Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

Gratis por 30 días. Luego, $9.99/mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Ayude a su hijo a crecer conscientemente: Guía práctica para padres

Ayude a su hijo a crecer conscientemente: Guía práctica para padres

Leer la vista previa

Ayude a su hijo a crecer conscientemente: Guía práctica para padres

Longitud:
121 páginas
1 hora
Publicado:
Oct 27, 2018
ISBN:
9781729328460
Formato:
Libro

Descripción

Un hijo es de por vida. Su vida.


Tener un hijo es comprometerse para toda la vida.
Una vida ... ¿Pero cuál?


La de usted, primero que nada, pero también la de su hijo.
Hija o hijo, su niño no pidió venir al mundo.
Él o ella es el resultado de un amor profundo, una voluntad deliberada en el mejor de los casos, o un "accidente" en el peor.


Sin embargo, en todos los casos, el niño no es responsable de su nacimiento.
De su propia existencia.
Por lo tanto, él no es el autor.


Pero el hijo debe convertirse en un autor y actor de su propia vida.
Con una ayuda preciosa.
Inestimable.
¿Lo ha pensado?


Para comprender el universo y la sociedad que lo rodea, él o ella necesitará un aliado indispensable.
Sus padres.
Ustedes.


El papel de los padres


El estado parental le confiere más responsabilidades que derechos. Este es el "trabajo" más exigente.
Ser padre es ante todo estar de acuerdo en estar, casi siempre, en proceso.


Porque un niño constantemente busca:


jugar


explorar su entorno


empujar los límites


intentar, probar, aprender


etc.


Entonces ella o él necesita a alguien a cargo que sepa cómo establecer límites espaciales y temporales.


Pero estos límites deben... retroceder.
Debido a que tienen que adaptarse al niño que crece, madura, debe volverse autónomo, debe convertirse en autor y actor de su propia vida.


Y todo esto solo puede hacerse si, por lo tanto, usted está preparado/a para evolucionar.
Para cambiar
Para estar en progreso.
Para eso, necesita una calidad indispensable.
Que se mantiene
La consciencia.


Pensar y actuar con conciencia y amabilidad


Muchas de las cosas que hacemos, los hábitos y comportamientos que adoptamos, son involuntarios, ni siquiera... conscientes.


Nuestras acciones a menudo son dictadas por nuestro pasado, nuestra sociedad, y no son pensadas o filtradas por nosotros.
¿Lo ha pensado?


De hecho, es importante practicar para pensar con anticipación sobre las enseñanzas que vamos a enseñarle a este niño, a este ser en crecimiento, de cuya construcción somos responsables.


Entonces, debemos ser conscientes de lo que le decimos a nuestro hijo, de sus preguntas, de nuestras respuestas. De nuestros prejuicios, nuestras creencias, nuestros reflejos...


Este libro cubre temas esenciales para anticipar dificultades, obstáculos y ayudarlo a darse cuenta de la importancia de la calidad de su ayuda consciente para su hijo.


Para que esta aventura humana, construida en conjunto, sea una de las más bellas de sus vidas.

Publicado:
Oct 27, 2018
ISBN:
9781729328460
Formato:
Libro

Sobre el autor

Courte biographie:Cristina Rebière est auteure de nombreux guides et livres. Elle a dirigé une maison d'édition, un parc d'aventures et mené à bien de nombreuses missions dans la fonction publique européenne. Elle est aussi spécialisée dans la formation continue.Ses origines:Après la Révolution roumaine, Cristina interrompt de brillantes études pour entrer à l'université en France où elle suit tout le cursus en faculté de droit et obtient une Maîtrise en Administration Économique et Sociale. D'abord chargée de communication dans un Institut Français en Allemagne, elle devient statisticienne à Bruxelles pour un bureau d'assistance de la Commission Européenne. De retour à Bucarest elle est successivement contrôleuse de gestion, directrice de maison d'édition, experte européenne puis professeure de français. En Roumanie elle fonde avec son mari une entreprise de team building puis le premier parc d'aventures jamais créé dans ce pays - construit de leurs mains - qui attirera des milliers de personnes, écoles et entreprises dans la pratique du sport et d'activités de cohésion en pleine nature. Avec son équipe, elle conçoit et construit des parcours d'escalade dans les arbres pour d'autres clients.Au rectorat de l'Académie de la Martinique, Cristina prend en charge la coordination de la Cellule Académique des Fonds Européens et de Coopération où elle accompagne les porteurs de projet dans le montage des dossiers, assure la formation en ingénierie de projet, gère un réseau de plus d'une soixantaine d'enseignants référents à l'ouverture internationale. Elle assure la gestion opérationnelle de plusieurs projets de coopération. Elle assure l'actualisation du site internet de la Délégation Académique aux Relations Internationales et à la Coopération.La pédagogie de Cristina Rebière est basée sur le pragmatisme et l'efficacité.Domaines de compétence:management de projet, voyage, marketing social de contenu, team building, formation initiale et continue, expertise en fonds européens, budgétisation, planification, productivité et stratégie, coaching, ingénierie financière, webmestre, statistiques, procédures, web intégration, conception graphique, communication, conception et construction de parcs d'aventure


Relacionado con Ayude a su hijo a crecer conscientemente

Títulos en esta serie (30)

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Ayude a su hijo a crecer conscientemente - Cristina Rebiere

reservados.

1. Introducción

Hay muchas personas, por no decir una abrumadora mayoría, que no se hacen preguntas importantes antes de dar nacimiento a un niño.

No estoy hablando de niños que vienen al mundo por accidente, porque si ocurrió el accidente, es la prueba de que sus padres han planteado poca o ninguna pregunta sobre el destino y las motivaciones del niño o de la existencia de este niño.

Un niño no debería venir al mundo por casualidad, porque tiene el derecho, como todo ser humano, de nacer para SÍ. Él no le preguntó a nadie, especialmente para llegar al planeta Tierra. Entonces, como adultos responsables, todos deberíamos hacernos muchas preguntas antes de convertirnos en padres y, sobre todo, no caer en la trampa de perpetuar la especie.

Si el ser humano ha evolucionado, es porque tiene una conciencia... ¡Creo que tiene el deber de usarlo!

Mi hijo, que tiene trece años al momento de escribir estas palabras, me preguntaba el otro día si creo que las plantas tienen conciencia. Le dije la verdad, como trato de hacer cada vez que me hace una pregunta, diciendo que no creo nada porque no he pensado lo suficiente con respecto a ese tema. Le expliqué que para tener una opinión uno debe pensar y no simplemente reproducir las opiniones de los demás.

Imaginé que dejaría de cuestionarlo, incluso si en lo más profundo de mi ser esperaba no dejarlo caer y estar satisfecho con mi respuesta: durante trece años, trabajé para eso. Para llevarlo a despertar su propia conciencia y ayudarlo a usarla.

Pude ver con alegría que este trabajo estaba dando frutos, porque él no se fue, ni siguió adelante, pero me preguntó si no lo había pensado, entonces ¿qué pensé de eso ahora? Él me empujó, en su manera, a meditar, al igual que nosotros, sus padres, lo instamos a que lo haga con la mayor frecuencia posible. Reflexionando sobre sí mismo sin tener en cuenta los reclamos de los demás, pasarlos por su propio filtro para verificar si la teoría es correcta, conforme con la realidad que nos rodea...

Entonces comencé a razonar en voz alta con él a su pregunta sobre una posible existencia o no de una conciencia de las plantas. Pude haber meditado sola y haberle dado una respuesta fácil, tal como podría responderle lo que estaba pasando por mi cabeza, como muchos padres no se dan cuenta de la importancia de buscar una verdadera explicación para su descendencia, ¡sino también para ellos mismos!

Los niños hacen preguntas para crecer, para comprender lo que les está pasando, lo que es la vida...

Es difícil imaginar que nuestras afirmaciones, por más triviales que puedan parecer a primera vista, sean importantes en la evolución de un ser. Creo que si los padres realmente se dieran cuenta, y especialmente los discapacitados que crean en el espíritu de sus hijos por falta de respuestas, pensarían varias veces antes de responder a una pregunta.

Y no estoy hablando aquí de un interrogatorio existencial como el de la conciencia de una planta, sino otros mucho más simples que llegan a sus oídos cada día como padres: ¿Por qué esta persona está enojada? ¿Por qué tiene que tener cuidado con un cuchillo?, ¿Por qué está triste? , ¿Por qué se ríe? ¿Por qué vamos a la escuela?, ¿Por qué tenemos que respetar al Otro?,  además, ¿qué es el respeto?, ¿Que es el amor?, etc.

Hay miles de preguntas como estas que seguramente debe escuchar de la boca de los niños, ya sean suyos o no... Además, solo porque un niño no es suyo no significa que no debe hacer el esfuerzo de pensar antes de darle una respuesta pronta. ¡Porque tiene la misma responsabilidad con él como un adulto que sea de su descendencia! ¡Desde que vino hacia USTED para hacerle esta pregunta!

Sepa que si un niño le hace preguntas, no es como cuando un adulto le habla; ¡no le está provocando, incluso si en la adolescencia muchas preguntas pueden asumir una apariencia tan engañosa! ¡No viene hipócritamente a hacerle una pregunta para la cual la respuesta no importa! Tampoco quiere hacerse el interesante, ni impresionarlo con su vasta cultura... Ni tampoco para ponerle una trampa, ni otras razones más retorcidas que son la especialidad de los adultos...

Creo (pero puedo que me equivoque... Tiene que saber usted cómo preguntar y dudar de sus propias reflexiones, adaptarse a la realidad cambiante y la vida que nos ofrece ejemplos para enriquecer nuestros análisis y nuestras creencias...) que un niño o un adolescente viene a hacerle una pregunta sin motivo oculto. Su conciencia, a veces incluso su subconsciente, está preocupado con esta pregunta y busca una manera de comprenderla... Y aunque tenga una respuesta inicial, puede sentirse perdido porque no tiene la experiencia necesaria para poder ser capaz de tomar decisiones entre las ramas resultantes de sus reflexiones.

Piense honestamente que incluso como un adulto, a menudo nos sentimos confundidos y sentimos la necesidad de buscar consejos externos que nos ayuden a ver las cosas desde otro punto de vista. ¡Imagine lo vital que es para un niño o adolescente que no tiene su experiencia de vida!

Pero volvamos al análisis de lo que sucedió con mi hijo.

Entonces comencé a pensar en voz alta con él para ayudarlo a aprender a pensar por sí mismo. Le conté sobre los experimentos que había escuchado sobre el efecto de la música en las plantas; que un cierto tipo de música (especialmente música clásica) tuvo una influencia positiva en su crecimiento. Él no estaba enterado de todo esto y estaba muy sorprendido de aprenderlo. Le pregunté si creía que la música, que es una forma de arte y no una mezcla de nutrientes, podría afectar el crecimiento de una planta si no tuviera conciencia. Él no respondió, pero mi objetivo no era siquiera obtener una devolución de inmediato, sino hacer que pensara y se cuestionara a sí mismo, algo que su subconsciente hizo y ha continuado haciendo probablemente después del final de nuestra conversación.

Al escribir, también recordé la época en que tenía toda una colección de cactus, porque estas plantas me fascinaban... tenía casi la edad de mi hijo. A menudo les hablaba, ya que había oído que podría influir en ellas... El colmo es que tenía la clara impresión de que eso realmente había cambiado las cosas... ya estaba haciendo mis propios experimentos en ese momento para comprobar la verdad de lo que había escuchado: así que hablaba con algunos cactus y no con otros para ver si hacía una diferencia. Aunque no puedo recordar si estas pruebas fueron concluyentes o no, simplemente cuestionar una idea bien establecida y tratar de aprender la verdad por mí misma me ayudó mucho.

Por lo tanto, no dude en alentar a sus hijos a buscar la verdad. Incluso si sabe que algunos están sufriendo, no tenga miedo (¡ni por ellos, ni por usted!), porque la mentira es mucho peor, incluso si no siempre se da cuenta...

Puede comenzar por comprender mejor el significado del título que elegí para mi libro y lo que la palabra ayudar significa en una relación entre padres e hijos...

Lo que me gustaría hacer en esta historia es ayudarlo a USTED, el adulto.

No solo para captar las necesidades que un niño pueda tener, sino también para hacer que se dé cuenta de la importancia de elevarlo de una manera consciente: pensando

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Ayude a su hijo a crecer conscientemente

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores