Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Nunca olvide ese pasado

Nunca olvide ese pasado

Leer la vista previa

Nunca olvide ese pasado

Longitud:
104 página
1 hora
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491624196
Formato:
Libro

Descripción

Nunca olvidé ese pasado:
   “—Y si mi gusto es no comprometer los sentimientos, ¿qué?
     —Eso es renegar del sexo.
     —Eso es mantenerte neutral.
     —Mucho te han dañado.
Mucho, sí.
Pero ya estaba superado.
Más, volver a empezar. ¡Jamás!
Vivía perfectamente así. Muchos amigos, mucha dialéctica, mucha conversación y hasta divertimiento, pero con limitaciones que marcaba ella misma y, que nadie intentara saltar la barrera de tales limitaciones impuestas por ella misma.”

Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491624196
Formato:
Libro

Sobre el autor

Corín Tellado es la autora más vendida en lengua española con 4.000 títulos publicados a lo largo de una carrera literaria de más de 56 años. Ha sido traducida a 27 idiomas y se considera la madre de la novela de amor. Además, bajo el seudónimo de Ada Miller, cuenta con varias novelas eróticas.Es la dama de la novela romántica por excelencia, hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envuelve a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad, y consigue que vivan los mismos conflictos que sus lectores. La novela de amor alcanza su máxima expresión en las manos de esta incansable escritora. Sus novelas tratan de amor y desamor. Sus personajes son mujeres de hoy que viven historias románticas, pasiones, aventuras eróticas, matrimonios rotos... y luchan siempre por su felicidad. A lo largo de su dilatada carrera literaria, cincuenta y seis años desde que publicó su primera novela el 12 de octubre de 1946, Corín Tellado publicó unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Récords de 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana. Mario Vargas Llosa opina: «La vasta producción de Corín Tellado quedará como muestra de un fenómeno sociocultural». Y eso es lo que no se puede negar a esta autora: su condición de fenómeno sociológico, más allá de sus modas, culturas y los momentos históricos que atraviesan sus numerosos lectores. Muchos factores son los que marcan la diferencia entre Corín Tellado y el resto de las «grandes damas» de la novela sentimental. Si Bárbara Cartland, Victoria Holt o Jude Deveraux afirman que les gusta la sociedad y que inventan historias románticas para poder vivir y sentir lo que atribuyen a sus protagonistas, el éxito de Corín Tellado reside en su facilidad para conseguir que sus lectoras y lectores se identifiquen con los personajes de su invención. Corín Tellado hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envolviendo a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad. Las tramas de sus historias son desgarradoras, llenas de equívocos, y sus hombres y mujeres sienten pasiones: unas veces amor y otras odio; lo mismo son generosos que se dejan arrastrar por la codicia. En resumen: viven los mismos conflictos que sus lectores. Los argumentos de Corín Tellado nunca se desarrollan en escenarios románticos, exóticos o históricos, sino todo lo contrario: tienen lugar en una época contemporánea a la de la autora. En sus novelas reflejaba la realidad inmediata que la rodeaba. «Recuerdo que a José Luis Garci le hacía mucha gracia que mis protagonistas tuvieran coche, que mis mujeres condujesen en una época en que en España la costumbre todavía no estaba extendida.» Corín Tellado fue pionera, tanto en su forma de vivir como en la de enfocar su trabajo. Trabajadora infatigable, pues durante casi toda su vida escribió a diario, excepto en raras y muy puntuales ocasiones. No es de extrañar que las protagonistas de Corín Tellado dejaran muy pronto de preocuparse solo del amor, el marido, los hijos y el hogar. Llama la atención que las insufle de valor, coraje y valentía. Las mujeres que Corín Tellado dibuja no se amilanan ante las rupturas, aunque la mayor parte de sus novelas acaben en boda; exigencia y limitación del género que cultiva. La censura y el editor así lo marcaban. «Recuerdo una novela en que dejé al protagonista ciego. El editor me la devolvió con una carta en la que pedía: "¡Opéralo!". Y lo operé, claro. En cuanto a mi estilo, fue la censura quien lo perfiló. Algunas novelas venían con tantos subrayados que apenas quedaba letra en negro. Me enseñaron a insinuar, a sugerir más que a mostrar.» Naturalmente esto con el tiempo cambió, aunque el género continuara imponiendo su marchamo. En las últimas novelas de Corín, escritas para un público contemporáneo, se nota un nuevo aliento, más acorde a los tiempos. Tienen otra vitalidad, otro atrevimiento y la misma valentía de siempre.


Relacionado con Nunca olvide ese pasado

Leer más de Corín Tellado

Libros relacionados

Vista previa del libro

Nunca olvide ese pasado - Corín Tellado

CATALINA

CAPITULO PRIMERO

Tía Tila servía la comida con su calma habitual. Para María Sutil tía Tila nunca tenía prisa por nada, pero ello lejos de ser un defecto, casi era una virtud.

La flema de la dama evidentemente a ella la distendía una barbaridad cuando retornaba a casa después de una dura jornada de trabajo.

—Te ha llamado de nuevo ese Teddy Costales, María. Parece ser que piensa montar otro pub no sé en qué sitio y necesita que le hagas tú el proyecto.

María bostezó, pero, sin embargo, atacó con gusto el pescado asado que le servía su tía.

—Según dijo, prefiere verte aquí en casa que en el estu? dio. Si vuelve a llamar, ¿qué le digo?

—Lo que seguramente le vienes diciendo cada vez que llama. Que me busque en el estudio. Yo en casa no tengo ni elementos de trabajo ni vengo aquí a trabajar, sino a descansar. Además, esta noche pienso salir con unos amigos. Me voy a bailar.

La dama la miró complacida.

—Vaya, es hora de que te olvides de tus obligaciones y te acuerdes un poco de que existes tú y eres mujer.

—Te equivocas en cuanto a eso, no me olvido jamás. Lo que ocurre es que no siempre me apetece salir en la noche. Cada cual es feliz a su manera. Yo lo soy realizándome como arquitecto y si estudié la carrera te aseguro que fue para eso, para desarrollarla con toda mi vocación.

Tía Tila no creía en modo alguno en tal vocación, pero si María lo aseguraba no pensaba discutírselo.

Sin embargo, comentó sentándose en frente de ella:

—A los dieciocho años maldito si tenías intención de hacer arquitectura. Es más, tenía noticias de que no seguirías adelante y en cambio te prepararías para banca y te colocarías.

De aquello hacía demasiado tiempo y María prefería no acordarse.

—Así que cuando recibí carta de tu padre anunciándome tu venida a Madrid, pensé: «Menos mal que tengo en la familia una persona como Dios manda y que las tradiciones familiares se desgarran con la decisión de esta chica.»

—Muy amable.

—Te tomé cariño, María. Casi siete años viviendo contigo...

—Yo contigo, tía Tilla.

—Bueno, bueno. Tampoco eso merece la pena matizarlo tanto. Yo no te he mantenido. Lo hizo tu padre desde provincias. Yo sólo te di cariño y un hogar que afortunadamente te amoldaste a compartir conmigo.

Por encima de la mesa María extendió la mano y asió los dedos de la dama.

—Eres una persona llena de ternura, tía Tila. Dime, nunca te he preguntado. ¿Por qué no te has casado? Debiste ser muy bella, porque aún lo eres hoy...

La dama rescató su mano y dijo con sencillez:

—Es una historia tonta pero que, desgraciadamente, en aquella época tenía mucha importancia. Hoy os dejáis y os cogéis y no pasa nada. En mis tiempos, y ahora tengo cincuenta y cinco años. si tenías un novio tres años seguidos y por la razón que fuera cortabais, ya no había hombre que te mirara a la cara.

María continuó comiendo y a los postres se le ocurrió preguntar de súbito:

—¿Tú has tenido ese novio?

—Cinco años y un buen día me salió diciendo que había dejado de amarme, y a los seis meses se casó con otra. Me quedé muy triste. Pude irme a provincias con tu padre, pero había quedado viudo poco antes y no me daba la gana de añadirle un disgusto más. Así que me quedé en mi puesto de secretaria de dirección y ahí sigo.

—Sola.

—Por lo menos no quise volver a sufrir. Un desengaño así te hace polvo. Hoy lo cuento con frivolidad, pero cuando ocurrió dolió como si te arrancaran algo vivo del cuerpo. La única satisfacción que tengo es que andando el tiempo lo vi y comprobé que no era feliz y que las cosas en la vida no le iban nada bien —se levantaba—. ¿Café, María?

Sonaba el teléfono y María se levantó a atenderlo.

—Lo tomaré en el estudio, tía. Deja. Voy a responder.

* * *

Era Teddy Costales. Se había puesto pesado aquel Teddy.

—Oye, te estuve llamando al estudio y no estabas.

—Me pasé la mañana en una obra —dijo María con desgana—. Lo siento, Teddy.

—Tengo un plan nuevo, María. ¿No podrías echarme una mano? ¿Comemos juntos esta noche? Necesito tu orientación.

María miraba al frente, era una chica morena, de cabellos más bien largos de un negro azabache y en contraste tenía unos ojos pardos, grises, glaucos que parecían estrellas en su cara, si bien en el fondo de las pupilas parecía perderse desdibujada una sombra de melancolía.

Esbelta y alta, delgada y femenina, resultaba con un estilazo enorme. Tía Tila que la veía desde la cocina casi pegada al living y separada de aquél por un arco sin cortinas ni puertas, pensó: «Es guapísima y con una personalidad apabullante. Tan seria y tan alegre al mismo tiempo...»

—Aparte de tener un compromiso —decía María con su voz siempre armoniosa y sin alteraciones vibrantes—, ya te he dicho que por teléfono nada voy a proyectar. Ve por el estudio.

—Tienes unos compañeros antipáticos, María.

—Son gente que sabe su oficio y que no rechazan un trabajo si merece la pena. Estamos para eso, Teddy, para proyectar, cobrar por ello y vivir de nuestra profesión. Es mejor que si tienes algo en mente y nos necesitas para desarrollarlo, vayas al estudio.

—¿No trabajas tú por tu cuenta?

—Nada que no comparta con mis compañeros y tú sabes que nos va muy bien. Cuando terminamos todos, los tres que componemos la sociedad, la carrera, nos asociamos al padre de Ignacio Tobar y como él enfermó nos quedaron todos sus clientes y más que hemos adquirido por nuestra cuenta. No hago nada aparte y te repito que tanto Ignacio, como Pablo y yo estaremos encantados de orientarte. Pero dime, ¿no tienes bastantes pubs en Madrid que aún estás pensando en levantar otro?

—Es mi oficio —insistía Teddy—. Los hago, los actualizo, los hago rentables y los vendo. De momento sólo tengo dos de los doce que he proyectado

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Nunca olvide ese pasado

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores