Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
No me ofendas pagándome

No me ofendas pagándome

Leer la vista previa

No me ofendas pagándome

Longitud:
100 página
1 hora
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491623687
Formato:
Libro

Descripción

Peter Kleiser, jefe supremo de una fábrica automovilística a las afueras de Detroit, es un hombre casado y con dos hijos al que sus empleados ven como una persona poco bondadosa y tirana. Es un hombre serio y con poca vida familiar, en quien Cathy, una atractiva e inocente joven de veintidós años que acaba de conseguir el puesto de secretaria, consigue despertar cierto interés personal.
Editorial:
Publicado:
Feb 14, 2017
ISBN:
9788491623687
Formato:
Libro

Sobre el autor

Corín Tellado es la autora más vendida en lengua española con 4.000 títulos publicados a lo largo de una carrera literaria de más de 56 años. Ha sido traducida a 27 idiomas y se considera la madre de la novela de amor. Además, bajo el seudónimo de Ada Miller, cuenta con varias novelas eróticas.Es la dama de la novela romántica por excelencia, hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envuelve a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad, y consigue que vivan los mismos conflictos que sus lectores. La novela de amor alcanza su máxima expresión en las manos de esta incansable escritora. Sus novelas tratan de amor y desamor. Sus personajes son mujeres de hoy que viven historias románticas, pasiones, aventuras eróticas, matrimonios rotos... y luchan siempre por su felicidad. A lo largo de su dilatada carrera literaria, cincuenta y seis años desde que publicó su primera novela el 12 de octubre de 1946, Corín Tellado publicó unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Récords de 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana. Mario Vargas Llosa opina: «La vasta producción de Corín Tellado quedará como muestra de un fenómeno sociocultural». Y eso es lo que no se puede negar a esta autora: su condición de fenómeno sociológico, más allá de sus modas, culturas y los momentos históricos que atraviesan sus numerosos lectores. Muchos factores son los que marcan la diferencia entre Corín Tellado y el resto de las «grandes damas» de la novela sentimental. Si Bárbara Cartland, Victoria Holt o Jude Deveraux afirman que les gusta la sociedad y que inventan historias románticas para poder vivir y sentir lo que atribuyen a sus protagonistas, el éxito de Corín Tellado reside en su facilidad para conseguir que sus lectoras y lectores se identifiquen con los personajes de su invención. Corín Tellado hace de lo cotidiano una gran aventura en busca del amor, envolviendo a sus protagonistas en situaciones de celos, temor y amistad. Las tramas de sus historias son desgarradoras, llenas de equívocos, y sus hombres y mujeres sienten pasiones: unas veces amor y otras odio; lo mismo son generosos que se dejan arrastrar por la codicia. En resumen: viven los mismos conflictos que sus lectores. Los argumentos de Corín Tellado nunca se desarrollan en escenarios románticos, exóticos o históricos, sino todo lo contrario: tienen lugar en una época contemporánea a la de la autora. En sus novelas reflejaba la realidad inmediata que la rodeaba. «Recuerdo que a José Luis Garci le hacía mucha gracia que mis protagonistas tuvieran coche, que mis mujeres condujesen en una época en que en España la costumbre todavía no estaba extendida.» Corín Tellado fue pionera, tanto en su forma de vivir como en la de enfocar su trabajo. Trabajadora infatigable, pues durante casi toda su vida escribió a diario, excepto en raras y muy puntuales ocasiones. No es de extrañar que las protagonistas de Corín Tellado dejaran muy pronto de preocuparse solo del amor, el marido, los hijos y el hogar. Llama la atención que las insufle de valor, coraje y valentía. Las mujeres que Corín Tellado dibuja no se amilanan ante las rupturas, aunque la mayor parte de sus novelas acaben en boda; exigencia y limitación del género que cultiva. La censura y el editor así lo marcaban. «Recuerdo una novela en que dejé al protagonista ciego. El editor me la devolvió con una carta en la que pedía: "¡Opéralo!". Y lo operé, claro. En cuanto a mi estilo, fue la censura quien lo perfiló. Algunas novelas venían con tantos subrayados que apenas quedaba letra en negro. Me enseñaron a insinuar, a sugerir más que a mostrar.» Naturalmente esto con el tiempo cambió, aunque el género continuara imponiendo su marchamo. En las últimas novelas de Corín, escritas para un público contemporáneo, se nota un nuevo aliento, más acorde a los tiempos. Tienen otra vitalidad, otro atrevimiento y la misma valentía de siempre.


Relacionado con No me ofendas pagándome

Leer más de Corín Tellado

Libros relacionados

Vista previa del libro

No me ofendas pagándome - Corín Tellado

BROWNING

CAPITULO PRIMERO

—Peter, ¿te he dicho que los Morton se marchan a un crucero por el Caribe? ¿No? Pues sí, Meg y Jim me lo han dicho ayer. Estuvimos juntos por la tarde y no sabes lo entusiasmados que estaban. Con decirte que intentaron convencerme para que les acompañara. Bueno, realmente no van solos. Un grupo de íntimos les acompañan. ¿Qué te parece si fuéramos los dos? Oh, se me olvidaba, no te olvides de dejarme dinero. Estoy sin un centavo. Lo que no sé es qué pasa con el dinero, que se va solo... Además, he visto un visón blanco... Una monería, Peter. Algo divino. Me sentí enloquecida con él. Meg tiene uno muy parecido, pero ni comparar, ¿sabes? El que yo he visto es precioso, mucho mejor. ¿Qué dices del viaje por el Caribe? Te hace falta, Peter, y no digamos a mí. Días al sol tirados en la cubierta de un yate tiene que ser algo deslumbrador... Peter, ¿te has ido?

Diane aparecía en el saloncito contiguo a la alcoba matrimonial, donde Peter, mudamente, como si no se enterase de nada cuanto decía su mujer, en mangas de camisa, ante un ancho espejo, se ponía la corbata.

—Pero, Peter, estás aquí y no dices ni palabra.

El marido la miró a través del espejo.

Diane, rubia, deslumbrante, sofisticada, abrochándose aún la bata de gasa transparente, aparecía en la puerta que partía saloncito y alcoba.

Peter apenas si sonrió.

Era un tipo alto y fuerte, de rudas facciones inmóviles.

Resultaba un hombre serio y de grave continente, de cabellos de un castaño claro y ojos azules.

—Peter, cariño, ¿qué me dices?

Él aludido continuó intentando hacer más pequeño el nudo de la corbata, preguntándose a qué cosa se refería su mujer. Si al viaje al Caribe o al abrigo de visón.

A decir verdad, el viaje al Caribe a él no le interesaba en absoluto y en cuanto al visón... no demasiado, pues estaba más que habituado a los caprichos caros de Diane.

—Te decía que Meg y Jim Morton están locos porque les acompañe en ese crucero... Una delicia, Peter. Una verdadera delicia. Tú no me vas a necesitar demasiado y los niños menos aún. Ya saben moverse por sí solos y tú estás siempre demasiado ocupado. Te decía que el visón...

Quedaba bien la corbata con aquella camisa a rayas muy finas blancas y azules.

Peter ladeó la cabeza y alcanzó un cepillo que había sobre un tocador.

Lo pasó por el pelo.

Era algo ondulado, aunque no rizoso.

Estaba seco ya pese a que se había dado una ducha momentos antes. Pero el calor de la calefacción sofocaba en la salita, en el cuarto y en todo el lujoso piso de la enorme mansión.

Por lo visto allí no se notaban las medidas de austeridad impuestas por el gobierno.

Sería una soberana tontería imponérselas a Diane.

La esposa anclaba por el cuarto entretanto el marido se ponía la americana. Olía al caro perfume de Diane y hasta sus paseos hacían moverse la larga bata de modo que a Peter le llegaba el viento que levantaba.

—Tendrás que ir pensando en cambiarme el auto, Peter. ¿Has pensado en eso? El último modelo que habéis sacado al mercado es divino. El mío queda anticuado. Fue el modelo del año pasado y ya ruedan demasiados por Detroit. ¿Qué piensas del visón? ¿Te parece que pase por la tienda o que llame por teléfono y lo pida?

Peter buscó con los ojos el portafolios.

Ah, sí, lo tenía allí colocado junto al gabán y el paraguas. También esperaba allí su sombrero.

Miró la hora en su reloj de oro que apretaba su velluda muñeca.

Las nueve y media.

No le gustaba llegar tarde al despacho.

Podría ser presidente y accionista, pero lo mejor de todo era dar ejemplo de puntualidad a su gente.

—Le diré a Meg y a Jim que iré, ¿no estás de acuerdo, Peter? Un mes transcurre en seguida y tanto Dennis como Laura andan mucho a lo suyo. A los doce años bien cumplidos, los chicos de hoy no necesitan a los padres. ¿Qué te decía? Ah, sí, Peter, lo del auto. No te olvides. Me gusta ese modelo nuevo que habéis sacado. Ese automático que con sólo tocar un botón se queda descapotable. Es una monería...

Peter decidió ponerse el gabán oscuro.

Así que para hacerlo hubo de volverse hacia su mujer, que, en largo camisón y larga bata, sofisticada y despampanante, aún andaba por el saloncito sin dejar por eso de hablar como sí él la estuviera escuchando atentamente.

Pero lo cierto es que él hacía mucho tiempo que había dejado de escuchar la incontenible verborrea de su mujer.

Diane hablaba tanto y confundía tanto las cosas, que cuando terminaba no se sabía lo que había dicho, ni por dónde había empezado ni terminado, ni qué cosa le interesaba más de cuanto había dicho.

—Debo irme, Diane —dijo Peter asiendo el sombrero y el portafolios de piel.

—Oh, es verdad —rió ella—. ¿Qué me contestas, Peter?

—¿De qué?

—Tú siempre en las nubes, querido. Sobre lo del viaje por el Caribe. Meg y Jim están empeñados en que vayamos y como yo sé que tú no dejas tus negocios, pensé que podría ir yo.

—Claro, claro, Diane —la besaba y se iba.

—Entonces puedo pedir el visón.

—Por supuesto.

—Y me enviarás

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre No me ofendas pagándome

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores