Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ascenso y ocaso del chavismo

Ascenso y ocaso del chavismo

Leer la vista previa

Ascenso y ocaso del chavismo

Longitud:
170 páginas
17 horas
Publicado:
8 sept 2017
ISBN:
9789874402073
Formato:
Libro

Descripción

(english below)
Este trabajo reúne una serie de artículos y cartas publicadas en 2013 y 2014 que dan cuenta de la bancarrota de la Revolución Bolivariana en Venezuela.
La situación que se vive allí ha despertado gran atención en amplias franjas de la clase trabajadora. Lo que hace 15 años el castrismo y la izquierda mundial presentaron pérfidamente como “socialismo del siglo XXI” hoy es una pesadilla para las masas explotadas. Es el final de una tragedia: el ocaso del chavismo, Venezuela entregada al imperialismo, al FMI y los grandes bancos de Wall Street, mientras los trabajadores se amontonan en la basura buscando algo de comida entre los desechos y la oligarquía intenta volver al poder con la MUD.
Este es el desenlace contemplado por el marxismo para todo experimento nacionalista burgués en el mundo colonial y semicolonial desde que la Oposición de Izquierda de la III Internacional sacó las lecciones de la Revolución China de 1925-27. Como toda clase poseedora, las burguesías nativas les temen más a la clase obrera que al imperialismo, ante quien terminan rindiéndose y pactando tarde o temprano.
Revelar la mecánica interna de este proceso histórico es el objeto de “Ascenso y ocaso del chavismo”, que aborda la cuestión con el método del marxismo, en documentos elaborados al calor de los acontecimientos, sin falso objetivismo, reflejando la intervención viva de los socialistas revolucionarios en los acontecimientos, contra los programas de colaboración de clases de la izquierda venezolana y mundial.
La plena confirmación de las caracterizaciones y pronósticos planteados en estos artículos demuestran la superioridad teórica del marxismo como método científico, no sólo para orientarse en política revolucionaria sino también para comprender los grandes fenómenos sociales del capitalismo moderno.

.................................................................................................................................................................................................................

This paper brings together a series of articles and letters published in 2013 and 2014, which account for the bankruptcy of the Bolivarian Revolution in Venezuela.
The situation there attracted a great deal of attention from big factions the working class. What 15 years ago Castroism and the world left perfidiously presented as "Socialism of the 21st Century", today it is a nightmare for the exploited masses. It is the end of a tragedy: the decline of Chavism, Venezuela delivered to imperialism, the IMF and the big banks of Wall Street, while workers pile up in the trash looking for some food among the waste and the oligarchy –through MUD- tries to return to power.
This is the outcome contemplated by Marxism for any bourgeois nationalist experiment in the colonial and semicolonial world, since the Left Opposition of the Third International drew lessons from the Chinese Revolution of 1925-27. Like all possessing classes, native bourgeoisies are more afraid of the working class than of imperialism, before whom they end up giving up and agreeing sooner or later.
Revealing the internal mechanics of this historical process is the object of "Rise and decline of Chavism," which addresses the question with the method of Marxism, in documents prepared in the heat of events, without false objectivism, reflecting the lively intervention of the Socialists Revolutionaries in the events, against the programs of class collaboration of the Venezuelan and world-wide left.
The full confirmation of the characterizations and forecasts presented in these articles demonstrates the theoretical superiority of Marxism as a scientific method; not only to orientate itself in revolutionary politics but also to understand the great social phenomena of modern capitalism.

Publicado:
8 sept 2017
ISBN:
9789874402073
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Ascenso y ocaso del chavismo

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Ascenso y ocaso del chavismo - Cuadernos Socialistas

PRESENTACIÓN

Este trabajo reúne una serie de artículos y cartas publicadas entre 2013 y 2014 -en El Organizador Obrero Internacional y en el sitio web www.flti-ci.org, órganos de la Fracción Leninista Trotskista Internacional- que dan cuenta de la bancarrota de la Revolución Bolivariana en Venezuela.

La situación que se vive allí ha despertado gran atención en amplias franjas de la clase trabajadora. Lo que hace 15 años el castrismo y la izquierda mundial presentaron pérfidamente como socialismo del siglo XXI hoy es una pesadilla para las masas explotadas. Es el final de una tragedia: el ocaso del chavismo, Venezuela entregada al imperialismo, al FMI y los grandes bancos de Wall Street, mientras los trabajadores se amontonan en la basura buscando algo de comida entre los desechos y la oligarquía intenta volver al poder con la MUD.

Este es el desenlace contemplado por el marxismo para todo experimento nacionalista burgués en el mundo colonial y semicolonial desde que la Oposición de Izquierda de la III Internacional sacó las lecciones de la Revolución China de 1925-27. Como toda clase poseedora, las burguesías nativas les temen más a la clase obrera que al imperialismo, ante quien terminan rindiéndose y pactando tarde o temprano.

El chavismo ascendió hace casi 20 años como fenómeno nacionalista burgués de expropiación de la revolución obrera y campesina en América Latina, con una política de engaño, de colaboración de clases, impulsada junto a Castro y el stalinismo desde el Foro Social Mundial. Chávez jugaba el papel de agente indirecto del imperialismo, defendiendo la propiedad privada contra la revolución, mientras utilizaba a las masas, a las que controlaba de forma férrea, para disputarle al imperialismo una tajada mayor de la renta petrolera por este servicio. Pero apenas logró derrotar a las masas, el chavismo cumplió su rol histórico e inevitablemente devino en un instrumento directo del imperialismo yanqui.

Ese es el verdadero carácter de los últimos años del gobierno de Chávez y de Maduro: tras estrangular la lucha antiimperialista iniciada en el Caracazo, la burguesía nativa bolivariana pactó con Obama y la oligarquía -a quienes jamás le tocaron una propiedad-, se sometió a Wall Street y vía el FMI le entregó Venezuela en bandeja. Lo que vemos hoy es el final de una tragedia anunciada. El gobierno de Maduro, apoyado en los generales de las FF.AA. y sostenido por el imperialismo y la MUD, terminó aplicando el programa de hambre de la derecha a sangre y fuego contra la clase trabajadora. Podríamos decir que, en este sentido, el último Chávez y el propio Maduro no son el Perón de 1946-1955, que tomaba medidas limitadas contra el imperialismo, sino el Perón de los ’70, que organizó la Triple A contra la clase obrera argentina.

Pero este acuerdo con Obama y la oligarquía no fue nacional, sino la expresión del pacto Obama-Castro a nivel continental. Los Castro y el PC cubano restauraron el capitalismo en Cuba en sociedad con el imperialismo. Castro y Chávez sometieron a la clase obrera norteamericana al imperialista democrático Obama contra el fascista Bush. Los Acuerdos de Paz de La Habana entre Santos y las FARC hoy significan la masacre de la resistencia obrera y campesina en Colombia. Los bolivarianos no fueron más que un rodeo en el sojuzgamiento imperialista de América Latina.

Este ABC de la teoría marxista sobre el papel de las burguesías nativas fue ocultado por la LIT, los SWP norteamericano e inglés, la UIT, el PTS, etc. Hoy hablan de la independencia política del proletariado cuando durante estos años le brindaron un apoyo político crítico a Chávez por una u otra vía. Jamás llamaron a enfrentar al chavismo porque decían que las masas lo apoyaban y no había que separarse de ellas. Desde la UNT llamaban a juntarle 10 millones de votos a Chávez. Lo apoyaban políticamente contra la agresión imperialista. Permanentemente sometieron a los trabajadores a los laudos del Ministerio de Trabajo chavista. Cuando surgió la MUD se negaban a enfrentar a Maduro porque había un supuesto golpe fascista en curso y no había que hacerle el juego a la derecha, tal como se puede ver en las cartas a la corriente El Topo Obrero incluidas en este trabajo.

Y mientras estas corrientes -absolutamente sometidas a la política del castrismo- arrodillaban a la clase obrera ante la burguesía chavista, se lamentaban de que ésta no enfrente consecuentemente a la derecha. Como plantea la teoría de la Revolución Permanente, solo la clase obrera con la revolución socialista podía impedir que Venezuela termine en las garras de Wall Street y que la oligarquía y la reacción vuelvan a levantar cabeza, como lo hicieron desde 2012. Mientras más sometieron a la clase obrera al chavismo, más levantó cabeza la oligarquía. Revelar la mecánica interna de este proceso histórico es el objeto de Ascenso y ocaso del chavismo.

La Parte I comienza por El ocaso del chavismo con un artículo de marzo de 2014, cuando había comenzado la segunda oleada de protestas dirigidas por la MUD contra Maduro.

La Parte II es un balance histórico de la Revolución Bolivariana publicado en marzo de 2013, luego de la muerte de Chávez, que demuestra por qué fue una estafa a los explotados, una expropiación política de la lucha del Caracazo para controlarla y estrangularla, y cómo se impuso.

La Parte III reúne dos cartas y una polémica contra la izquierda pro-bolivariana que plantea, de una u otra manera, la estrategia de revolución por etapas del stalinismo: primero, todos en defensa de la democracia, y luego, la lucha por la revolución socialista. Las cartas datan de abril de 2013 y están dirigidas a El Topo Obrero, en medio de la crisis política tras la muerte de Chávez, cuando la izquierda mundial denunciaba un golpe fascista de la derecha y el imperialismo, demostrando cómo la corriente más de izquierda en Venezuela se negaba a plantear la caída de Maduro. La polémica que incluimos es contra la estrategia de democratización del régimen de la Constitución Bolivariana que levanta el conjunto de la izquierda venezolana.

Y como cierre, la Parte IV contiene una declaración de julio de 2016, que da cuenta de la barbarie que viven los explotados, y de la política del chavismo y los generales de las FF.AA. de cruenta represión contra la clase obrera cuando ésta protagonizó los levantamientos del hambre de mayo-junio, que llegaron a Caracas y pedían la caída de Maduro.

"Ascenso y ocaso del chavismo" aborda todas estas cuestiones con el método del marxismo, en documentos elaborados al calor de los acontecimientos, sin falso objetivismo, reflejando la intervención viva de los socialistas revolucionarios en los acontecimientos, contra los programas de colaboración de clases de la izquierda venezolana y mundial. Por ello, este trabajo enfrenta también en el terreno teórico el revisionismo en el marxismo llevado a cabo por los renegados del trotskismo, que, como demostramos en este trabajo, adoptaron las teorías del stalinismo para justificar su sometimiento a las burguesías nativas.

Contra ellos, la plena confirmación de las caracterizaciones y pronósticos planteados en estos artículos demuestran la superioridad teórica del marxismo como método científico, no sólo para orientarse en política revolucionaria sino también para comprender los grandes fenómenos sociales del capitalismo moderno.

Paloma Maggio y Juan Córdoba

PARTE I

El ocaso del chavismo

Marzo 2014

EL OCASO DEL CHAVISMO

A comienzos de 2014, la República Bolivariana estaba cruzada por una nueva crisis política y por una brutal bancarrota económica. Venezuela era nuevamente estrangulada por el FMI y los banqueros imperialistas. El FMI manda: había estallado el crac y todas las clases poseedoras habían decidido que debían pagarlo las masas. Maduro se recostaba cada vez más en las Fuerzas Armadas para atacar a los trabajadores y el pueblo, mientras la derecha levantaba cabeza para terminar su obra llegado el momento.

Desde hace semanas, las movilizaciones de las clases medias en las grandes ciudades, que fueron reprimidas por la policía y las bandas del gobierno, con un saldo de más de 10 muertos, cientos de heridos y detenidos, vienen convulsionando a Venezuela, donde se ha abierto una verdadera crisis política.

El chavismo, el castrismo y toda la izquierda del Foro Social Mundial (FSM) denuncian un intento de golpe de Estado fascista contra el gobierno de Maduro y la revolución, encabezado por un sector de la MUD dirigido por Leopoldo López y Corina Machado.

Esta campaña internacional contra un golpe fascista es un gran engaño a los explotados para ocultar que quien está dándole un brutal golpe a la clase obrera y las masas trabajadoras en Venezuela y aplicando el plan del FMI hoy es el gobierno de Maduro, al que el imperialismo utiliza como a un limón al que hay que exprimir a fondo contra las masas.

En octubre-noviembre de 2013 comenzó a abrirse en Venezuela un duro proceso de luchas obreras como respuesta a la devaluación, la superinflación, la carestía de la vida. Centenares y centenares de convenios duermen congelados en el Ministerio de Trabajo, lo que significa un verdadero congelamiento del salario desde hace 4 años en un país con 25-30% de inflación anual. Esta oleada de luchas terminó con la más feroz de las represiones, con obreros detenidos, despedidos, desalojados de las fábricas que quedaron militarizadas.

El reformismo y la izquierda de renegados del trotskismo pintan una situación en la que proclaman la existencia de un golpe de estado de la derecha contra Maduro. Para algunos hay condiciones para ello y para otros todavía estas condiciones no están. Pero para todos, Maduro es inconsecuente en enfrentar a la derecha. Todos buscan poner a la clase obrera como fuerza de presión para que Maduro contenga a la derecha. Por ello esta izquierda afirma que Maduro le capitula a la derecha. Esto es envenenar la conciencia de la clase obrera mundial y atarle las manos al proletariado venezolano para que no pelee por sus demandas. Paralizar las fuerzas del proletariado, impedir que irrumpa con sus demandas actuales y enfrente el ataque de Maduro y los bolivarianos es crear las condiciones para que hoy levante cabeza la derecha, y para que inclusive se preparen nuevas intentonas golpistas en el futuro.

Son enemigos de llamar a preparar y organizar una HUELGA GENERAL contra el ataque del gobierno y los milicos millonarios bajo el mando de Cabello. ¿Huelga General?, preguntarán. Pero eso es hacerle el juego a López, nos dirán. ¿Qué significa esto? Que para no hacerle el juego a López, los obreros deben aceptar pasivamente que los maten de hambre, los repriman y perder todas sus conquistas… ese es el plan de López y el FMI que hoy aplica Maduro.

Es, desde la izquierda, exigirle a las masas y a la clase obrera que sean ellos los que paguen la crisis, sin chistar y si no, palos, represión y Ley Anti-huelga, tal como hace el chavismo en su ocaso y bancarrota. Una clase obrera maniatada, reprimida, dispersada, imposibilitada de enfrentar el brutal ataque que a cuenta del FMI descargan los bolivarianos es el camino más corto a fortalecer a la derecha y que ésta levante cabeza.

Hay que ser claros. Maduro sostenido por Capriles y Obama, luego de las elecciones nacionales y municipales de 2013, es quien encabeza el ataque contra los trabajadores y el pueblo. No pararlo a tiempo es crear las condiciones para llevar al proletariado venezolano a las peores de las derrotas.

Como en el Régimen del Pacto del Punto Fijo a fines de los ‘80, lo que hoy se discute es en qué momento y quién va a aplicar el gasolinazo contra las masas, para recaudar los U$S 15.500 millones de vencimiento de deuda e intereses que necesita el FMI para cobrarse su usura. El reformismo y la charlatanería de la revolución bolivariana sólo buscan adormecer a las masas y atarle las manos para luego ejecutarlas con un impuestazo histórico.

Como a un limón exprimido, Obama y Capriles sostuvieron al gobierno de Maduro y de la boliburguesía millonaria para que ataque duramente

a la clase obrera y a las masas empobrecidas

La farsa de la revolución bolivariana fue para expropiar

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Ascenso y ocaso del chavismo

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores