Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Dejemos la historia clara
Dejemos la historia clara
Dejemos la historia clara
Libro electrónico112 páginas1 hora

Dejemos la historia clara

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

¿Acaso todo lo que está escrito en un libro de historia es verdad?

 

Clara ama los libros y las historias que estos le cuentan. ¿Qué niño no sueña con ser un héroe de adulto? Por fin se le presenta la oportunidad y no lo duda: encontrará la verdad para salvar a su reino. Pronto descubre que las mentiras no siempre las dicen los malos de la historia. Después de todo, ¿no fue mentir lo primero que se le ocurrió para salvar su vida y la de su amigo?

 

Acompaña a Clara en su viaje por la historia y descubre sus mentiras y sus verdades. Comienza a leer ya mismo.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento24 jun 2017
ISBN9781386894407
Dejemos la historia clara
Leer la vista previa
Autor

Lorena A. Falcón

📝 Creadora de libros diferentes con personajes que no olvidarás. 🙃 Soy una escritora argentina, nacida y radicada en Buenos Aires. Amante de los libros desde pequeña, escribo en mis ratos libres: por las noches o, a veces, durante el almuerzo (las mañanas son para dormir). Claro que primero tengo que ser capaz de soltar el libro del momento. Siempre sueño despierta y me tropiezo constantemente.  📚 Novelas, novelettes, cuentos... mi pasión es crear. Me encuentras en: https://linktr.ee/unaescritoraysuslibros https://twitter.com/Recorridohastam https://www.instagram.com/unaescritoraysuslibros http://www.pinterest.com/unaescritoraysuslibros

Lee más de Lorena A. Falcón

Relacionado con Dejemos la historia clara

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Dejemos la historia clara

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Dejemos la historia clara - Lorena A. Falcón

    DEJEMOS LA HISTORIA CLARA

    Lorena A. Falcón

    Copyright © 2017 Lorena A. Falcón

    Primera edición.

    Todos los derechos reservados.

    Cover Design by James, GoOnWrite.com

    Último lanzamiento

    Los tres ciclos

    Tres razas, dos soles, un planeta.

    Ella despertó y descubrió un secreto.

    Él vio su camino torcerse a la mitad.

    Ello se negó a dormir y olvidar.

    Todos buscaban sobrevivir.

    Ya disponible en estas tiendas.

    ______________________________

    Libros de la autora

    Brujas anónimas

    Brujas anónimas - Libro I - El comienzo

    Brujas anónimas - Libro II - La búsqueda

    Brujas anónimas - Libro III - La pérdida

    Brujas anónimas - Libro IV - El regreso

    Conflictos universales

    Libro I - Un último conflicto

    Libro II - Un conflicto sin fin

    Libro III - Todos los conflictos

    Libro IV - El único conflicto

    El reino entre las nieblas

    Libro I - Un camino marcado

    Libro II - Un bosque confuso

    Libro III - Un reino olvidado

    Crónicas de la espada viviente

    Libro I - La hija del anochecer

    Novelas - Tomos únicos

    La torre hundida

    Antifaces

    Dejemos la historia clara

    El despertar de las gárgolas

    La hermandad permanente

    Todas mis partes

    Intercambios

    Vidas paralelas, destinos cruzados

    Decisiones

    Número privado

    Matices de la magia

    La invasión

    Transformación

    Los tres ciclos

    Cuentos

    Por un par de alas

    Todo o nada

    Una idea simple - A simple idea

    Alrededor del reloj

    Monstruos al acecho

    Fases

    No ficción

    ¿Quieres escribir una novela?

    ¿Quieres escribir un cuento?

    Mi primera novela cumple diez años

    Visita la página de Lorena A. Falcón

    Novedad

    Número privado

    ¿Te animas a contestar esa llamada?

    El celular vibra mientras Mona observa la pantalla: Número privado.

    Contesta.

    Ahora Mona debe huir de aquello que está del otro lado de la línea.

    La realidad se desdibuja a la vez que intenta mantenerse con vida y descubrir quién la persigue.

    Y el celular no deja de sonar.

    Disponible en estas tiendas.

    ______________________________

    Capítulo I

    Hacía solo unos días que lo había descubierto. Nada más que unos días y no podía pensar en otra cosa, como si toda su vida no hubiera sido más que ese descubrimiento y lo que sucedería después. Porque sabía lo que debía hacer: lo correcto.

    Clara miró alrededor. La biblioteca estaba en silencio, pero ella sabía que eso era engañoso. El lugar podía parecer vacío, darle a uno la sensación de ser la última persona en el mundo; sin embargo, luego de años de trabajar allí, ella sabía que las personas se ocultaban en los lugares más insospechados. Sobre todo, el bibliotecario en jefe, quien la había instruido.

    «¿Podré confiar en él?», se preguntó a la vez que se mordía el labio inferior. No estaba segura, pero sí sabía que necesitaba a alguien, no podría hacer eso sola.

    Cerró el libro que tenía enfrente y guardó su cuaderno de apuntes. Miró hacia todos lados otra vez y se levantó para guardar los libros que había consultado.

    —¿Ya has terminado? —La voz a su espalda no fue más que un murmullo, pero ella saltó como si le hubieran gritado.

    —Sí, ya me voy a retirar, a menos que usted necesite algo más… —Elevó la entonación de esa última palabra para transformar la frase en una pregunta.

    El hombre que se erguía frente a ella era inusitadamente alto y enjuto.

    —No, eso será todo por hoy.

    Se dio la vuelta y se alejó con su andar silencioso y raudo, como si se deslizara a unos centímetros del piso.

    Ella lo observó hasta que se perdió entre los pasillos y luego dio la vuelta para seguir su propio camino.

    Aunque todavía la noche estaba lejos, el mundo fuera estaba ya a oscuras. El invierno lo acortaba todo, como si las vidas no fueran lo bastante fuertes para brillar a través de su bruma.

    Ella anduvo con presteza a través de las calles que ya conocía y nunca miraba. Había pocas personas a su alrededor, ninguna prestaba atención más que a sus propios pasos. El viento arreciaba contra todos y se afanaba con los más débiles.

    Cruzó las calles hasta alcanzar aquellas por las cuales ningún medio de transporte se aventuraba y llegó hasta la casa donde alquilaba una habitación. La luz del comedor brillaba con un tono amarillento a través de las raídas cortinas.

    Ella tenía su propio acceso por la puerta trasera. A veces pasaba semanas enteras sin ver a sus caseros, era lo que más le gustaba de su acomodación. Ellos la dejaban tranquila siempre y cuando pagara la renta con puntualidad. Tenía todo lo necesario en la habitación, incluso un anafe pequeño, solo compartía el baño. Pero ya conocía los horarios de la pareja y los evitaba con facilidad.

    Tras cerrar la puerta se apresuró a prender la estufa y calentarse las manos. Esperó a tenerlas completamente secas antes de sacar su cuaderno y dejarlo sobre la única mesa. Lo observó conteniendo la respiración.

    Allí estaba uno de los secretos más peligrosos del reino.

    Se paseó por la pequeña habitación varias veces y se detuvo otras tantas. Cada vez que se paraba, sus ojos iban hacia el cuaderno que estaba sobre la mesa. Y mentalmente hacia el fragmento de pergamino que estaba dentro de este. Había hecho una copia, pero aun así había tomado el original y lo había traído con ella.

    —¿Quién lo extrañaría? —murmuró mientras se retorcía los dedos.

    No pensaba que nadie lo hiciera. Todavía no podía creer que lo hubiera encontrado casi por casualidad entre los textos de libre consulta. ¿Cómo puede ser que nadie más lo hubiera visto? Tal vez no le habían prestado la suficiente atención, pero ella sí. Lo había relacionado con otras lecturas, con cientos de rumores que había oído desde niña, algunos de los cuales había podido confirmar cuando comenzó a trabajar en la biblioteca. Y también con otras opiniones que se formó por sí misma después de leer muchos libros.

    Había disconformidad en el reino, historias sobre pasados mejores, pero ella nunca había creído que todo estuviera tan mal hasta que leyó ese pergamino y, por fin, supo la verdad.

    «Pero ahora todo tiene sentido, por eso las cosas no funcionan, no pueden hacerlo

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1