Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Peleando contra sus instintos

Peleando contra sus instintos

Leer la vista previa

Peleando contra sus instintos

valoraciones:
4/5 (1 clasificación)
Longitud:
79 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
10 nov 2018
ISBN:
9781547552290
Formato:
Libro

Descripción

Liam Oliver parecía no poder aceptar el hecho de que él era un hombre lobo. Había pasado toda su vida rechazando todo lo que lo vinculaba con su manada. Encontrar un compañero no fue diferente. No le interesaba en absoluto enamorarse o formar una familia. Ese era el camino del lobo, pero estaba convencido de que también había vencido a su naturaleza en ese frente.

Cuando el correo electrónico de un empleado descontento cae en su escritorio, Liam se enfrenta a la tarea de despedir al remitente. Pero cuando el remitente termina siendo nada más que su compañero destinado, Liam descubre que lidiar con la situación es un poco más de lo que esperaba.

Editorial:
Publicado:
10 nov 2018
ISBN:
9781547552290
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Peleando contra sus instintos

Libros relacionados

Vista previa del libro

Peleando contra sus instintos - K. Matthew

CAPITULO UNO

Liam Oliver era un imbécil. Tal vez llamarlo un imbécil es un poco extremo, pero se había preparado para no ser la persona más agradable. Años de luchar para salir de un destino grabado en piedra le habían dado una sensación de derecho. Nadie escapaba nunca del estilo de vida de la manada. Nunca. Liam había sido el primero. Y aunque todavía se mantenía cerca de su familia, se negaba a volver a sus costumbres.

Nacido en una vida de reclusión y tradición, él había intentado desde muy joven romper el molde. Asfixiado por las expectativas y creencias de su familia, escapó justo después de la preparatoria y se forjó una vida propia: una vida muy exitosa.

A la edad de solo veinticinco años, Liam había construido su compañía desde cero. Ser un alfa tenía sus beneficios. Liam tenía inteligencia, encanto, buena apariencia y cualquier otra cualidad que facilitara el paso a un papel de liderazgo en la sociedad moderna.

No fue hasta después de haber establecido su riqueza que se volvió a conectar con su familia. Al principio, había sido aprensivo, pensando que tratarían de obligarlo a volver a las viejas costumbres. Lo intentaron, pero Liam no iba a tener nada de eso. La manada debería aceptarlo tal como era, aceptar que quería ser un alfa del mundo real, no de los lobos.

Si Liam quería admitirlo o no, había una atracción hacia el bosque. Eventualmente compró algunas propiedades y construyó una mansión en las afueras de la ciudad para poder correr como un lobo debería, aunque se negaba a contarle al resto de su manada. Ellos, sin embargo, sabían. No importaba la distancia que lo separara de ellos, podían sentirlo cuando cambiaba. La distancia era lo más cercano a un escape que Liam podía desear.

A pesar de su deseo de ser humano, el lobo siempre estaba con él. Tenía una capacidad auditiva y un sentido del olfato increíbles, y una vez que llegó a la pubertad, la necesidad de aparearse se hizo fuerte. Liam se había acostado con más mujeres de las que podía recordar. Si algo era una prueba de que había escapado de su destino lobuno, entonces era ciertamente esto.

Cuando un hombre lobo llegaba a la edad reproductiva, se volvían susceptibles al poder de El compañero. Se decía que cada hombre lobo tenía un compañero en algún lugar. El compañero no era solo alguien que conocías y de quien te enamorabas. El compañero era mucho más. La primera vez que veías a esa persona, era como si nada más en el mundo importara. Tú vivías para ellos y solo ellos.

De todos los cachorros nacidos alrededor de la misma época que Liam, él era el único hombre lobo que aún no había encontrado a su pareja. Generalmente, el alfa era uno de los primeros en hacer la conexión. Nunca antes había sido el último.

Sin embargo, a Liam no le importaba. De hecho, él lo prefería de esa manera. Con casi treinta años, se había convencido a sí mismo de que también había vencido a su naturaleza en ese frente. Seguramente, después de haberse acostado con cientos de mujeres, después de haber estado expuesto a más mujeres cada año de lo que la mayoría de los hombres lobo están expuestos en toda su vida, ya la habría conocido.

Y en su mente, él había ganado. Había evitado tomar el liderazgo de la manada. Había escapado de una vida de simplicidad aburrida. No tenía un grupo de cachorros persistentes que lo rodearan, ocupando su tiempo y gastando su dinero. Se había vuelto más humano de lo que había sido cualquier hombre lobo. Y él no lo cambiaría por nada del mundo.

––––––––

Era solo otra tarde en la oficina. El reloj estaba corriendo hasta el último cuarto del día. El trabajo estaba casi terminado, y era hora de llegar a una de las partes favoritas del trabajo de Liam. Despedir gente.

Claro, podría habérselo dejado a recursos humanos para hacer el trabajo sucio. ¿No es eso la mitad para lo cual están contratados? Pero Liam sentía una pequeña gratificación enfermiza al ver las caras de las personas mientras las despojaba de sus medios de vida. A él le gustaban especialmente los que suplicaban, aunque ver a las mujeres llorar lo hacía sentir un poco incómodo, aunque no simpatizaba con ellas. A pesar de que le gustaba despedir gente, nunca lo hacía sin razón. No. La gente solo venía a ver a Liam cuando era la última gota, cuando habían hecho algo tan irrevocablemente malo que no había vuelta atrás.

Afortunadamente, sus empleados le temían lo suficiente como para no gastar una gran cantidad de su tiempo despidiendo gente. Usualmente, uno o dos archivos terminaban en su escritorio al día. Eso era bastante bueno para una compañía de casi diez mil personas. La mayor cantidad de personas que había despedido en un día eran doce. Hoy, había tres archivos en su escritorio.

Los primeros dos casos eran bastante típicos. Un empleado tenía demasiadas faltas, que era la razón principal por la que una persona era despedida de UPaper. Otro había fallado su período de prueba de noventa días en el departamento de producción. Si no podías aprender el trabajo en tres meses, entonces no necesitabas trabajar allí.

El tercer archivo hizo sonreír a Liam. Estas eran las personas con las que amaba lidiar más. Una señorita Charlotte Waters había sido atrapada por el departamento de seguridad de IT por enviar correos electrónicos difamatorios a otro empleado. Afortunadamente para la otra

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Peleando contra sus instintos

4.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores