Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Guía a la Alimentación Vegana para América Latina

Guía a la Alimentación Vegana para América Latina

Leer la vista previa

Guía a la Alimentación Vegana para América Latina

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
286 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
10 abr 2018
ISBN:
9781370853120
Formato:
Libro

Descripción

La alimentación vegana es una alimentación basada en ingredientes de origen vegetal. Hay muchas razones para adoptarla: respeto y compasión hacia los animales, y el deseo de no querer contribuir con su explotación; razones de salud, es decir querer evitar los nutrientes perjudiciales de las carnes y de los demás derivados animales; sustentabilidad ambiental, siendo la industria de la carne una de las principales promotoras de la deforestación, de la extinción de especies y del cambio climático.

Muchas personas tienen interés hacia este tipo de alimentación y quisieran hacerlo proprio, sin embargo a menudo tienen dudas sobre cómo hacer el cambio, cómo equilibrar los nutrientes, qué comer, dónde conseguirlo, cómo prepararlo, etc. Otro problema muy frecuente es el hecho que muchas recetas que se encuentran en internet requieren el uso de ingredientes difíciles de conseguir.

Este libro se dirige a quienes tengan estas dudas y necesitan una acompañamiento, una orientación, una introducción a esta alternativa prometedora. Este libro se dirige también a las personas con problemas de salud y que quieran resolverlos a través de la alimentación; se dirige a nutricionistas, doctores y profesionales de la medicina natural que quieran aprender cómo proporcionar una ayuda concreta a sus pacientes, basada en un contexto real.

El libro contiene más de 100 recetas veganas con ingredientes locales, fáciles de conseguir; consejos para la transición; indicaciones para comer de manera equilibrada; menús de ejemplo; indicaciones para comer vegano fuera de casa (en el trabajo o durante un viaje), y una sección de recetas rápidas, recetas para niños y recetas sin gluten. Toda la información está enfocada al contexto Latinoamericano.

Editorial:
Publicado:
10 abr 2018
ISBN:
9781370853120
Formato:
Libro

Sobre el autor

Attilio Altieri es chef y facilitador nutricional. Nacido en Italia, sigue alimentación vegetariana desde 2004 y vegana desde 2008. Tiene experiencia plurianual dando charlas y talleres para difundir el conocimiento y conciencia relacionados con la alimentación vegana, sana, el respeto hacia los animales y el medio ambiente. Sus cursos, impartidos en América Central, del Sur, y en Italia, se caracterizan por la adopción de una metodología interactiva y dinámica, por el uso de ingredientes locales y fáciles de conseguir, y por el enfoque en preparaciones culinarias prácticas, sencillas, aptas para personas con diferentes niveles de experiencia.


Relacionado con Guía a la Alimentación Vegana para América Latina

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Guía a la Alimentación Vegana para América Latina - Attilio Altieri

Introducción

¿Por qué razón deberíamos interesarnos por la alimentación vegana? ¿Qué es exactamente la alimentación vegana? ¿Cómo se practica? ¿Qué sentido tiene plantear este tipo de alimentación en el contexto latinoamericano?

Cuando hablo de alimentación vegana me refiero a una manera de preparar comida basada en alimentos de origen vegetal. No es una moda, aunque últimamente se ha puesto de moda; no es una dieta, aunque uso a menudo la palabra dieta en mis artículos y en mis cursos; ni es un ejercicio filosófico abstracto, sino que es una práctica fundamentada, una elección que se basa en razones válidas que expresaré enseguida.

No es demasiado atrevido decir que la alimentación vegana es la alimentación del futuro. No quiero decir que sea inminente la adopción de este hábito por parte de las masas; más bien quiero decir que el veganismo es el único futuro posible. La carne y la industria de los lácteos son un lujo desproporcionado para este planeta, y usan más recursos de los que el planeta sea capaz de reproducir.

En este planeta hay muchos seres humanos, sin contar los animales, las plantas y los demás organismos, y si queremos convivir sin dominarnos, sin pobreza, sin explotarnos, sin abusar unos de otros, tenemos que cambiar algo. Son sabias las palabras de Gandhi, que decía: En el mundo hay recursos suficientes para satisfacer las necesidades de todos, pero no la codicia de unos pocos. Casi 80 años después estas palabras son más acertadas que nunca.

La industria de la carne es la causa principal de la deforestación, junto con la palma africana y los demás monocultivos. Es la fuente principal de emisión de gases con efecto invernadero, que promueven el cambio climático; y entre las causas principales del uso y contaminación del agua, y de la pérdida de biodiversidad a nivel mundial. Y pasa muy a menudo que las aldeas que se encuentran en las regiones ganaderas son las que registran los índices más elevados de desnutrición infantil.

Estamos en el medio de la epidemia de obesidad más grande en la historia de la humanidad, y también a principios de la que yo llamo la era de escasez de los micronutrientes. La obesidad como problema médico tiene sus consecuencias: mayor incidencia de diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, osteopatologías, entre otras; sin contar las demás enfermedades que tienen sus raíces en una alimentación inadecuada: artritis y otras enfermedades autoinmunes, alergias, asma, inflamación crónica, desnutrición, etc.

Las causas son múltiples. Muchas son relacionadas con los cambios que se han dado en las últimas décadas en el sector agro-industrial. Estas han hecho relativamente más disponibles las carnes, lácteos, granos refinados y grasas, en detrimento del consumo de frutas y verduras.

Las dietas basadas en alimentos de origen vegetal son la respuesta concreta para prevenir, contrarrestar y revertir estas epidemias de enfermedades. Y con respecto a la desnutrición, la alimentación vegana es la manera más efectiva de conseguir una variedad de nutrientes con una disponibilidad limitada de recursos económicos, siendo los vegetales los alimentos con la mayor cantidad de macro y micronutrientes por unidad de costo.

He nacido en Italia, y he sido educado a respetar y defender el sistema de welfare-state de tipo europeo, es decir, el uso de recursos públicos para costear el sistema de escuelas, hospitales y seguridad social, a beneficio de todos los ciudadanos.

En las últimas décadas la ideología neo-liberal ha ido privatizando el acceso a los recursos designados para cuidar la salud de la población. En otras palabras, las personas de escasos recursos han visto restringido su acceso al derecho humano a la salud, bajo el argumento de que hay demasiados gastos y no hay recursos suficientes para todos. Es evidente que este argumento alberga un egoísmo profundo y violento.

En el análisis de este marco coyuntural hay que tomar en cuenta varios factores: 1) el patrón de privatización dicho anteriormente; 2) las características de la medicina oficial-alopática, que suministra pastillas para contener los síntomas de las enfermedades, pero no se preocupa de erradicar las causas que las generan. En otras palabras, no es una medicina curativa, sino que mantiene en vida a personas enfermas; 2b) es una medicina sectorial, especializada, orientada a estudiar y analizar las enfermedades, y pierde como enfoque el tema de salud; 3) está aumentando la incidencia de las enfermedades crónicas que las estructuras médico-hospitalarias acostumbran tratar (de manera paliativa) por medio de pastillas.

¿Qué indicaciones podemos sacar de este análisis? Que si bien tenemos que exigir al estado el cumplimiento del derecho a la salud – inmortalizado en las Constituciones de todos los países del mundo; por otro lado, tenemos que saber que la respuesta concreta a los problemas expuestos viene del cambio de los hábitos individuales. Las enfermedades listadas anteriormente no se resuelven con las pastillas, sino con cambios profundos en la alimentación.

Las instituciones que quieran cumplir con sus deberes constitucionales podrían tal vez proporcionar pastillas y bypass vasculares gratuitos (porque es esto lo único que les queda por hacer, frente a un paciente reacio a abandonar las grasas y el azúcar), o tal vez podrían organizar campañas educativas de masas para modificar – otra vez – los consumos individuales, o podrían tal vez instituir impuestos sobre la venta y la publicidad de los productos dañinos.

Pero tal vez no lo van a hacer.

Por esta razón, no tenemos que esperar que las instituciones decidan hacer algo para nosotros, y sin perder más tiempo tenemos que accionar para evitar muertes prematuras y sufrimientos innecesarios. En otras palabras, tenemos que exigir que el estado trabaje para cuidar a su gente; pero también tenemos que actuar como si este cambio no fuera a ocurrir. La alimentación basada en alimentos de origen vegetal es la única solución para resolver este importante problema de salud pública y de derechos humanos.

Ultimo punto, pero no menos importante, es el asunto del respeto hacia la vida y el sufrimiento de los animales. ¿En qué mundo queremos vivir? ¿En un mundo donde se naturaliza la esclavitud y el abuso perpetrados en contra de seres que pueden sentir y sufrir igual que nosotros? ¿O en un mundo donde la hermandad y la empatía se extienden más allá de la frontera de la especie humana, y nos llevan a sentir compasión también hacia los animales que hoy enjaulamos y torturamos brutalmente? ¿No ha llegado el momento de poner un alto a la violencia? ¿A caso no tenemos ya suficiente? La alimentación vegana busca acabar con la explotación animal eliminando de la mesa las carnes, lácteos, huevos y los demás derivados de origen animal.

Pero el abuso hacia los animales no se manifiesta solo a través de la cocina, sino también en otros ámbitos. Por esto el veganismo rechaza y evita participar también de las otras formas de explotación animal: circos, corridas de toros, cosméticos y químicos probados en animales, cueros y pieles en el vestuario, etc.

Después de haber analizado todo esto, podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿tiene sentido proponer la alimentación vegana en el contexto latinoamericano? Mi respuesta es un rotundo , porque aquí aplica todo lo

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Guía a la Alimentación Vegana para América Latina

4.5
2 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    Excelente libro!!, lo recomiendo, facil, saludable y practico, te va encantar!!!