Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Secreto entre hermanastros
Secreto entre hermanastros
Secreto entre hermanastros
Libro electrónico43 páginas33 minutos

Secreto entre hermanastros

Calificación: 3 de 5 estrellas

3/5

()

Información de este libro electrónico

A pesar de tener un pasado promiscuo, ahora Luke tiene una maravillosa y cariñosa novia llamada Laura, a la cual le encanta cocinar para él. No obstante, también es peligrosamente cercano con su hermanastro Eric, un chico asocial y extraño. A Luke le gusta pasar el rato con Eric y jugar a videojuegos, pero también ama a Laura con todas sus fuerzas y no se imagina cómo sería su vida sin ella.

Luke queda con Eric muy a menudo para evitar que este caiga en un oscuro bucle de evasión de la sociedad y la gente que lo rodea. Cuando se encuentran a puertas cerradas, buscan la cercanía del otro de un modo demasiado íntimo para el resto de la sociedad. A pesar de todo, al final del día se acurruca junto a Laura y se apoya en su vínculo para compensar la nociva relación que mantiene con Eric.

Sabe que lo que hace con Eric está mal, pero no quiere que termine. A pesar de todo, se siente culpable. ¿Se enterará Laura de la relación tan íntima y secreta que ha mantenido Luke con su hermanastro durante años? ¿O pondrá Luke un punto final a la relación con Eric para centrarse en la mujer de sus sueños?

IdiomaEspañol
EditorialBadPress
Fecha de lanzamiento1 oct 2017
ISBN9781507192917
Secreto entre hermanastros
Leer la vista previa

Leer más de Madelin Brook

Relacionado con Secreto entre hermanastros

Libros relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Secreto entre hermanastros

Calificación: 3 de 5 estrellas
3/5

2 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Secreto entre hermanastros - Madelin Brook

    Capítulo 1

    Luke era el típico chico popular al que todos adoraban. Era extremadamente inteligente y se le daba bien la informática, así como coquetear con las chicas. Antes solía cambiar de novia como si fuera una abeja que cambia de flor en flor, hasta que encontró a su media naranja. Laura, su nueva novia, lo trataba como a un rey: le cocinaba pasteles caseros, estaba a su lado cuando Luke necesitaba apoyo moral y le llevaba bebidas energéticas cuando sabía que había estado haciendo un trabajo para clase durante toda la noche. La alegría y el amor que esta le proporcionaba hacían que Luke pudiese seguir adelante. Todo el mundo la quería, y todos los amigos y familiares de Luke estaban encantados con que estuvieran juntos. Incluso Eric, el hermanastro de Luke, al que no le solía gustar la gente, y mucho menos las mujeres, aprobaba la relación.

    Eric y Luke tenían una relación muy especial y singular. La madre de Luke se casó con el padre de Eric cuando estos eran muy jóvenes, por lo que siempre fueron cercanos. Puesto que Eric era gay y muy tímido, algunos chicos solían meterse con él en el instituto, pero Luke siempre lo protegía tanto como podía y le ayudaba a curarse las heridas causadas por el acoso, ya fueran estas físicas o emocionales. El vínculo entre ellos era tan especial que estaban seguros de que no había dos hermanos tan unidos como ellos en el mundo.

    La mañana en la que empieza esta historia, la puerta del dormitorio iluminado de forma tenue se abrió con un crujido.

    —¡Luke! ¿Todavía estás durmiendo? ¡Se supone que habías quedado con tu hermano hace ya una hora! —dijo una voz femenina dulce y gentil, aunque con un leve tono de alarma.

    Entre las sábanas de la cama, una figura murmuró algo incomprensible.

    —¿Qué has dicho? —preguntó la chica mientras entraba en la habitación con la ceja levantada de modo inquisitorio.

    Luke se incorporó con desgana.

    —Hemos cambiado de planes. Todavía tengo una hora para prepararme —dijo antes de bostezar y peinarse el pelo castaño hacia atrás.

    Laura se sentó junto a él en la cama, dejó su bolso en el suelo y posó su mano en la parte baja de la espalda de Luke.

    —Entonces, buenos días —dijo y le dio un beso en la mejilla.

    —Buenos días —dijo Luke, para después sonreír encantado—. De todas formas, ¿qué haces aquí?

    —Había venido a dejarte un tentempié para cuando llegaras a casa —dijo y se agachó para rebuscar algo en su bolso, por lo que el cabello negro azabache le cubrió la cara —. ¡Aquí está! Te he hecho

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1