Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia

Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia

Leer la vista previa

Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia

valoraciones:
5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
122 páginas
59 minutos
Publicado:
17 nov 2017
ISBN:
9781683255529
Formato:
Libro

Descripción

Una mano puede denotar amabilidad, autoridad, timidez, generosidad o cualquier otro rasgo que defina a una persona, por muy escondido que esté. Basada en la experiencia acumulada con los años, la quiromancia es una verdadera ciencia que no sólo desvela el presente o el pasado y predice detalles del futuro, sino que estudia las líneas y montes de las palmas de las manos para ofrecer una lectura sobre la forma de ser y la personalidad de cada uno. Esta obra le revela con claridad y precisión los distintos métodos que existen para interpretar los signos de la mano. Además, aprenderá a analizar el conjunto de la mano, incluyendo los dedos y las muñecas, para conocerse y conocer a los demás. Iniciar en los grandes temas del esoterismo y del hermetismo es el objetivo de las obras de esta colección, así como favorecer la mejora del autoconocimiento personal y el descubrimiento del universo que nos rodea.
Publicado:
17 nov 2017
ISBN:
9781683255529
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia - Charles Mistri

ramificaciones

Introducción

La quiromancia es una ciencia que estudia la mano con el objetivo de completar el análisis de un individuo. Ya desde el amanecer de los tiempos, la mano se ha considerado un símbolo de fuerza y poder, pues es una representación en miniatura del hombre. Mediante su armonía y la voluntad que transmite al exterior, forma parte del mundo. El estudio de la mano nos revela que el cuerpo no es exclusivamente una fuente de instintos egoístas y que el espíritu no sólo alberga sentimientos nobles. Podemos observar el comportamiento y la actitud de una persona para saber si es materialista o espiritualista, pero siempre cabe la posibilidad de que dicha actitud sea estudiada y dicho comportamiento, fingido. En cambio, la información que revela la lectura de la mano no puede, bajo ninguna circunstancia, ocultarse ni disimularse.

La quiromancia no sólo pretende desvelar el presente y el pasado, sino que además predice detalles acerca del futuro de una persona; asimismo, examina las características de la mano y de las líneas inscritas en su palma, con el objetivo de ofrecer indicaciones válidas a un individuo, que será libre de seguirlas o no. Esta obra no se centra exclusivamente en las líneas de la palma, sino en el análisis del conjunto de la mano, incluidas las falanges de los dedos y las muñecas.

La forma y las marcas de una mano no revelan únicamente el futuro, sino que también arrojan un poco de luz acerca del carácter y las tendencias más o menos manifiestas de una persona. Las líneas inscritas en las yemas de los dedos, conocidas como huellas dactilares, forman un diseño exclusivo y constituyen un método de identificación personal. Del mismo modo, los signos y las líneas inscritas en la mano son únicos y, por lo tanto, nunca encontrará dos líneas de la vida ni dos montes de Mercurio idénticos. El hecho de saber con certeza que nuestras manos son distintas a las de nuestros semejantes significa que también nuestro destino, inscrito en la palma de la mano, será siempre exclusivo y diferente al de cualquier otro ser humano.

En lo que respecta a las relaciones con los demás, una mano podrá denotar amabilidad, autoridad, timidez, generosidad o cualquier otro rasgo de carácter que defina a una persona, por muy escondido o camuflado que esté.

Apretón de manos

Un apretón de manos transmite un primer mensaje, positivo o negativo, acerca de la persona a la que se acaba de conocer porque, como ya hemos dicho con anterioridad, no existen dos manos iguales. Los diferentes rasgos, más o menos evidentes, de la mano determinan el carácter, las inclinaciones, los gustos, las enfermedades y demás detalles que conciernen a la vida fisiológica y psicológica de un individuo.

Las manos pueden ser gruesas, finas, alargadas, pequeñas, etc. Por su parte, la piel puede ser áspera o suave; los dedos, cortos y regordetes, o largos y delgados; las uñas, largas, ovaladas, pálidas, rosadas... Todos estos detalles pueden indicarnos con claridad qué tipo de persona tenemos delante.

Para conocer de forma rápida las principales características de una persona a la que nos acaban de presentar, no hay nada como un apretón de manos. Por ejemplo, alguien que nos tiende la mano con vigor, fuerza y, quizá, demasiada energía sin duda será decidida, práctica y activa. En cambio, aquel que nos la dé con suavidad y sin apenas energía, antes de retirarla en el acto, sin duda será perezoso, poco sincero y de carácter débil. Cabe señalar que ciertos individuos que tienden la mano de esta forma carecen de los defectos que acabamos de indicar y, en realidad, son sensibles, tímidos, idealistas y honestos, aunque siguen careciendo de fuerza de voluntad. Las personas recelosas, envidiosas y vengativas suelen dar la mano con desgana y la retiran de inmediato, como si temieran que se la fueran a robar.

Los sujetos sensuales la tienden con suavidad y dulzura, y mantienen el apretón un instante, mirando a los ojos a su interlocutor. Un individuo miedoso, tímido e indeciso ofrecerá sólo los dedos y sacudirá la mano de su interlocutor brevemente, antes de soltarla enseguida, como si lamentara haberla tocado.

Las personas generosas, entusiastas, cordiales y que inspiran simpatía tienden la mano con la palma bien abierta y sacuden vigorosamente el brazo de su interlocutor. Este gesto muestra un deseo evidente de establecer un contacto rápido y amable, de simpatía y afecto recíprocos.

Los avaros dan la mano con recelo y la retiran al instante. El contacto que mantienen siempre es fugaz. Por su parte, las personas envidiosas suelen mostrarse reticentes al tender la mano.

Los perezosos suelen saludar sin dar un apretón de manos, mientras que aquellos que no están seguros de sí mismos acercan sólo los dedos y los retiran al instante. Las personas superficiales chocan la mano con rapidez y sin apenas establecer contacto, y aquellas que están seguras de sí mismas no suelen tener la necesidad de saludar con un apretón de manos... Y podemos seguir hasta el infinito, evocando todos los matices posibles.

Todo ser humano posee su propia personalidad, que está definida por las cualidades o los defectos que determinan su carácter. Dicha personalidad se refleja sobre todo en el cumplimiento cotidiano de los ritos impuestos por la tradición, como el apretón de manos. Mediante este

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Entre en... el misterioso mundo de la quiromancia

5.0
2 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    Excelente explicacion de una manera sencilla pero de un trabajo profundo