Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

a solas con mi gamberro

a solas con mi gamberro

Leer la vista previa

a solas con mi gamberro

Longitud:
113 páginas
1 hora
Publicado:
Nov 4, 2018
ISBN:
9781386185918
Formato:
Libro

Descripción

Lady Odessa Lynwood ama al conde de Havenwood desde que era una niña. Él es el mejor amigo de su hermano y su vecino más cercano. Está cansada de que él la evite y decide hacer algo al respecto. No hay duda en su mente de que él también la ama; sin embargo, ella no entiende por qué lo niega. Ella deja Kingbridge, su hogar familiar, al borde de una tormenta de nieve para enfrentarlo. 

Gavin Barrington, el conde de Havenwood no ha hecho un movimiento para declarar su intención para Odessa por una muy buena razón. Su familia está maldita y él se niega a someterla al desastre que su apellido le ocasionaría. Pero cuando están atrapados en una cabaña de caza durante una tormenta de nieve épica, todo cambia. 

En medio de la ventisca, deben reconciliarse con su amor y descubrir si pueden superar los peores temores de Gavin y tener una vida en común.

Publicado:
Nov 4, 2018
ISBN:
9781386185918
Formato:
Libro

Sobre el autor

USA TODAY Bestselling author, DAWN BROWER writes both historical and contemporary romance.There are always stories inside her head; she just never thought she could make them come to life. That creativity has finally found an outlet.Growing up she was the only girl out of six children. She is a single mother of two teenage boys; there is never a dull moment in her life. Reading books is her favorite hobby and she loves all genres.For more information about upcoming releases or to contact Dawn Brower go to her website: authordawnbrower.com


Relacionado con a solas con mi gamberro

Libros relacionados

Vista previa del libro

a solas con mi gamberro - Dawn Brower

Sola con Mí

Gamberro

Vinculado a través del tiempo

Libro Diez

Dawn Brower

Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son productos de la imaginación del autor o se usan de manera ficticia y no deben interpretarse como reales. Cualquier parecido con lugares, organizaciones o personas reales, vivos o muertos, es completamente fortuito.

Sola con mi Gamberro  © 2017 Dawn Brower

Arte de la portada y ediciones de Victoria Miller

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser utilizada o reproducida electrónicamente o impresa sin permiso por escrito, excepto en el caso de citas breves incorporadas en las revisiones.

NOTA DEL AUTOR

NUNCA SABES DONDE LA VIDA PUEDE TOMARTE O CUÁL RUTA ES LA CORRECTA. NO DEJES QUE ESTO TE DETENGA DE TOMAR UN LEAP OF FEITH. A VECES ESTOS SON LOS MEJORES CLASES DE OPORTUNIDADES. VIVE, AMA Y HAZ LO MEJOR PARA ENCONTRAR TU PROPIA FELICIDAD. AL FINAL, ES TODO LO QUE PUEDES HACER. GRACIAS POR TOMAR UNA OPORTUNIDAD EN MÍ

DEDICACIÓN

ESTE LIBRO ES PARA TODOS MIS LECTORES. DISFRUTA DE ODESSA Y GAVIN. ESPERO QUE LOS AMES TANTO COMO LO HICE ESCRIBIENDO SU HISTORIA.

PRÓLOGO

Los copos de nieve revolotearon en el suelo, girando juntos para formar una pared blanca en el viento. Lady Odessa Lynwood miró por la ventana, viendo como el césped alrededor del Castillo de Kingsbridge se cubría debajo de ellos. Ella quería salir a jugar, pero su madre le había prohibido hacerlo. Killian y su amigo, Gavin, todavía estaban por ahí en alguna parte. Iré frunció el ceño dentro de ella. No era justo que no pudiera disfrutar de la nevada, pero su hermano sí. ¿Por qué las cosas tienen que ser diferentes para los niños?

Mamá, llamó Odessa al otro lado de la sala. ¿Por qué no puedo salir? Ninguna de las respuestas que la condesa le había dado tenía sentido. Si fuera seguro para los niños, también debería ser para ella. Quiero correr en la nieve.

No seas ridículo, castigaba a su madre. Las chicas no se divierten en la nieve.

Odessa puso los ojos en blanco ante su declaración. Eso dejó las cosas bastante claras cuando sus respuestas anteriores no. No se trataba de su seguridad en absoluto. Su madre impulsada por la sociedad estaba preocupada por la corrección. Bueno, Odessa tenía casi diez y seis. Eso, en su opinión, era lo suficientemente mayor como para dar un paseo en el clima frío y nevado. Killian y Gavin eran cuatro años mayores que ella. Ella no vio ninguna razón para no aprovecharlo. La parte difícil distraía a su madre lo suficiente como para escapar.

¿Puedo ser excusado? Preguntó Odessa.

No, respondió su madre. Si te dejo fuera de mi vista, te escabullirás y tratarás de encontrar a tu hermano. Odessa entrecerró los ojos y miró a su madre. Ella era la persona más

irrazonable de toda Inglaterra. Eso, y ella debe ser capaz de leer la mente de Odessa. Por supuesto, ella iba a salir a la primera oportunidad. Encontrar a Killian también estaba en la parte superior de su lista, pero principalmente quería ver a Gavin. Todavía no lo sabía, pero un día ella planeaba casarse con él.

Nunca te desobedecería, dijo y cruzó los dedos detrás de su espalda. "Tengo la intención de recuperar un libro de la biblioteca. Me ayudará a mantener mi mente fuera de la nevada.

Libros-. Ninguno de ellos en la colección de la biblioteca valía la pena leer más de una vez. Ella debería saber que ya había pasado por la mayoría de ellos. ¿Era demasiado pedir un libro con aventura, emoción y un final feliz? Haría casi cualquier cosa para encontrar un tomo que mostrara los tres elementos. Desafortunadamente, su madre no vio la necesidad de ampliar su selección actual. Killian era el conde ahora. Tal vez ella podría convencerlo para que le compre un nuevo material de lectura.

Su madre suspiró. Muy bien, ella estuvo de acuerdo. Pero no tardes mucho. Si me obligas a venir a buscarte, te prometo que lo lamentarás. Sin duda lo haría, pero valdría la pena. Ella casi salta fuera de la habitación, dirigiéndose hacia su dormitorio. Reading podría esperar hasta más tarde cuando ella estaba encerrada en su habitación sin su cena.

Ella estaba bien versada en las formas de castigo de su madre, razón por la cual tenía un libro en su habitación en todo momento. Su tendencia terca corría salvaje, y ella a menudo se encontraba en medio de una especie de reprimenda. Pagaba estar siempre preparado...

Se deslizó en su habitación y abrió su armario, luego le arrebató su capa de invierno. Estaba en una condición prístina porque su madre rara vez la dejaba salir cuando hacía mal tiempo, pero a Odessa le encantaba la suavidad aterciopelada de la envoltura. Era terciopelo verde oscuro con pelaje blanco recortado alrededor del capó y en el frente. Ella lo deslizó sobre su brazo y agarró un cálido par de guantes. Una vez que ella estaba afuera, se pondría ambas. La delataría mucho más rápido si atravesaba casa vistiéndolos.

Odessa abrió su puerta y miró hacia el pasillo. Ella respiró hondo y se dirigió a la escalera del sirviente. Si tenía suerte, nadie la vería, pero pasar junto a un sirviente era más fácil que encontrar a su madre. Las escaleras crujieron mientras lentamente bajaba por ellas. Hasta ahora todo bien ... Al pie de los escalones, se dirigió a la parte posterior de la casa y salió por la entrada del jardín. Nadie llegaba a este lado de la casa en invierno, y ahora estaba libre y clara para disfrutar de la nieve.

Ella se estremeció y se dio cuenta de que todavía tenía que ponerse sus prendas de invierno. Después de ponérselos, corrió por el jardín trasero, sonriendo a cada paso del camino. El viento frío le quemaba la piel, pero le encantaba cada momento. ¿Qué debería hacer ahora que había desobedecido a su madre y había salido? ¿Qué harían Killian y Gavin?

Irían al río...

El río Tweed corría cerca de su casa, y en el verano, Killian y Gavin a menudo iban a nadar en él. Algo más que Odessa no tenía permitido hacer. A veces era horrible ser mujer. Ahora, sin embargo, era su oportunidad de desafiar todo y hacer lo que quería para variar. ¿Cuándo más tendría ella la oportunidad de sentir tanta euforia? Nunca. Un día se casaría y tendría hijos propios. Esta era su oportunidad de estar libre de reglas y obligaciones.

Con el viento frío soplando, ¿seguirían descendiendo al río? Su madre rara vez la dejaba afuera durante los meses de invierno, por lo que no estaba segura de dónde podría encontrarla. Mordisqueó un poco sus labios y pensó en cuál sería su siguiente movimiento. El río era el único lugar al que ella sabía con seguridad a la que iban. Era un buen lugar para comenzar como cualquier... Decisión tomada, se dirigió hacia el río. Una vez allí, no estaba segura de lo que haría, pero eso no importaba. Ir allí y ser audaz lo hizo.

En la cima de la colina, cerca de la orilla del río, ella extendió los brazos e inclinó la cabeza hacia atrás, permitiendo que se cayera la capucha. La nieve goteaba sobre su piel y saturaba su cabello y su ropa. Odessa sacó su lengua y saboreó los fríos copos de nieve. Golpearon su boca y se derritieron inmediatamente al contacto. Sus risas resonaron en el valle. Nunca volvería a sentir tanta libertad. Cuando entró, su madre tampoco la dejó olvidarlo.

¿Qué estás haciendo aquí? Preguntó un hombre.

Sobresaltada, Odessa perdió el equilibrio. Extendió los brazos, intentando recuperar el equilibrio, pero fue en vano. El suelo se deslizó desde debajo de ella y ella cayó rodando hacia el río. Mientras bajaba la colina hacia el paisaje helado, alcanzó a ver a Gavin que se elevaba sobre ella. Su cara había perdido

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre a solas con mi gamberro

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores