Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Mi hermano es un marginado, Libro 1, Secuestrado

Mi hermano es un marginado, Libro 1, Secuestrado

Leer la vista previa

Mi hermano es un marginado, Libro 1, Secuestrado

Longitud:
98 páginas
1 hora
Publicado:
17 sept 2020
ISBN:
9781547528769
Formato:
Libro

Descripción

¿Qué harías si las autoridades se llevaran a tu hermano gemelo en su decimosegundo cumpleaños? Y todo porque nació sin el gen MAO-A. ¿Cómo se sentiría tu familia? ¿Cómo se sentiría tu hermano?

Sigue la historia de Zoe y Logan, que son separados en las más terribles circunstancias. ¿Hay alguna posibilidad de que Logan vuelva con su familia? ¿Y hay alguna forma de que su hermana pueda ayudarlo? Parece que solo tiene tres opciones: sufrir una cirugía emocional y volverse un zombi; vivir el resto de su vida en una ciudad llena de criminales, separados de sus seres queridos; o escapar. ¿Qué elegirías tú?

Descarga esta apasionante historia ahora y descubre lo que se despliega para que Logan sobreviva a este durísima y chocante experiencia. Lleno de suspense y drama, este es un libro perfecto para adolescentes y niños a partir de 12 años. Seguro que te cautivará de principio a fin.

Publicado:
17 sept 2020
ISBN:
9781547528769
Formato:
Libro

Sobre el autor

Katrina Kahler is a World-Class educator who has been nominated for the National Inspirational Teaching Award. She is the co-author of 'The Parenting Trap' series, which include a variety of books that will assist parents in raising happy, confident and successful children. She is a highly experienced school teacher, speaker and parenting adviser and her passion involves helping kids to reach their full potential...academically, socially and personally. Her website www.howtohelpchildren.com contains over 300 videos helping children with their school work as well as their personal and social skills. Katrina's fiction books for children include Diary of a Horse Mad Girl (a series of 5 books) that horse loving girls around the world are thoroughly enjoying and the Julia Jones series. This inspirational series deals with the emotional traumas that young girls experience...friendship problems, bullying...and the stories teach young children to be more confident and positive. All of these books suit children aged from 9 to 13. Teaching thousands of young children to read, spell and write has given Katrina the knowledge and skills to produce a series of Early Readers for children aged from 2 to 6. This series is called Rabbit Readers. These simple books with repeated text, pictures to aid comprehension and prediction skills, sight words and parent advice, will help your child to become a fluent and confident reader. She has also written a number of books on the Dolche sight words and essential phonics for beginner readers. Click on the books tab to have a look at this collection of books. What an advantage your child will have when you download these books for them. Watch their confidence and interest in reading blossom. Katrina lives on the beautiful Sunshine Coast in Queensland Australia with her husband, two wonderful teenagers and two very affectionate and friendly pets, a golden retriever and a ginger cat. Up until recently Katrina lived on a 10 acre property and her daughter and son enjoyed the country lifestyle with horses and motorcycles. From these experiences Katrina has written many of her books which are based on their true life experiences. Diary of a Horse Mad Girl and Diary of a Motorcycle Crazy Boy are the result, with many readers falling in love with Katrina's family's adventures. Her mission in life is to help as many children as possible to grow up to be happy, confident and successful. Parents are the most important part of her mission, so her goal is to assist parents to learn the skills they need to help their children to achieve their full potential.


Vista previa del libro

Mi hermano es un marginado, Libro 1, Secuestrado - Katrina Kahler

Capítulo 1 - Zoe

Llaman a la puerta. Abro los ojos y hay una luz tenue. En mi mente suplico: ¡VETE! ¡Por favor, vete! Hay silencio y suspiro con alivio, quizá estaba soñando. Vuelven a llamar, solo que más fuerte y durante más tiempo. ¡Seguramente no han llegado tan temprano! Empieza a salir el sol.

Oigo a mis padres arrastrando los pies mientras van rápidamente hacia la puerta principal en zapatillas. Los susurros son cada vez más intensos. Entonces la puerta se cierra. Respiro de nuevo. Debe haber sido algún vecino... tal vez quejándose de nuestro gato. Según pienso esto, sé que es una tontería. Sé por qué han llamado.

Hoy cumplo 12 años. También es el cumpleaños de mi hermano gemelo, pero este es un cumpleaños que hemos estado temiendo.

Se oyen pasos por el pasillo. Me quedo helada, paralizada por el miedo. Las voces susurrantes están cada vez más cerca de mi oído. Y entonces escucho claramente el nombre de mi hermano.

Pasan al lado de mi habitación y se detienen en la habitación contigua.

Deseo salir de la cama. Para ir en su ayuda. Entonces oigo llorar a mi madre. Mi padre está poniendo su voz de valiente, le está diciendo a Logan que todo va a ir bien. Logan no habla.

Los pasos se dirigen hacia la puerta. Se detienen fuera de mi habitación. La puerta se abre y se enciende la luz.

Mis ojos no se abren, están cerrados como con pegamento. Y entonces escucho la voz de mi gemelo: «Zoe, ya me voy. Solo quiero que sepas que te querré siempre». Logan abre cuidadosamente mi mano y coloca en ella un objeto redondo de metal, luego cierra mis dedos suavemente y me besa con cariño en la frente.

Él piensa que estoy dormida, se da la vuelta y camina hacia la puerta. Lo único que se oye es a papá suspirando y a mamá ahogándose en sus lágrimas. Se apaga la luz.

Se abre la puerta principal y los pasos se dirigen afuera.

¡Se ha ido!  Las palabras gritan en mi cabeza. ¡¡¡Se ha ido!!!

Fue como si un rayo me hubiera atravesado el corazón. El dolor me sacó de la cama y salí corriendo de la casa. Era demasiado tarde, solo podía estar allí de pie y observar las luces rojas del coche mientras desaparecía calle abajo. Alguien estaba gritando: «¡NO!» Era un grito fuerte y lleno de dolor, y entonces me di cuenta de que era yo. El mundo giraba alrededor de mi cabeza y luego descendió la oscuridad.

Capítulo 2 - Logan

Vinieron a por mí tan temprano. Ni siquiera tuve la oportunidad de decir adiós, pero tal vez eso sea algo bueno. No hubiera querido tener mucho tiempo para pensar sobre las cosas. Sentarse esperando a que vinieran habría sido una agonía.

Los hombres que vinieron a recogerme fueron los que nosotros llamamos los zombis. No los muertos vivientes que comen humanos, como los que se ven en la tele y en las películas. No, estas eran personas como yo. Personas que nacieron sin el gen MAO-A.

Cuando cumplí 11 años, mis padres y yo tuvimos que asistir a un seminario obligatorio para preparar mi reubicación. Afortunadamente, mis padres me habían prevenido sobre mi enfermedad. Algunos de los niños no tenían ni idea y su futuro fue una sorpresa total. Algunos se quedaron sin palabras, mientras que otros no podían dejar de llorar... a esos niños les dieron una pastilla para tomar y se sentaron en sus sillas durante el resto del día, en silencio e inclinando la cabeza.

Nos explicaron que, hace años, las cárceles de la Tierra estaban repletas de millones de criminales. El 97,9 por ciento de estos criminales no tenían el gen MAO-A. Y sin este gen eran incapaces de controlar sus emociones y temperamento, lo que les llevaba a cometer asaltos violentos y crímenes. El coste financiero y social de tener personas como yo en la sociedad estaba abrumando a todo el sistema. Había que hacer algo y los líderes de los gobiernos de todo el mundo se reunieron y elaboraron un plan para resolver este problema.

Es gracioso, porque nunca he hecho nada malo... nunca he tenido problemas en la escuela... nunca he participando en una pelea... nunca he robado nada, y sin embargo, era una amenaza para la sociedad. Me senté allí preguntándome cuántos de los más o menos cien niños que estaban a punto de ser separados de sus familias tenían un historial limpio como yo.

Volví mi atención hacia el hombre del escenario. «Todas las ciudades importantes del mundo construyeron una sección separada para las personas con deficiencia del MAO-A». En la pantalla de enfrente había una bella imagen de una de las ciudades de reubicación. «Como podeís ver, todas las ciudades son iguales, limpias y nuevas, con todos los servicios que cualquiera podría desear».

Más diapositivas de modernos apartamentos, instalaciones deportivas, escuelas de alta tecnología, centros comerciales y parques fueron apareciendo a lo largo de toda la pared frontal. Mamá y papá, que estaban sentados uno a cada lado, a mi derecha e izquierda, me apretaron la mano. Miré a papá, tenía la cara tiesa y no mostraba ninguna emoción. La cara de mamá era totalmente diferente, simulaba sonreír, pero había lágrimas corriendo por sus mejillas.

Él siguió diciendo: «Durante el primer año, los nuevos residentes... (como si no fuéramos prisioneros) pueden recibir la visita de su familia durante una hora cada mes».

Un padre preguntó: «¿Puedo traer a mi hijo a casa en esa hora?» Todos parecían esperanzados.

El presentador miró con severidad al padre: «No se admiten preguntas durante la presentación».

Entonces, ¿eso era un sí o un no? Y además, una hora al mes... ¡eso significa que vería a mi familia durante 12 horas durante todo un año! Y después, ¿qué pasa? ¿Continúan las visitas de una hora? Había demasiadas preguntas sin respuesta.

El presentador pudo ver que su público se estaba empezando a molestar. «Por supuesto, tienen otra opción que permitirá que sus hijos e hijas se queden con ustedes».

Se oyó un quejido del público.

«Pueden elegir que su hijo se someta a una cirugía para deshabilitar el centro emocional de su cerebro» -anunció con una sonrisa.

Oh sí, pensé... ¡una gran elección! Después de la operación, básicamente serías un robot sin sentimientos o un zombi, como Zoe y yo los llamábamos.

Otra imagen apareció en la pantalla. «Verán a estas personas por toda nuestra ciudad, prestando servicios esenciales a toda la comunidad».

Su voz continuó sonando como un zumbido, pero yo solo podía pensar en las dos opciones que tenía. Seguir siendo una persona y vivir lejos de mi familia o convertirme en un zombi que fuera incapaz de sentir amor, felicidad, miedo, tristeza,... todas las emociones que nos hacen humanos.

Sí, prestaban un servicio a la comunidad. Venían y elegían a niñas y niños pequeños y los arrastraban lejos de sus adoradas familias o se convertían en directores de funerarias o hacían otros trabajos tristes y angustiosos.

Después del seminario, mamá y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Mi hermano es un marginado, Libro 1, Secuestrado

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores