Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Hay algo más que deseo

Hay algo más que deseo

Leer la vista previa

Hay algo más que deseo

valoraciones:
4/5 (1 clasificación)
Longitud:
111 página
1 hora
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491622307
Formato:
Libro

Descripción

Hay algo más que deseo:
“Nunca prometió lo que no podía cumplir.
Eso le pasó con Doris.
Y para evitar mayores amarguras, se fue. Un día cualquiera.
Abrió los ojos.
Miró en torno con extraviada expresión.
Dolía todo aquello.
Dolía el recuerdo.
Él nunca pudo olvidar a Doris. ¿Por qué tenía el destino que encontrarlos de nuevo, que enfrentarlos?
Claro que Doris seguramente le habría olvidado ya.
¿Por qué iba a recordarlo después de tantos años?”

Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491622307
Formato:
Libro

Sobre el autor

Corín Tellado es la autora más vendida en lengua española con 4.000 títulos publicados a lo largo de una carrera literaria de más de 56 años. Ha sido traducida a 27 idiomas y se considera la madre de la novela de amor. Además, bajo el seudónimo de Ada Miller, cuenta con varias novelas eróticas.Es la dama de la novela romántica por excelencia, hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envuelve a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad, y consigue que vivan los mismos conflictos que sus lectores. La novela de amor alcanza su máxima expresión en las manos de esta incansable escritora. Sus novelas tratan de amor y desamor. Sus personajes son mujeres de hoy que viven historias románticas, pasiones, aventuras eróticas, matrimonios rotos... y luchan siempre por su felicidad. A lo largo de su dilatada carrera literaria, cincuenta y seis años desde que publicó su primera novela el 12 de octubre de 1946, Corín Tellado publicó unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Récords de 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana. Mario Vargas Llosa opina: «La vasta producción de Corín Tellado quedará como muestra de un fenómeno sociocultural». Y eso es lo que no se puede negar a esta autora: su condición de fenómeno sociológico, más allá de sus modas, culturas y los momentos históricos que atraviesan sus numerosos lectores. Muchos factores son los que marcan la diferencia entre Corín Tellado y el resto de las «grandes damas» de la novela sentimental. Si Bárbara Cartland, Victoria Holt o Jude Deveraux afirman que les gusta la sociedad y que inventan historias románticas para poder vivir y sentir lo que atribuyen a sus protagonistas, el éxito de Corín Tellado reside en su facilidad para conseguir que sus lectoras y lectores se identifiquen con los personajes de su invención. Corín Tellado hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envolviendo a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad. Las tramas de sus historias son desgarradoras, llenas de equívocos, y sus hombres y mujeres sienten pasiones: unas veces amor y otras odio; lo mismo son generosos que se dejan arrastrar por la codicia. En resumen: viven los mismos conflictos que sus lectores. Los argumentos de Corín Tellado nunca se desarrollan en escenarios románticos, exóticos o históricos, sino todo lo contrario: tienen lugar en una época contemporánea a la de la autora. En sus novelas reflejaba la realidad inmediata que la rodeaba. «Recuerdo que a José Luis Garci le hacía mucha gracia que mis protagonistas tuvieran coche, que mis mujeres condujesen en una época en que en España la costumbre todavía no estaba extendida.» Corín Tellado fue pionera, tanto en su forma de vivir como en la de enfocar su trabajo. Trabajadora infatigable, pues durante casi toda su vida escribió a diario, excepto en raras y muy puntuales ocasiones. No es de extrañar que las protagonistas de Corín Tellado dejaran muy pronto de preocuparse solo del amor, el marido, los hijos y el hogar. Llama la atención que las insufle de valor, coraje y valentía. Las mujeres que Corín Tellado dibuja no se amilanan ante las rupturas, aunque la mayor parte de sus novelas acaben en boda; exigencia y limitación del género que cultiva. La censura y el editor así lo marcaban. «Recuerdo una novela en que dejé al protagonista ciego. El editor me la devolvió con una carta en la que pedía: "¡Opéralo!". Y lo operé, claro. En cuanto a mi estilo, fue la censura quien lo perfiló. Algunas novelas venían con tantos subrayados que apenas quedaba letra en negro. Me enseñaron a insinuar, a sugerir más que a mostrar.» Naturalmente esto con el tiempo cambió, aunque el género continuara imponiendo su marchamo. En las últimas novelas de Corín, escritas para un público contemporáneo, se nota un nuevo aliento, más acorde a los tiempos. Tienen otra vitalidad, otro atrevimiento y la misma valentía de siempre.


Relacionado con Hay algo más que deseo

Leer más de Corín Tellado

Libros relacionados

Vista previa del libro

Hay algo más que deseo - Corín Tellado

VIRGILIO

CAPITULO PRIMERO

Cualquiera que mirara a Doris pensaría que era una chica despreocupada y frívola.

Lo indicaba así la mirada de sus ojos, su sonrisa, la forma de mover su bien dibujada boca sensual, el agitar indiferente de sus manos…

Su cabello, de un castaño claro no muy largo, levemente gracioso, sus verdes ojos vivos, su esbeltez, su juventud y la ropa moderna que vestía, todo en ella indicaba o hacía pensar en una muchacha sin prejuicios, casquivana y si nos apuramos un poco, bastante loca.

Pero la realidad era muy distinta.

Doris era una chica sensitiva, bastante profunda y con un sinnúmero de inquietudes, las cuales no compartía ni con su mejor amiga y compañera de trabajo y de apartamento, aunque algunas cosas sí las contaba… Realmente casi todas.

En aquel instante se hallaba en un pub, recostada ante la barra, riendo de las cosas graciosas que decía Henry York, si bien, de cuando en cuando, lanzaba una quieta mirada mudamente interrogante sobre la figura inmóvil de Mark Finney, el cual fumaba, miraba al frente y escuchaba como si llegara de muy lejos la frívola conversación que sostenían Doris y Henry.

Varias veces observó Doris como Mark lanzaba furtivas miradas al reloj.

Sin duda le corría prisa irse, pero Henry, en cambio, estaba allí, con el vaso de whisky en la mano hablando por los codos.

Realmente se había topado allí por pura casualidad.

Hacía dos años justos que no veía a Mark, y a Henry acababa de conocerlo por presentárselo, precisamente Mark.

Ella también tenía prisa y de un momento a otro iba a despedirse de ellos si bien la cháchara de Henry no le daba siquiera ocasión para largarse.

Muchas cosas suponía para ella aquel reencuentro.

En un Boston tan grande, pensaba, era también mala suerte haberse topado con Mark después de dos años.

¿Cuántos tenía ella en aquella época?

Veinte. Justos, sí, veinte. Procedente de Nueva York había sido destinada por la casa publicitaria a Boston, y nada más llegar se encontró con Mark.

Fue un encuentro tonto, simple, de esos que prepara el destino sin que una se dé cuenta.

Sacudió la cabeza dejando a un lado aquellos recuerdos.

Estaban muertos y bien muertos, aunque al ver de nuevo a Mark pensaba si no estarían resucitando un poco. Pero, no. Ella era fuerte. Lo que sintiera, pensara o doliera nada tenía que ver con su risa, la mirada de sus ojos, su despreocupación…

—Tengo que verte otro fía, Doris —decía Henry entusiasmado—. ¿En qué has dicho que trabajas?

—Haciendo spots publicitarios. Realmente, trabajo para una agencia. Si te fijas en la tele o en alguna revista me verás o teñida de negro o en combinación, o puede ser que en traje de noche y mostrando una copa de champaña de una marca especial.

—Tienes que darme tu teléfono —se apuró Henry—. Podemos ir a comer por ahí alguna vez o a bailar. ¿No te gusta bailar?

—Mucho.

—¿Cuándo nos vemos? ¿Me das tu número de teléfono?

—Dame un papel y un bolígrafo —dijo ella.

Henry se apresuró a sacar del bolsillo una agencia.

—Anota ahí. Basta con que pongas Doris y después tu número y dirección.

Doris lo hizo.

Tenía una letra clara y precisa, muy femenina, de rasgos algo retorcidos.

Le entregó de nuevo la agenda a Henry y éste, guardándola en el bolsillo, exclamó:

—Te llamaré tan pronto pueda. Y puedo, ¿sabes? Soy agente de bolsa y trabajo más bien por las mañanas. Tengo una oficina no lejos de aquí.

Y seguidamente, sin que Doris dijera nada, añadió:

—¿Quieres tú mi dirección?

—Si te apetece…

—Claro que sí. No faltaría más.

Y anotó en la agenda su número y dirección, entregándole el papelito a Doris, la cual lo guardó en el bolso y continuó fumando y tomando el cóctel.

A todo esto, Mark no decía nada.

Tal parecía que no tomaba parte en la conversación. Y realmente, no la tomaba.

Pensaba en mil cosas del pasado.

Seguramente que Doris pensaba que la había dejado por necesidad, hastío, cansancio… Claro. ¿Qué otra cosa podía Doris pensar?

Era mejor así.

—Seguramente te llamaré mañana. ¿Tienes las noches libres, Doris?

—Esas casi todas. Yo trabajo durante el día y rara es la noche que me llaman de la agencia. De todos modos, alguna vez ocurre porque rodamos fuera de Boston y los desplazamientos se hacen a media tarde, y en ocasiones trabajamos por la noche para no perder tiempo.

*  *  *

El pub se llenaba.

Había gentes de todas partes.

Una música estridente obligaba a Henry y a Doris a gritar.

Mark pensaba que detestaba aquellos ruidos. A él le gustaban las conversaciones a media voz. Los sitios tranquilos. Le crispaban los lugares multitudinarios.

Pero Henry quiso entrar allí.

Lo que menos esperaba él era encontrarse a Doris.

También le fastidiaba haber tenido que presentarle a Doris.

Le parecía que no era Henry el hombre más indicado para conocer a la modelo. Pero ya la estaba conociendo, y conociendo a Henry como él le conocía… el asunto iría a más. Mucho más.

Se mordió los labios.

De repente, Doris fijó en él la frivolidad de sus verdes ojos.

Eran enormes.

De un verde musgo, con chispitas doradas. Relucían en su cara de forma extraña.

—¿Qué fue de tu vida en todo este tiempo, Mark? Estás ahí callado, no dices nada. ¿Dónde te has metido que no te he visto en dos años?

Recordaba el tiempo.

Algo era algo.

¿O sería demasiado poco?

Seguramente que nada.

—Trabajando —dijo Mark, con su vozarrón fuerte y ronco.

—Cuando te conocí me parece que no tenías trabajo. Lo buscabas.

—Es verdad.

Henry volvía a meterse en medio.

Henry siempre se metía en todo.

Henry era un hombre que apenas si tenía preocupaciones. Las cosas le iban bien. Era agente de bolsa.

Tenía una oficina y varios empleados que trabajaban para él.

Vivía solo.

Y no vivía muy edificantemente, pensaba Mark.

Nunca censuró demasiado la forma de vivir de su amigo, pero a la sazón estaba pensando que Doris se vería envuelta en aquel modo desenfrenado de vivir de Henry.

Y es que Henry arrasaba por donde pasaba.

Carecía de escrúpulos y el que caía caía, sin que él se molestase demasiado en levantarlo. El caso era llegar a la meta propuesta.

Y Henry tenía una meta casi cada día o cada semana.

—Entonces, te llamaré

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Hay algo más que deseo

4.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores