Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El secreto de una dama

El secreto de una dama

Leer la vista previa

El secreto de una dama

Longitud:
138 páginas
2 horas
Publicado:
11 jun 2018
ISBN:
9781547533084
Formato:
Libro

Descripción

Algunos secretos nunca deberían ser revelados…

En lo que concierne a la señorita Helena Carter no es algo malo ser ilustrada e ignorada. Ella no quiere nada más que su independencia. Su padre no ha hecho su vida fácil, y todo lo que su madre quiere es que encuentre un esposo—cualquier hombre servirá. Para poder lograr su meta maquina un plan a prueba de tontos para lograr su más grande deseo. Sólo hay un problema, y un hombre está al centro de ello.

Algunos secretos no pueden ser guardados…

El señor Oliver Hunt, el Marqués de Dashville ha sido plagado de rumores e insinuaciones por cinco años, y todo es culpa de la señorita X. Él hizo un movimiento en falso en su alocada juventud y ha estado pagándolo desde entonces. Determinado a hacer que la señorita de los susurros lo vea de manera diferente, planea enmendar las cosas con la primera señorita que Dash ofendió. Busca a la señorita Helena para ese propósito, pero ella no quiere tener nada que ver con él.

Descubrir un secreto puede ser dulce…

Mientras ellos continúan cruzando caminos, hay chispas de deseo entre ellos. Su romance en ciernes es puesto a prueba mientras los secretos son revelados, y estas revelaciones los empujarán más cerca o los separarán por siempre.

Publicado:
11 jun 2018
ISBN:
9781547533084
Formato:
Libro

Sobre el autor

USA TODAY Bestselling author, DAWN BROWER writes both historical and contemporary romance.There are always stories inside her head; she just never thought she could make them come to life. That creativity has finally found an outlet.Growing up she was the only girl out of six children. She is a single mother of two teenage boys; there is never a dull moment in her life. Reading books is her favorite hobby and she loves all genres.For more information about upcoming releases or to contact Dawn Brower go to her website: authordawnbrower.com


Relacionado con El secreto de una dama

Libros relacionados

Vista previa del libro

El secreto de una dama - Dawn Brower

El secreto de una dama

Mujeres ilustradas desafiando pícaros 2

Dedicatoria

Para Elizabeth Evans, quien realmente adora a Señorita H, y corrigió esta novela incondicionalmente estando enferma, y en vacaciones de navidad con un batallón de niños a su alrededor. Tu nivel de confianza y perseverancia serán por siempre considerados los más altos alcanzados. Gracias por ser una de mis amigas y amar todo lo que escribo. Eres la mejor.

Reconocimientos

Gracias especiales a mi editora Victoria Miller. Estoy constantemente sorprendida por su talento, y como editora, nunca he tenido a alguien mejor. Gracias por todo el trabajo duro que haces, la ayuda que me das para hacer mis historias más fuertes. Realmente lo aprecio más de lo que las palabras pueden expresar.

Notas de la autora

Algunas veces un secreto puede ser algo bueno. Otras veces la verdad puede ser liberadora. Depende de ti decidir qué es lo mejor para ti. Este libro es para todos quienes tienen un secreto y no es claro lo que deben hacer con él. Espero que disfruten la historia de Helena y Oliver tanto como yo lo hice escribiéndola.

Un susurro descuidado puede llevar a un escándalo de magnitudes impresionantes. Es mi placer ayudar a estos susurros...

-Susurros de la Señorita X.

Prólogo

La temporada, 1811

La señorita Helena Carter golpeteó su pie impacientemente. Era su tercera temporada y tristemente, aún no tenía pretendientes. En lo que respecta a las personas invisibles, ella era la primera de la lista de las indeseables. La mayoría de las debutantes o señoritas al borde de la categoría de solteras comenzarán a sentirse alarmadas ante la falta de prospectos. Respecto a eso, Helena estaba alejada de ser normal. Ella había decidido utilizar el regalo que se le había entregado y prepararse para su futuro. Uno sin marido, pero ella había aceptado eso hace dos temporadas atrás.

Ella no necesitaba a un hombre. Está bien, quizás sí, por ahora. Su padre, el duque de Montford, la mantenía, y ella necesitaba esa mantención mientras tomaba los pasos necesarios para comenzar a cuidarse a si misma. Después de todo, el éxito no sucedía de la noche a la mañana. Ella planeaba tomar al mundo por sorpresa, en secreto.

¿Quiero saber lo que está dando vueltas por tu cabeza?

Helena miró a su hermano hacia arriba, el conde de Darcy, y sonrió. No lo sé, Lucas. Saber mis secretos más íntimos podría asustarte.

Su hermano era preciado para ella y siempre lo sería, pero él era uno de esos temidos hombres que creían que una dama no puede cuidarse a si misma. Quizás ella era un poco moderna en sus convicciones; sin embargo, eso no hacía a ninguno de ellos menos real. Si una mujer ponía su mente en algo, podría lograr grandes cosas. Muchas mujeres ya lo hacían sin siquiera notarlo. El proceso de organizar una gala del calibre del baile de Loxton era una hazaña por si misma. La mayoría de los hombres no tomaban eso en consideración. Ellos creían que la necesidad de las mujeres por el baile era frívolo y tedioso. Muchas cosas tenían que acoplarse para lanzar una reunión social exitosa.

Ya me siento aterrorizado, Lucas respondió. Has sido una arpía desde el momento en que naciste.

Me lastimas. La esquina de su boca tembló mientras ella resistía una sonrisa. ¿No deberías estar en la sala de cartas?

Lucas era mayor que ella por cinco años. Él no tenía signos de estar buscando una esposa y asentarse. En realidad, el hecho que él estuviera aquí era extraño. Usualmente corría salvajemente por el pueblo con su amigo más cercano, el marqués de Dashville. Cuando cualquiera de ellos decidía asistir a una velada de cualquier tipo, siempre estaban juntos y generalmente eran encontrados con las formas de entretenimiento más atrevidas.

¿No deberías estar bailando? Él levantó una ceja. Podría equivocarme, pero ¿no es ese el punto de un baile? Él levantó su carta de baile y frunció el ceño. ¿Por qué no hay ningún nombre aquí? Tú eres la hija de un duque y tienes una gran dote. Los jóvenes deberían estar peleando entre ellos por una oportunidad para desposarte.

Ella aguantó sus ganas de rodar los ojos. Esa era una sólida suposición, incluso si ofrece falsos resultados. Helena no era espantosa. Por lo menos, ella no creía que lo fuera. Su cabello era rubio dorado y sus ojos de un extraño color azul-violeta, pero ella no era una gran belleza. Aún así, su herencia debería haber hecho que los hombres pararan a tomar nota incluso si no miraban a su linaje. Sin embargo, desde el momento en que había tenido su baile de debutante, nada había resultado como debería.

Estoy destinada a ser una solterona. Helena respondió encogiéndose de hombros. Ninguno de ellos me nota.

A ella realmente no le importaba tampoco. Déjenlos continuar pasarla por alto y susurrar sus secretos.  Ellos se darían cuenta de su error muy pronto. Ella estaba más que feliz de utilizar esta oportunidad para su beneficio. El lote podría pasar por alto a Helena y descartarla como si nada, pero ella estaba bien con eso. Las invitaciones llegaban diariamente, dándole entrada a todos los eventos sociales de la temporada. Todos los bailes y veladas le permitirían planear una vida lejos de todo eso algún día. Estaba todo preparado y el primer paso de su nuevo proyecto, tomado.

No seas ridícula, él dijo. Mi hermana no será rechazada. Me aseguraré de que te presten atención.

Oh querido – Ella tenía que convencerlo de desistir y rápido. Eres muy dulce, pero preferiría que no lo hicieras. No quiero causar una escena. Sin embargo, si él lo hiciera, ella podría usarlo a su favor... He aceptado mi destino. No quiero que ningún hombre sea mi esposo. Tomará a alguien muy especial para capturar mi corazón, y si ellos no pueden verme por lo que soy, entonces no los quiero. Era una amarga opinión que tragar; no obstante, ella la había aceptado. Un esposo y una familia propia no estaban en su futuro. Eso no significaba que no pudiera encontrar la felicidad. Quizás algún día ella tomaría un amante o adoptaría un niño. Una vez que estuviera asentada y tuviera los medios para cuidarse por si sola, tendría muchas opciones. No encontrar un hombre para desposar no sería la peor cosa que podría pasar. Incluso podría probar ser algo bueno... Una mujer debería ser capaz de cuidar de si misma, y ella siempre había pensado que era ridículo que se esperara que las mujeres dependieran de los hombres en sus vidas. Algunos hombres eran idiotas, y otra gran mayoría tendían a ser un poco torpes.

¿Quieres enamorarte? Su voz contenía un toque de incredulidad en ella. Que anormal viniendo de ti, nuestra familia no toma los asuntos del corazón en consideración a la hora de elegir esposos.

Él no estaba equivocado, Padre está bastante disgustado y amenazado de tener elegir un esposo para mí.

Sus ojos brillaron con diversión. Realmente tienes que decirme estas cosas por adelantado, para poder así estar por aquí para mirar.

Helena suspiró. No es como si planeara darle un ataque a padre. Él lo hace todo por su cuenta. En serio, ¿Por qué pierde la cabeza por esta tonta idea de que debo casarme con el primer hombre que me preste un poco de atención?

Lucas se rindió y rio. Querida, la mayoría de las señoritas desea casarse. No creo que tú lo quieras. Por lo menos pretende que estás buscando.

Ella no sabía si podría. Por supuesto, al principio, ella sí había buscado un marido. El rebaño de señores quienes vinieron buscando una esposa en su primera temporada habían sido... Deficientes. Ninguno de ellos brillaba de entusiasmo. No hacían que su corazón se acelerara y la dejara con deseos de volverlos a ver. Ella no los necesitaba para mantenerla. Si ella resistía lo suficiente, tendría más que suficiente dinero para vivir cómodamente. Desafortunadamente, aún le quedaba una década de espera por su herencia. Sin un esposo, se quedaría en su fideicomiso hasta la edad de treinta.

¿Por qué? Ella arrugó su nariz. Ellos son aburridos.

Debe haber alguien aquí a quien encuentres atractivo.

De hecho, no lo hay...

Un murmullo se extendió por la sala, y Helena miró hacia arriba para ver que había llamado la atención al resto de los invitados. Cualquier cosa digna de notar tendría que ser guardada para uso futuro. Las habladurías del lote serían su alimento cuando su padre le cortara el financiamiento. Eso iba a pasar tarde o temprano. Él había amenazado con eso más temprano cuando estaban discutiendo. Si ella no buscaba activamente por un esposo, le quitaría su dinero de bolsillo y ella podría olvidarse de cualquier vestido nuevo o accesorios.

Ah... De eso es de lo que todos estaban hablando. Lord Oliver Hunt, el marqués de Dashville en persona había llegado. Él era tan apuesto como lo implicaban los chillidos de gusto. Sería un gran partido para cualquier señorita, y no por el título o fortuna que poseyera. Él físico de Dashville había incluso capturado su atención. Alto, hombros anchos, cabellos castaño oscuro y ojos azul frío. Un príncipe encantador salido de los cuentos de hadas de cada una de las jóvenes. Hasta que abría su boca y hablaba, de todas

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El secreto de una dama

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores