Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma": Epistolario completo 1908-1939
Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma": Epistolario completo 1908-1939
Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma": Epistolario completo 1908-1939
Libro electrónico110 páginas1 hora

Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma": Epistolario completo 1908-1939

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

El intercambio epistolar entre Freud y Zweig muestra al creador del psicoanálisis en la doble faceta de Dichter (creador de ficciones) y Naturforscher (científico naturalista). Sus cartas nos ofrecen un material inagotable para "poner a trabajar" las propias concepciones psicoanalíticas, en el proceso mismo de su producción. En su correspondencia, Freud relata las diversas vicisitudes que rodean su la vida - expresadas por el decir poético (Dichten) de un gran estilista de la lengua alemana-; así como también transmite con claridad el "pensamiento pensante" (Denken) acerca de los mecanismos del inconsciente. Freud consideraba a los artistas como capaces de un acceso privilegiado a la "otra escena" inconsciente (eine andere Schauplatz), de modo que la figura de un creador literario de la talla de Zweig operó como estímulo para la redacción de una correspondencia plena de reveladoras consideraciones psicoanalíticas. "Permítame decirle claramente lo que yo y muchos otros le agradecemos: el coraje en la psicología. Como innumerables hombres de la literatura de toda una época, usted, de manera individual, ha eliminado las inhibiciones. Gracias a usted vemos mucho, gracias a usted decimos mucho de lo que, de lo contrario, no se habría visto ni dicho nada. Esto aún no está claro hoy en día, porque a nuestra literatura no se la ve ni históricamente ni en sus formas causales; dentro de una década o dos se reconocerá cuál era el contexto que de repente dio una audacia psicológica distinta a Proust en Francia, a Lawrence y Joyce en Inglaterra, y a unos pocos alemanes. Será su nombre. Y ya no negaremos a este grandioso fundador." (Stefan Zweig a Sigmund Freud, 8/9/1926)
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento5 mar 2019
ISBN9788416467341
Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma": Epistolario completo 1908-1939

Comentarios para Sigmund Freud y Stefan Zweig

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Sigmund Freud y Stefan Zweig - Sigmund Freud

    Dirigida por Marcelo G. Burello


    Desde la Antigüedad hasta nuestros días, cuando nuevos soportes y formatos reconfiguran las comunicaciones, las cartas constituyeron un pilar de la cultura humana. No sólo como vías de intercambio, sino también como instancias de autocomprensión, las epístolas cruzaron el orbe en busca del milagro de un contacto diferido y sin embargo vívido: un diálogo entre ausentes que se presentizan en la escritura. Esta colección quiere albergar algunos casos sobresalientes de ese arte íntimo, hoy casi en vías de extinción, y sin el cual la historia íntegra del hombre hasta aquí sería inconcebible.

    Diseño y composición: Gerardo Miño

    Edición: Primera. Mayo de 2016

    ISBN: 978-84-16467-34-1

    Código IBIC: DB, JB, DN

    Lugar de edición: Buenos Aires, Argentina

    Prohibida su reproducción total o parcial, incluyendo fotocopia, sin la autorización expresa de los editores. 

    © 2016, Miño y Dávila srl / © 2016, Miño y Dávila SL

    Dirección postal: Tacuarí 540 (C1071AAL), Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

    Tel-fax: (54 11) 4331-1565

    E-mail producción: produccion@minoydavila.com

    E-mail administración: info@minoydavila.com

    Web: www.minoydavila.com

    redes sociales: @MyDeditores www.facebook.com/MinoyDavila

    Presentación

    José E. Milmaniene

    El intercambio epistolar entre Freud y Zweig muestra al creador del psicoanálisis en la doble faceta  deDichter (creador de ficciones) y Naturforscher (científico naturalista). Sus cartas nos ofrecen un material inagotable para poner a trabajar las propias concepciones psicoanalíticas, en el proceso mismo de su producción.

    En su correspondencia, Freud relata las diversas vicisitudes que rodean su vida -expresadas por el decir poético (Dichten) de un gran estilista de la lengua alemana-; así como también transmite con claridad el pensamiento pensante (Denken) acerca de los mecanismos del inconsciente. Freud consideraba a los artistas como capaces de un acceso privilegiado a la "otra escena" inconsciente (eine andere Schauplatz), de modo  que la figura de un creador literario de la talla de Zweig operó como estímulo para la redacción de una correspondencia plena de reveladoras consideraciones psicoanalíticas.

    Zweig era para Freud no sólo un escritor admirado por la belleza de su estilo literario, sino también por su aguda capacidad de observación, para la comprensión de lo "siniestramente excesivo que habita en los núcleos más profundos de la subjetividad de su tiempo. Freud consideraba a los poetas y escritores como capaces de avizorar en estado práctico" los complejos mecanismos inconscientes, sin el esfuerzo intelectual que demanda al investigador psicoanalítico la captación  conceptual de los mismos. El creador literario devino para Freud un valorado aliado en la exploración del inconsciente, de modo que el intercambio epistolar con un escritor muy compenetrado con sus originales ideas operó como un verdadero dispositivo (Dichtung), propicio para plasmar una escritura imbuida de un consistente plus de sentido psicoanalítico.

    Se trata pues, en estas cartas, más que de la formulación de nuevos conceptos, de la puesta en acto de los operadores mayores de la teoría, es decir, de la transmisión de las ideas psicoanalíticas, con un claro estilo didáctico, que las dota de una inusual potencia discursiva. Este intercambio epistolar revela una fuerte afinidad entre dos hombres que se enviaban mutuamente sus obras, con la seguridad de encontrar cada uno en el otro un lector privilegiado, dado que ambos compartían la misma convicción en el poder redentor de la palabra. Zweig admiraba profundamente al hombre Freud, tanto por su valentía para abordar sin inhibiciones ni falsos pudores la vida sexual humana así como por su coraje para vencer las enormes resistencias que despertaba su genial obra, a la que consideraba la mayor contribución para la comprensión de los conflictos del alma humana.

    La profunda valoración de la obra freudiana reside no sólo en que ésta revela los mecanismos inconscientes que presiden todas las conductas humanas -desde las más sublimes hasta las más pulsionales-; sino que también ha fundado una práctica clínica inédita, la curación por el espíritu, tal como la llamó Zweig. Ésta posibilita la elaboración -a través de la palabra interpretativa enunciada en transferencia- de los conflictos inconscientes que desgarran a la subjetividad, atenazada por la culpa, los mandatos de imposible cumplimiento, los goces letales, los deseos incumplidos, los fracasos neuróticos, y los amores imposibles. Zweig, al igual que otros escritores y artistas, sostenía que el descubrimiento psicoanalítico implicó mucho más que un método terapéutico, dado que no solo  revolucionó todos los campos del saber, sino que además posibilitó el desarrollo de una  renovada concepción del hombre. Escribe en una carta del 9 de diciembre de 1929: Quizás aquello que para usted era lo más importante, el método curativo, para mí hoy ya no es lo esencial de la obra. Creo que la revolución que Ud. ha provocado en lo psicológico y filosófico, y en toda estructura moral de nuestro mundo, abarca mucho más que la parte terapéutica de su descubrimiento.

    En otros términos, Zweig percibió que Freud había fundado una ciencia conjetural del sujeto, la que permite -a través del desciframiento interpretativo de los deseos inconscientes- hacer inoperantes las defensas imaginarias yoicas y las fijaciones sintomáticas. El psicoanálisis freudiano posibilita así la apertura a un "nuevo decir" -que expresa lo que fue silenciado por las represiones o negaciones-, el que facilita la reconciliación del sujeto con la dimensión simbólica de la existencia y la recuperación  de la experiencia placentera del evento del lenguaje. 

    La analítica poético-existencial creada por Freud permite consolidar un gran progreso sublimatorio, al develar la diferencia ontológico–sexual que nos singulariza y los deseos inconscientes que nos causan. Freud ha  inventado los nombres teóricos que permiten hacer consciente el inconsciente, y le ha devuelto a la palabra la potencia terapéutica, que posibilita no sólo la supresión de los síntomas, sino también la comprensión de los mecanismos inconscientes que anudan los goces letales, en sus insistencias repetitivas.

    Freud, a su vez, estimaba a los escritores como Zweig, que eran capaces de crear ficciones que ponían en escena los conflictos inconscientes esenciales entre el deseo y la Ley. Las narrativas poéticas exponen, con ganancia de placer estético, la dramática existencial ligada a los grandes dilemas éticos, que signan la conducta humana. La puesta en escena literaria  permite por ende un distanciamiento reflexivo por parte de los lectores, que opera ya inicialmente, como la posibilidad  de un cambio en la posición subjetiva. Es decir, Freud ha ponderado siempre el poder rectificativo del arte y la capacidad del creador de exponer a través de mínimos detalles y sutiles matices discursivos y gestuales, los deseos inconscientes más profundos, opacados por sólidas  racionalizaciones encubridoras.

    Freud pondera el hecho de que el novelista logre, a través del lenguaje, la exposición   de relaciones intersubjetivas  insospechadas, que hasta entonces nadie había puesto en palabras. La escritura presenta los dramas existenciales de modo tal que nos permite plantearnos las buenas preguntas, que posibilitan así una mayor aproximación a la intelección de  las escenas sexuales reprimidas, que operan como el fundamento último de todos los conflictos. De modo que Freud no sólo obtuvo un elevado placer a partir de la lectura de las obras del escritor -que lo distraían de su

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1