Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ácido sulfúrico
Ácido sulfúrico
Ácido sulfúrico
Libro electrónico123 páginas1 hora

Ácido sulfúrico

Calificación: 3 de 5 estrellas

3/5

()

Información de este libro electrónico

El último grito en programas televisivos de entretenimiento se llama «Concentración». Por las calles de París se recluta a los participantes de este reality show, que serán trasladados al plató en vagones precintados como los que trasportaban a los judíos durante el exterminio nazi y, después, internados en un campo. Ante las cámaras de televisión, los prisioneros son golpeados y humillados. El clímax llega cada semana, cuando los telespectadores ejercen el televoto: desde sus casas pueden eliminar-ejecutar a uno de los participantes. Pannonique, una estudiante de gran belleza, es reclutada. Zdena, una mujer sin empleo, se enamora de ella. Una pareja fatal: la víctima y el verdugo. Cuando la audiencia tiene que votar sale a la luz el sadismo inconsciente del público que deplora el horror pero es incapaz de perderse una entrega. Una historia que sirve como crítica de un mundo brutal y crudo de hipocresía biempensante: un mundo en el que incluso la denuncia del sistema pertenece al sistema.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento12 ene 2007
ISBN9788433938879
Ácido sulfúrico
Autor

Amélie Nothomb

Amélie Nothomb nació en Kobe (Japón) en 1967. Proviene de una antigua familia de Bruselas, aunque pasó su infancia y adolescencia en Extremo Oriente, principalmente en China y Japón, donde su padre fue embajador; en la actualidad reside en París. Desde su primera novela, Higiene del asesino, se ha convertido en una de las autoras en lengua francesa más populares y con mayor proyección internacional. Anagrama ha publicado El sabotaje amoroso (Premios de la Vocation, Alain-Fournier y Chardonne), Estupor y temblores (Gran Premio de la Academia Francesa y Premio Internet, otorgado por los lectores internautas), Metafísica de los tubos (Premio Arcebispo Juan de San Clemente), Cosmética del enemigo, Diccionario de nombres propios, Antichrista, Biografía del hambre, Ácido sulfúrico, Diario de Golondrina, Ni de Eva ni de Adán (Premio de Flore), Ordeno y mando, Viaje de invierno, Una forma de vida, Matar al padre, Barba Azul, La nostalgia feliz, Pétronille, El crimen del conde Neville, Riquete el del Copete y Golpéate el corazón, hitos de «una frenética trayectoria prolífera de historias marcadas por la excentricidad, los sagaces y brillantes diálogos de guionista del Hollywood de los cuarenta y cincuenta, y un exquisito combinado de misterio, fantasía y absurdo siempre con una guinda de talento en su interior» (Javier Aparicio Maydeu, El País). En 2006 se le otorgó el Premio Cultural Leteo por el conjunto de su obra, y en 2008 el Gran Premio Jean Giono, asimismo por el conjunto de su obra.

Comentarios para Ácido sulfúrico

Calificación: 3.058201058201058 de 5 estrellas
3/5

189 clasificaciones5 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 3 de 5 estrellas
    3/5
    This is a slim novel just over 100 pages and a bizarre story. The author has created a reality TV show where Parisian's are taken off the street ,herded like cattle into trucks and into a TV set that resembles a concentration camp. Here the 'contestants' are forced to live like prisoners without the basic necessities whilst being watched by TV cameras. The author has written a dark satire on the state of humanity and the voracious appetite society has for reality TV and celebrity. It is quite chilling and probably not to everyone's liking but I would like to try this author again and from the reviews I have read this is not considered her best work.
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Una reflexión sobre la naturaleza humana. Una crítica a los medio basura. Un canto a la libertad.

    A 1 persona le pareció útil

  • Calificación: 4 de 5 estrellas
    4/5
    Amélie Nothomb has blown me away several times, and I always want (and half expect) her books to be bittersweet little gems with endings that give me goosebumps. But here I must admit I was pretty darn sceptical at first. She ventures into was must be considered very close to a dystopian cliché, especially in the genre's more recent years. In a near future France (of which we learn almost nothing) a reality TV show is rounding up random people, putting them in a concentration camp and televising their every move (Hoo-hum). The TV audience is voting who will be taken off the show and killed each day (Sigh). Not the freshest of ideas, is it? (And reading this almost directly after a real account from the holocaust didn't help either).But then she almost pulls it off! The psychological power struggle between the prisoner Pannonique (beacon of hope amongst the prisoners, which she struggles to cope with) and the guard Zdena (who becomes obsessed with learning Pannonique's real name) also feels worn at first, but Nothomb manages to twist and turn this theme until it seems fresh, exciting and full of nerve. She even finds a fresh take on the viewing public, by letting them not be bloodthirsty sadists, but rather appalled and full of empathy with the prisoners. It's precisely those feelings that make them tune in every night... The relationship between the viewers and their unknowing heroine Pannonique is the most interesting one in the book.Unfortunately, the ending disappointed. It feels to me in turn strained, constructed and overly distorted, and drags the book down with it. It stays clear of being mediocre, but I expect (there it is!) more from Mme Nothomb. If you haven't read her, I heartily recommend checking out Fear and tremling or Anti-Christa instead.
  • Calificación: 4 de 5 estrellas
    4/5
    I've tried combining the French and English versions but it isn't showing up SO I'm posting my review on both.

    Dear Reader,

    This is one of my favorite Authors of all time. Amélie has this magical way with words, and if you've been following my reviews, you'll know I'll gush about her until the day I die. Did I love this book? No, but I did like it. This might be the first Nothomb book that didn't take my breath away, and that's okay! I don't expect her to blow me away EVERY time. I want to, but realistically, the odds aren't in my favor. Haha, get it? Okay, so maybe that went over your head because I haven't mentioned what this book is about but after I do, you'll get the cheap Hunger Games reference.

    Sulphuric Acid plays with a theme that has been hashed out OVER and OVER again. Put yourself in the future, you've been kidnapped and brought to a prison, only to find out this is no ordinary prison. That's right, this prison is a TV Show, one where they tape everyone suffering and even their deaths. Recognize this? From the 80's movie "The Running Man", and the Japanese movie "Battle Royale" in 2000, to the book/movie franchise "The Hunger Games", each one of these has a similar plot line (almost like they've been copied off each other). There might even be others, who knows. What I really love... is that this novel came out in 1999, which pre-dates almost all those I've mentioned (The Running Man came before).

    Getting back to Nothomb, she usually writes novellas and this is one of those at only 127 pages. She clearly had a statement with this book, she wanted to show the disgust of the viewers (the public). The one thing that stood out from this book and those other books/movies, was the idea that the finger should be pointed at the source. For example, in The Hunger Games, Katniss clearly throws her effort into overthrowing the makers behind the show. What Nothomb wants her reader to understand is that the ones behind the show are not the bad guys, we are. If we watch these horrible shows, the public is giving it fuel. I found this difference to be really interesting. It almost serves as a warning, let's stop complaining about the media throwing disgusting things down our throats (be it the news or those stupid reality shows). Let's stop watching them and see if the content will change.

    If that's not enough, Nothomb also does in 120 pages what wasn't done with any of the others. She gives us a perfect example of kindness, love and patience. The main character is awe inspiring in her spirit and how she patiently takes what is given to her (none of it good). She doesn't give any satisfaction to her abusers and in turn wins the heart of the public. There is a lot to learn from her ways, and I don't know if I would have responded well to the book without her. If this is your first Nothumb, pick up one of her others first. If you've experienced her and she wasn't your cup of tea (who are you?!?) I would suggest trying this and seeing if this does it for you. Point being, I found Sulphuric Acid to be different from her other work. Not bad though, I don't think she is capable of writing anything bad.

    Happy Reading,
    AmberBug
  • Calificación: 4 de 5 estrellas
    4/5
    This novella/parable/fable whatever it might be called lasted precisely as long as my cappuccino. I suspect it would take considerably longer to completely understand its meaning.Set in a futuristic Europe where reality TV is properly scouring the depths with a sort of televised death camp with victims rounded up at random. It’s the sort of terrain visited by DBC Pierre’s ‘Vernon God Little’ but this is rather more serious in its tone. There is clearly some religious/war symbolism going on, though for me the most telling image was of the audience – 100% viewership at moments of high drama, with even people without TV sets going round to their neighbours to watch the programme, later having the hypocrisy to condemn it. My first thought was: what of the politicians who had permitted it to happen? Yet politicians are supposedly the embodied will of the people, and as such who should anger be directed at? And would the will of the people allow such a programme to be made? Short book but many, many questions.

Vista previa del libro

Ácido sulfúrico - Amélie Nothomb

Índice

Portada

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte

Quinta parte

Créditos

Primera parte

Llegó el momento en que el sufrimiento de los demás ya no les bastó: tuvieron que convertirlo en espectáculo.

No era necesaria ninguna cualificación para ser detenido. Las redadas se producían en cualquier lugar: se llevaban a todo el mundo, sin derogación posible. El único criterio era ser humano.

Aquella mañana, Pannonique había salido a pasear por el Jardín Botánico. Los organizadores llegaron y peinaron minuciosamente el parque. De pronto, la joven se encontró dentro de un camión.

Eso ocurrió antes del primer programa: la gente todavía no sabía qué les iba a ocurrir. Se indignaban. En la estación, les amontonaron en vagones de ganado. Pannonique vio que les estaban filmando: varias cámaras los escoltaban, sin perder ni el más mínimo detalle de su angustia.

Entonces comprendió que rebelarse no sólo no serviría de nada sino que resultaría telegénico. Así pues, durante todo el viaje se mantuvo fría e inmóvil como el mármol. A su alrededor, lloraban niños, gruñían adultos y se sofocaban ancianos.

Les desembarcaron en un campo parecido a los no tan lejanos campos de deportación nazis, con una diferencia nada baladí: habían instalado cámaras por todas partes.

Para ser organizador tampoco era necesaria ninguna cualificación. Los jefes hacían desfilar a los candidatos y seleccionaban a aquellos que tenían «un rostro más significativo». Luego había que responder a cuestionarios de actitud.

Zdena, que en su vida había aprobado un examen, fue admitida. Experimentó un inmenso orgullo. En adelante, podría decir que trabajaba en televisión. Con veinte años, sin estudios, un primer empleo: finalmente su círculo íntimo iba a dejar de burlarse de ella.

Le explicaron los principios del programa. Los responsables le preguntaron si le resultaban chocantes.

–No. Es fuerte –respondió ella.

Pensativo, el cazatalentos le dijo que se trataba exactamente de eso.

–Es lo que la gente quiere –añadió–. El cuento y el tongo se han acabado.

Superó otros tests en los que demostró que era capaz de golpear a desconocidos, de vociferar insultos gratuitos, de imponer su autoridad, de no dejarse conmover por las lamentaciones.

–Lo que cuenta es el respeto del público –dijo uno de los responsables–. Ningún espectador se merece nuestro desprecio.

Zdena asintió.

Le atribuyeron el grado de kapo.

–Te llamaremos kapo Zdena –le dijeron.

El término militar le gustó.

–Menuda pinta, kapo Zdena –le lanzó a su propio reflejo en el espejo.

Ni siquiera se dio cuenta de que ya estaba siendo filmada.

Los periódicos no hablaban de otra cosa. Los editoriales estaban al rojo vivo, las grandes conciencias pusieron el grito en el cielo.

El público, en cambio, pidió más desde la primera entrega. El programa, que llevaba la sobria denominación de Concentración, obtuvo un récord de audiencia. Nunca el horror había causado una impresión tan directa.

«Algo está ocurriendo», comentaba la gente.

A la cámara no le faltaban cosas que filmar. Paseaba sus múltiples ojos por los barracones en los que los prisioneros estaban encerrados: letrinas, amuebladas con jergones superpuestos. El comentarista destacaba el olor a orina y el húmedo frío que, por desgracia, la televisión no podía transmitir.

Cada kapo tuvo derecho a algunos minutos de presentación.

Zdena no daba crédito. Durante más de quinientos segundos, la cámara sólo tendría ojos para ella. Y aquel ojo sintético presagiaba millones de ojos de verdad.

–No desaprovechéis esta oportunidad de mostraros simpáticos –les dijo un organizador a los kapos–. El público os ve como unas bestias primarias: demostradles que sois humanos.

–Tampoco olvidéis que la televisión puede ser una tribuna para aquellos de vosotros que tengáis ideas, ideales –apuntó otro con una sonrisa perversa que era la viva expresión de todas las atrocidades que esperaba oírles proferir.

Zdena se preguntó si tenía ideas. La confusión que bullía dentro de su cabeza y que ella denominaba pomposamente su pensamiento no la aturdió hasta el punto de concluir con una afirmación. Pero pensó que no tendría ninguna dificultad para inspirar simpatía.

Es una ingenuidad corriente: la gente ignora hasta qué punto la televisión les afea. Zdena preparó su discurso delante del espejo sin darse cuenta de que la cámara no tendría con ella la indulgencia de su propio reflejo.

Los espectadores esperaban con impaciencia la secuencia de los kapos: sabían que podrían odiarlos y que se lo habrían buscado, que incluso iban a proporcionarles un excedente de argumentos para su execración.

No les decepcionaron. En su más abyecta mediocridad, las declaraciones de los kapos superaron sus expectativas.

Sintieron una especial repulsión por una joven de rostro irregularmente anguloso llamada Zdena.

–Tengo veinte años, intento acumular experiencias –dijo–. No hay que tener prejuicios respecto a Concentración. De hecho, creo que nunca hay que juzgar, porque ¿quiénes somos nosotros para juzgar a nadie? Cuando termine este programa, dentro de un año, tendrá sentido sacar conclusiones. Ahora no. Sé que habrá quien opine que lo que aquí se le hace a la gente no es normal. Pero yo les hago la siguiente pregunta: ¿qué es la normalidad? ¿Qué es el bien y el mal? Algo cultural.

–Pero kapo Zdena –intervino el organizador–, ¿le gustaría sufrir lo que sufren los prisioneros?

–Es una pregunta deshonesta. En primer lugar, no sabemos lo que piensan los detenidos, ya que los organizadores no se lo preguntan. Incluso puede que no piensen nada.

–Cuando cortas un pez vivo tampoco grita. ¿Eso le lleva a concluir que no sufre, kapo Zdena?

–Ésa sí que es buena, me la apunto –dijo con una carcajada que intentaba provocar adhesiones–. ¿Sabe?, creo que si están en la cárcel es por algo. Digan lo que digan, creo que no es una casualidad si uno acaba aterrizando con los débiles. Lo que constato es que yo, que no soy ninguna blandengue, estoy del lado de los fuertes. En la escuela ya era así. En el patio, había el lado de las niñitas y de los moninos, yo nunca estuve con ellos, estaba con los duros. Nunca he buscado que nadie se apiade de mí.

–¿Cree que los prisioneros intentan despertar la compasión de los demás?

–Está claro. Les ha tocado el papel de buenos.

–Muy bien, kapo Zdena. Gracias por su sinceridad.

La joven salió del campo de la cámara, encantada con lo que acababa de decir. Ni ella misma sabía que tuviera tantos pensamientos. Disfrutó de la excelente impresión que iba a producir.

Los periódicos no ahorraron invectivas contra el cinismo nihilista de los kapos y en particular de la kapo Zdena, cuyas opiniones en tono de superioridad produjeron consternación. Los editorialistas coincidieron varias veces sobre esa perla que atribuía el papel de bueno a los prisioneros: las cartas al director hablaron de estupidez autocomplaciente y de indulgencia humana.

Zdena no comprendió para nada el desprecio de que era objeto. En ningún momento pensó haberse expresado mal. Llegó a la conclusión de que simplemente los espectadores y los periodistas eran unos burgueses que le reprochaban sus pocos estudios; atribuyó su reacción al odio hacia el proletariado lumpen. «¡Y pensar que yo los respeto!», se dijo.

De hecho, dejó de respetarlos muy deprisa. Su estima se dirigió hacia los organizadores, con exclusión del resto del mundo. «Ellos por lo menos no me juzgan. La prueba es que me pagan. Y que me pagan bien.» Un error en cada frase: los jefes despreciaban a Zdena. Le tomaban el pelo, y a base de bien.

Al contrario, si hubiera existido la más remota posibilidad de que uno u

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1