Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Relaciones Laborales Y Productividad: En Las Relaciones Humanas 2+2 Tambien Son 4, Pero No Sabes Cuando

Relaciones Laborales Y Productividad: En Las Relaciones Humanas 2+2 Tambien Son 4, Pero No Sabes Cuando

Leer la vista previa

Relaciones Laborales Y Productividad: En Las Relaciones Humanas 2+2 Tambien Son 4, Pero No Sabes Cuando

valoraciones:
3/5 (1 clasificación)
Longitud:
128 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
9 dic 2018
ISBN:
9781543952995
Formato:
Libro

Descripción

Este libro es una guía sencilla y ágil que describe y propone soluciones a los factores clave de la relación laboral, con el propósito de que sea satisfactoria para ambas partes, condición indispensable para lograr productividad y consecuentemente la rentabilidad de la Empresa.
Editorial:
Publicado:
9 dic 2018
ISBN:
9781543952995
Formato:
Libro


Relacionado con Relaciones Laborales Y Productividad

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Relaciones Laborales Y Productividad - Fortunato Quintanilla Lozano

BIBLIOGRAFÍA

PRÓLOGO

El título de esta obra expresa en forma muy contundente una realidad evidente: Lograr Productividad requiere como pre condición sine qua non, que existan en nuestra empresa relaciones laborales constructivas y de mutuo beneficio.

La evolución de la tecnología y la globalización, nos llevan a gran velocidad a una competencia cada vez más intensa y para triunfar en ella, se requiere despertar la inteligencia y la energía de todos nuestros colaboradores, seguirlos viendo simplemente como mano de obra, es un gran error y el camino seguro al fracaso por falta de competitividad.

Durante los años de la guerra fría, el motivador principal para buscar relaciones laborales constructivas era evitar el peligro de caer en manos de sindicatos radicales de izquierda, que temíamos podrían acabar con la fuente de trabajo.

Al derrumbarse el imperio comunista, muchos empresarios pensaron que ya no valía la pena preocuparse tanto por los trabajadores, al haber disminuido mucho el peligro de radicalización, la consecuencia ha sido, en la mayoría de los casos, un aumento en la rotación y el ausentismo, que implican un fuerte costo en productividad y una tendencia a la falta de interés del trabajador en la supervivencia de la empresa.

En paralelo las opciones de nuevo empleo aumentaron exponencialmente con la proliferación de las maquiladoras y el acuerdo de libre comercio de Norteamérica (NAFTA), que ha propiciado la creación de fuentes de empleo calificadas y mejor pagadas, dando a los trabajadores muchas y mejores alternativas de colocación.

Este libro, escrito por Fortunato Quintanilla, verdadero experto en las relaciones laborales, que tiene la muy poco usual ventaja de haberlas experimentado desde las dos trincheras, asesor de sindicatos por un buen número de años y consultor de empresarios mexicanos y extranjeros durante los últimos 30 años, nos lleva de la mano por todos los aspectos de las relaciones laborales y su directa relación con la productividad.

Afortunadamente, el término de moda para describir a quienes laboran en una empresa es CAPITAL HUMANO y lo más relevante del término es que EL HUMANO es el único CAPITAL desarrollable, si nos decidimos a invertir para despertar toda la energía y la capacidad intelectual que hay en cada uno de nuestros colaboradores.

Este es un libro para leerse y para estudiarse, además te servirá amigo lector como libro de consulta, estoy seguro que regresarás a sus páginas en busca de orientación en muchas ocasiones.

Te deseo un muy feliz viaje por sus páginas y estoy seguro contribuirá en forma importante a tu crecimiento profesional y al aprovechamiento del CAPITAL HUMANO, de cuyo DESARROLLO tu eres una buena parte responsable.

Ing. Manuel Sama Treviño

DEDICATORIA

A Concep mi Esposa, sin cuya amorosa insistencia y apoyo, este libro nunca se hubiera escrito.-

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

A quienes tuvieron la paciencia y la generosidad de leer varias veces los textos preliminares de este libro y me hicieron críticas muy valiosas:

Manuel Sama Treviño (Autor del Prólogo)

Javier Quintanilla Martínez

Norma Garza Flores

Olga Rodríguez Lozano

Eduardo Leal Beltrán

Mónica Quintanilla Martínez

Antonio Garza Torres

Liliana My Lai Ramírez Garza

PREÁMBULO

Eran las seis de la tarde de un día ordinario de trabajo en una importante empresa fabricante de ropa deportiva en la ciudad de Chihuahua, México. El ingeniero Daniel Mesta, director de la organización, se encontraba en la sala de juntas en una reunión con su equipo de jefes y supervisores. El turno había terminado como a las cuatro de la tarde; los seiscientos diez operarios apagaron sus máquinas y los supervisores recogieron los últimos reportes y empezaron a apagar las luces. El personal se dirigió a los vestidores, guardó sus batas de trabajo y salió en su ropa de calle a disfrutar de su tiempo libre: en un centro comercial, en el cine o en su casa con la familia.

En el salón de juntas continuaba la reunión del director y su equipo; estaban revisando los índices de productividad, de ausentismo, de rotación, de quejas y demás, por áreas. Cuando estaban hablando del personal, el director le pidió al grupo que lo acompañara al piso.

Sin entender de qué se trataba, los jefes y los supervisores siguieron al director hasta el centro de la planta, donde formaron un círculo. Permanecieron en silencio, igual que las máquinas industriales de costura, que los motores de las bordadoras y de las impresoras y que el resto del equipo. Los convocados notaron la ausencia de la música que usualmente acompañaba el turno de trabajo.

Después de un momento, el director se dirigió a sus colaboradores:

—Este silencio nos dice mucho —comentó—. Escúchenlo. ¿En dónde están las voces de las muchachas que empacan? ¿Por qué no se oye el recorrido del montacargas llevando producto terminado al almacén?

Los jefes y los supervisores empezaron a entender el mensaje del director.

—Así como está la planta ahora, ¿cuánto está contribuyendo a la rentabilidad de la empresa? —les preguntó.

Ninguno de los cuestionados respondió.

—Nada, cero —dijo él—. Sin la gente no hay empresa, no hay ventas, no hay negocio. Imagínense que esta situación fuera permanente. Ninguno de nosotros tendría trabajo aquí. Tenemos que cuidar a nuestra gente. Necesitamos desarrollar nuestra capacidad de atraer y retener a los mejores trabajadores si queremos ser productivos y permanecer en el mercado.

Esto que resulta tan obvio, con frecuencia tendemos a olvidarlo y pensamos que el trabajo humano es un recurso natural. Claro que sin inversión en máquinas, equipos, edificios y, desde luego, sin clientes, tampoco hay empresa. Todas las partes — inversionistas, trabajadores, directivos y clientes— son obligadamente complementarias; de ahí la necesidad del talento para coordinar, comunicar, organizar y dirigir este polinomio ineludible.

Al día siguiente, a las siete de la mañana, se volvió a realizar el milagro de la organización y coordinación de talento y esfuerzo: las seiscientas diez personas regresaron a sus labores, se encendieron las luces, el recorrido del montacargas se volvió a escuchar y el maravilloso ruido de las máquinas llenó de nuevo toda la amplitud de la nave industrial.

Las palabras pueden ser diferentes, pero la anécdota no es inventada. Sucedió realmente y tuve la oportunidad de conocerla en mi actividad profesional como consultor laboral.

JUSTIFICACIÓN

El que siembra vientos cosecha tempestades.

Refrán popular

Si bien es cierto que la administración del Capital humano no es una ciencia exacta (pues las reacciones y el comportamiento de los individuos son, hasta cierto punto, impredecibles, ya que nacemos diferentes, crecemos en ambientes distintos y somos educados de formas diversas, lo que será determinante en nuestro comportamiento en el trabajo y, en especial, en nuestra actitud frente a nuestros jefes, quienes también traerán su propia carga emocional e intelectual, la cual se va a manifestar en su forma de tratar y en su estilo de liderazgo), tampoco es completamente inexacta. Por ello, sería erróneo afirmar que en la función de Capital Humano todo es abstracto, difícil de medir e imposible de prever sus resultados, pues las decisiones que tomemos en esta materia, tarde o temprano, van a tener un efecto. El mayor error que podemos cometer es pensar que si tomamos decisiones equivocadas o cometemos errores, no tendremos con el tiempo

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Relaciones Laborales Y Productividad

3.0
1 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (3/5)
    Una excelente visión de la influencia del factor laboral y como las relaciones interpersonales en la organización afectan la productividad, en un lenguaje sencillo y ameno