Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Yo soy él

Yo soy él

Leer la vista previa

Yo soy él

Longitud:
111 página
1 hora
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491625667
Formato:
Libro

Descripción

Acaba de llegar una carta a la discográfica. Ted, uno de sus socios, comienza a leerla y en su cara no se reflejaba un semblante de satisfacción. Coge la carta y se dirige dónde estaba Catherine, una de las trabajadoras que, casualmente, era la mujer de su otro socio el cual llevaba un año desaparecido después de que Catherine y él se separasen.
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491625667
Formato:
Libro

Sobre el autor

Corín Tellado es la autora más vendida en lengua española con 4.000 títulos publicados a lo largo de una carrera literaria de más de 56 años. Ha sido traducida a 27 idiomas y se considera la madre de la novela de amor. Además, bajo el seudónimo de Ada Miller, cuenta con varias novelas eróticas.Es la dama de la novela romántica por excelencia, hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envuelve a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad, y consigue que vivan los mismos conflictos que sus lectores. La novela de amor alcanza su máxima expresión en las manos de esta incansable escritora. Sus novelas tratan de amor y desamor. Sus personajes son mujeres de hoy que viven historias románticas, pasiones, aventuras eróticas, matrimonios rotos... y luchan siempre por su felicidad. A lo largo de su dilatada carrera literaria, cincuenta y seis años desde que publicó su primera novela el 12 de octubre de 1946, Corín Tellado publicó unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Récords de 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana. Mario Vargas Llosa opina: «La vasta producción de Corín Tellado quedará como muestra de un fenómeno sociocultural». Y eso es lo que no se puede negar a esta autora: su condición de fenómeno sociológico, más allá de sus modas, culturas y los momentos históricos que atraviesan sus numerosos lectores. Muchos factores son los que marcan la diferencia entre Corín Tellado y el resto de las «grandes damas» de la novela sentimental. Si Bárbara Cartland, Victoria Holt o Jude Deveraux afirman que les gusta la sociedad y que inventan historias románticas para poder vivir y sentir lo que atribuyen a sus protagonistas, el éxito de Corín Tellado reside en su facilidad para conseguir que sus lectoras y lectores se identifiquen con los personajes de su invención. Corín Tellado hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envolviendo a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad. Las tramas de sus historias son desgarradoras, llenas de equívocos, y sus hombres y mujeres sienten pasiones: unas veces amor y otras odio; lo mismo son generosos que se dejan arrastrar por la codicia. En resumen: viven los mismos conflictos que sus lectores. Los argumentos de Corín Tellado nunca se desarrollan en escenarios románticos, exóticos o históricos, sino todo lo contrario: tienen lugar en una época contemporánea a la de la autora. En sus novelas reflejaba la realidad inmediata que la rodeaba. «Recuerdo que a José Luis Garci le hacía mucha gracia que mis protagonistas tuvieran coche, que mis mujeres condujesen en una época en que en España la costumbre todavía no estaba extendida.» Corín Tellado fue pionera, tanto en su forma de vivir como en la de enfocar su trabajo. Trabajadora infatigable, pues durante casi toda su vida escribió a diario, excepto en raras y muy puntuales ocasiones. No es de extrañar que las protagonistas de Corín Tellado dejaran muy pronto de preocuparse solo del amor, el marido, los hijos y el hogar. Llama la atención que las insufle de valor, coraje y valentía. Las mujeres que Corín Tellado dibuja no se amilanan ante las rupturas, aunque la mayor parte de sus novelas acaben en boda; exigencia y limitación del género que cultiva. La censura y el editor así lo marcaban. «Recuerdo una novela en que dejé al protagonista ciego. El editor me la devolvió con una carta en la que pedía: "¡Opéralo!". Y lo operé, claro. En cuanto a mi estilo, fue la censura quien lo perfiló. Algunas novelas venían con tantos subrayados que apenas quedaba letra en negro. Me enseñaron a insinuar, a sugerir más que a mostrar.» Naturalmente esto con el tiempo cambió, aunque el género continuara imponiendo su marchamo. En las últimas novelas de Corín, escritas para un público contemporáneo, se nota un nuevo aliento, más acorde a los tiempos. Tienen otra vitalidad, otro atrevimiento y la misma valentía de siempre.


Relacionado con Yo soy él

Leer más de Corín Tellado

Libros relacionados

Vista previa del libro

Yo soy él - Corín Tellado

OVIDIO

CAPITULO PRIMERO

Ted Smith entró en el despacho, donde se hallaba. Catherine, con una carta en la mano.

Le vio cerrar la puerta con el pie sin dejar de leer la misiva. Tenía el ceño fruncido y el semblante de Ted no expresaba, precisamente, satisfacción.

Catherine lo conocía bien y sabía que Ted no era capaz de disimular cuando algo le desagradaba y entendía, a juzgar por el semblante de Ted, que el contenido de la carta le desagradaba en extremo.

A través de los tabiques se oía el tecleo de las máquinas de escribir y, como procedentes de muy lejos, apagadas conversaciones, pero allí, en aquel despacho, sólo estaban ella y Ted. Ted que aún con la carta en la mano la releía con el ceño fruncido.

—¡Estamos listos! —le oyó exclamar a Ted.

—¿Qué ocurre, Ted?

—Casi nada…

Y seguidamente, aún sin soltar el pliego de la carta, se sentó a medias en el borde de la mesa tras la cual se sentaba Catherine, y balanceó un pie.

Ted era un tipo de unos sesenta y algunos años, aunque bien conservado y aún gallardo, alto y de pelo gris, por los aladares casi blancos. Tenía arrugas junto a los ojos y en la frente, pero su mirada, habitualmente, era alegre y juvenil y, sin embargo, en aquel instante era apagada y no se apartaba de las letras que contenía la carta.

—Me tienes muy intrigada, Ted. ¿Qué es lo que dice esa carta que tanto te contraría?

Ted apoyó una mano en el muslo con carta y todo y volvió la cara hacia la joven.

—Oye, ¿me has dicho qué cosa te pasó con tu marido para que os separarais?

—No te entiendo en absoluto, Ted.

—¿Me has dicho las causas de vuestras desavenencias?

—Pues… —titubeó.

—No sé si me las has dicho, Cathe.

La joven creía haberlo hecho. Además siempre supuso que antes de irse Warren pasaría por la casa discográfica y le explicaría a su socio el motivo de su marcha. Y hasta pensaba que Warren le pediría a Ted el importe de las acciones. Si Ted se las había dado o no, lo ignoraba, y como aquel asunto no lo volvieron a tocar, le extrañaba que después de un año, justo desde que Warren se largó, saliera Ted con aquella pregunta.

—Supongo que ese asunto es ya viejo, Ted. Después de dos años de casados Warren y yo reñimos una noche y Warren se fue no volviendo nunca más. De eso hace un año, como sabes.

Ted arrugó el ceño.

—Mirado ahora fríamente, ¿quién crees que tuvo la culpa de vuestras desavenencias?

Cathe sacudió la cabeza.

—¿A qué fin me haces ahora esas preguntas?

—No sabes cuánto te agradecería las respuestas.

—Pero es que ese punto lo hemos tocado ya en aquel entonces.

—Tengo poca memoria —dijo Ted, enfurruñado.

—Oye, Ted, las preguntas que me haces, ¿tienen algo que ver con el contenido de esa carta?

Ted la blandió en el aire y volvió a apoyarla sujeta en la mano, en el muslo que al apoyarse en el borde de la mesa, parecía aplastarse.

—Sí y no. Pero creo que sí.

—¿Es de Warren?

—Claro que no.

Cathe frenó su entusiasmo.

Dijo molesta:

—Pues no sé a qué fin me preguntas cosas que ya sabes.

Ted meneó dubitativo la cabeza.

—Es que no estoy muy seguro de recordar nada. ¿Sigues pensando que fue Warren el culpable o crees que le empujaste tú a irse?

Catherine se agitó. Era una chica joven (no más de veinte años) de pelo castaño y ojos azules. Muy linda, muy moderna, muy al día y con una boca grande de largas comisuras que no sonreía en aquel instante. Sacudió la cabeza con bríos y se levantó. Era bastante alta, muy esbelta y proporcionada.

—Me casé a los diecisiete años, Ted —dijo enojada—. Mi primer novio y mi primer hombre fue Warren.

—Y cuando te casaste con él, Warren tenía veinticinco, acababa de morir su padre, mi socio, y se ponía al frente de esta casa discográfica junto conmigo —decía Ted rememorando—. Lo recuerdo perfectamente. Me sentaba como un tiro un joven en esta casa, pero cuando empecé a ver evolucionar a Warren con sus ideas renovadoras y me di cuenta de cómo prosperábamos en un negocio que estaba casi muerto, me sentí feliz.

—Gregory, el padre de Warren y yo, teníamos ideas anticuadas y clientes pasados de moda. Llegó Warren con su juventud y lo volvió todo de pies a cabeza y lo que estaba medio ruinoso, le remozó y a la sazón somos la casa discográfica más importante de Los Angeles. ¿Es así o no es así, Catherine?

La joven asintió de mala gana.

De repente salió del despacho a paso ligero. Vestía pantalones de pana marrón estrechos y calzaba botas de tafilete, así como una camisola demasiado holgada para su esbeltez. Ted creyó que lo dejaba con la palabra en la boca, pero al rato vio aparecer a Catherine con un vaso de café, sacado seguramente de la máquina que había instalada en el pasillo.

* * *

La vio quedarse de pie con el vaso en la manó, del cual tomaba pequeños sorbos. Sin responder a nada ni hacer alusión a lo que decía Ted, preguntó amable:

—¿Quieres un café? ¿Te lo voy a buscar?

Ted meneó la cabeza varias veces denegando.

—Estábamos hablando de ti y Warren —refunfuñó.

—¿Y no has pensado aún que me desagrada tocar ese tema?

—No lo dudo. Pero sigue siendo mi socio… y yo necesito en este instante saber alguna cosa. Es indudable que Warren se encontraba en este negocio como pez en el agua. Le iba a su personalidad. Lo entendió en seguida y de algo ruinoso hizo un negocio muy positivo.

—Me has dicho todo eso en un año más de dos veces cada día —farfulló la joven—. ¿Tengo que seguir oyéndolo?

—Me temo que sí y me temo también que ésta sea la última vez que tocamos este asunto. Warren se largó hace un año, sin decir ni pío. Además, yo sigo esperándolo todos los días.

Catherine no dijo que ella a cada instante. Se mordió los labios. A decir verdad, después de los dos primeros meses, ya no lo esperó más. ¿Para qué? Sin duda Warren no volvería.

Sintió un gran vacío dentro de sí y miró a Ted más con angustia que con ira.

Ted la comprendía.

Sabía que Catherine aún estaba enamorada de su marido, pero dado lo que él acababa de saber por el contenido de aquella carta que aún conservaba entre los dedos, se temía que Warren no volvería jamás.

Siempre esperó verlo aparecer alegre y dicharachero, emprendedor y luchador. Bromista y formal. Siempre acertado, donde ponía el eje, ponía el dólar.

Pero a la sazón ya no volvería a esperarlo.

Miró a Catherine sin hablarle aún del contenido de la carta, y preguntó a quemarropa:

—¿Por qué no te

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Yo soy él

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores