Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Piense y hágase rico (Traducción: David De Angelis)
Piense y hágase rico (Traducción: David De Angelis)
Piense y hágase rico (Traducción: David De Angelis)
Libro electrónico359 páginas7 horas

Piense y hágase rico (Traducción: David De Angelis)

Calificación: 4.5 de 5 estrellas

4.5/5

()

Información de este libro electrónico

Esto no es una novela. Es un libro de texto sobre logros individuales que surgió directamente de las experiencias de cientos de los hombres más exitosos de Estados Unidos. Debe ser estudiado, digerido y meditado. No se debe leer más de un capítulo en una sola noche. El lector debe subrayar las oraciones que más lo impresionan. Más tarde, debe volver a estas líneas marcadas y leerlas de nuevo. Un verdadero estudiante no solo leerá este libro, absorberá su contenido y lo hará suyo. Este libro debe ser adoptado por todas las escuelas secundarias y no se debe permitir que ningún niño o niña se gradúe sin haber aprobado satisfactoriamente un examen. Esta filosofía no reemplazará las asignaturas que se enseñan en las escuelas, pero le permitirá organizar y aplicar los conocimientos adquiridos y convertirlos en un servicio útil y una compensación adecuada sin pérdida de tiempo.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento3 may 2019
ISBN9788832599381
Piense y hágase rico (Traducción: David De Angelis)
Autor

Napoleon Hill

Napoleon Hill was born in 1883 in a one-room cabin on the Pound River in Wise County, Virginia. He is the author of the motivational classics The Laws of Success and Think and Grow Rich. Hill passed away in November 1970 after a long and successful career writing, teaching, and lecturing about the principles of success. His lifework continues under the direction of the Napoleon Hill Foundation.

Categorías relacionadas

Comentarios para Piense y hágase rico (Traducción

Calificación: 4.6911764705882355 de 5 estrellas
4.5/5

68 clasificaciones9 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Me encantó, es el mejor libro para el crecimiento personal
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    excelente libro, tene muy valiosa informacion que merece ser estudiado a mayor profundidad, asi como tambien actualizarlo a nuestros tiempos y en realidad muchas cosas son demasiadas valiosas y que si tienen una gran funcion y servicio paralo que fue escrito este maravilloso libro que es el de acumular riquezas en todos los aspectos de todo ser humano, muchas gracias al autor y por el tiempo que él invirtio para realizar este gran proyecto de vida, y se los recomiendo ampliamente para que lo estudien y lleven acabo todos los ejercicios a realizar para que vean los cambios y los exitos que en un principio se me habian negado, hoy recibo una gran fuerza y motivacion para seguir adelante en tener mis sueños realizados que asi sea por siempre, y asi sera, muchas gracias
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Para leer más de una vez. Contiene grandes enseñanzas y reflexiones de utilidad
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Excelente libro totalmente recomendado a la comunicación emprendedora y que desea crecer
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Es una inigualable lectura, me honra poder deleitarme con esta majestuosa obra. El mejor libro, me brindó gran riqueza en sabiduría y eso para mi es de gran importancia para seguir con pie firme mi camino en la vida.

    Gracias infinita.
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Excelente titulo, vasto y bien fundamentado conoce los principios para la riqueza y a comenzar.

    A 1 persona le pareció útil

Vista previa del libro

Piense y hágase rico (Traducción - Napoleon Hill

Temor

¿Qué Es Lo Que Más Quieres?

¿Es Dinero, Fama, Poder, Satisfacción, Personalidad, Paz Mental, Felicidad?

Los Treces Pasos para la Riqueza descritos en este libro ofrecen la filosofía de logro individual más corta y confiable que se haya presentado en beneficio del hombre o mujer que está buscando un objetivo definido en la vida.

Antes de comenzar el libro, obtendrá grandes beneficios si reconoce el hecho de que el libro no fue escrito para entretener. No puede digerir los contenidos correctamente en una semana o un mes.

Luego de leer el libro a fondo, el Dr. Miller Reese Hutchison, ingeniero consultor conocido a nivel nacional y asociado desde hace mucho tiempo de Thomas A. Edison, dijo:

Esto no es una novela. Es un libro de texto sobre logros individuales que surgió directamente de las experiencias de cientos de los hombres más exitosos de Estados Unidos. Debe ser estudiado, digerido y meditado. No se debe leer más de un capítulo en una sola noche. El lector debe subrayar las oraciones que más lo impresionan. Más tarde, debe volver a estas líneas marcadas y leerlas de nuevo. Un verdadero estudiante no solo leerá este libro, absorberá su contenido y lo hará suyo. Este libro debe ser adoptado por todas las escuelas secundarias y no se debe permitir que ningún niño o niña se gradúe sin haber aprobado satisfactoriamente un examen. "Esta filosofía no reemplazará las asignaturas que se enseñan en las escuelas, pero le permitirá organizar y aplicar los conocimientos adquiridos y convertirlos en un servicio útil y una compensación adecuada sin pérdida de tiempo".

El Dr. John R. Turner, Decano del Colegio de la Ciudad de Nueva York, después de haber leído el libro, dijo:

El mejor ejemplo de la solidez de esta filosofía es tu propio hijo, Blair, cuya dramática historia has descrito en el capítulo sobre el Deseo.

El Dr. Turner hizo referencia al hijo del autor, quien, nacido sin la capacidad auditiva normal, no solo evitó hacerse sordomudo, sino que convirtió su discapacidad en un activo invaluable al aplicar la filosofía aquí descrita. Después de leer la historia (a partir de la página 52), se dará cuenta de que está a punto de adquirir una filosofía que puede ser transmutada en riqueza material, o que le servirá para brindarle paz mental, comprensión, armonía espiritual y en algunos casos, como en el caso del hijo del autor, puede ayudarlo a dominar la aflicción física.

El autor descubrió, a través del análisis personal de cientos de hombres exitosos, que todos ellos seguían el hábito de intercambiar ideas, a través de lo que comúnmente se denomina conferencias. Cuando tuvieron problemas que resolver, se sentaron juntos y hablaron libremente hasta que descubrieron, a partir de su contribución conjunta de ideas, un plan que serviría para su propósito.

Usted, que lee este libro, obtendrá lo mejor del mismo al poner en práctica el principio de Mente Maestra que se describe en el libro.

Esto lo puede hacer (como lo hacen otros con éxito) formando un club de estudio, que consiste en cualquier número deseado de personas que sean amigables y armoniosas. El club debe tener una reunión en períodos regulares, con una frecuencia de una vez por semana.

El procedimiento debería consistir en leer un capítulo del libro en cada reunión, después de lo cual el contenido del capítulo debe ser discutido libremente por todos los miembros. Cada miembro debe tomar notas, anotando TODAS SUS IDEAS PROPIAS inspiradas en la discusión.

Cada miembro debe leer y analizar cuidadosamente cada capítulo varios días antes de su lectura abierta y discusión conjunta en el club. La lectura en el club debe ser realizada por alguien que lea bien y entienda cómo poner color y sentimiento en las líneas.

Al seguir este plan, cada lector obtendrá de sus páginas, no solo la suma total de los mejores conocimientos organizados de las experiencias de cientos de hombres exitosos, sino que, por mucho, más importante, también buscará nuevas fuentes de conocimiento en su propia mente así como adquirir conocimiento de valor inestimable DE CUALQUIER OTRA PERSONA PRESENTE.

Si sigue este plan de manera persistente, es casi seguro que descubrirá y se apropiará de la fórmula secreta mediante la cual Andrew Carnegie adquirió su enorme fortuna, como se menciona en la introducción del autor.

Tributos al Autor

De Los Grandes Líderes Americanos

La redacción de PIENSE Y HÁGASE RICO duró 25 años. Es el libro más nuevo de Napoleon Hill, basado en su famosa Filosofía de la Ley del Éxito. Su trabajo y sus escritos han sido elogiados por grandes líderes en Finanzas, Educación, Política y Gobierno.

Estimado Sr. Hill: -

Ahora he tenido la oportunidad de terminar de leer sus libros de la Ley del Éxito y deseo expresar mi aprecio por el espléndido trabajo que ha realizado en la organización de esta filosofía.

Sería útil que todos los políticos del país asimilaran y aplicaran los 17 principios en los que se basan sus lecciones. Contiene un material muy fino que todos los líderes en todos los ámbitos de la vida deberían entender.

Estoy feliz de haber tenido el privilegio de brindarle una pequeña medida de ayuda en la organización de este espléndido curso de filosofía del sentido común.

Sinceramente,

(Expresidente y exjefe del Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos)

REY DE LAS TIENDAS DE 5 Y 10 CENTAVOS

Al aplicar muchos de los 17 fundamentos de la filosofía de la Ley del Éxito, hemos construido una gran cadena de tiendas exitosas. Supongo que no sería una exageración de los hechos si dijera que el edificio Woolworth podría ser considerado un monumento a la solidez de estos principios .

F. W. WOOLWORTH

UN GRAN MAGNATE DE BUQUES A VAPOR

Me siento muy en deuda con el privilegio de leer su Ley del Éxito. Si hubiera tenido esta filosofía hace cincuenta años, supongo que podría haber logrado todo lo que he hecho en menos de la mitad del tiempo. Espero sinceramente que el mundo le descubra y le recompense.

ROBERT DOLLAR

FAMOSO LIDER SINDICAL AMERICANO

El dominio de la Ley de la Filosofía del Éxito es el equivalente a una póliza de seguro contra el fracaso.

SAMUEL GOMPERS

UN EXPRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS

No podría felicitarle por su persistencia. Cualquier hombre que dedique tanto tiempo. . . Tiene que hacer descubrimientos de gran valor para los demás. Estoy profundamente impresionado por su interpretación de los principios de 'Mente Maestra’ que ha descrito tan claramente.

WOODROW WILSON

UN PRINCIPE COMERCIANTE

Sé que sus 17 fundamentos de éxito son sólidos porque los he estado aplicando en mi negocio durante más de 30 años.

JOHN WANAMAKER

EL FABRICANTE MÁS GRANDE DE CÁMARAS

"Sé que está haciendo un buen mundo con su Ley del Éxito.

No me importaría establecer un valor monetario en esta capacitación porque aporta a los estudiantes cualidades que no se pueden medir solo con dinero".

GEORGE EASTMAN

UN JEFE DE NEGOCIOS CONOCIDO A NIVEL NACIONAL

Cualquiera que sea el éxito que haya logrado, se lo debo, en su totalidad, a la aplicación de sus 17 principios fundamentales de la Ley del Éxito. Creo que tengo el honor de ser su primer alumno.

WM. WRIGLEY, JR.

Prefacio del Editor

ESTE libro transmite la experiencia de más de 500 hombres de gran riqueza, que empezaron desde cero, sin nada que ofrecer a cambio de riquezas, excepto PENSAMIENTOS, IDEAS y PLANES ORGANIZADOS.

Aquí tiene toda la filosofía de hacer dinero, tal como se organizó a partir de los logros reales de los hombres más exitosos conocidos por el pueblo estadounidense durante los últimos cincuenta años. Describe QUÉ HACER, también, ¡CÓMO HACERLO!

Presenta instrucciones completas sobre CÓMO VENDER SUS SERVICIOS PERSONALES.

Le proporciona un sistema perfecto de autoanálisis que revelará fácilmente lo que ha estado entre usted y el gran dinero en el pasado.

Describe la famosa fórmula de logros personales de Andrew Carnegie, por la cual acumuló cientos de millones de dólares para sí mismo y no hizo menos de una veintena de hombres millonarios a quienes enseñó su secreto.

Tal vez no necesite todo lo que se puede encontrar en el libro, ninguno de los 500 hombres de cuyas experiencias fue escrito lo hizo, pero puede que necesite UNA IDEA, PLAN O SUGERENCIA para comenzar su meta. En algún lugar del libro encontrarás este estímulo necesario.

El libro fue inspirado por Andrew Carnegie, después de que él hiciera millones y se retirara. Fue escrito por el hombre a quien Carnegie reveló el asombroso secreto de sus riquezas, el mismo hombre a quien los 500 hombres ricos revelaron la fuente de sus riquezas.

En este volumen se encontrarán los trece principios de la creación de dinero que son esenciales para toda persona que acumule suficiente dinero para garantizar la independencia financiera. Se estima que la investigación que se inició en la preparación, antes de que el libro se escribiera o se pudiera escribir (investigación que cubra más de veinticinco años de esfuerzo continuo) no se pudo duplicar a un costo de menos de $100,000.00.

Además, el conocimiento contenido en el libro nunca puede ser duplicado, a cualquier costo, por la razón de que más de la mitad de los 500 hombres que suministraron la información que aporta la han transmitido.

¡Las riquezas no siempre pueden ser medidas en dinero!

El dinero y las cosas materiales son esenciales para la libertad de cuerpo y mente, pero hay algunos que sentirán que la riqueza más grande puede evaluarse solo en términos de amistades duraderas, relaciones familiares armoniosas, simpatía y comprensión entre socios comerciales y armonía introspectiva. ¡Lo cual trae una paz mental mensurable solo en valores espirituales!

Todos los que lean, comprendan y apliquen esta filosofía estarán mejor preparados para atraer y disfrutar de estos estados superiores que siempre han sido y siempre serán negados a todos, excepto a aquellos que estén listos para ellos.

Prepárese, por lo tanto, cuando se exponga a la influencia de esta filosofía, a experimentar una VIDA CAMBIADA que puede ayudarlo no solo a negociar su camino a través de la vida con armonía y comprensión, sino también a prepararse para la acumulación de riquezas materiales en abundancia.

EL EDITOR.

Prefacio del Autor

En CADA CAPÍTULO de este libro, que ha hecho fortunas para centenares de hombres extraordinariamente ricos a quienes he analizado de manera exhaustiva durante muchísimos años, se habla del secreto de cómo hacer dinero.

El secreto me lo señaló Andrew Carnegie, hace más de medio siglo. El anciano escocés, astuto y encantador, me lo lanzó sin mayor cuidado cuando yo era apenas un niño. Luego se recostó en la silla, con un destello de alegría en los ojos, y me miró detenidamente para ver si yo había comprendido todo el significado de lo que me acababa de decir.

Al ver que yo había captado la idea, me preguntó si estaría dispuesto a pasarme veinte años o más preparándome para ofrecérselo al mundo, a hombres y mujeres que, sin ese secreto, podían llevar una vida de fracasos. Le respondí que sí, y con la ayuda del señor Carnegie, he mantenido mi promesa.

Este libro contiene ese secreto, puesto a prueba por centenares de personas de casi todas las clases sociales. Fue idea del señor Carnegie que esta fórmula mágica, que le proporcionó una fortuna estupenda, debía ponerse al alcance de la gente que no tiene tiempo para investigar cómo ganan dinero los hombres, y fue su deseo que yo pusiera a prueba y demostrara la eficacia de la fórmula a través de la experiencia de hombres y mujeres de todas las vocaciones. Él opinaba que la fórmula debía enseñarse en todas las escuelas y universidades públicas, y expresaba la opinión de que, si fuese enseñada de forma adecuada, revolucionaría el sistema educativo hasta tal punto que el tiempo que pasamos en la escuela se vería reducido a menos de la mitad.

Su experiencia con Charles M. Schwab, y otros hombres jóvenes del tipo del Sr. Schwab, convenció al Sr. Carnegie de que gran parte de lo que se enseña en las escuelas no tiene ningún valor en relación con el negocio de ganarse la vida o acumular riquezas. Había llegado a esta decisión, porque había aceptado en su negocio un hombre joven tras otro, muchos de ellos con poca escolarización, y al entrenarlos en el uso de esta fórmula, desarrollaron en ellos un liderazgo poco común. Por otra parte, su coaching generó fortunas para todos los que siguieron sus instrucciones.

En el capítulo sobre la Fe, leerá la sorprendente historia de la organización de la gigantesca United States Steel Corporation, tal como fue concebida y llevada a cabo por uno de los jóvenes por medio de los que el señor Carnegie demostró que su fórmula funcionaría con todo el que estuviera preparado para ella. Esta sola aplicación del secreto, ejecutada por Charles M. Schwab, le dio una fortuna inmensa, tanto en dinero como en OPORTUNIDAD. Más o menos, esa particular aplicación de la fórmula le valió seiscientos millones de dólares.

Estos hechos, bien sabidos por la mayoría de las personas que conocieron al señor Carnegie, le dan una buena idea de lo que la lectura de este libro puede reportarle, siempre y cuando USTED SEPA QUÉ ES LO QUE QUIERE.

Incluso antes de que se hubiera sometido a veinte años de pruebas prácticas,, el secreto fue revelado a centenares de hombres y mujeres que lo han empleado para su beneficio personal, tal como el señor Carnegie había planeado. Algunos han hecho fortunas con él. Otros lo han aplicado con éxito para crear la armonía en su hogar. Un sacerdote lo empleó con tal eficacia que le reportó unos ingresos de más de 75.000 dólares anuales.

Arthur Nash, un sastre de Cincinnati, usó su negocio casi en bancarrota como conejillo de indias para poner a prueba la fórmula. El negocio resurgió y permitió a su dueño hacer una fortuna. Todavía continúa prosperando, aunque el señor Nash ya ha fallecido. El experimento resultó tan sorprendente que los periódicos y las revistas le hicieron publicidad muy elogiosa por valor de más de un millón de dólares.

El secreto fue revelado a Stuart Austin Wier, de Dallas, Texas. Él estaba preparado para recibirlo, hasta el punto de abandonar su profesión y ponerse a estudiar Derecho. ¿Tuvo éxito? También relataremos esa historia.

Le di el secreto a Jennings Randolph, el día que se graduó de la Universidad, y lo ha utilizado tan exitosamente que ahora está sirviendo su tercer mandato como miembro del Congreso, con una excelente oportunidad para seguir utilizándolo hasta que lo lleve a la Casa Blanca.

Mientras trabajaba como Director de Publicidad de LaSalle Extension University, cuando era apenas algo más que un nombre, tuve el privilegio de ver cómo J. G. Chapline, presidente de la Universidad, usaba la fórmula con tanta eficacia que hizo de LaSalle una de las escuelas de extensión más importantes del país.

El secreto al que me refiero es mencionado no menos de un centenar de veces a lo largo de este libro. No se lo nombra directamente, ya que parece funcionar con más éxito cuando se lo descubre y expone a la vista, donde aquellos que ESTÁN PREPARADOS y lo ESTÁN BUSCANDO, pueden captarlo Por eso, el señor Carnegie me lo señaló tan tranquilamente, sin darme su nombre específico.

Si usted está PREPARADO para ponerlo en práctica, reconocerá este secreto al menos una vez en cada capítulo. Me gustaría tener el privilegio de decirle cómo sabrá si está preparado, pero eso le privaría de muchos de los beneficios que recibirá cuando haga el descubrimiento por sus propios medios.

Mientras se escribía este libro, mi propio hijo, que estaba terminando el último año de su trabajo universitario, recogió el manuscrito del capítulo dos, lo leyó y descubrió el secreto para sí mismo. Usó la información tan eficazmente que fue directamente a un puesto de responsabilidad con un salario inicial mayor que el hombre promedio jamás gana. Su historia ha sido brevemente descrita en el capítulo dos. Cuando lo lea, tal vez desestimará cualquier sentimiento que haya tenido, al principio del libro, que prometió demasiado. Y, también, si alguna vez se has desanimado, si ha tenido dificultades para superar lo que le quitó el alma, si ha intentado y fracasado, si alguna vez se ha discapacitado por enfermedad o aflicción física, esta historia del descubrimiento y uso de la fórmula Carnegie por mi hijo puede ser el oasis en el desierto de la esperanza perdida, el cual ha estado buscando.

Este secreto fue utilizado por el presidente Woodrow Wilson durante la Primera Guerra Mundial. Fue revelado a cada soldado que luchó en el frente, cuidadosamente disimulado en el entrenamiento que recibieron antes de ir a luchar. El presidente Wilson me dijo que ése fue un factor importante en la obtención de los fondos necesarios para la guerra.

Hace más de veinte años, el Honorable Manuel L. Quezon (entonces Comisionado Residente de las Islas Filipinas), se inspiró en el secreto para ganar libertad para su pueblo. Ha ganado la libertad para las Filipinas, y es el primer Presidente del estado libre.

Una característica peculiar de este secreto es que quienes lo adquieren y lo emplean se ven literalmente arrastrados hacia el éxito. Si usted lo duda, lea los nombres de quienes lo han puesto en práctica, donde sea que se mencionen; constate usted mismo sus logros y convénzase.

¡Nunca obtendrá NADA A CAMBIO DE NADA!

El secreto al que me refiero no se puede obtener sin pagar un precio, aunque éste sea muy inferior a su valor. No pueden alcanzarlo a ningún precio aquellos que no lo estén buscando intencionadamente. Es imposible conocerlo a la ligera, y no se puede comprar con dinero, porque viene en dos partes. Una de ellas está ya en posesión de quienes se encuentran preparados para él.

El secreto sirve por igual a todos aquellos que estén preparados para recibirlo. La educación no tiene nada que ver con él. Mucho antes de que yo naciera, el secreto alcanzó a ser propiedad de Thomas Alva Edison, el cual lo utilizó de manera tan inteligente que llegó a ser el inventor más importante del mundo, aunque apenas asistió a la escuela por solo tres meses.

El secreto fue transmitido a Edwin C. Barnes, un socio de Edison, que lo utilizó con tanta eficacia, que, aunque sólo ganaba unos doce mil dólares anuales, acumuló una gran fortuna y se retiró del mundo de los negocios cuando todavía era muy joven. Se encontrará esta historia al comienzo del primer capítulo. Usted se convencerá de que la riqueza no está más allá de su alcance; que todavía puede llegar a ser lo que anhela; que el dinero, la fama, el reconocimiento y la felicidad pertenecen a todo aquel que esté preparado y decidido a tener estas bendiciones.

¿Cómo sé todas estas cosas? Usted deberá saberlo antes de que haya terminado este libro. Quizá lo descubra en el primer capítulo, o en la última página.

Mientras llevaba a cabo una tarea de veinte años de investigación, con la que me había comprometido por solicitud del señor Carnegie, analicé a centenares de hombres famosos, y muchos de ellos admitieron que habían acumulado su vasta fortuna mediante la ayuda del secreto de Carnegie; entre aquellos hombres se encontraban:

HENRY FORD

WILLIAM WRIGLEY JR.

JOHN WANAMAKER

JAMES J. HILL

GEORGE S. PARKER

E. M. STATLER

HENRY L. DOHERTY

CYRUS H. K. CURTIS

GEORGE EASTMAN

THEODORE ROOSEVELT

JOHN W. DAVIS

ELBERT HUBBARD

WILBUR WRIGHT

WILLIAM JENNINGS BRYAN

DR. DAVID STARR JORDAN

J. ODGEN ARMOUR

CHARLES M. SCHWAB

HARRIS F. WILLIAMS

DR. FRANK GUNSAULUS

DANIEL WILLARD

KING GILLETTE

RALPH A. WEEKS

JUDGE DANIEL T. WRIGHT

JOHN D. ROCKEFELLER

THOMAS A. EDISON

FRANK A. VANDERLIP

F. W. WOOLWORTH

COL. ROBERT A. DOLLAR

EDWARD A. FILENE

EDWIN C. BARNES

ARTHUR BRISBANE

WOODROW WILSON

WM. HOWARD TAFT

LUTHER BURBANK

EDWARD W. BOK

FRANK A. MUNSEY

ELBERT H. GARY

DR. ALEXANDER GRAHAM BELL

JOHN H. PATTERSON

JULIUS ROSENWALD

STUART AUSTIN WIER

DR. FRANK CRANE

GEORGE M. ALEXANDER

J. G. CHAPLINE

HON. JENNINGS RANDOLPH

ARTHUR NASH

CLARENCE DARROW

Estos nombres representan apenas una pequeña parte de los centenares de estadounidenses famosos cuyos logros, sean financieros o de otra índole, demuestran que quienes comprenden y aplican el secreto de Carnegie alcanzan posiciones elevadas en la vida. No he conocido a nadie que, inspirado por el secreto, no alcanzara un éxito notable en el campo que hubiera elegido. Jamás conocí a ninguna persona distinguida, ni que acumulara riquezas de ninguna índole, que no estuviese en posesión del secreto. A partir de estos dos hechos he llegado a la conclusión de que el secreto es más importante, como parte del conocimiento esencial para la autodeterminación, que cualquier otro concepto que uno reciba a través de lo que se conoce como educación. ¿Qué es la EDUCACIÓN, de cualquier forma? Esto se ha respondido en gran detalle.

En algún lugar, mientras lees, el secreto al que me refiero saltará de la página y se parará con valentía ante usted, ¡SI ESTÁ LISTO PARA ESO! Cuando aparezca, usted lo reconocerá. Ya sea que reciba el cartel en el primer o el último capítulo, detente por un momento cuando se presente, y deténgase un momento a pensar, porque esa ocasión marcará el punto de inflexión más importante de su vida.

Pasamos ahora, al Capítulo Uno, y a la historia de mi querido amigo, que ha reconocido generosamente haber visto el signo místico, y cuyos logros comerciales son evidencia suficiente de que rechazó un vaso. Al leer su historia, y los demás, recuerden que se ocupan de los problemas importantes de la vida, como la experiencia de todos los hombres. Los problemas que surgen del esfuerzo de uno para ganarse la vida, para encontrar esperanza, coraje, satisfacción y paz mental; para acumular riquezas y disfrutar de la libertad de cuerpo y espíritu.

Recuerde, además, a medida que vaya leyendo, que todo esto tiene que ver con hechos y no con ficción, y que su propósito consiste en transmitir una gran verdad universal mediante la cual quienes estén PREPARADOS podrán aprender QUÉ HACER, Y CÓMO HACERLO. También recibirán EL ESTÍMULO NECESARIO PARA COMENZAR.

Como recomendación final de preparación antes de que usted empiece el primer capítulo, ¿puedo ofrecerle una breve sugerencia que tal vez le dé una clave con la que reconocerá el secreto de Carnegie? Es ésta: ¡TODO LOGRO, TODA RIQUEZA GANADA COMIENZA CON UNA IDEA! Si usted está preparado para el secreto, ya tiene la mitad; por lo tanto, reconocerá la otra mitad con facilidad en el momento en que alcance su mente.

EL AUTOR

Capítulo 1. Introducción

EL HOMBRE QUE PENSÓ EN LA MANERA DE ASOCIARSE CON THOMAS A. EDISON

EN VERDAD, los pensamientos son cosas, cosas muy poderosas cuando se combinan con la exactitud del propósito, la perseverancia y un imperioso deseo de convertirlos en riqueza, o en otros objetos materiales.

Hace algunos años, Edwin C. Barnes descubrió lo cierto que es que los hombres realmente PIENSAN Y SE HACEN RICOS. Su descubrimiento no surgió de pronto, sino que fue apareciendo poco a poco, empezando por un FERVIENTE DESEO de llegar a ser socio del gran Edison.

Una de las características principales del Deseo de Barnes es que era definitivo. Quería trabajar con Edison, no para él. Observe con detenimiento la descripción de cómo fue convirtiendo su deseo en realidad, y tendrá una mejor comprensión de los principios que conducen a la riqueza.

Cuando este DESEO apareció por primera vez en su mente, Barnes no estaba en posición de actuar según ese deseo, o impulso del pensamiento. Dos obstáculos se interponían en su camino: No conocía a Edison, y no tenía bastante dinero para pagarse el pasaje en tren hasta Orange, New Jersey.

Estas dificultades hubieran bastado para desanimar a la mayoría de los hombres en el intento de llevar a cabo el deseo. ¡Pero el suyo no era un deseo ordinario! Él estaba tan decidido a encontrar una manera de llevar a cabo su deseo de que finalmente decidió viajar como equipaje ciego, en lugar de ser derrotado. (Para los no iniciados, esto significa que fue a East Orange en un tren de carga).

Barnes se presentó en el laboratorio de Edison, y anunció que había ido a hacer negocios con el inventor. Hablando de su primer encuentro con Barnes, Edison comentaba años más tarde: Estaba de pie ante mí, con la apariencia de un vagabundo, pero había algo en su expresión que transmitía el efecto de que estaba decidido a conseguir lo que se había propuesto. Yo había aprendido, tras años de experiencia, que cuando un hombre DESEA algo tan imperiosamente que está dispuesto a apostar todo su futuro en una sola carta para conseguirlo, tiene asegurado el triunfo. Le di la oportunidad que me pedía, porque vi que él estaba decidido a no ceder hasta obtener el éxito. Los hechos posteriores demostraron que no hubo error.

Lo que el joven Barnes le dijo al Sr. Edison en esa ocasión fue mucho menos importante que lo que pensó. ¡El mismo Edison, lo dijo! No pudo haber sido el aspecto del joven lo que le proporcionara su comienzo en la oficina de Edison, ya que ello estaba definitivamente en su contra. Lo importante era lo que él PENSABA.

Si la importancia de esta afirmación pudiera ser transmitida a cada persona que lo lee, no habría necesidad del resto de este libro.

Barnes no logró su asociación con Edison en su primera entrevista. Él tuvo la oportunidad de trabajar en las oficinas de Edison, con un salario muy nominal, haciendo un trabajo que no era importante para Edison, pero más importante para Barnes, porque le dio la oportunidad de mostrar su mercancía donde su destinado socio podría verlo.

Pasaron los meses. Aparentemente no pasó nada para traer el codiciado objetivo que Barnes había establecido en su mente como su PRINCIPAL PROPÓSITO DEFINITIVO. Pero algo importante estaba sucediendo en la mente de Barnes. Constantemente intensificaba su DESEO de convertirse en el socio de negocios de Edison.

Los psicólogos han afirmado correctamente, que cuando uno está realmente preparado para algo, aparece. Barnes estaba listo para asociarse con Edison; además, estaba decidido A SEGUIR LISTO HASTA CONSEGUIR LO QUE BUSCABA.

No se decía a sí mismo: Ah bueno, ¿para qué insistir? Supongo que acabaré por cambiar de idea y probaré un trabajo de vendedor. En vez de eso, decía: He venido aquí para asociarme con Edison, y eso es lo que haré aunque me lleve el resto de la vida. ¡Estaba convencido de ello! ¡Qué historia tan diferente contarían los hombres si adoptaran un PROPÓSITO DEFINIDO, y mantuvieran ese propósito hasta que el tiempo lo convirtiese en una obsesión avasalladora!

Quizás el joven Barnes no lo supiera en aquel entonces, pero su determinación inconmovible, su perseverancia en mantenerse firme en su único DESEO, estaba destinada a acabar con todos los obstáculos, y a darle la oportunidad que buscaba.

Cuando la oportunidad surgió, apareció con una forma diferente y desde una dirección distinta de las que Barnes había esperado. Ése es uno de los trucos de la oportunidad. Tiene el curioso hábito de aparecer por la puerta de atrás, y a menudo viene disimulada con la forma del infortunio, o de la frustración temporal. Tal vez por eso hay tanta gente que no consigue reconocerla.

Edison acababa de perfeccionar un nuevo invento, conocido en aquella época como la Máquina de Dictar de Edison (ahora el Ediphone). Sus vendedores no mostraron entusiasmo por ese aparato. No confiaban en que se pudiera vender sin grandes esfuerzos. Barnes vio su oportunidad, que se había colado discretamente,

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1