Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
La encontré en el periódico

La encontré en el periódico

Leer la vista previa

La encontré en el periódico

Longitud:
97 página
2 horas
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491622550
Formato:
Libro

Descripción

La encontré en el periódico:
“Beba Miranda leía de nuevo el anuncio en alta voz y las tres compañeras de apartamento la escuchaban en silencio mirándose interrogantes unas a otras.
Y, por supuesto, luego fijaban los ojos en el bonito rostro de Beba, la cual parecía entusiasmada.
«Se necesita señorita joven, bien parecida, dominando perfectamente inglés. No importa nacionalidad. Presentarse hora de seis a ocho tarde en el hotel Meliá Madrid. Preguntar por míster Taylor.»
   —¿Qué os parece?”

Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491622550
Formato:
Libro

Sobre el autor

Corín Tellado es la autora más vendida en lengua española con 4.000 títulos publicados a lo largo de una carrera literaria de más de 56 años. Ha sido traducida a 27 idiomas y se considera la madre de la novela de amor. Además, bajo el seudónimo de Ada Miller, cuenta con varias novelas eróticas.Es la dama de la novela romántica por excelencia, hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envuelve a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad, y consigue que vivan los mismos conflictos que sus lectores. La novela de amor alcanza su máxima expresión en las manos de esta incansable escritora. Sus novelas tratan de amor y desamor. Sus personajes son mujeres de hoy que viven historias románticas, pasiones, aventuras eróticas, matrimonios rotos... y luchan siempre por su felicidad. A lo largo de su dilatada carrera literaria, cincuenta y seis años desde que publicó su primera novela el 12 de octubre de 1946, Corín Tellado publicó unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Récords de 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana. Mario Vargas Llosa opina: «La vasta producción de Corín Tellado quedará como muestra de un fenómeno sociocultural». Y eso es lo que no se puede negar a esta autora: su condición de fenómeno sociológico, más allá de sus modas, culturas y los momentos históricos que atraviesan sus numerosos lectores. Muchos factores son los que marcan la diferencia entre Corín Tellado y el resto de las «grandes damas» de la novela sentimental. Si Bárbara Cartland, Victoria Holt o Jude Deveraux afirman que les gusta la sociedad y que inventan historias románticas para poder vivir y sentir lo que atribuyen a sus protagonistas, el éxito de Corín Tellado reside en su facilidad para conseguir que sus lectoras y lectores se identifiquen con los personajes de su invención. Corín Tellado hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envolviendo a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad. Las tramas de sus historias son desgarradoras, llenas de equívocos, y sus hombres y mujeres sienten pasiones: unas veces amor y otras odio; lo mismo son generosos que se dejan arrastrar por la codicia. En resumen: viven los mismos conflictos que sus lectores. Los argumentos de Corín Tellado nunca se desarrollan en escenarios románticos, exóticos o históricos, sino todo lo contrario: tienen lugar en una época contemporánea a la de la autora. En sus novelas reflejaba la realidad inmediata que la rodeaba. «Recuerdo que a José Luis Garci le hacía mucha gracia que mis protagonistas tuvieran coche, que mis mujeres condujesen en una época en que en España la costumbre todavía no estaba extendida.» Corín Tellado fue pionera, tanto en su forma de vivir como en la de enfocar su trabajo. Trabajadora infatigable, pues durante casi toda su vida escribió a diario, excepto en raras y muy puntuales ocasiones. No es de extrañar que las protagonistas de Corín Tellado dejaran muy pronto de preocuparse solo del amor, el marido, los hijos y el hogar. Llama la atención que las insufle de valor, coraje y valentía. Las mujeres que Corín Tellado dibuja no se amilanan ante las rupturas, aunque la mayor parte de sus novelas acaben en boda; exigencia y limitación del género que cultiva. La censura y el editor así lo marcaban. «Recuerdo una novela en que dejé al protagonista ciego. El editor me la devolvió con una carta en la que pedía: "¡Opéralo!". Y lo operé, claro. En cuanto a mi estilo, fue la censura quien lo perfiló. Algunas novelas venían con tantos subrayados que apenas quedaba letra en negro. Me enseñaron a insinuar, a sugerir más que a mostrar.» Naturalmente esto con el tiempo cambió, aunque el género continuara imponiendo su marchamo. En las últimas novelas de Corín, escritas para un público contemporáneo, se nota un nuevo aliento, más acorde a los tiempos. Tienen otra vitalidad, otro atrevimiento y la misma valentía de siempre.


Relacionado con La encontré en el periódico

Leer más de Corín Tellado

Libros relacionados

Vista previa del libro

La encontré en el periódico - Corín Tellado

VOLTAIRE

CAPITULO PRIMERO

Beba Miranda leía de nuevo el anuncio en alta voz y las tres compañeras de apartamento la escuchaban en silencio mirándose interrogantes unas a otras.

Y, por supuesto, luego fijaban los ojos en el bonito rostro de Beba, la cual parecía entusiasmada.

«Se necesita señorita joven, bien parecida, dominando perfectamente inglés. No importa nacionalidad. Presentarse hora de seis a ocho tarde en el hotel Meliá Madrid. Preguntar por míster Taylor.»

—¿Qué os parece?

—Puaff —barbotó Bárbara sacudiéndose en el suelo donde estaba tendida medio desnuda—. Igual se trata de un asunto feo. Hay cada árabe por ahí... Te veo en algún harén o en una casa de prostitución cara. La trata de blancas anda a la orden del día.

—Ya está la agorera.

—Además —terció Tita que había estado callada hasta aquel momento—, tienes que contar con Javier.

—Lo que me faltaba —farfulló Beba—. Para decidir mi propia vida contar con Javier que es el típico machista insoportable.

—Es tu novio —adujo Gele un tanto desconcertada.

Beba sacudió su melena lacia rubia, peinada en crenchas muy lisas con raya en medio.

—Javier no es mi novio. Yo eso de novios, lo que se dice novios, no lo doy por entendido. Es un amigo con el cual a ratos me encuentro bien. Pero debemos pensar, y yo pienso, que Javier termina el curso pasado mañana y se larga a su casa de La Coruña y aquí me quedo yo hasta el año que viene.

—Pero tú le amas —dijo Bárbara, la cual tendida en el suelo boca abajo perdida en un bikini aprovechaba los rayos de sol que se deslizaban hasta la terraza del apartamento que compartían las cuatro amigas.

Beba encendió nerviosamente un cigarrillo.

Fumó aprisa.

Se hallaba sentada en el suelo. Vestía pantalones cortísimos ajustados y una especie de tapasenos, sujeto con dos tirantes, de modo que su piel morena contrastaba bellamente con su cabello rubio que le caía sedoso sobre los hombros.

Tenía las piernas encogidas y sujetas con las dos manos, de modo que su barbilla descansaba en las rodillas muy juntas.

—No estoy segura de eso, Bárbara. Te lo tengo dicho mil veces. Me encuentro bien a su lado. Es simpático y galante, pero endemoniadamente celoso y los celos a mí no me gustan en absoluto. Terminan por hartar y destruir a la pareja. Yo tengo la costumbre, no sé si buena o mala, de confiar en la gente, pero Javier es de tal forma desconfiado que a veces se pone inaguantable. Una vida entera peleando con un tipo así terminará poniéndome los nervios de punta y entre irme yo a un manicomino o que se vaya él, prefiero lo último.

—Es que te quiere —apuntó Gele.

—Pues, hija, si tanto me quiere y me hace sufrir, yo digo que sus celos ya son patológicos. Pero a lo que íbamos. Yo iré esta tarde al hotel Meliá Madrid y veremos lo que desea ese señor míster Taylor.

—Yo me miraría un poco —observó Tita apoyando a sus amigas—. Hay demasiadas trampas hoy en día. Y ese tío no deja de ser extranjero. Por otra parte y dado el tremendo desempleo del país, se me antoja que habrá docenas de aspirantes.

—Con eso cuento, pero tengo que exponerme. Soy licenciada en Filología Inglesa lo cual no es corriente. Tengo un verano sin nada que hacer y muy poco dinero para vivir. Como no me da la gana de prostituirme y en verano Madrid es un asadero, y dar clases sería como ponerte en un horno a asar, digo que este empleo puede ser importante. Además no es la primera vez que de un anuncio así sale algo importante.

Gele se levantó y recogió la toalla del pavimento. La dobló con cuidado.

—Puede que tengas razón. Pero tendrás que contar con Javier.

—Indudablemente se lo diré, sin embargo, no será Javier un obstáculo para que yo acepte ese empleo si me conviene —las miró a las tres con detenimiento—. Tú, Bárbara, terminas el curso y tienes billete para irte mañana a tu provicia. Y en cuanto a ti, Tita, te vas esta misma noche a tu casita, con tus padres y el ligue que hayas dejado en tu pueblo o ciudad. De Gele no digamos, porque se marcha mañana al mediodía. Y yo estoy harta de dar clases a niños imbéciles, hijos de papá. No pensaréis que en verano voy a seguir en la misma ruta.

Bárbara que tenía la cabeza metida ente los brazos, levantó aquélla. Miró a su amiga.

—Te he dicho en todos los tonos que te invito este verano.

—Y yo te contesté que tienes que contar con tus padres, y no creo que ellos estén de acuerdo en aguantar a una amiga tuya casi cuatro meses. Por otra parte, al regreso será igual. Vosotros a estudiar y yo, que ya terminé, a la rutina de las clases. Porque esperar un empleo en estas circunstancias, me parece lo más inocente del mundo. De todos modos, gracias.

Tita susurró con un hilo de voz, algo temblona:

—Yo no puedo invitarte, Beba. Mi padre se ha casado de nuevo y mi madrastra es así... —movió la mano— algo rara...

*  *  *

Beba se levantó del suelo sin soltar el recorte del periódico editado aquel mismo día.

—El anuncio es bastante pequeñito —dijo para convencerse—. De modo que igual no lo vio mucha gente, y también es muy posible que una licenciada en Filología Inglesa no quiera este trabajo, el que sea, por parecerle inferior a sus conocimientos. Pero se

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La encontré en el periódico

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores