Comenzar a leer

Las Trompetas de los antiguos Dioses

Calificaciones
473 página7 horas

Resumen

Apocalipsis
En este manifiesto no es pretensión de demostrar nada ni de enseñar a nadie, el propósito es el de querer conseguir que algunas gentes consiguan abrir un poco más los ojos, para que se puedan dar sobrada cuenta de la profunda realidad, que en nuestro mundo se ha ido acumulándo a lo largo de su historia, que precisamente ha quedado bien marcada con huellas y señales sobre su piel en el transcurso del tiempo.
Es cierto de que todos estamos muy acondicionados por el curso y el paso de la corriente que nos infunde el entramado de esta incomprendida sociedad, de la mano de la situación comandada por las descendencias políticas encauzadas a los sistema económicos, y que ello nos llava a ser bastánte inhumanos, esquivos, y muy desconfiados, por lo que hemos conseguido que cada uno, ya valla pasando de todo sobre esta molesta y acomodada corrupción genérica, que a veces y siempre a costa de saltarsen las leyes y las normas, recurriendo al saqueo al bandalismo y a la nefasta astucia de algunos, propio de lo que se está viendo en los todo poderoros con el ejemplo que están dando, haciendo pagar los platos rotos siempre al más indefenso y al que menos culpa tiene.
Y esto es precisamente la motivación de las gentes en que cada uno se encierre en su interior con el ruego de salvese.
Quien pueda y que a mi no me toquen.
Y yo me pregunto, ¿es esto lo único mas importante que tenemos que hacer y pensar? No hay utras cosas más prioritarias que nos lleguen a mover para alcanzar nuestros anhelos, ¿acaso la vida del ser humano tiene que estar acondicionada por algunos cuatreros ladrones?
¿pero donde quedo lo que llamamos justicia? ¿acaso hay que empezar a tomarse la jurisdición por la mano de cada uno y empezar a segar cuellos?
¿donde quedó la libertad, donde se perdió la manera de ser feliz, en que rincón quedó aquello que se le llama amor, porque se perdieron nuestros sueños de conseguir, de reinventar, porque ya no miramos al cielo ni vemos las estrellas, porque hemos caido en los poderosos viciuos mundanos?
¿porque hemos dejado de ser solidarios para con los demás?
¿porque nos hemos dejado tanto de ser seres humanos?, ¿donde quedó la honestidad y la sinceridad? ¿donde nos hemos perdido?, porque nos hemos convertido en los zamarros desorejados que somos, ¿porque no se sigue investigando para conseguir el bien, y tapar bajo tierra todas las armas mortíferas? ¿a lo mejor dios nos lo puede decir y ayudar? ¿pero cual dios, el que nunca aparece cuando lo necesitamos?, ese todo poderoso que según la gran iglesia, todo lo puede y nunca interviene cuando hace falta.
¿tal vez existan otros dioses como ya existieron en la antigüedad?, esos que vajaban del cielo, esos que llegaban hasta nosotros con sus carros de fuego, esos que nos enseñaron a construir, y a fabricar, todo lo que hasta hoy, nos ha proporcionado de buen bienestar, esos que intervinieron en el adn del simio astrolopiteco, para combertirlo en una especie distinta del resto de los animales, (el ser auto pensante humano).
Es a esos dioses a los que me refiero, y a los que les debemos lo que somos.

Leer en la aplicación Scribd móvil

Descargar la aplicación móvil Scribd gratis para leer en cualquier momento y lugar.