequívocas. Del mismo modo, las fichas presentes en este libro, a pesar de su sencillez premeditada, usan con cierta frecuencia la terminología botánica específica.

    Lo primero que suele hacer el aficionado es comparar el ejemplar real con las ilustraciones de una guía. Si bien esto puede bastar para un reconocimiento sumario, no es muy adecuado para una identificación precisa. Para ello, la parte descriptiva de la ficha, que hay que leer con suma atención, nos indica las características principales y determinantes para el reconocimiento exacto del vegetal. Cuando todo coincida, el ejemplar observado será justo el que describe la ficha.

    Si no tenemos la certeza de poder atribuir el nombre exacto a la planta que hemos encontrado, es mejor no cogerla. En todo caso, podemos fotografiarla y pedirle consejo a un experto.

    Recordemos, además, que también es necesario respetar la época de recolección para obtener una hierba en la plenitud de su eficacia medicinal.

    Las plantas que se describen en este libro aparecen por orden alfabético, según su nombre común más utilizado.

    A cada planta le corresponde una ficha, que se divide en dos partes:

    — una describe la planta para permitir su fácil reconocimiento;

    — la otra ofrece una serie de posibles aplicaciones de la propia planta en el campo fitoterapéutico.

    Una planta puede ser utilizada por sí sola, y la ficha ofrece una serie de consejos en este sentido.

    Otras, en cambio, también se mezclan con otras plantas. En este caso, aparece una llamada al prontuario fitoterapéutico.

    Abedul

    Betula pendula L.

    Fam. Betuláceas

    Otros nombres: arraclán, bedul

    DESCRIPCIÓN

    Antes era confundida con la Betula pubescens y, las dos juntas, recibían el nombre de Betula alba, como todavía figura en algún libro. Poseen propiedades medicamentosas análogas. Se trata de un árbol caducifolio, de 25-30 m de alto, de corteza blanca, jaspeada de negro y su copa ligera y poco densa.

    Tallo. Recto, en ocasiones dividido en varios troncos en la base, con un diámetro máximo de 60 cm. Las ramas principales son ascendentes, las secundarias colgantes.

    Hojas. Lampiñas, con pecíolo de 2-3 cm, de color verde claro, forma rombo-triangular, borde doblemente dentado e irregular, extensamente acuminadas.

    Flores. Las masculinas se agrupan en amento, colgantes y de hasta 10 cm de largo; las femeninas, en amentos pedunculados, cortos, cilíndricos y de hasta 1 cm de espesor.

    Frutos. Núculas aladas agrupadas en infrutescencias.

    Floración. Entre abril y mayo.

    Hábitat. Se encuentra en bosques de latifolias y coníferas, matorrales y lugares turbosos, hasta más allá de los 2.000 metros.

    Distribución. Europa y Asia septentrional. Común en España, en las zonas montañosas.

    Principios activos. Taninos, saponinas, flavonoides, aceites esenciales, betulina, salicilato, resinas, glucósidos.

    Propiedades. Diuréticas, depurativas, antisépticas, cicatrizantes, antirreumáticas, dermatológicas, hipocolesterolemizantes, sudoríferas.

    Qué recolectar. Yemas, hojas, savia, corteza.

    Época de recolección. Yemas, corteza y savia, en primavera; las hojas, entre junio y septiembre.

    APLICACIONES

    Cálculos renales y vejigales (véase)

    Tomar 1/2 vaso de savia en ayunas, 15 días al mes durante dos meses.

    Depuración del organismo, diuresis, contra la uricemia (véase), gota (véase)

    Poner 10-15 g de hojas desmenuzadas en 250 ml de agua hirviendo durante 15 min. Beber tres tazas al día.

    Dermatosis

    Se ponen 25 g de corteza joven a hervir en un litro de agua durante 10 min. Se detergen las partes afectadas por la mañana y por la noche.

    Dolores reumáticos, reumatismo articular (véase), colesterol alto

    Poner a macerar durante 5 días 50 g de hojas y yemas en 250 ml de alcohol de 60 grados. Una cucharada 2-3 veces al día.

    Con el mismo fin, se puede usar con eficacia la infusión (véase depuración del organismo).

    Llagas y heridas

    Poner 60 g de hojas y yemas a hervir en 1 l de agua durante 10 min; filtrar y lavar las partes afectadas varias veces al día para acelerar la cicatrización.

    Abeto rojo

    Picea abies (L.) Karst. (= Picea excelsa Lk.)

    Fam. Pináceas

    Otros nombres: picea, árbol de Navidad

    DESCRIPCIÓN

    Árbol vivaz que puede superar los 50 m de alto. La copa es piramidal, las ramas preferentemente subhorizontales, divididas en ramitas pendulares.

    Tallo. Recto y con un diámetro de hasta 2 m; en un primer momento la corteza es lisa y pardo oscura, más tarde se divide en placas finas de color pardo-rojizo o amarillento.

    Hojas. Aciculares, perennes, lineales, punzantes, de sección cuadrangular, de 2,5 a 3,5 cm de largo.

    Flores. No tiene flores propiamente dichas, sino unas estructuras llamadas conos. Los masculinos (estróbilos) están dispuestos en amentos cortos amarillo-rojizos. Los femeninos (piñas) son cilíndricos y, antes de la polinización, rojos, rectos y de hasta 6 cm de longitud.

    Frutos. Cuando maduran las semillas, las piñas adoptan un color pardo claro, crecen hasta los 15 cm de largo y 3-4 cm de grosor. Cuelgan de una manera característica, y tienen bractéolas redondeadas y recortadas en el ápice.

    Floración. Entre mayo y junio.

    Hábitat. Bosques del nivel submontañoso al subalpino.

    Distribución. Prácticamente por toda Europa; en el sur sólo en zonas montañosas.

    Principios activos. Aceite esencial, resinas y taninos. Las hojas pueden contener hasta 80 mg de vitamina C por cada 100 g.

    Propiedades. Al igual que el abeto blanco, posee propiedades balsámicas, expectorantes, antiescorbúticas, levemente antisépticas y rubefacientes.

    Qué recolectar. Hojas (solas o con las ramitas), yemas, conos y resina.

    Época de recolección. Las yemas, entre febrero y abril antes de que se abran. Los conos, durante la floración. Las hojas y las ramas, todo el año.

    APLICACIONES

    Afonía (véase)

    Preparar una tisana con los conos y las yemas (40 g) dejados en infusión en agua hirviendo (500 ml) durante 15 min. Endulzar con abundante miel y beberlo en tacitas durante el día.

    Desinfección y activación de la circulación cutánea

    Preparar una decocción con 10 g de yemas y ramas en 200 ml de agua. Aplicarla sobre la piel con gasas empapadas, varias veces, durante 15 min. Repetir varias veces al día.

    Trastornos del aparato respiratorio

    Poner unos 6 g de yemas y hojas en 300 ml de agua y dejar hervir durante 10 min. Beber una taza 2 veces al día hasta la curación.

    La resina fresca, colocada en un recipiente con agua hirviendo, libera esencias balsámicas en el ambiente que son útiles para trastornos respiratorios; además, se obtiene un efecto desodorante y purifica el aire.

    Yemas y ramitas (guardadas en una bolsita de tela) sumergidas en el agua muy caliente del baño liberan esencias beneficiosas, balsámicas y desodorantes.

    Trastornos de las vías urinarias y reumatismos

    Hervir 2-3 g de conos y hojas en 100-150 ml de agua durante 15 min. Beber 2-3 tacitas al día.

    Acedera

    Rumex acetosa L.

    Fam. Poligonáceas

    Otros nombres: agrilla, romaza,

    rúmex, acederón, salgadera

    DESCRIPCIÓN

    Planta herbácea vivaz, de casi 1 m de alto, con rizoma pardo-negruzco.

    Tallo. Recto, rojizo, estriado, hueco, ramificado.

    Hojas. Las basales son grandes, verde oscuras por arriba y glaucas por abajo, oblongas con la base sagital, enteras y abundantemente pecioladas. Las hojas que discurren a lo largo del tallo son gradualmente más pequeñas y las más altas se unen a él directamente, sin pecíolo (sésiles).

    Flores. Agrupadas en inflorescencias racemosas de color rojizo. Flores masculinas y femeninas en plantas separadas.

    Frutos. Aquenios triangulares que contienen una semilla.

    Floración. Entre abril y septiembre.

    Hábitat. Es habitual en prados, pastizales, jardines, entre herbáceas de todo tipo y junto a cursos de agua.

    Distribución. Europa, Asia septentrional, América del Norte; común en España hasta unos 2.300 metros.

    Principios activos. Oxalato de potasio, ácido oxálico, glucósido flavónico, vitamina C, taninos.

    Propiedades. Bajo ningún concepto debe utilizarse en caso de trastornos de hígado o de riñón, reumatismos, gota o artritis. En todos los demás casos, hay que respetar escrupulosamente las dosis. Su acción es antiescorbútica, aperitiva, digestiva, diurética, depurativa, laxante y refrescante.

    Qué recolectar. Hojas jóvenes y tallo.

    Época de recolección. Hojas y tallos se recolectan frescos, entre abril y junio.

    APLICACIONES

    Acné

    Preparar una infusión con 10 g de la planta en 500 ml de agua hirviendo durante 15 min. Se beberán 2 tazas al día (por la mañana y por la noche).

    Depurativo

    Se verterán 2 cucharaditas de hierba triturada en 250 ml de agua hirviendo. Transcurridos 10 min, se filtra y se tomarán hasta 2 tazas al día.

    Diurético y refrescante

    Se prepara una decocción haciendo hervir 4 g de hierba durante 10 min en 200 ml de agua. Beber 2 tazas al día (por la mañana y por la noche) lejos de las comidas. Con el mismo propósito, se pueden añadir a la ensalada algunas hojas frescas, a la que le confieren un sabor particular.

    Inflamaciones de las encías y de las mucosas orales

    Hacer gargarismos y enjuagues 3 veces al día con esta decocción: 10 g de hierba hervidos durante 10 min en 200 ml de agua.

    Picaduras de insectos

    Para calmar el dolor provocado por la picadura de avispas, abejas u otros insectos, frotar la zona afectada con unas hojas majadas.

    Acederilla

    Oxalis acetosella L.

    Fam. Oxalidáceas

    Otros nombres: orzaga, salgadera

    DESCRIPCIÓN

    Planta herbácea vivaz, de hasta 10-12 cm de alto.

    Tallo. No posee tallo, sino una cepa basal, rastrera, con bractéolas carnosas y pilosas.

    Hojas. De color verde pálido, dispuestas en la base; tienen un pecíolo largo y se dividen en 3 hojitas cordiformes (cuya forma recuerda la del trébol).

    Flores. Abundantemente pedunculadas, basales, de color blanco y vetas rosas o azules. Poseen 5 cortos sépalos y otros 5 grandes pétalos.

    Frutos. Cápsulas ovaladas, puntiagudas, que contienen semillas estriadas.

    Floración. Entre abril y mayo.

    Hábitat. Se encuentra en zonas húmedas, bosques umbrosos o en sus márgenes, por los muros y a lo largo de los setos, hasta 2.000 metros.

    Distribución. Europa, Asia y América septentrional. Es muy común en España.

    Principios activos. Ácido oxálico, oxalatos alcalinos, antraquinonas, mucílago, vitamina C.

    Propiedades. Diuréticas, depurativas, refrescantes, febrífugas, antiescorbúticas, astringentes. Se aconseja no abusar, porque un exceso de ácido oxálico provoca oxaluria y glucosuria. No usar en caso de cálculos o gota.

    Qué recolectar. La planta entera, fresca.

    Época de recolección. Durante la floración.

    APLICACIONES

    Astringente, depurativo, diurético, antinefrítico, anticongestionante del hígado, febrífugo

    Poner una cucharada de hierba en una taza de agua hirviendo durante 5-10 min. Tomar 2-3 tazas al día.

    Como diurético y depurativo, el uso de las hojas frescas en ensaladas crudas puede sustituir parcial o totalmente al vinagre.

    Astringente para pieles enrojecidas y decongestionante

    Hervir durante unos minutos 5 g en 100 ml de agua. Aplicar compresas empapadas en la decocción durante 15-20 min.

    Gingivitis, estomatitis

    Masticar las hojas frescas varias veces al día.

    Aciano

    Centaurea cyanus L.

    Fam. Asteráceas

    Otros nombres: aciano, azulejo

    DESCRIPCIÓN

    Planta herbácea anual o bisanual, de hasta 80 cm de alto, con raíz fusiforme de color amarillo.

    Tallo. Rígido, estriado, ramoso, blanco-piloso, ramificado.

    Hojas. Generalmente, estrechas y lanceoladas, las inferiores pecioladas y en ocasiones divididas; las superiores, sésiles. Tienen un color verde gris, son lanuginosas por encima y algodonosas por debajo.

    Flores. Azules las externas y más vistosas, purpúreas y más pequeñas las internas, agrupadas en cabezuelas solitarias colocadas en el ápice de las ramas.

    Frutos. Aquenios blanquecinos con un penacho sedoso rojo.

    Floración. Entre mayo y septiembre.

    Hábitat. En los campos de cereales, terrenos incultos y lugares herbosos, hasta 1.800 metros.

    Distribución. Por toda Europa, aunque cada vez resulta más raro a causa del uso constante de herbicidas.

    Principios activos. Mucílagos, sustancias colorantes, taninos, principios amargos, flavonoides, pectinas.

    Propiedades. Astringentes, antiinflamatorias, depurativas, diuréticas.

    Qué recolectar. La planta entera.

    Época de recolección. Entre junio y agosto. Se recomienda no recolectarla, sino en todo caso cultivarla, dada su rareza.

    APLICACIONES

    Conjuntivitis, ojos irritados, irritación de las mucosas orales

    Poner 20 g de hierba en 500 ml de agua hirviendo durante

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1