Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado

Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado

Leer la vista previa

Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado

valoraciones:
5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
76 páginas
1 hora
Publicado:
19 feb 2018
ISBN:
9781386508656
Formato:
Libro

Descripción

El pecado no solo es una desviación o inclinación hacia lo malo, propia de la naturaleza humana, es un argumento espiritual provocado por Satanás para tener derecho de operación e intervención entre la raza humana.

Dios no diseñó, ni creó el pecado para que cohabitara con el hombre. Por dos razones lo afirmamos y lo corroboramos con las mismas Escrituras,

Primero, la expresión, y vio Dios que era bueno, de cada uno de los primeros cinco días de la Creación de su obra, junto con el, y vio Dios que era bueno en gran manera, del sexto día, demuestra que en su diseño, Dios ordenó todas las cosas tan armoniosamente, de tal forma que algo desviado como el pecado y la maldad no tendrían cabida en ellas.

Segundo, las Escrituras dan claro testimonio de que Él sustenta todas las cosas. Si Él las sustenta, su Santidad no permite que se origine nada errado como el pecado y la maldad. Esto es un fundamento inalienable del Reino de los Cielos.

Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten:        Colosenses 1:17

Porque convenía que aquel por cuya causa son todas las cosas, y por el cual todas las cosas subsisten, habiendo de llevar a la gloria a muchos hijos, hiciese consumado por aflicciones al autor de la salud de ellos. Hebreos 2:10

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos, Hechos 17:24

El pecado no es creación de Dios, sino, satánica. Fue diseñada para por ella establecer y mantener al hombre en cautiverio. La epístola a los Romanos afirma que el pecado entró al mundo por un hombre.

De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron.      Romanos 5:12

El pecado no está en el mundo, está conviviendo dentro de la naturaleza humana. Las Escrituras dan testimonio que la Creación ha sido sujeta a vanidad,

Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, Romanos 8:20

Lo que significa que el pecado no es parte de la materia sino un mal endémico de la naturaleza humana. Esto nos conduce a entender que el pecado es una condición, no un estado.

Publicado:
19 feb 2018
ISBN:
9781386508656
Formato:
Libro

Sobre el autor

!Que la tierra sea llena del conocimiento de la Gloria de Dios! Soy pastor y maestro de la Palabra, ministro ordenado por la Gracia del Señor para el establecimiento y proclamación del Evangelio del Reino de los Cielos. Trabajo bajo un llamado apostólico y profético. Nuestro ministerio es de rompimiento y guerra espiritual. Enseñamos sobre la liberación de la esclavitud satánica por causa de derechos legales que hombres y mujeres le han entregado a los principados de maldad. Capacitamos sobre el tema de la liberación y expulsión de demonios, y sobre cómo levantar la maldicion de la tierra. I am a pastor, a teacher of the Word and a writer. The Lord called me to the ministry in the year 1982 and since that date, I have been involved in the proclamation of the Gospel of the Kingdom of God over the earth. I exercise the ministry of Deliverance jointly by my wife, the prophetess Yolanda Montoya. We operate on an Apostolic and Prophetic platform, with the commitment of instructing and correcting in the Righteousness of the Kingdom of Heaven. Our ministerial emphasis is on teaching about how to lift the curse from the earth, about the causes of the curse and about the weapons of spiritual warfare. You can visit also our English blog: www.earthenwarevessels.blog Be blessed ... to bless


Relacionado con Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado

Leer más de Pedro Montoya

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado - Pedro Montoya

Consagración

Sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere: la muerte no se enseñoreará más de él. Romanos 6:9

Contenido

Introducción: El Pecado y su Fundamento Espiritual

Tema 1: Denuncia la Maldad. Recursos de Guerra Espiritual

Denunciar la Incredulidad

Denunciar la Idolatría

Denunciar la Hechicería, Brujería y Santería

Denunciar la Maldad de quienes no tienen a Dios en su noticia

Tema 2: Sobre el Derecho Legal y su Forma de Operar

Definición

El texto de Isaías 49:24, 25

El texto de Génesis 3:14-19‎

‎¿Qué sucede con los países que sufren violencia y manifiestan patrones de Maldad?

Como cancelar el Derecho Legal

Tema 3: Los Pecados por Error, por Ingenuidad o por Omisión, y su Consecuencia Espiritual

Tema 4: ¿Somos todos tentados de la misma forma, y en igual magnitud?

La Tentación no consiste solo en Pecado‎

Los Niveles de Revelación activan la Tentación

La Tentación es provocada por Derechos Legales otorgados por romper la Justicia del Reino

Introducción: El Pecado y su Fundamento Espiritual

El pecado no solo es una desviación o inclinación hacia lo malo, propia de la naturaleza humana, es un argumento espiritual provocado por Satanás para tener derecho de operación e intervención entre la raza humana.

Dios no diseñó, ni creó el pecado para que cohabitara con el hombre. Por dos razones lo afirmamos y lo corroboramos con las mismas Escrituras,

Primero, la expresión, y vio Dios que era bueno, de cada uno de los primeros cinco días de la Creación de su obra, junto con el, y vio Dios que era bueno en gran manera, del sexto día, demuestra que en su diseño, Dios ordenó todas las cosas tan armoniosamente, de tal forma que algo desviado como el pecado y la maldad no tendrían cabida en ellas.

Segundo, las Escrituras dan claro testimonio de que Él sustenta todas las cosas. Si Él las sustenta, su Santidad no permite que se origine nada errado como el pecado y la maldad. Esto es un fundamento inalienable del Reino de los Cielos.

Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten:   Colosenses 1:17

Porque convenía que aquel por cuya causa son todas las cosas, y por el cual todas las cosas subsisten, habiendo de llevar a la gloria a muchos hijos, hiciese consumado por aflicciones al autor de la salud de ellos. Hebreos 2:10

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos,Hechos 17:24

El pecado no es creación de Dios, sino, satánica. Fue diseñada para por ella establecer y mantener al hombre en cautiverio. La epístola a los Romanos afirma que el pecado entró al mundo por un hombre.

De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron.   Romanos 5:12

El pecado no está en el mundo, está conviviendo dentro de la naturaleza humana. Las Escrituras dan testimonio que la Creación ha sido sujeta a vanidad,

Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, Romanos 8:20

Lo que significa que el pecado no es parte de la materia sino un mal endémico de la naturaleza humana. Esto nos conduce a entender que el pecado es una condición, no un estado.

Hablando acerca del fundamento del estado del pecado como condición de la naturaleza humana, el apóstol Pablo escribió lo que parece su testimonio en su lucha contra su condición pecaminosa,

Porque no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, éste hago. ²⁰Y si hago lo que no quiero, ya no lo obro yo, sino el pecado que mora en mí. ²¹Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal está en mí. ²²Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios: ²³Mas veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Guerra Espiritual contra los ‎Principados del Pecado

5.0
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores