Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

U-BOOTE: Los Tiburones de Hitler

U-BOOTE: Los Tiburones de Hitler

Leer la vista previa

U-BOOTE: Los Tiburones de Hitler

valoraciones:
3/5 (1 clasificación)
Longitud:
108 páginas
1 hora
Publicado:
29 sept 2018
ISBN:
9788409026630
Formato:
Libro

Descripción

Desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el mar se convirtió en un escenario vital de la contienda. Gran Bretaña solo tenía la posibilidad de recibir abastecimientos a través del mismo y por lo tanto, un bloqueo total al Reino Unido era uno de los principales objetivos para la Alemania de Hitler. El gobierno inglés se vio obligado a mantener una estrategia de lucha antisubmarina durante todo el conflicto, al mismo tiempo que la Royal Navy intentaba interrumpir el tráfico marítimo con destino al Tercer Reich.En estas circunstancias el Arma Submarina alcanzó un gran protagonismo. Los U-Boot alemanes, al frente de los cuales se encontraba Karl Dönitz, el hombre que finalmente acabaría por suceder al Führer como Jefe del Estado, tomaron la iniciativa en la guerra marítima y desde el primer momento la lucha fue total contra el tráfico de buques con rumbo a Gran Bretaña.Al comienzo de las hostilidades, la Ubootwaffe contaba con tan solo 57 submarinos, de los cuales, 22 podían operar en el Atlántico. Así pues, la enorme diferencia de fuerzas en favor de la potencia naval británica ocasionó que los U-Boot asumieran todo el protagonismo, hasta el punto que pudieron inclinar los acontecimientos en favor de Alemania de no ser por la falta de visión del propio Hitler.A lo largo de los años, y al margen del régimen que defendían, nadie duda del valor de los hombres que combatieron a bordo de los 820 submarinos de un total de 1.158 que el Tercer Reich puso en servicio. Sus tácticas y estrategias en el combate crearon escuela, así como es reconocida su tenacidad en la batalla dentro del campo de operaciones, que representaron los distintos océanos donde actuaron. De los cerca de 40.000 oficiales y marineros que participaron a bordo de los U-Boot, la mayoría de ellos voluntarios, 30.000 encontraron su tumba en el fondo de los mares de los cinco continentes junto a los 785 submarinos que perdieron , pero consiguieron hundir mas de 3.000 mercantes y 200 buques de guerra enemigos. La gran incógnita que dejó la guerra en el mar fue ¿Qué habría sucedido si Hitler hubiera concedido a Dönitz todos los submarinos que tan insistentemente reclamó?

Publicado:
29 sept 2018
ISBN:
9788409026630
Formato:
Libro

Sobre el autor

José Delgado ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional en el mundo audiovisual como distribuidor, guionista, productor y director. Los últimos 15 años los ha dedicado al estudio e investigación de las dos guerras mundiales que tuvieron lugar a lo largo del siglo XX.Al frente de la compañía Pacific Media, y como resultado de su trabajo, ha producido, escrito y dirigido 170 programas documentales que aglutinan los hechos más importantes ocurridos en ambos conflictos globales. Emitidos por las televisiones de más de 70 países, en la actualidad se encuentran disponibles en las grandes plataformas digitales de todo el mundo en versión española e inglesa.


Relacionado con U-BOOTE

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

U-BOOTE - José Delgado

Imagen

U-BOOTE

LOS TIBURONES DE HITLER

José Delgado

© José Antonio Delgado García

© Pacific Media S.L.

© U-BOOTE: Los Tiburones de Hitler

Diseño de cubierta: Ángel Custodio Llance Blanco

ISBN Digital: 978-84-09-02663-0

Impreso en España

Editado por Pacific Media S.L.

Reservados todos los derechos. Salvo excepción prevista por la ley, no se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos conlleva sanciones legales y puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escasear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47).

U-BOOTE

LOS TIBURONES DE HITLER

Imagen

Atacad y seguid atacando, no permitáis que os den esquinazo; si el submarino se ve obligado a alejarse, intentad establecer contacto otra vez y volved a atacar!.

Karl Dönitz

Al inicio de la Gran Guerra, Alemania era la quinta potencia mundial en número de submarinos. El primero de su flota, el U-1, había sido botado en agosto de 1906, tan solo unos años antes del comienzo del primer gran conflicto mundial. Sin embargo, fue la última potencia en incorporarlos a la lucha a causa del bloqueo impuesto por los aliados.

La supervivencia del país, hizo que el Káiser Guillermo II tuviera en consideración las propuestas de Von Tirpitz y decretara el uso del submarino en la guerra total contra Gran Bretaña. A mediados de 1917, los 128 sumergibles que formaban parte de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) alcanzaron una cifra record en hundimientos, que no llegaría a ser superada en la Segunda Guerra Mundial.

La incipiente batalla bajo el mar aún permitía a los sumergibles navegar libremente en superficie y ello facilitaba a sus dotaciones disponer de un tiempo de esparcimiento en la cubierta. Pero, las dificultades se acrecentaron para los submarinos imperiales cuando hizo acto de presencia la aviación y los buques aliados fueron equipados con el hidrófono (micrófono para usar bajo el agua y captar sonidos).

La estrategia de la guerra en las profundidades marinas cambió por completo y aquellos hombres rudos, idealistas, con nervios de acero, que vivían a bordo de sus lobos grises durante largo tiempo, en un estrecho y maloliente tubo, vieron reducidas drásticamente sus posibilidades de respirar aire puro.

Imagen

El SM U-1 fue el primer sumergible producido en el Imperio alemán para su Kaiserliche Marine. Botadura: 4 de agosto de 1906

Muchos de ellos sufrieron lo que se diagnosticó como Blechkoller o Síndrome de la lata de conservas. Una neurosis causada por la claustrofobia y la falta de oxígeno.

Sin duda, las crudas condiciones en las que se vieron obligados a subsistir y la alta efectividad de sus acciones ayudaron a forjar la fama de héroes que les ha acompañado a través del tiempo.

Tras la Primera Guerra Mundial se hizo cargo de la Armada Alemana el despiadado Adrian Von Trotha. Al ver reducido el número de miembros que componían el cuerpo, debido a las limitaciones impuestas en el Tratado de Versalles, optó por crear los Marinefreikorps, un ejército privado que fue utilizado principalmente para luchar contra los movimientos de izquierdas. Ésto provocó la disolución del colectivo y la destitución de Von Trotha.

En 1920 le sucedió el almirante Paul Behncke, hombre decidido a olvidar el pasado y partidario de iniciar una nueva etapa en la Reichsmarine alejándola de las intromisiones políticas.

Pero los Altos Mandos que habían sufrido la Gran Guerra y que se sentían humillados pero no vencidos, al haber contemplado la distribución de sus buques entre los países vencedores, no compartían los criterios de Behncke y forzaron su cese en 1924.

Su substituto, el almirante Hans Zenker, planificó los objetivos a medio y largo plazo para que Alemania lograra una Armada superior a la francesa y preparada para afrontar cualquier conflicto futuro.

En 1929 fue relevado por Erich Raeder, un astuto almirante con influencias entre los gobernantes de la época, que aunque formaba parte de un régimen constitucional como era la Republica de Weimar, se negó a cumplir las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles. Su astucia le lleva a obtener el visto bueno del gobierno para iniciar un plan de reemplazo de los viejos buques que aun quedaban en poder de la Armada.

A través de países interpuestos encarga la construcción de distintas unidades de superficie y submarinos, como es el caso del E-1, fabricado en España y botado en octubre de 1930.

Sus primeras pruebas en la mar las realizó en mayo de 1931 al mando de Lotear Von Arnauld, la figura más destacada del arma submarina.

En junio de ese mismo año el Estado Mayor de la Reichsmarine ordena la construcción del acorazado de bolsillo Admiral Scheer, y, en 1932, la del Graf Spee, ambos con un registro bruto muy superior al autorizado por el Tratado de Versalles.

Raeder está dispuesto a modernizar la flota alemana omitiendo cualquiera de las restricciones impuestas. Así pues la recomposición de la marina germana está en marcha cuando Adolf Hitler llega al poder el 30 de enero de 1933.

El mandatario nazi que había criticado duramente en su libro Mein Kampf la desacertada política naval de la Republica de Weimar está convencido de que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre U-BOOTE

3.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores