Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables

Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables

Leer la vista previa

Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables

valoraciones:
2/5 (1 clasificación)
Longitud:
100 páginas
45 minutos
Publicado:
19 mar 2014
ISBN:
9789876480857
Formato:
Libro

Descripción

Tener una mascota es gratificante.

Todos los niños las aman y muchos de los adultos también lo hacen. Los animales, por su parte, suelen sentirse a gusto cumpliendo ese rol que, en general, les posibilita además una mayor calidad de vida y una existencia más larga, debido a los cuidados que reciben. Sin embargo, en esta introducción queremos recalcar, en primer lugar, que adoptar un animal conlleva una gran responsabilidad. No se trata de asustar a nadie con esta contundente afirmación, sino de entender que ser dueño de una mascota implica, ante todo, entablar una relación con un ser vivo que merece nuestro respeto y cuidado.

Al contrario de lo que parecen pensar algunas personas, un animal no es un juguete que podemos comprar para que nuestros niños se diviertan y desechar sin más cuando los pequeños se cansan de él o a nosotros se nos hace muy difícil u oneroso mantenerlo. O, al menos, no debería ser así de ninguna manera. Por ello a la hora de decidir la entrada de un animal en la casa, es necesario meditar acerca de algunas cuestiones que nos aclararán si realmente queremos una mascota y, en caso de que la respuesta sea afirmativa, qué tipo de animal queremos y podemos tener, ya que —como el lector podrá darse cuenta— no implica la misma inversión de tiempo ni de dinero, tener una tortuga que un gran danés.

En principio, es fundamental que todos los miembros de la familia estén de acuerdo con la elección. El animal vivirá en la casa, participará de nuestra vida y establecerá un vínculo real y afectivo. Si hay en el hogar un animal que alguien rechaza (por ejemplo, un lagarto a quien alguien teme o un gato por el que un miembro de la familia experimenta antipatía o rechazo) todos se perjudican: la persona en cuestión que se siente a disgusto en su propia casa, el animal que, de una manera u otra, percibe el rechazo, y el mismo grupo familiar que sin duda sentirá el impacto de esa situación.
Publicado:
19 mar 2014
ISBN:
9789876480857
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables - Patricia Conti

ACERCA DE PERROS, GATOS Y OTRAS COMPAÑIAS AGRADABLES

Patricia Conti

Índice

Introducción

Parte I - Tener un perro

Capítulo 1 - La elección de un perro

Capíutlo 2 - Un perro llega a casa

Capítulo 3 - Cuidar un perro: Higiene, alimentación y salud

Parte II - Tener un gato

Capítulo 4 - La elección del gato

Capítulo 5 - Un gato llega a casa

Capítulo 6 - Cuidar un gato: Higiene, alimentación y salud

Parte III - Tener otras mascotas

Capítulo 7 - Peces, canarios, tortugas y hámsters

INTRODUCCIÓN

Tener una mascota es gratificante. Todos los niños las aman y muchos de los adultos también lo hacen. Los animales, por su parte, suelen sentirse a gusto cumpliendo ese rol que, en general, les posibilita además una mayor calidad de vida y una existencia más larga, debido a los cuidados que reciben. Sin embargo, en esta introducción queremos recalcar, en primer lugar, que adoptar un animal conlleva una gran responsabilidad. No se trata de asustar a nadie con esta contundente afirmación, sino de entender que ser dueño de una mascota implica, ante todo, entablar una relación con un ser vivo que merece nuestro respeto y cuidado. Al contrario de lo que parecen pensar algunas personas, un animal no es un juguete que podemos comprar para que nuestros niños se diviertan y desechar sin más cuando los pequeños se cansan de él o a nosotros se nos hace muy difícil u oneroso mantenerlo. O, al menos, no debería ser así de ninguna manera.

Por ello a la hora de decidir la entrada de un animal en la casa, es necesario meditar acerca de algunas cuestiones que nos aclararán si realmente queremos una mascota y, en caso de que la respuesta sea afirmativa, qué tipo de animal queremos y podemos tener, ya que —como el lector podrá darse cuenta— no implica la misma inversión de tiempo ni de dinero, tener una tortuga que un gran danés.

En principio, es fundamental que todos los miembros de la familia estén de acuerdo con la elección. El animal vivirá en la casa, participará de nuestra vida y establecerá un vínculo real y afectivo. Si hay en el hogar un animal que alguien rechaza (por ejemplo, un lagarto a quien alguien teme o un gato por el que un miembro de la familia experimenta antipatía o rechazo) todos se perjudican: la persona en cuestión que se siente a disgusto en su propia casa, el animal que, de una manera u otra, percibe el rechazo, y el mismo grupo familiar que sin duda sentirá el impacto de esa situación.

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta en la elección de la mascota, es cuánto tiempo y esfuerzo está decidido a destinar al cuidado de ella la persona que realmente se hará cargo, que suele ser el ama de casa. Muchas veces los niños se entusiasman por demás ante la idea de tener un hámster o un perro, pero lo cierto es que en general será un adulto quien le dé de comer y limpie la suciedad que el animal genera. Y es ese adulto quien debe tomar la decisión final acerca de tener o no una determinada mascota.

El aspecto económico no es un tema menor. A la hora de decidir tener una mascota es necesario evaluar si tendremos el suficiente dinero para mantenerla tal como es debido, lo cual no debe confundirse con prodigarle lujos extravagantes, tales como llevarlos a peluquerías de lujo, en el caso especifico de los perros. Mantenerlo como es debido implica darle de comer en la cantidad y calidad que requiera ese animal y prodigarle atención veterinaria, tanto a nivel curativo como preventivo. Si alguien desea tener un perro, pero no tiene ni piensa que tendrá dinero suficiente para desparasitarlo periódicamente y darle las vacunas correspondientes, es mejor que pase de la decisión de tener un perro.

Asimismo, también es fundamental entender que las mascotas necesitan cariño. Si el destino que se piensa para un perro es tenerlo atado en el balcón de un departamento durante las 24 horas, sin más contacto humano que ver a su dueño cuando una vez al día le lleva la comida, nuevamente, insistimos que es mejor pasar de la decisión de tener un perro.

Si usted medita acerca de todas las cuestiones que acabamos de mencionar y llega a la conclusión de que una mascota será bienvenida a su casa y que allí pueden darle el afecto y el cuidado que necesita, este libro es para usted.

PARTE I

TENER UN PERRO

CAPÍTULO 1

LA ELECCIÓN DEL PERRO

El perro es, sin duda alguna, la mascota por excelencia debido su fidelidad, la compañía que supone para su dueño y los múltiples servicios que puede prestarle, los cuales abarcan desde cuidar la casa a realizar verdaderas tareas laborales.

Siempre que se decida adoptar un perro es importante tener en cuenta que esa decisión debe ser tomada y sostenida con un grado importante de responsabilidad y compromiso. Al igual que toda mascota, el perro no es un juguete, sino un ser vivo que merece todo nuestro respeto. El adoptarlo debe ser una decisión consciente y al tomarla debemos hacernos responsables y ofrecerle: un techo, comida adecuada, atención veterinaria a modo de prevención y en cualquier otra ocasión que lo necesite, y cariño. Si no se está dispuesto a ofrecerle eso, lo mejor es no dejarse guiar por la ternura que un cachorro pueda generarnos. Muchas personas se dejan llevar impulsivamente por la emoción que les provoca un pequeño indefenso; pero cuando éste se convierte en un animal de 15 Kg. o más, que ladra, ensucia y al que hay que darle de comer regularmente, se reprochan haberse dejado guiar por aquel sentimiento. Por el contrario, otros individuos están felices y contentos con su perro adulto, entendiendo que este es un compañero fiel y cariñoso, más allá de los ladridos y otros supuestos inconvenientes y molestias que el animal provoca. Antes de adoptar un perro, es bueno que se pregunte a cuál de estos dos grupos pertenece usted.

Dónde buscar un perro

Actualmente, existen diferentes maneras de conseguir un perro y cada una de ellas implica una diferente erogación de dinero y cubre distintas expectativas.

Si desea un perro de raza, deberá acudir a un criador o a una veterinaria o tienda de mascotas que lo contacte con uno. Por supuesto, en Internet también existen numerosos sitios que ofrecen este tipo de servicio. Se trata de una elección que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Cómo cuidar perros, gatos y otras compañías agradables

2.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores