Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Arte de la Guerra en el Fútbol
El Arte de la Guerra en el Fútbol
El Arte de la Guerra en el Fútbol
Libro electrónico209 páginas3 horas

El Arte de la Guerra en el Fútbol

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

EL libro contiene dos partes, una de ellas es una adaptación al lenguaje actual del tratado milenario “El arte de la guerra”, la otra es nuestra adaptación de dicho tratado al mundo del fútbol.
Por un lado, queremos que cualquiera que no haya tenido la oportunidad de leer “El arte de la guerra” pueda hacerlo y por otro lado, a modo de juego, pretendemos mostrar cómo se pueden aplicar los principios e ideas contenidas en libro original al mundo del fútbol. Al mismo tiempo nos gustaría animar al lector a que haga lo mismo aplicándolo al ámbito que desee, ya sea empresarial, personal o deportivo.
Este tratado milenario ha servido de inspiración en la antigüedad a personajes históricos como Napoleón, Mao Tse Tung o Maquiavelo y en la actualidad a altos ejecutivos y grandes empresarios como Emilio Botín, el cual lo definió como uno de sus libros de cabecera, asegurando que ha aplicado la estrategia militar a la gestión del Banco Santander.
Hay muchos conceptos futbolísticos que se podrían tratar pero que no se han incluido porque no encontramos referencias a los mismos en el texto original. Hemos tratado, como ya comentamos anteriormente, de jugar con las palabras sin eliminar ni añadir ningún apartado ni capitulo que no estuviese en el original.
Además hemos querido respetar el texto original modificándolo lo menos posible, aunque en ocasiones hemos utilizado algunos sinónimos más acordes con el lenguaje actual y que nos ayuden a comprender mejor el significado un texto de más de dos mil años de antigüedad.
Por último queremos decir que el libro no representa ni la filosofía ni el modelo de juego del autor sino simplemente una adaptación capítulo por capítulo y apartado por apartado del texto original.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento25 oct 2018
ISBN9780463836408
El Arte de la Guerra en el Fútbol
Leer la vista previa
Autor

Juan Iglesias Paz

JUAN IGLESIAS PAZ (3 de Julio de 1974, Ferrol, A Coruña) Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Entrenador Nacional de Futbol. Real Valladolid CD Lugo Racing de Santander CD Alcoyano Pontevedra CF SD Compostela O Val Naron BP

Relacionado con El Arte de la Guerra en el Fútbol

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para El Arte de la Guerra en el Fútbol

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    El Arte de la Guerra en el Fútbol - Juan Iglesias Paz

    EL ARTE DE LA GUERRA

    1. Planes de preparación, la evaluación inicial.

    2. Haciendo la guerra, la iniciación de las acciones.

    3. Estrategia de ataque, las proposiciones de la victoria y la derrota.

    4. Preceptos tácticos, la medida en la disposición de los medios.

    5. La energía, el control de las fuerzas.

    6. Puntos débiles y fuertes, lo lleno y lo vacío.

    7. Maniobrando, el enfrentamiento directo e indirecto.

    8. Variantes tácticas, los nueve cambios.

    9. El ejército en marcha, la distribución de medios.

    10. El Terreno, la topología.

    11. Las nueve situaciones, las clases de terreno.

    12. El ataque por fuego, las cinco vías.

    13. El uso de espías, los cinco tipos.

    1. Planes de preparación, la evaluación inicial.

    1 Sun Tzu dijo: El arte de la guerra es de vital importancia para el estado.

    2 Es una cuestión de vida y muerte, un camino hacia la seguridad o la ruina. De ahí que sea un tema de investigación que no puede ser rechazado de ninguna manera.

    3 El arte de la guerra, pues, está gobernado por cinco factores inmutables, a tener en cuenta en las propias deliberaciones, cuando se busque determinar las circunstancias imperantes en el terreno.

    4 Estos son: los principios morales, el cielo, la Tierra, el comandante y el método y la disciplina.

    5,6 Los principios morales provocan la completa sintonía del pueblo con su dirigente, así es que le seguirán sin preocuparse por sus vidas, sin desfallecer ante ningún peligro.

    7 El cielo significa noche y día, frío y calor, en todos los instantes y estaciones.

    8 La Tierra comprende distancias, grandes y pequeñas; en el peligro y en la seguridad; en campo abierto y en pasos estrechos; en lo que depare la vida y la muerte.

    9 El comandante personifica las virtudes de la sabiduría, sinceridad, benevolencia, valentía y rigurosidad.

    10 Por método y disciplina se debe entender la ordenación del ejército en sus adecuadas subdivisiones, las graduaciones de rango entre los oficiales, el mantenimiento de las carreteras por las que los suministros puedan llegar al ejército, y el control del gasto militar.

    11 Estas cinco directrices deben resultar familiares para todo general, el que las conozca alcanzara la victoria y el que no las conozca fracasará.

    12 Por consiguiente, en sus deliberaciones, cuando trate de determinar las circunstancias militares, deje que sean ellas las que generen la base de una comparación, en referencia a:

    13 ¿Cuál de los dos soberanos está imbuido de los principios morales?

    14 Mediante estas siete consideraciones puedo predecir victoria o derrota:

    ¿Cuál de los dos generales es el más sabio y capacitado? ¿Qué comandante posee el mayor talento? ¿Sobre quién recaen las ventajas derivadas de la naturaleza y el terreno? ¿En qué bando se aplica más rigurosamente la disciplina? ¿Qué ejército es más fuerte y está mejor equipado? ¿En qué bando están mejor entrenados los oficiales y hombres? ¿En qué ejército se administran mejor y de forma más justa las recompensas y los castigos?

    15 El general que atiende a mi consejo y actúa en consecuencia, conquistará: ¡Deje a semejante individuo que se mantenga en el mando! El general que no escucha mi consejo ni actúa según él, sufrirá derrota: ¡Deje a semejante individuo relegado o destitúyalo!

    16 Mientras gestiona el beneficio de mi consejo, aprovéchese también de cualquieras circunstancias útiles más allá de las reglas ordinarias.

    17 Si las circunstancias son favorables, uno debe modificar sus planes de acuerdo a ellas.

    18 Todo el arte de saber competir en el futbol está basado en el engaño.

    19 De ahí que, cuando se puede atacar, tenemos que parecer incapaces; cuando usamos nuestras fuerzas, tenemos que parecer inactivos; cuando estamos cerca, tenemos que hacer creer al enemigo que nos hallamos en la lejanía; cuando estamos alejados, tenemos que hacerle creer que estamos al lado.

    20 Lanza señuelos para atraer al enemigo. Finge confusión y aplástalo.

    21 Si está asegurado en todos los frentes, disponte para su ataque. Si sus fuerzas son superiores, evítalo.

    22 Si el temperamento de tu oponente es colérico, intenta irritarle. Simula ser débil, que pueda crecer su arrogancia.

    23 Si se está tomando un respiro, no le des descanso. Si sus fuerzas están unidas, sepáralas.

    24 Atácale dónde no está preparado, aparece dónde no se te espera.

    25 Estas estratagemas militares, para que conduzcan a la victoria, no deben revelarse de antemano.

    26 Ahora bien, el general que gana una batalla hace muchos cálculos en su tienda antes del fragor de la batalla. El general que pierde una batalla hace pocos cálculos de antemano. De modo que hacer muchos cálculos conduce a la victoria, y pocos a la derrota. Es en atención a este punto que puedo predecir quién promete más para ganar o perder.

    1. PLANES DE PREPARACIÓN

    1 Saber competir en el futbol es de vital importancia para el club.

    2 Es una cuestión clave para la supervivencia o la desaparición de un club, una vía hacia la seguridad o la ruina. De ahí que sea un tema de investigación que no puede ser rechazado de ninguna manera.

    3 El arte de saber competir entonces, está regido por cinco factores constantes, a tener en cuenta en las propias deliberaciones, cuando se quieran conocer las condiciones predominantes en la misma.

    4 Estos son los cinco factores: los principios morales, el juego, el terreno, el entrenador y el método y la disciplina.

    5,6 Los principios morales provocan la completa sintonía de los jugadores con su entrenador, así es que le seguirán sin preocuparse, sin desfallecer ante ningún peligro.

    7 El juego expresa el equilibrio entre polos opuestos: ganar y perder, atacar y defender en todas las fases y momentos del juego.

    8 El terreno comprende las dimensiones: grandes y pequeñas; la presión o el repliegue; la amplitud y la profundidad ofensiva y defensiva; en lo que atañe a ganar o perder.

    9 El entrenador se sostiene y representa las virtudes de la sabiduría, sinceridad, benevolencia, valentía y rigurosidad.

    10 Por método y disciplina se debe entender la ordenación del equipo en sus diferentes líneas, las graduaciones de rango y procedencia de los jugadores: capitanes, extranjeros, jugadores franquicia, canteranos, el mantenimiento o aumento de las vías por las que los ingresos puedan llegar al club y el control del gasto.

    11 Estos cinco factores deben resultar familiares para todo director deportivo, el que las conozca triunfará y el que no las conozca fracasará.

    12 Por lo tanto, en sus deliberaciones, cuando trate de determinar las circunstancias del juego, deje que sean ellas las que generen la base de una comparación, en referencia a:

    13 ¿Cuál de los dos entrenadores está más empapado de los principios morales?

    14 Mediante estas siete consideraciones puedo predecir victoria o derrota:

    ¿Cuál de los dos entrenadores es el más sabio y capacitado? ¿Qué entrenador posee el mayor talento? ¿Sobre qué equipo recaen las ventajas derivadas del juego y el terreno? ¿En qué bando se aplica mejor la disciplina y las instrucciones del entrenador? ¿Qué equipo es más fuerte y tiene más medios? ¿En qué equipo están mejor entrenados los jugadores?

    ¿En qué equipo de los dos se da la mayor regularidad de ganar o perder?

    15 El entrenador que atienda a mis consejos y actúa en consecuencia, conquistará: ¡Deje a semejante individuo que se mantenga en el cargo! El director deportivo que no atienda a mis consejos ni actúa según ellos, sufrirá derrota.

    16 Mientras gestiona el beneficio de mi consejo, aprovéchese también de cualquier circunstancia útil que se le presente, más allá de las reglas ordinarias.

    17 Según cómo sean de favorables las circunstancias, uno debe modificar sus planes.

    18 Todo el arte de la guerra está basado en el engaño.

    19 Por lo tanto, cuando se puede atacar, tenemos que parecer incapaces; cuando usamos nuestras fuerzas, tenemos que parecer inactivos; cuando estamos cerca, tenemos que hacer creer al rival que estamos lejos; cuando estamos alejados, tenemos que hacerle creer que estamos cerca.

    20 Lanza señuelos para atraer al oponente. Finge confusión y en cuanto puedas derrótalo.

    21 Si está seguro en todas las zonas, prepárate para su ataque. Si sus fuerzas son superiores, evita el intercambio de golpes.

    22 Si el temperamento de tu oponente es colérico, persigue irritarle y descentrarlo. Simula ser débil, que pueda crecer su arrogancia.

    23 Si se está tomando un respiro, no le des descanso. Si sus líneas están unidas, sepáralas. Da amplitud y profundidad ofensiva a tu equipo.

    24 Atácale dónde no está preparado, aparece dónde no se te espera.

    25 Estas estrategias, para que conduzcan a la victoria, no deben revelarse de antemano.

    26 Ahora bien, el entrenador que gana un partido hace muchos cálculos en su despacho antes del fragor de la batalla. El entrenador que pierde un partido hace pocos cálculos de antemano. De modo que hacer muchos cálculos acerca a la victoria y pocos a la derrota. Es en atención a este punto que puedo pronosticar quién tiene más opciones de ganar o perder.

    2. Haciendo la guerra, la iniciación de las acciones.

    1 Sun Tzu dijo: En las operaciones militares, allá donde haya un millar de carros de guerra veloces, otros tantos carros pesados, y cien mil soldados vestidos con cota de malla, con provisiones suficientes para llevarles a mil Li (Medida de longitud china. Cada Li equivale a medio kilómetro. N. de la T.), el desembolso en casa y en el frente, incluyendo el entretenimiento de invitados, pequeños artículos como pegamento y pintura, y las sumas gastadas en carros y armaduras, ascenderán a un total de mil onzas de plata al día. Este es el coste de reclutar un ejército de cien mil hombres.

    2 Cuando te enzarzas en enfrentamientos reales, si la victoria tarda en llegar, entonces las armas de los hombres perderán su filo y su fervor quedará sofocado. Si sitias una ciudad, agotarás tu fortaleza.

    3 Además, si la campaña es prolongada, los recursos del estado se pondrán a prueba.

    4 Ahora bien, cuando las armas hayan perdido su filo, tu fervor sofocado, tu fuerza agotada y tu tesoro gastado, otros caciques se alzarán para tomar ventaja de tu crisis. Entonces ningún hombre, por muy sabio que sea, será capaz de evitar las consecuencias que tienen que suceder.

    5 Así, aunque hemos oído de prisas estúpidas en la guerra, la inteligencia nunca se ha visto asociada a largos retrasos.

    6 No hay referencia de ningún país que se haya beneficiado de guerras prolongadas.

    7 Solo aquel que llega a conocer a fondo los males de la guerra puede entender en profundidad la forma provechosa de llevarla a cabo.

    8 El soldado habilidoso no impone un segundo gravamen, tampoco sus carros de avituallamiento son cargados más de dos veces.

    9 Lleva contigo material de guerra desde casa, pero saquea al enemigo. Así el ejército dispondrá de víveres suficientes para cubrir sus necesidades.

    10 La pobreza del erario del estado provoca que un ejército tenga que ser mantenido por contribuciones desde la distancia. Contribuir a mantener un ejército a distancia causa el empobrecimiento del pueblo.

    11 Por otra parte, la proximidad de un ejército provoca aumento de precios y los altos precios provocan que la riqueza del pueblo merme.

    12 Cuando la riqueza haya mermado, el campesinado será afligido por duros impuestos.

    13,14 Con esta pérdida de riqueza y agotamiento de la fortaleza, los hogares de la gente estarán despojados hasta la desnudez, y tres décimas partes de sus rentas se disiparán; mientras tanto los costes del gobierno por carros rotos, caballos agotados, corazas y cascos, arcos y flechas, lanzas y escudos, mallas protectoras, tiros de bueyes y carros pesados, acapararán hasta cuatro décimas partes del total de las rentas públicas.

    15 De ahí que un general sabio da importancia a saquear al enemigo. Un carromato de provisiones del enemigo equivale a veinte de los propios, asimismo un solo pico de su proveedor equivale a veinte del propio almacén.

    16 Por eso en las peleas de carros, cuando se han tomado diez o más carros, tiene que ser recompensado el que tomó el primero. Nuestras banderas deben sustituirse por las del enemigo, y sus carros mezclarse y usarse en conjunción con los nuestros. Los soldados capturados deben ser bien tratados y retenidos amablemente.

    17 Esto se llama, usar al enemigo conquistado para aumentar la propia fuerza de uno.

    18 En la guerra, entonces, deja que tu principal objetivo sea la victoria, no campañas alargadas.

    19 Así que debe saberse que el líder de ejércitos es el árbitro del destino del pueblo, el hombre del que depende que la nación viva en paz o en peligro.

    2. PREPARANDOSE PARA COMPETIR.

    1 En los equipos de futbol, cuando se disponga de grandes jugadores en ataque, en defensa y jugadores provenientes de la base, suficientes para luchar con garantías en las distintas competiciones, el coste de dichos jugadores así como los recursos materiales y humanos será elevado y en la mayoría de los casos estará relacionado con los resultados. Este es el coste de diseñar un equipo de garantías.

    2 Cuando comience la competición, si la victoria tarda en llegar, entonces la mente de tus jugadores se debilitara y su ardor se amortiguara. Si dominas al rival, agotarás tu fortaleza.

    3 Además, si la racha negativa es prolongada, la presión del club será alta.

    4 Ahora bien, cuando tus jugadores se hayan debilitado mentalmente, tu ímpetu haya disminuido, tu fortaleza en el club se haya agotado y tu presupuesto se haya gastado, surgirán otros entrenadores para aprovecharse de tu apurada situación. Entonces, nadie, por sabio que sea, podrá impedir las consecuencias que de ello se derivaran.

    5 Así, aunque hemos oído que es estúpido tener prisa por hacer que el equipo aprenda rápidamente el modelo y obtenga resultados positivos en la competición con inmediatez, la inteligencia nunca se ha visto asociada con crisis prolongadas.

    6 No hay referencia de ningún equipo que se haya beneficiado de crisis prolongadas.

    7 Solo alguien que llega a conocer a fondo el arte de competir puede entender en profundidad la forma más provechosa de sacarle partido.

    8 El entrenador habilidoso no hace esfuerzos innecesarios. Sabe gestionar la plantilla y sus esfuerzos.

    9 Utiliza tus recursos pero también aprovecha los recursos del contrario y sus urgencias para vencerle. Así el equipo dispondrá de diferentes opciones para obtener la victoria.

    10 Los pocos recursos y las deudas de un club hacen que los equipos tengan que ser mantenidos con contribuciones de patrocinadores, medios de comunicación, quinielas, cuotas de socios, entradas, merchandising…

    11 Por otra parte, la proximidad de equipos rivales en tu área geográfica provoca un aumento de los gastos por optar a los mismos jugadores; y altos gastos obligan a obtener mayores ingresos.

    12 Cuando la riqueza del equipo haya mermado,

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1