Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Diabetes guía médica y nutricional
Diabetes guía médica y nutricional
Diabetes guía médica y nutricional
Libro electrónico270 páginas3 horas

Diabetes guía médica y nutricional

Calificación: 4.5 de 5 estrellas

4.5/5

()

Información de este libro electrónico

Libro didáctico con múltiples recomendaciones para controlar la diabetes y mejorar la calidad de vida. Explica los diferentes tipos de diabetes, el control del peso y las complicaciones de la diabetes y cómo prevenirlas. ¡Excelentes capítulos sobre la nutrición y el ejercicio! ¡Extensa cobertura de los medicamentos orales y la insulina! El texto es complementado con imágenes y tablas que, junto con un glosario de términos médicos, lo hacen fácil de entender. Ideal para diabéticos, familiares que cuidan diabéticos y profesionales de la Salud.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento7 mar 2018
ISBN9781370050963
Diabetes guía médica y nutricional
Autor

Dr. Juan Luis Fernández

¡Hola! Soy médico con 25+ años de experiencia clínica, en los que he tratado a miles de personas con diabetes, sobrepeso y factores de riesgo cardiovascular. En estas páginas encontrarás las experiencias y conocimientos adquiridos en estos años. Espero que te sirvan de orientación. Mi recompensa será haber contribuido a mejorar tu salud.

Comentarios para Diabetes guía médica y nutricional

Calificación: 4.666666666666667 de 5 estrellas
4.5/5

3 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Diabetes guía médica y nutricional - Dr. Juan Luis Fernández

    Por qué escribí este libro

    La diabetes es la enfermedad que requiere la mayor participación del paciente para su manejo exitoso.

    Para cumplir bien sus roles, tanto el enfermo como sus familiares deben estar bien motivados y educados. Pero este es el aspecto más descuidado en el tratamiento de la diabetes.

    Anteriormente predominaba un esquema autoritario en el que el paciente asumía un rol de receptor pasivo de los cuidados médicos. Hoy día se le considera un ente activo que participa en la toma de decisiones que tienen que ver con su salud, apoyado por su equipo médico, del que él es el capitán.

    La educación del paciente redundará en enormes beneficios, tanto en salud como económicos, pues ayudaría a evitar las complicaciones, hospitalizaciones y cirugías, las cuales llevan a cuantiosos sufrimientos y gastos.

    Los médicos tenemos tiempo limitado y no le dedicamos lo suficiente a la educación de nuestros pacientes.

    ¡Con este libro intentamos llenar ese vacío!

    A mi hermano Gilberto, de quien aprendí de primera mano los retos que enfrentan día a día los diabéticos. Sin su ayuda y motivación, este libro no hubiera sido posible.

    Contenido

    Por qué escribí este libro

    Acerca del autor

    Introducción

    SECCIÓN I: DEFINICIÓN

    Capítulo 1: ¿Qué es la Diabetes?

    SECCIÓN II: TEORÍA Y HABILIDADES

    Capítulo 2: Diabetes Tipo 1

    Capítulo 3: Diabetes Tipo 2

    Capítulo 4: Síndrome Metabólico

    Capítulo 5: Diabetes y Embarazo

    Capítulo 6: La Vida Sexual en la Diabetes

    Capítulo 7: El laboratorio en la Diabetes

    Capítulo 8: Automedición de la Glucosa

    SECCIÓN IV: COMPLICACIONES DE LA DIABETES

    Capítulo 12: Complicaciones Agudas

    Capítulo 13: Complicaciones Crónicas

    SECCIÓN V: TRATAMIENTO DE LA DIABETES

    Capítulo 14: Educación

    Capítulo 15: Alimentación del Diabético

    Capítulo 16: Ejercicios Físicos

    Capítulo 17: Tratamiento con Insulina

    Capítulo 18: Medicamentos Orales

    SECCIÓN VI: APÉNDICES

    1: Glosario

    2: Referencias Bibliográficas

    Acerca del autor

    El Dr. Juan Luis Fernández se recibió de médico en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra de Santiago, República Dominicana, en 1980. En 1984 empezó su práctica médica privada en la ciudad de Boston, EE.UU.

    Durante su permanencia en esta ciudad, realizó cursos sobre Nutrición y Diabetes en la Universidad de Harvard, el Joslin Center y otras instituciones académicas.

    En 1998 regresó a su natal ciudad de Santiago, donde desde entonces mantiene su práctica médica, dedicada casi exclusivamente al tratamiento de la obesidad y la diabetes.

    Durante su carrera de 30 años, el Dr. Fernández ha tratado a miles de diabéticos con pasión y dedicación, poniendo énfasis en la educación de sus pacientes, que fue lo que inspiró la publicación de este libro.

    Ha publicado numerosos artículos médicos en periódicos, revistas y blogs. En 2005 escribió su primer libro, Adelgace saludablemente, y en el 2008 publicó la primera edición de Diabetes: guía médica y nutricional.

    Introducción

    En las últimas décadas hemos presenciado una explosión en la aparición de nuevos casos de diabetes, debido al incremento en la prevalencia de la obesidad, a su vez causado por la sobrealimentación y la inactividad física, y por el envejecimiento de la población.

    En España y América Latina, el 11-12% de la población adulta tiene diabetes, en contraste con el 7-8% en el resto del mundo. En muchos de nuestros países, hasta el 40% no ha sido diagnosticada, por lo que no recibe tratamiento.

    Muchos de estos pacientes eventualmente van al médico por primera vez al presentárseles complicaciones propias de esta enfermedad.

    Si a estas estadísticas les agregamos que la diabetes es la principal causa de ceguera en los adultos, de amputaciones y de insuficiencia renal, estaremos justificados en considerarla como una verdadera amenaza social.

    Los médicos a diario somos testigos de la tragedia humana a la que llevan las complicaciones de esta enfermedad: el dolor, la discapacidad, el aislamiento social, la disminución de la calidad de vida y, en el peor de los casos, la muerte prematura.

    No obstante lo anterior, hoy día la mayoría de los diabéticos puede llevar una vida normal y libre de complicaciones médicas. Para lograrlo contamos con una poderosa herramienta: el conocimiento.

    La motivación que nos llevó a escribir este libro fue la necesidad de llenar este vacío. Consecuentemente, hemos tratado de usar un lenguaje sencillo, accesible a todos, pero sin comprometer las exigencias de la exactitud de la ciencia. En algunos temas hemos profundizado con el objetivo de satisfacer la curiosidad de las mentes más inquisitivas, pero al alcance de las personas sin entrenamiento médico.

    Con fines didácticos, hemos agregado al final del libro un glosario con las definiciones pertinentes, que podrá consultar en cualquier momento.

    Hemos revisado y ampliado el manuscrito de la primera edición y, en especial, hemos incorporado las nuevas clases de medicamentos que han sido aprobadas desde entonces.

    Esperamos que con este trabajo lo ayudemos a lograr la diferencia entre salud y enfermedad. Pero debemos puntualizar que nunca debe ser visto como un sustituto de los consejos de su médico, sino como un complemento.

    Dr. Juan Luis Fernández

    Octubre de 2013

    SECCIÓN 1: DEFINICIÓN

    Capítulo 1

    ¿Qué es la Diabetes?

    La diabetes mellitus (o simplemente diabetes) es un grupo de enfermedades caracterizadas por el aumento de la concentración de glucosa, o azúcar, en la sangre, cuyo valor normal es de 70 a 100 mg/dl. Hablamos de diabetes cuando esta cantidad es mayor de 125 mg/dl. Personas con valores entre 100 y 125mg/dl se consideran pre-diabéticos.

    La glucosa aumenta en la sangre porque no puede entrar a las células, donde es utilizada como fuente de energía necesaria para que estas puedan realizar sus funciones y mantener la vida.

    Tipos de Diabetes

    Hay varios tipos de diabetes, los más comunes son: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. Ambos exhiben aumento de la glucosa en la sangre y comparten los mismos síntomas, pero el tratamiento es diferente. El 8% de los diabéticos son tipo 1, mientras que el 90% son del tipo 2. El restante 2% lo constituyen otras formas raras de diabetes. Otro tipo de diabetes es la gestacional, que afecta a las mujeres embarazadas, y desaparece al dar a luz. Después del embarazo, entre 5 a 10 % de estas mujeres serán diagnosticadas con diabetes tipo 2.

    A la diabetes tipo 1 se le llamaba insulino-dependiente o juvenil, porque la mitad de los enfermos son menores de 20 años, afectando incluso a niños de meses o muy pocos años de edad. En este tipo de diabetes, más del 90% de las células productoras de insulina del páncreas han sido destruidas por anticuerpos que produce nuestro propio organismo, por lo que estos pacientes tienen muy poca o ninguna insulina. Su tratamiento siempre depende de inyecciones de insulina.

    A la diabetes tipo 2 se le llamaba no insulino-dependiente o del adulto, porque la mayoría son mayores de 55 años y su frecuencia aumenta con la edad. Tiene un fuerte componente hereditario y se asocia con la obesidad y el sedentarismo. La mayoría de los diabéticos tipo 2 no tienen problemas con la secreción de insulina, sino que el organismo es resistente a su acción. Sabemos que mientras más grasa tenemos en el cuerpo, menos sensibles somos a la insulina. Muchos de estos pacientes se controlan con dieta y ejercicio. Algunos, además, necesitan tratamiento oral (pastillas), y otros, inyecciones de insulina, si su diabetes está avanzada. Comprendemos que esto conceptos pueden parecer confusos ahora, pero se aclararán en los capítulos de la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, respectivamente.

    Diabetes tipo 1

    Esta forma severa de diabetes afecta a personas que son genéticamente susceptibles, pero lo que produce la enfermedad son auto-anticuerpos (anticuerpos que por error atacan a nuestro propio cuerpo) que destruyen a las células betas del páncreas, que son las que producen insulina. Otros autoanticuerpos son dirigidos contra la insulina misma. Este proceso puede ocurrir después de una infección viral, como paperas por ejemplo, y los anticuerpos que se elaboran para eliminar el virus atacan además a las células productoras de insulina.

    La mitad de las veces la diabetes tipo 1 es diagnosticada antes de los 20 años, por lo que se le llamaba diabetes juvenil, pero puede empezar a cualquier edad. En contraste, la mitad de los casos de diabetes tipo 2 es diagnosticada después de los 55 años (American Diabetes Association, 2003). No hay medidas conocidas que ayuden a evitar la diabetes tipo 1.

    Diabetes tipo 2

    Los factores más importantes relacionados con la diabetes tipo 2 son: edad, genética, obesidad y nivel de actividad física. Esta enfermedad típicamente afecta a personas de más de 45 años y, como dijéramos en la sección anterior, la mitad de los casos son diagnosticados después de los 55 años de edad. Pero hoy día estamos viendo niños y adolescentes con esta afección, debido a la obesidad, lo que era raro en el pasado reciente.

    Es indudable que la diabetes tipo 2 tiene una fuerte influencia hereditaria y puede ser la explicación de que en la población latina de los Estados Unidos sea dos veces más frecuente que entre los blancos, y que en algunas tribus indígenas de aquel país alcance hasta un 50% de su población adulta.

    Si su padre, madre, o hermanos tienen diabetes tipo 2, las probabilidades de que usted la padezca en un futuro son mayores que en quienes no tengan familiares cercanos con ella.

    La obesidad es uno de los principales factores de riesgo que llevan a la diabetes tipo 2. El tipo de obesidad que se relaciona con la diabetes es la central o abdominal, que se caracteriza por acumulación de grasa mayormente en el abdomen. Es incluso más importante la forma de acumulación de la grasa que el peso global. Hemos observados diabéticos con la característica barriguita (beer belly) sin ser obesos.

    Si por el contrario llevamos una dieta saludable y una vida físicamente activa, las probabilidades de adquirir la enfermedad disminuyen.

    Mientras más factores de riesgo tengamos, mayores serán las probabilidades de adquirir la diabetes.

    Un extenso estudio (Programa de Prevención de la Diabetes) demostró que llevar una dieta baja en azúcares y grasas y seguir un estilo de vida físicamente activo, como caminar 150 minutos semanales, disminuye la aparición de la diabetes en personas de alto riesgo en un 58% en 3 años.

    Diabetes LADA

    LADA (diabetes latente autoinmune del adulto, por sus siglas en inglés) es un tipo de diabetes producida por autoanticuerpos que, por error, atacan y destruyen las células beta productoras de insulina del páncreas.

    Muchos médicos no están familiarizados con la diabetes LADA, por lo que muchos pacientes son inicialmente diagnosticados como diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2. Por tanto, podrían recibir un tratamiento inadecuado. Esta confusión parte del hecho de que la diabetes LADA tiene rasgos comunes tanto con una como con la otra. Por eso, algunos investigadores la llaman diabetes 1.5.

    Diferenciación con la diabetes tipo 1. La diabetes tipo 1 es también una enfermedad autoinmune, producida por mecanismos fisiopatológicos similares. Por esto, muchos investigadores consideran que LADA es una variedad de diabetes tipo 1.

    No obstante lo anterior, la mitad de los pacientes con diabetes tipo 1 tiene 20 años o menos, mientras que la mayoría de los pacientes con LADA son diagnosticados entre los 30-50 años de edad.

    La diabetes tipo 1 se desarrolla en corto tiempo, en cuestión de días o semanas, y el paciente se deteriora rápidamente. En contraste, LADA toma meses o años antes que el paciente presente síntomas, debido a que el páncreas continúa produciendo algo de insulina.

    Diferenciación con la diabetes tipo 2. En comparación con la diabetes tipo 2, los pacientes con LADA tienden a ser más jóvenes, más delgados y con peor control glucémico. La mitad de los pacientes con diabetes tipo 2 tiene 55 años o más. Si el paciente tiene una fuerte historia familiar de diabetes tipo 2 y obesidad, lo más probable es que se trate de diabetes tipo 2, aunque el paciente sea delgado. En caso de dudas se debe obtener una prueba de anticuerpos GADA.

    Debido a que LADA se desarrolla gradualmente, muchos pacientes son diagnosticados como diabetes tipo 2. El 9% de los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2, en verdad tienen LADA. La importancia de establecer un diagnóstico temprano es que los pacientes con LADA van a necesitar insulina más temprano que en la diabetes tipo 2.

    Diabetes MODY

    Otra variedad poco usual de diabetes es la MODY (maturity onset diabetes of the young, por sus siglas en inglés). Este tipo de diabetes afecta a niños, adolescentes y adultos jóvenes, pero puede ser diagnosticad hasta en los 50s. No es ni tipo 1 ni tipo 2. Se transmite por los genes en forma autosómica dominante (Islas y Lifshitz, 1999). Es decir, que de los 2 genes que heredamos de nuestros padres, sólo es necesario tener un gen anormal para padecer la enfermedad.

    Pueden encontrarse numerosos miembros de una familia afectados. La anomalía se encuentra en una deficiente producción de insulina, y no está relacionada con la obesidad ni con el sedentarismo.

    Algunos pacientes con diabetes MODY han sido diagnosticado como diabetes tipo 1, y tratado con insulina, para varios años más tarde descubrirse que todavía producen suficiente insulina, y que no tienen los anticuerpos típicos de la diabetes tipo 1.

    Otros son confundidos con diabetes tipo 2, pero el tratamiento puede ser diferente. Muchos de estos pacientes responden a dieta y ejercicio, mientras que otros, además, necesitan tratamiento oral con sulfonilureas, que aumentan la secreción de insulina.

    El diagnóstico requiere de pruebas genéticas especializadas.

    Síntomas de la diabetes

    Sin importar el tipo, los síntomas son los mismos y son ocasionados por demasiada glucosa en la sangre. Los más frecuentes son:

    * Orinar mucho

    * Orinar de noche

    * Mucha sed

    * Hambre exagerada

    * Pérdida de peso

    * Visión borrosa

    * Cansancio

    * Heridas que no cicatrizan bien

    * Infecciones en la piel

    * Picazón vaginal por infecciones por hongos

    Por supuesto, no todos los síntomas están siempre presentes.

    En la diabetes, la glucosa de la sangre no puede entrar a las diferentes células del cuerpo para su utilización, por lo que es eliminada a través de la orina; la glucosa atrae agua y por eso aumenta la cantidad de orina, lo que a su vez produce sed. Esto puede llevar a deshidratación y pérdida de peso.

    ¿Cómo diagnosticamos la diabetes?

    Mediante un análisis llamado glicemia (o glucemia), que simplemente mide la concentración de glucosa (o azúcar) en la sangre. Su valor normal en ayunas es de 70 a 100 mg/dl, que es lo que esperamos de una persona sin diabetes. Este test es positivo para diabetes cuando su resultado en ayunas es 126 mg/dl o más en por lo menos dos días diferentes.

    Cuando este valor oscila entre 100 y 125 mg/dl decimos que esa persona tiene prediabetes, lo que quiere decir que puede convertirse en diabetes en un futuro. Aunque muchas de estas personas nunca desarrollan diabetes, pueden sufrir de muchas de las complicaciones características de este padecimiento.

    Si usted tiene síntomas de diabetes y su médico prefiere no esperar hasta el siguiente día que esté en ayunas, se considera diabetes si su glicemia es de 200 mg/dl o más en cualquier hora del día. El diagnóstico debe ser confirmado con una glicemia en ayunas al día siguiente.

    Curva de tolerancia a la glucosa. Esta prueba es útil cuando el médico tiene dudas de si una persona tiene diabetes. Consiste en tomar una muestra de sangre para medir la glicemia en ayunas, seguida por la ingestión de una bebida que contiene 75 gramos de glucosa; dos horas más tarde se vuelve a medir la glicemia. Este análisis tiene como objetivo evaluar cómo el organismo metaboliza la glucosa. Si la glicemia medida a las dos horas es mayor de 200 mg/dl, se establece el diagnóstico de diabetes. Si el resultado cae entre 140 y 200 mg/dl, se considera prediabetes. Se considera normal cuando el resultado es menor de 140 mg/dl.

    Para ampliar más sobre este tema, consulte el capítulo El Laboratorio en la Diabetes.

    ¿A quiénes afecta la diabetes?

    Los factores de riesgo son diferentes para la diabetes tipo 1 y tipo 2. Las causas de la diabetes tipo 1 pueden ser genéticas, ambientales e inmunológicas.

    Para ambos tipos hay un componente hereditario; o sea, que si usted tiene un familiar cercano con cualquiera de los dos tipos, usted tiene mayor probabilidad de algún día padecer la enfermedad. Consecuentemente, la diabetes tipo 1 es más frecuente en la raza caucásica (blancos de origen europeo) que entre los negros, indígenas americanos o latinos. También la concordancia entre gemelos idénticos es del 40% para la diabetes tipo 1 y 90% para la diabetes tipo 2.

    Esto quiere decir que de cada 100 parejas de mellizos idénticos (que tienen los mismos genes) en el que por lo menos uno tiene diabetes tipo 1, el otro estará afectado en el 40% de los casos. En la diabetes 2 esta cifra aumenta al 90%. O sea, que el factor hereditario es más determinante en la diabetes tipo 2 que en la diabetes tipo 1.

    Volver al índice

    SECCIÓN II: LOS ALIMENTOS

    Capítulo 2

    Los Carbohidratos

    Introducción

    Los alimentos se dividen en: a) energéticos, y b) no energéticos, dependiendo de si contienen calorías o no. La caloría es la unidad de medida que usamos para determinar la cantidad de energía que contienen los alimentos.

    A su vez, los alimentos energéticos pueden ser: a)

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1