Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Telépata - Libro 6: La Revelación: Telepata, #6
Telépata - Libro 6: La Revelación: Telepata, #6
Telépata - Libro 6: La Revelación: Telepata, #6
Libro electrónico130 páginas1 hora

Telépata - Libro 6: La Revelación: Telepata, #6

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

El drama continúa para Emmie y sus amigos. Más suspense y emoción y finalmente una revelación que Emmie nunca ha anticipado, ciertamente no en su nueva escuela. Descubre lo que se revela en esta asombrosa secuela.

Mind Reader - Libro 6: La Revelación, es otro fabuloso libro para chicas.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento1 ene 2019
ISBN9781547561353
Telépata - Libro 6: La Revelación: Telepata, #6
Leer la vista previa
Autor

Katrina Kahler

Katrina Kahler is a World-Class educator who has been nominated for the National Inspirational Teaching Award. She is the co-author of 'The Parenting Trap' series, which include a variety of books that will assist parents in raising happy, confident and successful children. She is a highly experienced school teacher, speaker and parenting adviser and her passion involves helping kids to reach their full potential...academically, socially and personally. Her website www.howtohelpchildren.com contains over 300 videos helping children with their school work as well as their personal and social skills.Katrina's fiction books for children include Diary of a Horse Mad Girl (a series of 5 books) that horse loving girls around the world are thoroughly enjoying and the Julia Jones series. This inspirational series deals with the emotional traumas that young girls experience...friendship problems, bullying...and the stories teach young children to be more confident and positive. All of these books suit children aged from 9 to 13.Teaching thousands of young children to read, spell and write has given Katrina the knowledge and skills to produce a series of Early Readers for children aged from 2 to 6. This series is called Rabbit Readers. These simple books with repeated text, pictures to aid comprehension and prediction skills, sight words and parent advice, will help your child to become a fluent and confident reader. She has also written a number of books on the Dolche sight words and essential phonics for beginner readers. Click on the books tab to have a look at this collection of books. What an advantage your child will have when you download these books for them. Watch their confidence and interest in reading blossom.Katrina lives on the beautiful Sunshine Coast in Queensland Australia with her husband, two wonderful teenagers and two very affectionate and friendly pets, a golden retriever and a ginger cat. Up until recently Katrina lived on a 10 acre property and her daughter and son enjoyed the country lifestyle with horses and motorcycles. From these experiences Katrina has written many of her books which are based on their true life experiences. Diary of a Horse Mad Girl and Diary of a Motorcycle Crazy Boy are the result, with many readers falling in love with Katrina's family's adventures.Her mission in life is to help as many children as possible to grow up to be happy, confident and successful. Parents are the most important part of her mission, so her goal is to assist parents to learn the skills they need to help their children to achieve their full potential.

Relacionado con Telépata - Libro 6

Títulos en esta serie (4)

Ver más

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para Telépata - Libro 6

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Telépata - Libro 6 - Katrina Kahler

    Libro 6

    LA REVELACIÓN

    El descubrimiento...

    ––––––––

    Miré hacia Blake y me fijé en la nota que tenía en la mano. Bajó la mirada al ver las palabras en el pequeño trozo de papel amarillo que tenía en la mano. Noté que las comisuras de su boca se elevaban con una sonrisa complacida. Claramente estaba más que contento de leer el texto que tenía delante. Y eso fue lo que más me preocupó.

    Sus ojos se fijaron abruptamente en los míos, y me di cuenta de que tenía un color rojo brillante que se deslizaba sobre sus mejillas. Su expresión traicionaba su culpa, pero yo seguía mirándole fijamente, sin preocuparme por la incomodidad que le estaba causando.

    Una nota de Sara Hamilton sólo podía significar una cosa, y yo no tenía que ser un lector de mentes para adivinar lo que la nota podría decir. A pesar de que no podía estar seguro de las palabras exactas, la expresión de Blake era un regalo. Mirando incómodamente a su alrededor, se metió rápidamente en el bolsillo el trozo de papel amarillo arrugado y se volvió hacia Jack y Millie, que estaban discutiendo los planes de pasar el rato en el centro comercial esa tarde.

    ¡Sí, hagámoslo! dijo Blake, dirigiendo sus ojos hacia mí con la esperanza de que quizás no hubiera visto el intercambio entre él y Sara después de todo.

    La nota era obviamente algo que no quería mencionar a ninguno de nosotros, y estaba claramente incómodo con la posibilidad de que yo lo supiera. Pero eso fue lo que empeoró la situación.

    Si Sara le pasaba notas, ¿por qué no nos lo dijo? Al mantenerlo en secreto, lo hacía mucho más culpable, y estaba segura de que mis temores continuos sobre el interés de Sara en él estaban definitivamente justificados. La mayor preocupación era el hecho de que ella parecía estar ganándolo. ¿Qué otra explicación podría haber?

    Pensé en Julia y me pregunté qué estaba haciendo en ese momento. Se había ido hace poco tiempo, y ya parecía que Blake había seguido adelante. ¿Era realmente así o tenía una impresión totalmente errónea? ¡Ella estaría tan molesta ahora mismo si supiera lo que está pasando!

    Por el bien de Julia, realmente esperaba haber juzgado mal la situación. Cuando pensé en su cara sonriente y en la forma en que Blake la abrazó en el aeropuerto el día que nos dejó a todos, decidí que mi intuición debe estar jugando conmigo. No había manera de que Blake pudiera olvidar a Julia, especialmente porque estaban tan cerca. No podía ser posible.

    Decidiendo dejar de lado el pensamiento, le sonreí a Blake y a los demás mientras asentía con la cabeza en señal de acuerdo. Le enviaré un mensaje a mi madre para que lo compruebe, pero estoy seguro de que me dejarán salir un rato esta tarde.

    ¡Genial! contestó Millie. ¡Es nuestro primer día de instituto y tenemos que celebrarlo!

    No sé si esa es una razón para celebrar, Millie, sonrió Jack, pero quiero ver la nueva hamburguesería que se abrió en el centro comercial el fin de semana, así que cualquier excusa es buena.

    Riendo juntos, llegamos a la puerta de la clase y bajamos por el pasillo, mientras que al mismo tiempo los pensamientos de Sara desaparecieron de mi mente. Era mi primer día de secundaria con mis mejores amigos y no quería estropear la tarde. Pero al doblar la esquina, vi a la chica que seguía atormentando mis pensamientos, y un escalofrío instantáneo bajó por mi espina dorsal.

    Hasta mañana, chicos, sonrió Sara dulcemente al pasar. Ella estaba fingiendo que nos reconocía a todos, pero en realidad, yo sabía que era Blake con quien realmente estaba en contacto. Sus ojos azules permanecían inmóviles mientras ella miraba fijamente en su dirección, y no podía confundir el destello de determinación que vi allí.

    Sabía cuál era su plan, y las palabras en su cabeza me saltaban con tal fuerza que estaba convencida de que no habría forma de detenerla.

    Siempre consigo lo que quiero. ¡Y quiero a Blake!

    El significado de sus palabras era claro para mí y estaba bastante segura de que estaba diciendo la verdad. Era una chica decidida a hacer las cosas a su manera, nada más. Lo que más me asustaba eran los límites a los que yo estaba segura de que llegaría, para conseguir las cosas, o en este caso la persona que ella quería.

    Cuando ella atrajo mi atención, su mirada azul pareció oscurecerse y pude sentir el poder que yacía en mi interior.

    Con un profundo suspiro y una rápida mirada a Blake, vi que el rubor rojo regresaba a sus mejillas una vez más.

    Una amiga nueva...

    ––––––––

    Cuando subí al autobús escolar a la mañana siguiente, Chloe, la chica que había conocido en el autobús la mañana anterior, se levantó de su asiento, indicando que me había reservado un lugar.

    Sonriendo felizmente, me dirigí hacia ella. ¡Hey!, dije, mientras me sentaba a su lado. ¡Gracias, Chloe!

    Ella se echó para atrás, ¡No hay problema! Es bueno tener a alguien con quien sentarse para variar. Normalmente termino con un chico empollón. O eso o es uno de los chicos de la última fila que siempre está tratando de llamar mi atención. ¡Es tan molesto!

    Me quedé con las palabras de Chloe. En realidad se había referido a mí como " ¡genial! Nunca antes había pensado en mí de esa manera. Y para mí, era una de las personas más geniales que había conocido. El hecho de que ella estuviera feliz de que me sentara a su lado fue una gran sensación. Por fin parecía encajar, en lugar de que me consideraran rara, extraña o espeluznante.

    Obviamente, mis esfuerzos por mantener intactos mis pensamientos y mis poderes de lectura de la mente me ayudaron. Rápidamente, me aseguré de que mi mente estuviera en su lugar para evitar que los pensamientos de Chloe llegaran a la mía, y me senté de nuevo en mi asiento.

    Al igual que el día anterior, Chloe comenzó a charlar. Estaba claro que esto era algo en lo que ella era muy buena, y aunque sólo nos habíamos visto brevemente, no tenía problemas para pensar en algo de lo que hablar.

    Me encanta tu camiseta, exclamó de manera amistosa. ¿La compraste en Dimity, el mismo lugar donde compraste la falda que llevabas ayer?

    Ah, no, respondí, mirando hacia abajo a la camisa rosa con lentejuelas que llevaba puesta. Hace tiempo que la tengo. La compré en una tienda al fondo del centro comercial cuando nos mudamos aquí. Pero creo que ya no está ahí.

    Ella se quedó con el resto de mi equipo y pude sentirme avergonzada. El día anterior me había felicitado por mi falda, y yo sólo esperaba que lo aprobara una vez más. Por alguna razón, su opinión significaba mucho para mí. Sólo tenía unos pocos trajes decentes y ya estaba preocupada por tener suficientes cosas

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1