Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Matrimonio: ¿Desde La Caída O Desde La Cruz?: La Imagen De Dios En Las Relaciones Matrimoniales

El Matrimonio: ¿Desde La Caída O Desde La Cruz?: La Imagen De Dios En Las Relaciones Matrimoniales

Leer la vista previa

El Matrimonio: ¿Desde La Caída O Desde La Cruz?: La Imagen De Dios En Las Relaciones Matrimoniales

Longitud:
157 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
Mar 18, 2013
ISBN:
9781463353421
Formato:
Libro

Descripción

En la primera parte de esta obra el autor hace una re-lectura de algunos pasajes de la Biblia y descubre un modelo nuevo para las relaciones matrimoniales. Compara este modelo caracterizado por la colegialidad y mutualidad con el modelo tradicional que coloca al esposo sobre la esposa en una relacin jerrquica. En la segunda parte del libro expone algunos temas prcticos que se desprenden de este nuevo modelo. El libro incluye preguntas de reconocimiento y discusin ayuda de los lectores.
El autor, Juan E. Huegel, naci en la ciudad de Aguascalientes y se cri en la ciudad de Mxico. Su servicio en varias organizaciones evanglicas se desarroll en diversas partes de la repblica Mexicana durante ms de cuarenta aos.
Editorial:
Publicado:
Mar 18, 2013
ISBN:
9781463353421
Formato:
Libro

Sobre el autor

Breve biografía del autor Juan E. Huegel nació en la ciudad de Aguascalientes, México, hijo de padres misioneros. Él también sirvió como misionero de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en México por cuarenta y dos años. Durante ese tiempo fue pastor de varias iglesias evangélicas, profesor y presidente del Seminario Evangélico Unido en la ciudad de México, y director del Centro de Estudios Teológicos en la ciudad de San Luis Potosí. Después de jubilarse, se mudó al estado de Texas, donde sirvió brevemente como profesor de teología práctica en el Seminario Teológico de Edinburg y fue pastor interino de tres congregaciones. Ha escrito varios libros en inglés y español. Radica con su esposa, Yvonne West, en la ciudad de New Braunfels, Texas. Tienen cuatro hijos y once nietos. Todos sus hijos sirven a la Iglesia en diferentes ministerios.


Relacionado con El Matrimonio

Libros relacionados

Vista previa del libro

El Matrimonio - Juan E. Huegel

Copyright © 2013 por Juan E. Huegel.

Número de Control de la Biblioteca del Congreso de EE. UU.: 2013904670

ISBN: Tapa Blanda 978-1-4633-5341-4

Libro Electrónico 978-1-4633-5342-1

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida de cualquier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación, o por cualquier sistema de almacenamiento y recuperación, sin permiso escrito del propietario del copyright.

Las opiniones expresadas en este trabajo son exclusivas del autor y no reflejan necesariamente las opiniones del editor. La editorial se exime de cualquier responsabilidad derivada de las mismas.

Fecha de revisión: 14/03/2013

Para realizar pedidos de este libro, contacte con:

Palibrio

1663 Liberty Drive

Suite 200

Bloomington, IN 47403

Gratis desde EE. UU. al 877.407.5847

Gratis desde México al 01.800.288.2243

Gratis desde España al 900.866.949

Desde otro país al +1.812.671.9757

Fax: 01.812.355.1576

ventas@palibrio.com

451521

ÍNDICES

Introducción

Primera Parte

1

La imagen de Dios en las relaciones matrimoniales: al principio

2

La imagen de Dios en las relaciones matrimoniales: desfigurada por la caída

3

La imagen de Dios en las relaciones matrimoniales: restaurada desde la cruz.

4

Las relaciones matrimoniales bajo la influencia de la Cruz

Segunda Parte

5

Un acuerdo común

6

La vocación de la mujer

7

La autoridad espiritual

8

Cambio de roles y funciones

9

La toma de decisiones

10

Un camino aun más excelente

Conclusión

Apéndice A

Las hijas de Sara: 1 Pedro 3:1-7

Apéndice B

La violencia doméstica

Notas

Dedicatoria

A todas las parejas en el mundo hispanoparlante

que desean restaurar la imagen de Dios

en sus relaciones matrimoniales.

El Matrimonio:

¿Desde la caída o desde la cruz?

LA IMAGEN DE DIOS EN LAS RELACIONES MATRIMONIALES

Todas las citas de la Biblia son tomadas de la Reina Valera Revisada de 1960 (RVR), a menos que se indique alguna otra versión.

Introducción

Recientemente asistí a un curso breve sobre la familia en la ciudad de Guadalajara, México, donde el maestro presentó algunas ideas algo novedosas en cuanto a las relaciones matrimoniales. Para un buen número de los participantes fue difícil ajustar su forma tradicional de pensar a este nuevo punto de vista y la discusión se caldeó. Entonces un hermano trató de resumir lo que se estaba discutiendo con la siguiente analogía: Hay la idea popular que en el matrimonio cada uno de nosotros es como una media naranja que busca la mitad que le hace falta para completar su naranja y cuando la encontramos decimos con gusto, ‘Ya encontré mi media naranja’. Pero ahora se nos está enseñando que cada uno de nosotros es una naranja completa, y que cuando encontramos otra naranja completa con la cual nos casamos entonces se exprime el jugo de cada una de las dos naranjas y el jugo combinado que resulta tiene un sabor mucho más exquisito.

Quizás esta analogía nos sirva como punto de arranque en nuestra presentación de un nuevo modelo para el matrimonio que hemos llamado el modelo igualitario. En su debido tiempo veremos cómo este modelo se distingue del modelo tradicional comúnmente aceptado en el mundo hispanoparlante.

Expuse el tema primero en un folleto publicado por Iglesias en Transformación de Guadalajara, bajo el título El Matrimonio: Desde la Caída o Desde Cristo? Utilicé este folleto en varios talleres e institutos sobre el matrimonio y después, al elaborar el tema, escribí lo aquí expongo.

En la primera parte de este libro estudiaremos varios pasajes de los primeros tres capítulos del libro de Génesis y varios pasajes de los Evangelios y de la Epístola a los Efesios. Haremos algunos apuntes interpretativos explicando estos textos para entonces sacar algunas conclusiones que contribuyen a nuestro tema y explicaremos lo que significa que la pareja viva bajo la influencia de la cruz.

En la segunda parte del libro consideraremos el nuevo modelo igualitario del matrimonio que nace de lo que descubrimos en los primeros cuatro capítulos y notaremos algunas de sus consecuencias prácticas.

El propósito de este ensayo es ayudar a los matrimonios a convivir de tal forma que sus relaciones reflejen la imagen de Dios. De ninguna manera queremos dar a entender con lo que aquí exponemos que las personas no casadas, mujeres solteras y hombres solteros, no reflejen la imagen de Dios. Todo ser humano ha sido creado a la imagen y semejanza de Dios, y aunque esta imagen ha sido desfigurada por el pecado, cuando una persona decide rendir su vida a Jesucristo y ser su discípulo, el Espíritu Santo empieza la labor de restaurar la imagen de Dios en aquella persona, y ella, aunque no esté casada, puede reflejar esta imagen en sus relaciones con sus semejantes. El escritor sagrado dice, Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor (2 Co. 3:18). Aunque nos dirigimos en particular a las parejas casadas, recordemos que todo seguidor de Jesús, casado o soltero, puede reflejar la imagen de Dios en sus relaciones interpersonales.

Este libro puede ser leído como cualquier otro libro, pero sugiero que para mayor provecho los esposos lo lean juntos y lo estudien utilizando las preguntas que se encuentran al final de cada capítulo. Algunas de estas preguntas sirven para reconocer el contenido del capítulo y las respuestas se encuentran en el mismo texto del capítulo, pero otras de las preguntas son para que la pareja reflexione y considere cómo lo que se presenta afecta su propio matrimonio.

Quisiera reconocer la aportación que las siguientes personas han hecho a este trabajo: Federico Tinley (ya finado) y Absalón Ávalos de Iglesias en Transformación quienes promovieron la primera impresión del folleto, El Matrimonio: ¿Desde la Caída o Desde Cristo?; Adolfo Muñoz-Quintero y su esposa Rosa María Cruz Morones, de Guadalajara, Jalisco, por su acompañamiento en mis reflexiones sobre este tema; Roberto Garay y su esposa Sarah Kemery de Garay, de la Iglesia Bautista El Buen Pastor de Katy, Texas, por la invitación de exponer el tema en su congregación y sugerir que se buscara la posibilidad de publicar el folleto, y en particular a Sarah, quien es enfermera titulada, y terapista familiar y matrimonial certificada, por su valiosa aportación sobre la violencia doméstica que aparece en el Apéndice B; David Julián Huegel y su esposa, Cecilia Ivon Camcho de Huegel, por permitirme usar su matrimonio como nuevo modelo en cuanto a roles y funciones; mi hija, Elena Miriam Huegel, por el diseño de la portada y sus aportaciones al capítulo 8 sobre la toma de decisiones; y mi esposa, Wanda Yvonne West de Huegel, quien leyó el manuscrito varias veces aportando valiosas críticas y sugerencias. A todos estos mi profundo agradecimiento.

Primera Parte

La imagen de Dios en las relaciones matrimoniales: Una re-lectura de algunos pasajes Bíblicos

1

La imagen de Dios en las relaciones matrimoniales:

al principio

La creación del ser humano

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y hembra los creó.

Génesis 1:26 y 27.

Al iniciar el estudio de este pasaje es importante señalar que el vocablo hebreo adán, que en nuestra Biblia en español se traduce, hombre, puede ser usado para designar un individuo masculino, un ser humano o toda la humanidad. Come veremos, este vocablo se emplea en dos formas en los primeros tres capítulos del Génesis. En el v. 26 parece significar la humanidad. La traducción del vocablo en la Nueva Versión Internacional de 1999 (NVI) es ser humano que se acerca mejor al significado aquí. El mismo vocablo adán es traducido varón en el v. 27. Observemos que en este versículo se dice claramente que Dios, al crear la humanidad, la creó varón y hembra. De paso, notemos que los dos vocablos hebreos que se usan aquí para varón y hembra no son los mismos que se usan en el 2:23, que consideraremos más adelante. Una mejor traducción de los vocablos en el v. 27 podría ser, macho y hembra, pues señalan la distinción genérica. Este texto indica no solamente que desde el principio Dios creó la humanidad como varón y mujer, sino que, también desde el principio, Dios los creó de tal manera que la relación que existiera entre estos dos reflejara la imagen de Dios. La comunidad que existía entre el hombre y la mujer reflejaba la comunidad que existe en Dios. El Dios que opera en la creación de la humanidad opera desde la primera persona plural, pues dice, hagamos. Dios en su comunidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo crea al ser humano para que en las relaciones íntimas y amorosas entre el hombre y la mujer reflejen las relaciones que existen entre las tres personas de la Trinidad. La imagen de Dios está plasmada en la sexualidad del ser humano.

Además, conviene notar que este pasaje no señala ninguna diferencia esencial entre el hombre y la mujer, pues ambos fueron creados a imagen y semejanza de Dios, y como dice José Alcántara, no hay ningún indicio que la mujer ocupa una posición inferior o secundaria en relación al hombre.¹

El mismo autor encuentra una diferencia entre semejanza e imagen. Anota que la semejanza tiene que ver con la manera en la cual Dios hace las cosas, y la imagen con la esencia de Dios.² El ser humano es semejante a Dios en que actúa como Dios actúa en relación con la creación y lleva la imagen de Dios porque al amarse entre sí, el hombre y la mujer reflejan la esencia de Dios, ya que Dios es amor (1 Jn 4:2).

Pero cuando el texto bíblico afirma que Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza no solamente enseña que se parecen a su Creador en su habilidad de crear y en la posibilidad de amarse entre sí, sino anuncia la relación estrecha e íntima que existe entre la pareja y su Creador. El ser humano es creado para vivir en armonía con su Dios.

La co-regencia

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; y llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

Génesis 1:28-30

Aunque ya está implícito en los vv. 26 y 27, en este pasaje sobresale que la tarea de señorear en la tierra es asignada a ambos, al hombre y a la mujer. En el pasaje anterior se dice que la humanidad se señoreará sobre la creación, pero en este pasaje se indica específicamente que esta regencia será compartida por los dos, el hombre y la mujer. Observemos que los imperativos del v. 28 todos son plurales, fructificad…multiplicaos…llenad…sojuzgad… y señoread, y se entiende que el sujeto es vosotros, ambos, el hombre y la mujer.

La labor de fructificar y multiplicar no es exclusiva de la mujer, ni la de sojuzgar y señorear exclusiva del hombre, sino que son tareas compartidas. Rebecca

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El Matrimonio

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores