Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El tratamiento natural de las alergias
El tratamiento natural de las alergias
El tratamiento natural de las alergias
Libro electrónico166 páginas2 horas

El tratamiento natural de las alergias

Calificación: 4 de 5 estrellas

4/5

()

Información de este libro electrónico

Los factores que originan las alergias y las soluciones para combatirlas
Las alergias son la expresión de un desequilibrio interior que responde a múltiples causas. Cada persona alérgica tiene sus razones, por ello es un error tratar a todos los alérgicos por igual y con los mismos remedios. En general, los fármacos convencionales sólo palían los síntomas y, en ocasiones, incluso pueden perjudicar la evolución de la enfermedad. Este libro describe cuál es la aportación de las terapias naturales en el tratamiento de las alergias, pues en vez de aplicar tratamientos paliativos agresivos buscan el origen de la alergia y tratan de activar los mecanismos internos de cada paciente para conseguir su curación.
En este libro podrá encontrar:
- Los diferentes tipos de alergias y sus principales manifestaciones clínicas.
- Cómo influye la dieta en las alergias.
- Cuáles son los tratamientos naturales más comunes: la fitoterapia y los complementos ortomoleculares.
- Los tratamientos homeopáticos más habituales y cómo se usan las terapias alternativas.
IdiomaEspañol
EditorialIntegral
Fecha de lanzamiento1 nov 2015
ISBN9788416267767
El tratamiento natural de las alergias

Comentarios para El tratamiento natural de las alergias

Calificación: 4 de 5 estrellas
4/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    El tratamiento natural de las alergias - Rosa Guerrero

    El tratamiento natural de las alergias

    RBA INTEGRAL

    ROSA GUERRERO

    EL TRATAMIENTO NATURAL DE LAS ALERGIAS

    Los factores que las originan y las soluciones naturales para combatirlas

    NOTA IMPORTANTE: en ocasiones las opiniones sostenidas en «Los libros de Integral» pueden diferir de las de la medicina oficialmente aceptada. La intención es facilitar información y presentar alternativas, hoy disponibles, que ayuden al lector a valorar y decidir responsablemente sobre su propia salud, y en caso de enfermedad, a establecer un diálogo con su médico o especialista. Este libro no pretende, en ningún caso, ser un sustituto de la consulta médica personal.

    Aunque se considera que los consejos e informaciones son exactas y ciertas en el momento de su publicación, ni los autores ni el editor pueden aceptar ninguna responsabilidad legal por cualquier error u omisión que se haya podido producir.

    © Rosa Guerrero, 2013

    © de esta edición: RBA Libros S.A., 2013

    Avda. Diagonal, 189 — 08018 Barcelona

    rbalibros.com

    Primera edición: abril de 2013

    RBA INTEGRAL

    REF.: OEBO895

    ISBN: 9788416267767

    DEPÓSITO LEGAL: B-7.193-2013

    VÍCTOR IGUAL, S. L. • FOTOCOMPOSICIÓN

    Queda rigurosamente prohibida, sin autorización por escrito del editor, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra, que será sometida a las sanciones establecidas por la ley. Pueden dirigirse a Cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesitan fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47).

    Todos los derechos reservados.

    Contenido

    ¿Qué son las alergias?

    El sistema inmunitario, guardián de la salud • Células y sustancias interactivas • La respuesta inmunológica • Identificar y neutralizar al enemigo

    ¿Qué altera la inmunidad?

    Las causas de la alergia • El mecanismo de la reacción alérgica • Los diferentes tipos de respuesta • Los mediadores de la hipersensibilidad • Alergias, seudoalergias e intolerancias

    Los principales alérgenos

    Los neumoalérgenos • Los trofoalérgenos • Los alérgenos de contacto • Los alérgenos microbianos • Las radiaciones solares • Los medicamentos

    Manifestaciones clínicas

    Rinitis alérgica • Fiebre del heno • Asma bronquial • Conjuntivitis alérgica • Eccema atópico • Dermatitis de contacto • Urticaria • Alteraciones digestivas • Shock anafiláctico • Otras patologías asociadas

    La visión psicosomática de la alergia

    La personalidad alérgica • El choque emocional desestabilizador • El papel del alérgeno • Mente, nervios y hormonas

    La influencia de la dieta en las alergias

    Correcciones dietéticas • Las fases de la dieta antialérgica • El control de la candidiasis

    Tratamiento natural de las alergias

    El poder de la fitoterapia • Los complementos ortomoleculares • La función de los oligoelementos • Algunos remedios naturistas caseros

    Los remedios homeopáticos

    Metodología del tratamiento homeopático • Remedios sintomáticos • El concepto de terreno y sus principales remedios • Miasmas, diátesis y nosodes

    Otras terapias alternativas

    Acupuntura • Flores de Bach • Hipnosis • Terapias manuales

    Casos clínicos

    Bibliografía y direcciones

    ¿Qué son las alergias?

    Cuando se habla de alergias, una de las primeras imágenes que vienen a la cabeza es la de una persona con los ojos enrojecidos y estornudando sin parar durante un soleado día de primavera en medio de un maravilloso prado lleno de flores. Este espectáculo de lágrimas, goteo nasal y otros síntomas que poco favorecen la imagen personal no es más que una respuesta exagerada del sistema inmunitario ante una sustancia en principio inofensiva pero que el cuerpo de la «víctima» identifica como extraña. El término alergia deriva de las palabras griegas allos, diferente, y ergos, reacción. La sustancia que desencadena el torrente de reacciones se denomina alérgeno y, en muchos casos, identificarlo deviene para el médico una auténtica tarea de detective porque potencialmente todo, absolutamente todo, puede ser origen de una reacción alérgica, incluso los seres humanos.

    Se calcula que tres de cada diez personas sufren algún tipo de alergia, una proporción que curiosamente en las últimas décadas ha ido en vertiginoso aumento, sobre todo en los países desarrollados. Las alergias son el resultado de la combinación de factores ambientales, hereditarios y psicoemocionales que desequilibran el sistema inmunitario y provocan reacciones de hipersensibilidad que van desde unos simples estornudos a manifestaciones patológicas más graves como el asma o los eccemas. También pueden ser las causantes de otras alteraciones aparentemente no relacionadas como la hiperactividad, las migrañas, la artritis o la fatiga crónica, como más adelante abordaremos.

    EL SISTEMA INMUNITARIO, GUARDIÁN DE LA SALUD

    Por tanto, a la pregunta de ¿por qué tengo alergia? se le puede dar una primera respuesta consistente en decir que es una sobrerreacción del sistema inmunitario. Naturalmente, las cosas no son tan sencillas y conviene matizar la respuesta. El sistema inmunitario es como un Ministerio de Defensa personal e intransferible que se encarga de repeler las constantes agresiones del exterior. Esta compleja red defensiva está distribuida por todo el cuerpo y la forman órganos, células y sustancias solubles. Se puede decir sin temor a exagerar que sin el sistema inmunitario la vida sería imposible y obligaría a estar en una campana estéril para evitar que cualquier elemento mínimamente patógeno nos fulminase. El problema está en que algunas personas tienen un sistema inmune que ante una determinada sustancia o situación reacciona sin necesidad y pone en marcha un dispositivo defensivo a gran escala.

    El objetivo de los agentes del sistema inmune es identificar y neutralizar a los agentes patógenos que penetran en el organismo

    Los órganos más conocidos en el engranaje del sistema inmunitario son los ganglios, que forman cadenas que se distribuyen por todo el organismo y que se interrelacionan a través del sistema linfático. Los más destacables —ya que pueden llegar a ser palpables y visibles cuando se hinchan— son los del cuello, las axilas y la región inguinal, pero también los hay en la cavidad torácica y abdominal.

    Por lo que respecta a las células del sistema inmune, las más importantes son los glóbulos blancos. En el apartado de sustancias solubles, hay una gran diversidad de ellas, y los anticuerpos son las más populares. En el polo opuesto de la fama está el complejo mayor de histocompatibilidad (CMH), que pese a su nombre tan poco pegadizo es la base del sistema inmunitario. Se trata de unas moléculas presentes en la superficie de las células cuya misión es identificar lo propio y lo extraño o, en terminología bélica, al amigo del enemigo.

    CÉLULAS Y SUSTANCIAS INTERACTIVAS

    Todos los elementos del sistema inmune están relacionados entre sí y colaboran en un objetivo único: identificar y neutralizar a los agentes patógenos que penetran en el organismo. Vale la pena hablar de ellos en detalle, ya que son los responsables de preservar la salud.

    Macrófagos. Son glóbulos blancos de gran tamaño cuya misión es ingerir microbios y sustancias tóxicas. No se encuentran en la sangre, sino en zonas estratégicas —piel, mucosas— donde los órganos del cuerpo contactan con el flujo sanguíneo o con el mundo exterior.

    Neutrófilos. Son también glóbulos blancos de considerable tamaño que contienen enzimas para destruir los antígenos ingeridos. Un antígeno es cualquier sustancia que el sistema inmune reconoce como una amenaza y contra la que fabrica anticuerpos. Los neutrófilos trabajan en coordinación con los macrófagos para limpiar el organismo de sustancias patógenas. A diferencia de estos, circulan por la sangre y necesitan un estímulo específico para abandonarla y entrar en los tejidos.

    Mastocitos o células cebadas. Son unas células específicas que se hallan en la mayoría de los tejidos del cuerpo, especialmente en la piel y mucosas del tracto digestivo y vías aéreas. Intervienen en la defensa del organismo liberando histamina, la principal sustancia que provoca las reacciones alérgicas.

    Linfocitos. Son células mucho más pequeñas que las anteriores, pero su principal diferencia es que pueden vivir durante décadas, mientras que los primeros tienen un ciclo vital de entre siete y diez días. Los hay de tres tipos: linfocitos B, linfocitos T y células asesinas naturales.

    Sistema del complemento. Consta de un conjunto de proteínas implicadas en distintas cascadas bioquímicas que tienen como objetivo potenciar la respuesta inmunitaria. Este proceso facilita el acceso de diversas células del sistema inmune al lugar de la infección, con la finalidad de destruir los microorganismos y neutralizar ciertos virus.

    Citocinas. Son moléculas secretadas por células del sistema inmunitario que actúan como mensajeros, regulando y coordinando muchas de las actividades de las células inmunes como son la inflamación, el crecimiento celular, la diferenciación, el desarrollo y los procesos de defensa.

    Anticuerpos: el alfabeto Ig

    En el apartado de sustancias interactivas merecen mención especial los anticuerpos, también llamados inmunoglobulinas (Ig), que se generan en presencia de cualquier antígeno, aunque no sea un microorganismo dañino. Una de las propiedades de cada grupo de anticuerpos es que son específicos, es decir, que reconocen a un tipo concreto de antígeno e ignoran a los demás. Al principio, cuando se produce una infección, el organismo fabrica anticuerpos en pequeña cantidad, y solo cuando la enfermedad resiste varios días, incrementa la producción. Muchos de esos anticuerpos permanecen en la sangre durante años, e incluso toda la vida, lo que hace inmune al organismo frente a infecciones posteriores de los mismos agentes patógenos.

    Cuando el médico quiere saber el estado de las defensas de un paciente, solicita una analítica con los valores de las Ig, ya que esta información puede ayudarle a determinar la enfermedad que

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1