Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

Gratis por 30 días. Luego, $9.99/mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Los colores del jardín

Los colores del jardín

Leer la vista previa

Los colores del jardín

Longitud:
287 páginas
1 hora
Publicado:
Feb 27, 2019
ISBN:
9781644616178
Formato:
Libro

Descripción

A través de las estaciones y los climas, el jardín se cubre con su capa de colores más o menos cálidos y vivos, en un delicado equilibrio entre el trabajo de la naturaleza y la intervención del ser humano. En efecto, todos los jardines, independientemente de su tamaño, necesitan cierto sentido de la organización que el jardinero no siempre posee. Por ello, resultan necesarias algunas claves para lograr a la perfección la combinación de los elementos y de las leyes de composición que rigen este arte. El autor proporciona en esta obra todos los elementos imprescindibles que le permitirán lograr a la perfección la planificación de su jardín a través de: el análisis de los colores de la paleta del pintor-jardinero, su significado, la disposición de los colores gracias a las leyes de composición, su simbolismo y su correspondencia. Esta obra, ilustrada con 150 fotografías, 70 fichas de especies de color y 10 dibujos, le ayudará a crear un jardín de colores lleno de armonía y equilibrio.
Publicado:
Feb 27, 2019
ISBN:
9781644616178
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Los colores del jardín

Libros relacionados

Vista previa del libro

Los colores del jardín - Aldo Colombo

GLOSARIO

INTRODUCCIÓN

Para cada uno de nosotros los colores son una fuente de emoción constante. Los bebés empiezan a descubrir su entorno con la visión de los objetos de colores vivos, y todos conservamos, por lo menos sensorialmente, la magia de descubrir los infinitos matices que colorearon nuestra infancia. ¿Quién no tuvo un color preferido desde su más tierna edad? Con el tiempo, a medida que se perfilaba nuestra sensibilidad, empezamos a plantearnos otras cuestiones, como por ejemplo, la combinación de colores más agradable a la vista. Así aprendimos a apreciar los contrastes, las armonías, la claridad, la oscuridad, los tonos puros, los colores pastel, etc. Estos gustos, muy personales, suelen variar con el paso de los años.

En efecto, cada color puede suscitar reacciones distintas en cada persona, pero también en un mismo individuo, en función del momento o de su estado de ánimo. Además, los colores, al igual que los olores o la música, pueden asociarse con recuerdos, buenos o malos. Por otra parte, pueden tener significados distintos según los países. Así, el blanco, que en Occidente representa el color nupcial, es el del luto en China. El jardín es un lugar que nos permite expresar nuestra personalidad, nuestras preferencias, nuestro sentido artístico, en el que podemos jugar con los colores de las flores, las hojas y, por qué no, de los frutos o los troncos, como si se tratase de la paleta de un pintor. Con la elección de un color sobre otro estamos manifestando nuestra personalidad, y en nuestro jardín tenemos la posibilidad de modelar el espacio; transmitir serenidad o inquietud mediante la elección de un matiz u otro. Una elección coherente de los colores puede relajar o estimular, suscitando una sensación de calor o de frescor, según los casos. Desde un punto de vista más práctico, gracias a una utilización adecuada de los colores, es posible crear efectos ópticos y dar la impresión de que el jardín es más grande o más pequeño de lo que es en realidad. Si lo desea, también podrá atraer la atención hacia una parte del espacio, desviándola de algunos elementos menos estéticos. Por último, no olvide que los colores varían muy deprisa, hasta el punto de que su «obra» podrá cambiar completamente de aspecto en pocos días. Los jardines y los colores están unidos de forma indisociable, muestra de ello es el gran número de tonos cuyo nombre procede de plantas, flores o frutos: rosa, violeta, fucsia, lavanda, naranja, cereza, albaricoque, lila, ciclamen, ciruela, etc.

A veces basta un toque de color bien escogido para cambiar un paisaje y darle carácter

En teoría, la elección de los colores siempre debería basarse en unas reglas muy concretas, teniendo en cuenta, por supuesto, los gustos personales de cada uno en materia de tonos, armonías o contrastes, con el fin de obtener unos efectos que reflejen la personalidad del jardinero. De forma general, se aconseja buscar un equilibrio cromático y mantener una proporción determinada y bien establecida entre los colores. Sin embargo, aunque las reglas son muy útiles, en ocasiones es conveniente saber prescindir de ellas. En realidad, la regla de oro consiste en experimentar constantemente unos esquemas de colores variados, aprendiendo a jugar asimismo con la luz, que según la intensidad con la que ilumina un rincón u otro del jardín puede dar a una misma planta un matiz diferente. Como veremos más adelante, en un jardín los colores pueden proceder de partes específicas de las plantas: las hojas, las flores y los frutos, así como los troncos y las ramas. Cada uno de estos elementos tiene una función en la sucesión de las estaciones del año. Lo cierto es que una elección sensata en materia de especies vegetales permite obtener un jardín lleno de color durante todo el año, incluso en invierno. En efecto, durante la estación fría han desaparecido las floraciones, tan espectaculares como efímeras, y las hojas, los troncos y las bayas toman el relevo, mostrando sus sutiles tonos (no olvidemos además que un follaje de hermosos colores significa que la planta goza de buena salud).

Elegir las plantas del jardín en función de los colores es una buena opción y le animamos a hacerlo, sin olvidar ciertas reglas básicas, en las que se basa todo proyecto serio en materia de jardinería. Resulta inútil escoger detenidamente unas bonitas plantas «de pleno sol», crear hábilmente una magnífica combinación de tonos y plantarlas a la sombra. Evite también plantar un ejemplar que necesite humedad en un suelo seco, así como colocar una planta de gran tamaño en un espacio reducido. El color sólo representa uno de los numerosos criterios de elección y sin duda no es el único elemento que debe guiarle. Además, el color está vinculado a otras sensaciones que se perciben en el interior del jardín: el perfume de las flores, el viento entre las hojas, el flujo del agua, el canto de los pájaros, el zumbido de los insectos. Todos estos factores deben tenerse en cuenta en la elección de una planta. ¡No se limite exclusivamente en la elección del color! Las competencias del jardinero deben ser múltiples. Para escoger bien, resulta imprescindible conocer las distintas especies: ¿en qué momento se deben plantar?, ¿qué exposición prefieren?, ¿cuáles son sus necesidades de riego, luz y abono?, ¿cuáles son sus relaciones con las demás plantas?, ¿cuáles serán sus dimensiones definitivas? Estas son algunas de las preguntas que deberá tener en cuenta a la hora de su elección. Si tiene la posibilidad de hacerlo, le aconsejamos que destine una parte de su jardín a hacer pruebas, y que «juegue», por ejemplo, con plantas anuales y bianuales, que tal vez hagan maravillas en sus arriates.

Gerbera

EL CHELSEA FLOWER SHOW

Los jardineros ingleses, herederos de una larga tradición floral, no podrían mostrarse insensibles al encanto de los colores. El Chelsea Flower Show es una prueba evidente. Esta exposición, que se inició en 1913, se celebra cada año en el mes de mayo en el barrio londinense de Chelsea por la Royal Horticultural Society (RHS), la mayor asociación de aficionados a la jardinería del mundo, con más de 250.000 miembros y una historia de más de doscientos años. En esta ocasión se reúnen los mejores paisajistas de Gran Bretaña y del mundo para diseñar y realizar en el exterior unos jardines de exhibición (patrocinados por periódicos, grandes empresas e incluso por la familia real), que cada año marcan las últimas tendencias en materia de estilo (estructurado o «salvaje»), especies, variedades y, por supuesto, colores.

Pero es sobre todo en el interior de los dos grandes pabellones donde se despliega una auténtica fiesta de colores única en el mundo. Numerosos productores, más o menos importantes, casi siempre muy especializados, presentan las últimas novedades. Junto a las plantas más comunes, de las rosas a los geranios, se halla toda una serie de plantas más exóticas, como los Streptocarpus, los Mecanopsis (adormideras azules), los Lupinus y los Lathyrus (guisantes de olor), que nada tienen que envidiar a plantas mucho más populares. Los productores venden directamente las semillas de sus variedades al público o distribuyen catálogos de venta por correspondencia.

También se encuentran pabellones de asociaciones de aficionados a ciertas plantas (de las rosas a las clemátides), que a menudo distribuyen gratuitamente semillas a quienes están interesados.

Esta exposición es un acontecimiento seguido por todos los medios de comunicación ingleses, periódicos y cadenas de televisión (como los desfiles de alta costura en Francia) y para visitarla es necesario reservar con mucha antelación, ya que el número de entradas es limitado. Las fotografías muestran algunos de los pabellones preparados para este acontecimiento, donde se puede admirar la paleta de colores disponibles para cada planta.

Diascia

Papaver nudicaule

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Los colores del jardín

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores