Comenzar a leer

Cautela contra cautela

Calificaciones
138 página56 minutos

Resumen

 Cautela contra cautela. Antonio Mira de Amescua
Jornada primera 
 (Sale Chirimía, de noche.) 
 Chirimía: Ya el cielo como un pavón
ostenta sus luces bellas
con las lucientes estrellas
que sus ojos de Argos son.
Ya el cielo está como un huevo,
estrellado. El mundo está
vestido de negro ya.
Salga vueselencia. 
 (Salen Enrique y Julio.) 
 Enrique: Debo
recatarme, cosa es clara
cuando en Nápoles estoy
y Enrique de Ávalos soy,
Marqués del Basto y Pescara.
Don Alonso de Aragón,
Rey de Nápoles, confía
de la diligencia mía
con una inmensa afición
este reino, y un privado,
ministro por varios modos,
ha de dar ejemplo a todos.
¿Qué mucho que recatado
salgo yo por la ciudad
de noche a vanos errores?
Si aunque son castos amores,
mostrarlos es liviandad. 

Leer en la aplicación Scribd móvil

Descargar la aplicación móvil Scribd gratis para leer en cualquier momento y lugar.