Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Mi Conde Por Siempre

Mi Conde Por Siempre

Leer la vista previa

Mi Conde Por Siempre

Longitud:
124 páginas
1 hora
Publicado:
Apr 28, 2018
ISBN:
9781547527458
Formato:
Libro

Descripción

El verdadero amor es para los cuentos de hadas. Al menos eso es lo que cree la señorita Hannah Knight. Sus años de formación estuvieron llenos de dificultades, pero ella siempre lleva consigo un recuerdo, incluso en los momentos más oscuros. El verano que pasó en el Castillo de Manchester donde comenzó a soñar con un feliz para siempre en los brazos del hombre que sostiene su corazón.


La guerra ha dejado a Garrick Edwards cínico. Nunca esperó heredar el título y convertirse en el conde de Manchester, pero su hermano se emborrachó y tuvo una muerte muuy joven, dejando atrás a una hija y una montaña de deudas. A regañadientes, regresa a su hogar ancestral. Cuando llega encuentra a Hannah allí. Sus cartas durante la guerra le habían dado esperanza cuando no había ninguna; sin embargo, él no cree que él merezca su amor.


Mientras reavivan su amistad, encuentran la esperanza que ambos habían perdido. En el fondo de sus corazones se aferran a esa esperanza y comienzan a preguntarse si algunos sueños pueden hacerse realidad. La pregunta es si serán lo suficientemente valientes como para alcanzarlos ...

Publicado:
Apr 28, 2018
ISBN:
9781547527458
Formato:
Libro

Sobre el autor

USA TODAY Bestselling author, DAWN BROWER writes both historical and contemporary romance.There are always stories inside her head; she just never thought she could make them come to life. That creativity has finally found an outlet.Growing up she was the only girl out of six children. She is a single mother of two teenage boys; there is never a dull moment in her life. Reading books is her favorite hobby and she loves all genres.For more information about upcoming releases or to contact Dawn Brower go to her website: authordawnbrower.com


Relacionado con Mi Conde Por Siempre

Libros relacionados

Vista previa del libro

Mi Conde Por Siempre - Dawn Brower

DEDICACIÓN

––––––––

Sería muy fácil rendirse en el amor. Incluso cuando todo parece que ya no hay esperanzas nunca pierdas la fe. Un día te sorprenderás y encontrarás lo que has estado buscando mirándote de frente a la cara. Así que este libro es para todos aquellos que creen en el amor.

PRÓLOGO

Junio 1804

El castillo estaba en la mitad de unas onduladas colinas verdes. En la distancia las olas podían ser escuchadas golpeando contra la orilla de una playa cercana. La señorita Hannah Knight había leído acerca de castillos. En algunas maneras este se acercaba a lo que había imaginado. Era enorme en tamaño, pero carecía de un foso. Ella realmente esperaba poder cruzar un puente levadizo como una princesa medieval. Algunos sueños no se hacen realidad. Honestamente, ¿ Cómo pudo ella haber creído que la selva de Kent podría parecerse a sus fantasías?

¿En cuánto tiempo estaremos en el Castillo Manchester Mamá? preguntó Hannah.

La señorita Redding, su mamá, le sonrió. Un poco después de la campana de los quince días, le prometí a la señorita Manchester que nos quedaríamos por un buen tiempo. Tú eres una de sus ahijadas y ella espera tenerlas a ustedes tres para ella misma por un tiempo.

Hannah mordisqueaba su labio de una manera poco agradable. Ella había conocido a la Señorita Manchester un par de veces cuando ella era más joven. Este era su verano número dieciséis y en pocos años su mamá le prometió que ella tendría su presentación. Todavía era muy joven para ser introducida a la sociedad. Esta era la conciliación que su mamá le había dado, pasar un tiempo con la Señorita Manchester en un castillo real. Hasta los momentos estaba un poco decepcionada, pero a lo mejor el interior puede recompensar la falta del puente.

El carruaje rodó a lo largo de la carretera y saltó un poco sobre varios baches y rocas. Hannah se acomodó en su asiento y continuó viendo al castillo. La distancia se hacía más estrecha y ella casi podía distinguir algunos de los detalles más finos. El sonido de las pezuñas sobre el suelo le llamó la atención. Se volteo y vio un hombre montando en hermoso caballo blanco. Ese tipo que los cuentos de hadas traen a la vida. Su respiración se detuvo y su corazón comenzó a latir rápidamente en su pecho. Los dos eran hermosos. El tenía un cabello castaño oscuro alrededor de sus oídos cuando el viento lo soplaba en un hermoso desorden. Sus pantalones de montar eran ajustados, él debió haber declinado el usar una chaqueta y una corbata ya que sólo usaba una camisa blanca que se movía en la brisa.

Mamá, dijo Hannah señalando hacia el apuesto hombre. ¿Quién es él?

Es grosero señalar de esa manera querida, levantó su mano y agarró la Hannah para pararla. No estoy segura, pero debe ser uno de los hijos de la Señorita Manchester.

Su mamá no le había mencionado que habrían posibles candidatos aquí. Ah, él era muy apuesto. No podía esperar a conocerlo en persona. ¿Tendrá los ojos marrones o a lo mejor azules? ¿En realidad importa? Si existiera tal cosa como el amor a primera vista, Hannah caería de muy buena gana y completamente en él. A lo mejor algunos sueños si se hacen realidad...

¿Te sabes sus nombres? preguntó Hannah esperanzada.

Ella quería preguntar mucho más que eso. Qué edad tenían. Si estaban casados o comprometidos. Tantas cosas que no sabía y se sintió lamentablemente enferma preparada para todo eso. El carruaje no llegaba a la entrada tan rápido como ella deseaba.

Uno de ellos es el Conde de Manchester, su mamá le dijo. Nathanial Edwards o mejor dicho el Señor Manchester para ti querida. ¿Será el Señor Manchester el hombre sobre el caballo?. Ella quería averiguar y darle un nombre a esa cara tan perfecta. Su mamá continuó, Él es el prometido de la Señorita Lenora Andersen. Se casarán mientras nosotros estaremos aquí.

El corazón de Hannah se cayó con sus palabras. Si era el mismo hombre entonces él nunca sería suyo. Era ridículo de parte ella pensar que tendría una oportunidad en cualquier caso. Ella eran tan sencilla como cualquier otra chica lo podía ser. Tenía cabello castaño oscuro al igual que sus ojos. Nadie nunca se detenía a mirarla dos veces. La Señorita Lenora era una chica afortunada al casarse con un hombre tan atractivo.

El carruaje se detuvo frente al castillo. El caballo tronó al pasar y el hombre se detuvo en el puerta. Un chico del establo tomo las riendas de sus manos y se llevó el caballo. El hombre se giró hacia el carruaje y asintió a alguien que Hannah no podía ver.

La puerta del carruaje se abrió y ella se encontró con la hermosa mirada de un hombre. Sus ojos eran azules. Eso no se acerca a describirlos. Eran un azul puro que se le asemejaba al azul del océano. Su cabello era aún más hermoso en persona. El castaño puro estaba salpicado con oro y se veía tan suave. Hannah deseaba ser más atrevida como para poder recorrer sus dedos por el cabello y poder saber si es cierto.

Bienvenidos al Castillo Manchester, dijo él. ¿Les puedo ayudar con su carruaje?

¿Dónde están tus modales joven? Su mamá levantó una ceja. Preséntate adecuadamente primero.

Hannah se rio cuando él sonrió tímidamente a su madre. Mis disculpas, dijo e hizo una reverencia. Yo soy el Señorito Garrick Edwards y ¿Con quién estoy conociendo? Su mirada se encontró con la de Hannah otra vez. Ella no podía responderle, incluso si hubiera querido. Su lengua no podía moverse y su garganta estaba comenzando a cerrársele.

Yo soy la Señora Redding y esta es mi hija, la Señorita Hannah Knight. Ella le extendió su mano al Señorito Garrick. Gracias por su ayuda.

Él ayudó a su madre a bajarse del carruaje y luego regresó a ayudar a Hannah. Ella le quería agradecer. Era lo correcto pero su lengua todavía no funcionaba como debería. ¿Algún día podrá superar su timidez infernal que la domina?

Mi madre las ha estado esperando, él dijo. Las Señoritas Lakeville, Lenora y Corinne ya están aquí. Van a ser dos semanas muy festivas hasta el día de la boda. Espero que estén preparadas para todo.

¿Quién era la Señorita Corinne? ¿Será la prometida del Señorito Garrick? Cuando ella escucho su nombre, se llenó de ilusiones una vez más. Él no era el Conde que estaba a punto de casarse. Él era libre si ella...Y aquí va una vez más su tonta mente pensando que tendría una oportunidad con un hombre tan apuesto. Por supuesto que él debe de estar comprometido con alguien. La señorita Corrinne seguramente es hermosa e igual a él en todo, incluso para un segundo hijo como Garrick.

Será muy bueno ver a la Señorita Lakeville una vez más, su madre dijo entusiasmada. Ha pasado mucho tiempo.

Su madre no salía de Radding Manor tan seguido. Ella usualmente hablaba de su mejor amiga y cuanto la extrañaba. Esta visita es tanto para la Señora Redding como para Hannah.

Las acompaño hasta adentro, el señorito Garrick dijo. Ellas están en el salón chismeando cuando me fui a montar.

La puerta se abrió y un viejo mayordomo se paró en el límite. Levantó su barbilla en el aire cuando ellos se acercaron. El señorito Garrick le asintió y el mayordomo se hizo a un lado.

Bentley, ¿Las señoritas están todavía en el salón? preguntó el señorito Garrick.

El mayordomo asintió, Si, mi señor.

El señorito Garrick las dirigió hasta el salón. Las señoritas estaban todas sentadas perfectamente y bebiendo té en unas tazas muy delicadas. Las dos señoritas más jóvenes eran de retrato. Las usaban vestidos de muselina con delicados detalles en seda rosa y blanco. Se veían tan parecidas, que al principio Hannah pensaba que eran gemelas. Sus cabellos eran rubios dorados y trenzados en nudo en la parte de atrás de sus cabezas y sus ojos azules eran tan azules que competían con los del señorito Garrick por su belleza. No hay duda que una o las dos ya tengan una propuesta de matrimonio. La señorita Lenora se estaba casando con Manchester, ¿Pero también lo estará la señorita Corinne?

Madre, el señorito Garrick dijo cuando se inclinó y besó la mejilla de su madre. Te traigo a las últimas de nuestros invitados. Señorita Lenora, Señorita Corinne, Señorita Lakeville, les presento a la Señora Redding y su hija la señorita Knight. Él señaló hacia Hannah y a su madre. Ahora si me disculpan me voy a bañar por mi montada.

Él se inclinó hacia las señoritas y luego se retiró. Hannah trató lo mejor que pudo no mirarlo pero le fue difícil. Él demasiado atractivo y ella lo quería seguir a donde él fuera. Le rompió el corazón darse cuenta de él nunca sería de ella.

"Por favor tomen un asiento y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Mi Conde Por Siempre

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores