Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Comerciantes Motivados

Comerciantes Motivados

Leer la vista previa

Comerciantes Motivados

Longitud:
366 páginas
5 horas
Publicado:
23 may 2018
ISBN:
9781547528622
Formato:
Libro

Descripción

Comerciantes Motivados presenta entrevistas a diez destacados comerciantes de negocios de un día y comerciantes de fluctuaciones que encuentran acciones que se mueven y se capitalizan con ese impulso. Empezaron donde tú estás y ahora ganan mucho, algunas hasta se volvieron ricos. No tuvieron ayuda, no empezaron con millones, y no manejan fondos de cobertura de miles de millones de dólares. Luchan con el mercado día tras días, igual que tú, ¡y ganan! Escúchalos con sus propias palabras, cómo empezaron, qué estrategias usan, cómo enfrentan las malas rachas, qué sistemas son los más rentables, cómo superan los estallidos, qué herramientas usan, cómo entran a los negocios, cómo salen de los negocios, cómo gestionan el riesgo, cómo mantienen el éxito, y mucho, mucho más. Desde negocios con fluctuaciones con avances de tarjetas de crédito al comerciante de acciones de precio muy bajo a cuentas comerciales de financiamiento contable con dinero entregado por el empleador para pagos de maestría, estos Comerciantes Motivados han averiguado qué se necesita para vencer el mercado.

Publicado:
23 may 2018
ISBN:
9781547528622
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Comerciantes Motivados

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Comerciantes Motivados - Brady Dahl

COMERCIANTES MOTIVADOS

COMERCIANTES MOTIVADOS

Consejos, trucos y estrategias de diez destacados comerciantes

Brady Dahl

con

Nathan Michaud

Miltona Publishing

Algunos nombres en este libro se han cambiado para proteger la privacidad de las personas involucradas.

Diseño de cubierta: Josh Andrews

Derechos reservados © 2015 por Brady Dahl. Todos los derechos reservados.

Publicado por Miltona Publishing LLC.

No se podrá reproducir, distribuir, almacenar un sistema de recuperación ni transmitir ninguna sección de este libro en ninguna forma ni por ningún medio, incluidas fotocopias, grabaciones ni métodos mecánicos sin previa autorización por escrito del editor, a excepción de citas breves incorporadas en reseñas críticas y algunos otros usos no comerciales permitidos por ley. Para solicitar autorizaciones, contactar con el editor en www.MiltonaPublishing.com.

Deslinde de responsabilidad/Renuncia de garantía: Aunque el editor y el autor han desplegado todos sus esfuerzos en la preparación de este libro, no hacen ninguna declaración ni garantía sobre la exactitud o integridad del contenido de este libro y específicamente renuncian a toda garantía implícita de comerciabilidad o idoneidad para un propósito particular. Los representantes de ventas no deben crear ni extender ninguna garantía ni materiales de venta escritos. Los consejos y estrategias aquí contenidos pueden no ser adecuados para todas las situaciones. Se debe consultar con un profesional cuando sea apropiado. Ni el editor ni el autor serán responsables por cualquier pérdida ni por otros perjuicios comerciales, incluido perjuicio especial, incidental, consiguiente u otros.

Para pedidos de librerías y mayoristas de Estados Unidos, por favor, visitar www.MiltonaPublishing.com. Hay descuentos especiales para compras en cantidad por parte de empresas, asociaciones y otros.

Impreso en Estados Unidos de América

Disponible también como libro electrónico en www.MomoComerciantes.com

ISBN 978-0-692-51080-3

Primera edición

10 9 8 7 6 5 4 3 2 1

A Sonny, Sawyer y Marlo

Ojalá siempre bailen como si nadie los viera...

...

Índice

Prólogo

Brett Steenbarger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ix

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xiii Reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xv Nota de Nate

Nathan Michaud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xvii

El narrador

Gregg Sciabica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

El apostador

Eric Wood . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .42

El joven

Derrick Leon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .63

El buscador

Phil Goedeker . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .89

La roca

Bao Nguyen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .115

El lector de cintas

John Welsh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

El estudiante

Tim Grittani . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171

El resuelto

Tom O'Reilly . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .199

El resiliente

Nathan Michaud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .227

La comerciante de fluctuaciones

Michele Koenig . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .263

Epílogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 Sobre el autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 Traders4ACause . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289

Prólogo

Brett N. Steenbarger, Ph.D.

Es un honor poder escribir el prólogo de uno de los libros más reales y prácticos sobre comercio con los que me he encontrado en mucho tiempo. En estas páginas, leerás sobre personas reales y su comercio verdadero: los fracasos, las grandes victorias y todo lo que queda en el camino. Sobre todo, tendrás una ventana a algunos de los comerciantes más dedicados y exitosos a los que he tenido el placer de conocer gracias a Traders4ACause. En un mundo lleno de promociones y autobombo, es estimulante escuchar a comerciantes verdaderos hablar francamente sobre sus rutas al éxito.

Como psicólogo que trabaja con comerciantes y su desempeño, he tenido el privilegio de trabajar a tiempo completo con comerciantes en Kingstree Trading en Chicago y luego con gestores de cartera en Tudor Inversión Corp. en Greenwich, Connecticut. A lo largo del camino, gané experiencia en tiendas de accesorios y fondos alternativos, y he visto muchas maneras en que el dinero e gana y se pierde.

Algo que la experiencia me ha enseñado es que el comercio es diferente a la gestión de caretas. El comerciante que saca nombres individuales de un despliegue de Nivel II hace un juego diferente al gerente que retiene muchos instrumentos financieros durante semanas y equilibra esas revelaciones en una cartera. Para el comerciante, el nombre del juego es el reconocimiento de patrones y la capacidad de ver el avance de situaciones en tiempo real y luego actuar decisivamente. Es pensamiento rápido y procesamiento veloz de información. Para el gestor de cartera, se trata más de pensamiento lento y profundo, análisis macroeconómico y elaboración detallada de cartera.

Son grupos de habilidades muy diferentes, y el participante de mercado que destaca en uno no necesariamente triunfa en otro. Ciertamente, diría que muchos problemas de los comerciantes ocurren cuando se alejan de sus fortalezas cognitivas. Cuando el pensador rápido va lento y analiza demasiado, por lo general hay problemas. Cuando el pensador profundo empieza a mirar las pantallas y a reaccionar al movimiento de los precios, ocurren cosas malas.

En las páginas que siguen, conocerás a varios comerciantes que encarnan el pensamiento rápido y el procesamiento veloz de información. Tendrás una idea de rasgos de personalidad y las habilidades cognitivas que llevan a un exitoso intradía.

Para mí, cinco temas están en todas las entrevistas y son aportes sumamente valiosos:

1)  La importancia de fracasos tempranos — Una parte sorprendentemente alta de entrevistados inició su carrera con difíciles periodos de pérdida. Por lo general, apostaron mucho y perdieron. Su éxito llegó, y no fue poco, cuando aprendieron de esas pérdidas y se volvieron más disciplinados y atentos como comerciantes.

2) La importancia de asumir riesgos— Los comerciantes entrevistados tienen ganas de asumir un riesgo significativo cuando los factores que definen un buen negocio se alinean. Han aprendido a no apostarlo todo a una sola oportunidad, pero no temen emprender oportunidad agresivamente. Esta cualidad de asumir riesgos significa que deben tener la fortaleza mental y emocional para afrontar la volatilidad de las pérdidas y ganancias.

3) La importancia de estar bien capitalizado— Varios comerciantes señalaron que hay que empezar con dinero para tener una ganancia significativa. Una razón es que, sin algo de respaldo financiero, es difícil ser un comerciante agresivo cuando se trabaja al límite.

4) La importancia del pensamiento independiente — Un punto común entre los entrevistados es la importancia de usar tus ideas y no las que tomas de otros. Con Twitter y las salas de chat que no descansan, es fácil quedar atrapado persiguiendo ideas de otros. Los comerciantes exitosos pueden asumir riesgos significativos porque pueden ser dueños de sus ideas.

5) La importancia de la motivación intrínseca — Para una persona, los comerciantes entrevistados no comercian como un trabajo, y ni siquiera comercian como carrera. Para ellos, el comercio es una vocación —una parte fundamental de quiénes son. Es precisamente por esta motivación intrínseca que pueden sentarse delante de una pantalla varias horas el día, todos los días e interiorizar patrones de comercio.

Este último punto es extremadamente importante. Existe un mito en la psicología del comercio de que el éxito es una función de encontrar tu agudeza y cambiarla por disciplina. La realidad del comercio y la gestión de carteras es que los mercados siempre están cambiando. Lo que funcionó en 2000 no es lo que resulta bien en 2015; los microcréditos libres pueden ser vehículos de comercio muy buenos un periodo y desaparecer al siguiente. El comerciante realmente exitoso es el que se adapta. Sí, eso significa comerciar tu agudeza con convicción y disciplina, pero también significa ver los mercados con nuevos ojos y encontrar nuevas fuentes de agudeza.

Así que permíteme ofrecer una novedosa interpretación del éxito del comerciante: los comerciantes sobre los que vas a leer encuentran su máxima agudeza en creatividad de percepción. Su máxima fortaleza es la capacidad de ver cosas nuevas en información antigua. Sí, la disciplina es importante. Sí, la administración del dinero es esencial. Sí, es necesario asumir riesgos. Sin embargo, a fin de cuentas, lo que sostiene al comercio todo el camino es la capacidad de ver lo que casi nadie ve. Esa creatividad de percepción es la máxima fuente de agudeza —y lo que convierte un trabajo temporal como comerciante en una fuente permanente de ingresos y satisfacción.

El comercio puede o no estar en tu camino. Luego de leer estas entrevistas, probablemente te sientas inspirado o consternado. Todo bien —solamente encontrarás tu propio éxito cuando te sumerjas en un campo que les hable a tus mayores fortalezas. Como mínimo, las siguientes páginas te harán ver un lugar único en el mundo de la creatividad que, para las personas correctas pueden ser gratificantes en más de una manera

¡Te deseo la mejor de las suertes en tu recorrido!!

Brett

@steenbab

Brett N. Steenbarger, Ph.D. es profesor clínico asociado de Psiquiatría y Estudios de la Conducta en la Universidad Médica SUNY en Syracuse, Nueva York. Actualmente, entrena a gestores de cartera en cuatro fondos alternativos del área de Nueva York y comercializa acciones de capital futuras, combinando métodos cuantitativos y cualitativos. Brett es autor del popular blog TraderFeed (www.traderfeed.blogspot.com) y acaba de terminar su cuarto libro de capacitación, Psicología del Comercio 2.0. También escribe un excelente blog para Forbes, que se centra en la psicología positiva y su aplicación en el mundo del comercio.

Prefacio

¿Por qué el libro? Me hice la misma pregunta luego de pasar gran parte de un año acordando, transcribiendo y editando más de 30 horas de entrevistas. ¿Por qué? ¡Por qué! Pero hay una buena razón —soy comerciante. Más o menos desde 2008. He tenido buenos años, y malos también. He leído docenas de libros y cientos de artículos sobre los mejores comerciantes, los más famosos del mundo. La mayoría usa un sistema y cambia mercancía o futuros. Mantienen sus negocios durante meses o años. Tienen muchos asistentes. Aparecen con frecuencia en televisión. Nada se parecía a mi situación.

Quería saber más sobre los comerciantes que eran exitosos en lo que yo hacía —sentado en una oficina en mi casa, solo frente a los monitores, tratando de sobrevivir con la inversión en acciones. Quería saber cómo los comerciantes de élite que conocía por los medios sociales lograron ser tan exitosos. Afortunadamente para mí, los diez que entrevisté aquí son personas caritativas, y tras enterarse de parte de los ingresos se destinarían a Traders4ACause, aceptaron mi invitación.

Algunos tienen más de una década de cosechar éxitos, otros unos años menos, pero de una manera u otra, todos han logrado aquello con los que los demás luchamos cada día —el comercio como medio de vida. Se despiertan con deseo de buscar impulso —valores a punto de tener impulso, valores que ya tienen impulso, o valores donde el impulso ha terminado hace poco. Estos comerciantes saben cómo aprovechar y cómo beneficiarse espléndidamente de ese momo[1] de muchas maneras. En un intento de averiguar cómo lo lograron, busqué en muchos aspectos de su actividad como me lo permitieran antes de hartarse de mí.

Les pregunté cómo había sido su infancia y juventud, por qué se interesaron en el mercado, cómo empezaron a comerciar, qué estrategias usan, cuáles sistemas son los más rentables, cómo entran a hacer negocios, cómo salen, cómo protegen su capital y minimizan el riesgo, cómo preparan, como abordan cada oportunidad y cómo planean seguir siendo tan exitosos. Hasta quería los detalles mundanos de cómo son sus escritorios, qué herramientas usan, qué cuentas y qué plataformas, porque, así como un carpintero no trabajaría sin su martillo, no comerciar si las herramientas correctas.

A veces caemos en la falacia de que a quienes les va bien en lo que hacen de alguna manera se mantienen al frente o les dieron ventaja, pero casi nunca es así. Todos los comerciantes que aparecen en este libro tuvieron un recorrido diferente pero completamente normal como para que se pueda repetir. Lo creas o no, sus orígenes y posteriores éxitos están dentro de tu alcance.

Así que cada vez que asientas en señal de conformidad, cada vez que logres una realización personal, cada vez que sepas algo nuevo de estos grandiosos comerciantes, marca la página, resalta las palabras y escribe en los márgenes. Es hora de pintarrajear este libro en tu afán de ser un mejor comerciante...

Brady Dahl

@MiltonaTrades

Reconocimientos

Gracias — Primero, a los diez comerciantes caritativos que presentamos en estas páginas por responder mis preguntas abierta, honestamente y sin expectativas.

A Sarah Michaud, por leer cuidadosamente las páginas.

A Brett Steenbarger, por escribir el prólogo y brindarme nuevas percepciones en todo el proceso.

A Charlynn, mi hermosa esposa, por lograr conservar la cordura y prosperar mientras se encargaba de tres hijos junto a un obsesivo escritor/comerciante.

A Nathan Michaud, sin cuyo aporte este libro no hubiera sido posible, por su apoyo, colaboración, generosidad (¡hey! va a aportar todos sus ingresos por este libro a acciones de caridad!) y amistad, que sin duda es la mejor ganancia que he tenido en mis ocho años como comerciante.

Y, finalmente, a ti, ¡por comprar nuestro libro y ayudar a apoyar a Traders4ACause!

Nota de Nate

Empecemos con los hechos: probablemente tengo la peor forma de déficit de atención que conoce la humanidad cuando se trata de leer, sobre todo geografía e historia. No es que no me importe o que no quiera saber, es que después de algunas páginas me aburro —rápido. No comprendo absolutamente nada y termino dándome por vencido (a menos que necesite estudiar para algo, por supuesto).

Encontré que las cosas eran así en casi todo, ¡a menos que tenga que ver con autos o acciones! Pon un libro interesante sobre Ferrari frente a mí y puedo repetir como una máquina la potencia, qué tan rápido acelera de 0 a 90 kph, y mucho más después de una semana de haberlo leído. Diferentes temas se almacenan de manera diferente.

¿Los libros sobre comercio? Siempre me he preguntado qué comerciante en su sano juicio escribiría un libro. Todos los libros que he visto son de multimillonarios —lo que es fascinante en sí mismo— pero seamos honestos, ¿cuántos vamos a administrar un fondo de 500 millones de dólares? ¿O siquiera lo queremos, para tal caso?

En nuestro acto inaugural de Traders4ACause en 2014, estuvo presente el psicólogo Brett Steenbarger porque Gregg Sciabica (a quien conocerás en las próximas páginas) había leído su libro y no podía dejar de recomendarlo. Aunque tenía mis dudas, estuvimos de acuerdo con que Brett hablara —¿por qué no? Bueno, no solamente quedé deslumbrado por el discurso que Brett dio, ¡sino por su capacidad de identificarse con todos y cada uno de los errores que he cometido en mi vida! No pude soltar su libro. Capítulo tras capítulo, me di cuenta de que tenía razón — ¿por qué vendí ahí? o ¿Por qué cubrí ahí cuando el negocio estaba funcionado?

Empecé a darme cuenta de cuánto podemos aprender unos de otros. Como comerciantes a tiempo completo, NUNCA dejamos de aprender. SIEMPRE nos debemos adaptar. Cuando contacté a Brady con la idea de este libro, analizamos diferentes libros de comercio que habíamos leído. Dije: son buenísimos, pero ¿cuántos tipos comunes y corrientes que tomen este libro van a comerciar cientos de millones de dólares? ¿Y si nos reunimos con otros que salieron de la nada e hicieron que funcionara? ¿Qué los ayudó a triunfar? ¿Cuántas veces fracasaron? ¿Cómo se recuperaron?

Brady ha hecho un trabajo maravilloso en sus conversaciones con cada uno de estos inspiradores comerciantes y en hacer este libro. Estoy muy emocionado con el lanzamiento de Comerciantes con impulso, el primero de (ojalá) muchos libros que enseñarán e inspirarán a comerciantes de todos los niveles de conocimiento. ¿Y lo mejor? Sí, ¡mi parte de las ganancias va para obras de caridad!

¡Disfrútalo!

Nathan Michaud

@InvestorsLive

COMERCIANTES CON IMPULSO

El Narrador

La decisión correcta que se debe tomar en cualquier momento en un negocio no tiene nada que ver con mi ganancia o mi pérdida.

Gregg Sciabica (@lx21) es un comerciante de Tucson, Arizona que ha sido el número 1 en profit.ly durante varios años y ha crecido rápidamente para ser uno de los comerciantes más respetados en Twitter.

Sus padres trabajaron como programadores de computadoras en Bethlehem Steel en Bethlehem, Pennsylvania y transmitieron la pasión por los números a su hijo. De niño, invirtió las fórmulas de ingeniería de la NFL como la QB y supo que algún día quería trabajar apostando en partidos de fútbol mientras comerciaba con valores fuera de temporada.

Es un comerciante extremadamente atento, evalúa todo desde la psicología de otros participantes del mercado a la ergonomía de su escritorio. Cree en aprovechar completamente las oportunidades comerciales, y hasta comerció con anticipos de efectivo durante la burbuja de internet. Su método de beneficios combinados le ha funcionado, ha obtenido ganancias de más de US$5 millones cada uno de los dos últimos años.

¿Qué fue lo primero que te interesó del comercio?

Siempre me gustaron los números, desde niño. Tenía esta idea ingenua de que podía trazar un patrón o método para elegir las acciones correctas. Cuando estaba en octavo o noveno grado, nuestra escuela organizó una competencia de bolsa de valores de diez semanas, donde empezabas con US$100,000 en papel moneda. Sabía que no iba a ganar con un beneficio de 5% en diez semanas. Tuve que elegir acciones de bajo precio que tuvieran los mayores movimientos de porcentaje. Eso me hizo discrepar con mis compañeros de equipo, que pensaban que invertir en Playboy era lo más genial del mundo. Huelga decir que no ganamos con su estrategia. Yo quería ganar, así que, para la competencia del año siguiente, encontré dos personas a las que no les importaba.

Eso es buenísimo.

Las reglas establecían equipos de tres personas, así que encontré personas complacientes que me dejaron hacer lo que yo quisiera. Y en las primeras seis semanas, todo lo que hice resultó contraproducente. Quedé último en la competencia regional entre cientos de equipos. Mi estrategia salió mal. Mi cuenta pasó de US$100,000 a US$60,000 antes de encontrar un nuevo modelo en las semanas que faltaban. Empecé a usarlo y para la última semana, logré el primer lugar en nuestra escuela y quedé a US$1,000 o US$2,00 de ganar en toda la región. Si hubiera tenido una semana más, lo hubiera logrado.

Tu segunda estrategia fue un éxito ...

Aprendí que mi ingenua idea de encontrar un patrón y repetirlo una y otra vez realmente se podía hacer, ¡porque acababa de hacerlo! Con dinero hipotético, claro, Pero mi interés en comerciar de verdad viene de esta experiencia. Además, siempre me gustaron los números. Y de verdad me gustaba el fútbol. Sabía de memora las estadísticas y pasé horas estudiando detenidamente los números y haciendo mis propios cálculos.

¿Cómo cuáles?

Quería saber cómo calculaban la eficiencia de pase del mariscal de campo, así que invertí la ingeniería y averigüé la fórmula. Lamentablemente en estos días podría encontrarla en internet, pero en ese tiempo no la encontré por ningún lado.

Me gusta cómo crees que es lamentable que ahora la den gratis en internet...

Bueno, a mí costó mucho encontrarla.

Pero cosas como esa te llevaron a donde estás ahora...

Sí, te capacitas desde muy chico. Uno de los temas comunes de los libros de mejora personal y mejora del rendimiento es cómo a la sociedad le gusta creer que algunas de las personas más exitosas son prodigios con un don mágico. Pero cuando miras más profundamente, encuentras que las personas más exitosas por lo general se esforzaron muchísimo. A todos les gusta decir que Mozart escribió su primera sinfonía a los cinco años, pero la gente no se da cuenta de que lo estuvieron preparando para ser músico desde que pudo tocar una tecla en el piano. No es don genético en el que una persona se siente y un día se dé cuenta de que es asombroso.

Estás hablando del debate sobre si comerciar es una habilidad innata o adquirida...

Personalmente, veo la evolución de cómo el cerebro se desarrolla con el tiempo para ser bueno en algo. Para mí, hay una fuerte conexión. De niño, las fórmulas de ingeniería invertida se vinculan con el comercio cuando se averiguan los índices de riesgo y recompensa y cosas así. Aunque he estado usando ese talento de manera académica, en lugar de estadísticas de fútbol, probablemente hubiera tenido una agradable carrera.

O podrías haber sido un excelente analista de la NFL...

(risas) Bueno, tal vez. Pero luego casi volví al punto de partida donde la pasión se volvió relevante para las acciones. A los 15 o 16 años, nos preguntaron qué queríamos ser cuando fuéramos grandes, y yo tuve una respuesta. Quería ganarme la vida apostando en partidos de fútbol mientras comerciaba valores fuera de temporada.

El comercio, solamente fuera de temporada...

(risas) Bueno, era muchacho. No había comercio en línea en ese tiempo, así que no sabía lo haría. Solamente sabía que lo quería hacer.

Pero en realidad terminaste haciendo otras cosas primero, hasta un periodo en que construiste columpios. ¿no es así?

Sí. Siempre tuve ese afán emprendedor. Me gustaba ensuciarme las manos y hacer cosas creativas. Cuando vi un aviso donde buscaban contratistas para construir columpios de alta gama, no me pareció descabellado intentarlo. Me ofrecieron entre US$300 a US$500 por día, así que estaba escéptico, pero pensé que si lograba ganar la mitad, estaría contento. Se suponía que yo era un contratista con un camión, seguro, plan de compensación y todo lo demás. Tenía 23 años, así que les di las repuesta que querían: sí, estoy cubierto. Así fue que salí y me convertí en un contratista con plan de compensación legítimo, seguro y lo demás.

¿Cómo pasaste de los columpios a los intercambios?

Hubo varias influencias claves que me llevaron a recordar mi sueño de negociar acciones. Era 1998, en los primeros tiempos de la burbuja de internet, y otro contratista que trabajaba en la empresa de columpios hablaba de comercio en línea y de ganar US$1,000 al día si elegías la acción correcta. En realidad, no pensé que fuera tan fácil, pero me dejó pensando. También se empezaba a hablar bastante de comercio en los medios. Hasta leí un artículo en un diario local sobre un comerciante que ganaba US$250,000 al año. Mientras tanto, el verano había dado paso al otoño y yo buscaba un descanso porque no mucha gente construye columpios en la nieve. Ahorré buena parte de mis ingresos en el banco para pagar mis impuestos en abril, así que tenía algunos meses para intentar este comercio de acciones.

Sí, por qué no arriesgar tu pago a la patria.

Bueno, al comienzo era solamente una idea. Pero luego creció. Empecé a ir a bibliotecas, a leer el Wall Street Journal y buscar en internet, aunque en ese tiempo había poca información sobre comercio. Pero ya me había inquietado y pronto estaba usando todo momento libre que tenía para investigar. A veces, le dedicaba cerca de 40 horas a la semana. No quería iniciar un negocio hasta no saber lo que estaba haciendo. Quería volver a encontrar un modelo, como el que tenía en la escuela, y usarlo dos o tres meses, pagar los impuestos en abril y luego volver a trabajar. Era finales de diciembre cuando encontré algo.

¿Un nuevo modelo?

Esencialmente era una variación de un aumento parabólico que vendí en corto. Mi propia versión. También encontré otros dos modelos y los usé. Uno era comprar grandes gráficos parabólicos después de que regresaban a la Tierra. Tenían mucha publicidad en ese tiempo, se podía contar los días hasta que se repitieran. Iba a ser una acción que parecería muerta, y que de la nada aumentaría de nuevo algún día.

¿Empezaste a comerciar este nuevo modelo en cuanto lo encontraste?

Quise hacerlo al día siguiente, pero tenía que trabajar. Al final, avisé que necesitaba tomarme una licencia. Ya había abierto una cuenta de operaciones, así que, a inicios de enero de 1999, me conecté y me tomó un día o dos antes de ver el modelo.

¿Cómo resultó ese primer negocio?

Funcionó. Cuando buscaba el modelo, encontré cerca de 80 ejemplos en el transcurso de un año, todo hecho a mano, por cierto, pues no podía descargar la información. Pero apareció que dos días después de empezar, el rendimiento promedio fue de 17 % por negocio, y tres días después del inicio, el rendimiento promedio era de 21 %. Un

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Comerciantes Motivados

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores