Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Leer la vista previa

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
153 páginas
1 hora
Publicado:
22 ago 2018
ISBN:
9781644615348
Formato:
Libro

Descripción

Antaño perro de pelea invencible, hoy en día el bull terrier es en un perro de compañía juguetón, afectuoso y divertido.
Sin embargo, a causa de su fuerte temperamento, hay que tener bien claras las normas que deben seguirse a la hora de educarlo.
Además, es preciso conocer cuál es la dieta idónea para que crezca fuerte y sano.
En este libro aprenderá a interpretar los síntomas, efectuar curas de urgencia y a ayudar al veterinario a dictaminar y atajar la enfermedad.
Pero no todo estriba en los cuidados: es preciso escoger un ejemplar sano y equilibrado que se adapte perfectamente a la vida en familia. Gracias a los consejos de este libro, usted podrá llevarse a casa un compañero que hará las delicias de todos.
Publicado:
22 ago 2018
ISBN:
9781644615348
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con El Bull Terrier

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

El Bull Terrier - Maurizio Marchetti

peligrosas

PRÓLOGO

En estos últimos años la cinofilia ha experimentado una transformación considerable. El número de personas que siente la necesidad o el deseo de tener un perro, y de una raza en particular, aumenta de año en año.

El perro ya no es considerado un instrumento para determinadas actividades, sino un amigo con el cual se puede disfrutar del tiempo libre y vivir experiencias extraordinarias, manteniendo una estrecha relación entre el hombre y el animal.

Por ello, y para satisfacer las exigencias de un número cada vez más elevado de lectores, el editor ha considerado oportuno crear esta nueva colección, titulada «Perros de raza» (y en cuya dirección ha contribuido Candida Pialorsi Falsina), paralela a la ya existente y que se propone facilitar una información más directa e inmediata a través del texto y las ilustraciones.

Los bull pertenecen a la familia de los terrier, caracterizada por ejemplares muy activos, alegres y con un marcado instinto predatorio. Los bull terrier son perros nacidos para pelear contra los toros, tal como indica su nombre y puede intuirse por su aspecto. Dan una impresión de fuerza y potencia física, tienen un cuerpo compacto y una cabeza muy característica, que no se puede confundir con ninguna otra raza. Tienen la mirada altiva y llena de valentía; el temperamento es el de un perro siempre dispuesto a entrar en acción.

El autor de este libro, Maurizio Marchetti, es juez internacional ENCI y desde hace muchos años se dedica a los bull con el afijo FCI Di Acquanegra; los perros que ha criado han sido galardonados en exposiciones italianas y extranjeras. A lo largo de su densa carrera ha reunido una gran cantidad de documentación y de material fotográfico que hacen particularmente rica esta obra, en la que se describe con todo detalle las características de estos perros, tomando en consideración los distintos aspectos de la raza, desde los orígenes y difusión hasta las particularidades morfológicas y comportamentales.

El autor también proporciona consejos de gran utilidad para la cría, la alimentación y todos los cuidados que necesita el bull. Además, gracias a Giulio Audisio di Somma y Barbara Gallicchio, médicos veterinarios, el lector podrá velar por la salud de su perro y estar preparado para ayudarle en cualquier emergencia.

Por último, y para concluir, el editor desea agradecer la colaboración de todas aquellas personas que han aportado material fotográfico para la elaboración de este libro.

El director de la colección

LUIGI GUIDOBONO CAVALCHINI

INTRODUCCIÓN

Sabía que tarde o temprano acabaría escribiendo sobre mis amigos los bull terrier, que tanta emoción suscitan a quien vive con ellos y tanta curiosidad despiertan en las personas que no los conocen.

Estas páginas, que quiero dedicar a mi inolvidable primer bull, Jobrulu Mambo, pueden ser leídas como una respuesta a las muchas y extrañas preguntas que inevitablemente se hacen al criador o al propietario de un bull terrier.

Nada es más fácil que aconsejar un libro como este a quien, mientras paseamos con el perro, nos aborda con preguntas tan ocurrentes como «¿es un cerdito?, ¿o un conejo gigante?, ¿o tal vez una oveja?» para concluir con una respuesta escéptica tan ridícula como «¡no me diga que es un perro!». Y es que son pocos los que dan muestras de voluntad y curiosidad por conocer más a esta raza.

El bull terrier, con su aspecto tan poco habitual, hecho de formas exageradas pero esenciales, parece haber sido concebido siguiendo un diseño minimalista (dice el estándar: «la máxima potencia en el mínimo espacio»); es tan fascinante como un Porsche o como una obra de Botero por sus redondeces, y puede llegar a suscitar dudas sobre su pertenencia a la especie canina.

Hay muy poca información, y a menudo errónea, acerca de esta raza, sobre todo en lo que se refiere a su presunta agresividad, ya que la mayor parte de las anécdotas sobre el bull terrier que se cuentan deben atribuirse a otras razas afines, con las que con bastante frecuencia se suele confundir.

Por esta razón y porque faltaba una monografía actualizada, he aceptado con entusiasmo la propuesta de Editorial De Vecchi. En la realización de este libro he procurado transmitir la experiencia acumulada en veinte años de ejercicio como juez internacional y criador. El tratamiento del tema pretende ser divulgativo, aunque sin perder un ápice del rigor necesario. Gran parte de las fotografías han sido cedidas por los criadores ingleses más importantes, que han tenido la gentileza de poner a mi disposición imágenes de los ejemplares más famosos de los últimos veinte años.

ORÍGENES DE LA RAZA

La historia del bull terrier empieza en las primeras décadas del siglo XIX. En la Inglaterra de entonces las peleas entre animales eran una diversión muy apreciada.

A los perros se les hacía pelear contra osos, toros, ratas y tejones. Así era el gusto de la época: cualquier animal valiente y con instinto de lucha podía ser utilizado para entretener y divertir a personas de todas las clases sociales, a la vez que incrementaba los beneficios generados por las apuestas.

El bull-baiting (peleas entre varios perros y un toro), el bear-baiting (entre varios perros y un oso), y el dog-fighting (peleas entre perros) eran los pasatiempos más seguidos.

En estos crueles enfrentamientos predominaba el uso del bulldog, muy diferente del actual, que en la lucha demostraba un temple y un valor sin igual.

La práctica del bull-baiting y el bear-baiting se fue abandonando a partir de 1835, fecha en que el parlamento inglés prohibió las peleas entre animales. Sin embargo, el dog-fighting, más fácil de ocultar, se mantuvo de forma clandestina y se hizo muy popular.

Con la difusión del dog-fighting se planteó la necesidad de seleccionar otro tipo de perro, más ágil que el que se había utilizado hasta entonces, pero que conservara de este último la determinación y la resistencia al dolor, ya que el bulldog se mostraba ágil contra el toro, pero necesitaba una mayor soltura contra otros perros.

Fue así como se empezó a cruzar el bulldog con los ágiles terrier, y en particular con el old black and tan terrier (el antiguo manchester terrier), muy apreciado por su velocidad y ferocidad en el exterminio de presas pequeñas.

El resultado del cruce fue óptimo, porque se obtuvieron perros que conservaban la fuerza y la resistencia del bulldog, y heredaban del terrier la rapidez y la desenvoltura. Así nació el bull and terrier, que hasta 1860 fue el rey de los perros de pelea.

Criado con el único objetivo de pelear, el bull and terrier era un perro de aspecto bastante feo (parecido a un perro bastardo), con una cabeza corta y ancha, un cuerpo membrudo y patas arqueadas. El manto era de varios colores (negro y fuego, atigrado, rojo, blanco), pero la distribución de los colores era imprevisible.

Con el paso del tiempo se acentuaron las características terrier en el bull and terrier, pero el verdadero cambio tuvo lugar a partir del 1862, cuando James Hinks, un criador de Birmingham, presentó en la exposición de Londres (el Cremorne Dog Show) a Puss, una hembra totalmente blanca obtenida del cruce del bull and terrier con el white english terrier.

Hinks, en un intento por civilizar el aspecto del bull and terrier y hacer que fuera apreciado también por las características morfológicas, había cruzado el bull and terrier con el white english terrier y el dálmata (este último con el objetivo de darle una mayor elegancia).

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El Bull Terrier

4.5
2 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    EXCELENTE! AMO LA RAZA , AMO A MI BULL . ♥