Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Plantas tapizantes y coníferas enanas
Plantas tapizantes y coníferas enanas
Plantas tapizantes y coníferas enanas
Libro electrónico173 páginas43 minutos

Plantas tapizantes y coníferas enanas

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Información de este libro electrónico

Si le gustan las plantas tapizantes y las coníferas enanas, en este libro encontrará las nociones fundamentales para escoger las mejores plantas y utilizarlas en parterres y borduras. Una guía práctica para aplicar los cuidados de cultivo que estas plantas necesitan: la plantación, los riegos, las fertilizaciones, las podas... Una serie de útiles consejos para el diseño y la disposición de las plantas en los jardines. Todas las sugerencias necesarias para evitar y tratar las enfermedades más difundidas.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento13 may 2019
ISBN9781644616130
Plantas tapizantes y coníferas enanas
Leer la vista previa

Leer más de Daniela Beretta

Relacionado con Plantas tapizantes y coníferas enanas

Libros relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Plantas tapizantes y coníferas enanas

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Plantas tapizantes y coníferas enanas - Daniela Beretta

    thuja

    INTRODUCCIÓN

    Construir un jardín significa, de alguna forma, construir una parte del paisaje. Es indiferente que se trate de un espacio pequeño o de uno grande, o que se prevea la plantación de árboles o de pequeñas plantas. Cualquiera que sea el estilo escogido, lo importante es combinar colores y formas a fin de obtener un resultado armonioso; en definitiva, un lugar que admirar y donde poderse relajar.

    Este libro se propone afrontar la realización del jardín desde el punto de vista «horizontal», es decir, utilizando plantas tapizantes y coníferas enanas de porte compacto.

    Las especies tapizantes, que son una alternativa al césped, la grava y los pavimentos, se cuentan entre las plantas más bellas del jardín, capaces de darle vida con delicados colores y de proporcionar «dinamismo» al ambiente. Además, resultan sumamente dúctiles y adaptables, y pueden emplearse en los jardines de estilo o en los modernos, en los comunitarios o en los colgantes, así como para embellecer la terraza o el balcón.

    Lo mismo puede decirse de las coníferas enanas que, junto con las plantas tapizantes, se utilizan cada vez más en las decoraciones exteriores urbanas, sobre todo en las zonas de difícil mantenimiento. Por lo demás, la principal cualidad de estas plantas es, precisamente, los escasos cuidados que necesitan. Por eso resultan muy apreciadas por quienes no desean hacer un gran gasto económico en la zona verde o no tienen mucho tiempo que dedicarle. No obstante, son plantas maravillosas, capaces de crear efectos ornamentales muy elegantes.

    En las próximas páginas el lector hallará todas las indicaciones para utilizarlas del mejor modo posible (examinaremos la elección de las plantas, el diseño de la zona verde y la fase de la plantación) y una exhaustiva guía de las especies más difundidas. Así pues, sólo tendrá que escoger las que más se adapten a sus gustos y, naturalmente, a las condiciones ambientales de la zona en la que viva, y estará listo para dar a su jardín un aspecto nuevo, acogedor y, al mismo tiempo, original.

    CÓMO UTILIZARLAS

    LAS PLANTAS TAPIZANTES

    Todas las plantas tapizantes se caracterizan por una modalidad de crecimiento «a lo ancho», es decir, se mantienen muy bajas y por ello resultan adecuadas para su uso como auténticos «pavimentos verdes vivos». Se distinguen por la presencia de tallos herbáceos que, en la mayoría de las especies, desaparecen de forma total o parcial durante el invierno, para luego reaparecer y desarrollarse con vigor en la primavera sucesiva.

    En el jardín, las plantas tapizantes ofrecen diversas soluciones y son capaces de crear efectos ornamentales imprevistos y originales (sirven, por ejemplo, para añadir una nota de color o unir entre sí componentes de altura variable, como árboles o arbustos). El mejor efecto decorativo suele obtenerse cuando se las usa en grupos. Veamos cómo se pueden utilizar.

    Para controlar la erosión. En las zonas en pendiente, de acentuada o escasa inclinación, las plantas tapizantes cumplen una función de control de la estabilidad del suelo, evitando la erosión natural del mismo. En efecto, por ser plantas herbáceas o arbustivas reptantes poseen muchas raíces que se distribuyen en el suelo como una densa red, contribuyendo así a su estabilidad. Además, le protegen de la acción de la lluvia, del deslizamiento del agua por la superficie y de la fuerza del viento. Cumplen todas estas funciones con mucha eficacia tanto en los pequeños jardines como en las grandes extensiones, ya sean naturales o resultado de excavaciones para la construcción de carreteras e infraestructuras.

    En el jardín, las superficies en pendiente pueden revestirse con una sola especie o con ejemplares de especies distintas. Las coberturas con una sola especie (por ejemplo, con brezo, mesembriantemo, viburno, hipérico o campánula) se utilizan a menudo para obtener intensas manchas de color, mientras que el uso en asociaciones mixtas resulta especialmente adecuado para crear coberturas vegetales más naturales y zonas perennifolias (o floridas) en superficies más amplias.

    Plantas de hipérico (Hypericum calycinum) que forman una alfombra florida en un parque público

    Para las zonas bajo las copas y en sombra. En las zonas bajo los árboles, las plantas (aunque también el césped ornamental o deportivo) crecen con dificultad. Por ello, para estas zonas deben escogerse especies particulares de césped o bien, como alternativa, plantas tapizantes que se adapten más bien a la sombra que a la luminosidad intensa. Por ejemplo, bajo las oscuras copas de cedros y hayas es posible obtener espléndidas alfombras verdes usando convallaria, pachisandra, brezo, hiedra matizada (que aporta luminosidad) y también el poco utilizado muguete o lirio de los valles.

    Para los suelos difíciles. En los suelos duros y poco trabajados, o donde no existe la posibilidad de realizar un mantenimiento y riego adecuados, el uso de una o varias especies de plantas tapizantes de hoja perenne o floríferas permite realizar amplias coberturas vegetales de gran efecto.

    Gracias a su aparato radical, que cumple una función de anclaje del suelo, las plantas tapizantes son idóneas para mantener bajo control la erosión del suelo. En las fotografías: la preparación de un talud para recubrir con plantas tapizantes (arriba) y un talud ya verde (derecha)

    En los lugares «imposibles», como bajo la densa sombra de un árbol, las plantas tapizantes pueden utilizarse para obtener una alfombra verde de larga duración

    Para proteger la base de los árboles. Por desgracia son muchos los árboles que, durante las operaciones de corte del césped,

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1