Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES

JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES

Leer la vista previa

JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES

valoraciones:
5/5 (4 valoraciones)
Longitud:
301 páginas
1 hora
Publicado:
14 ago 2017
ISBN:
9781683253952
Formato:
Libro

Descripción

El hombre posee una mente mucho más desarrollada que la de los animales más evolucionados que viven en nuestro planeta, como los simios o los delfines. Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que haya en el universo otros seres dotados de capacidades similares a las nuestras. Este es el motivo por el que, al referirse a la inteligencia de los niños y los jóvenes, tengamos que aclarar primero cuál es el significado de esta palabra. En términos generales, la inteligencia es la capacidad de comprensión, organización y aplicación de conocimientos para reaccionar frente a determinados estímulos y situaciones, así como para resolver en algunas ocasiones problemas, tanto teóricos como prácticos, mediante el uso de representaciones de orden mental como signos matemáticos, lógicos y lingüísticos.
Publicado:
14 ago 2017
ISBN:
9781683253952
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES - Enzo Casamento

Soluciones

Introducción

El hombre posee una mente mucho más desarrollada que la de los animales más evolucionados que viven en nuestro planeta, como los simios o los delfines. Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que haya en el universo otros seres dotados de capacidades similares a las nuestras. Este es el motivo por el que, al referirse a la inteligencia de los niños y los jóvenes, tengamos que aclarar primero cuál es el significado de esta palabra.

En términos generales, la inteligencia es la capacidad de comprensión, organización y aplicación de conocimientos para reaccionar frente a determinados estímulos y situaciones, así como para resolver en algunas ocasiones problemas, tanto teóricos como prácticos, mediante el uso de representaciones de orden mental como signos matemáticos, lógicos y lingüísticos.

Esta capacidad cristaliza y se concreta en las formas y los momentos más variados, en función de nuestra manera de ser y de nuestra personalidad. Así, podemos hablar de distintas clases de inteligencia: creativa, matemática, lógica, musical, artística, práctica, intuitiva, emotiva, etc. Cada uno de nosotros desarrolla y utiliza desde niños una o varias de estas formas de manera más acentuada, manifestándolas en las diversas actividades de la vida (por ejemplo, al cocinar, al elegir una prenda de vestir, al jugar con los amigos, al comunicarnos con los demás, al ir de compras, al mirar la televisión, etc.), a través de una serie prácticamente interminable de actos, por muy triviales que sean.

Con todo ello, queda demostrado que la inteligencia no consiste únicamente en la comprensión de conceptos abstractos, sino, sobre todo, en la capacidad y en la forma de llevar a cabo cualquier actividad cotidiana. Es más, dado que las facultades de nuestra mente deberían estar al servicio de nuestro bienestar, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que los aspectos de la inteligencia que nos permiten llevar una vida placentera no son menos importantes que los que nos permiten comprender el funcionamiento de un ordenador o resolver un problema de álgebra.

Y es que, en la base de nuestro comportamiento, y entre muchas otras causas, se encuentra la búsqueda del placer y el rechazo del dolor, dos condicionantes muy importantes en nuestro aprendizaje y en nuestro crecimiento.

El placer de jugar, sobre todo, desempeña en sus múltiples formas un papel fundamental en la vida de los más jóvenes. El placer depende, de manera variable, de la novedad, del descubrimiento, de la consecución de determinados objetivos, etc.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el estado emotivo influye en la capacidad y la forma de operar de la inteligencia. Por ejemplo, el temor a no alcanzar el resultado deseado puede inhibirla. Por el contrario, la desenvoltura y despreocupación características de los niños y los jóvenes enfrascados en sus juegos es uno de los secretos de sus formidables progresos, así como de su enorme capacidad de aprender cualquier cosa a gran velocidad. En otros casos, la inteligencia puede verse obstaculizada por prejuicios o sistemas de aprendizaje ineficaces o poco adecuados para nuestro carácter, que puede ser más intuitivo o racional, según los casos. Además, recibe una influencia muy acusada de las experiencias acumuladas, incluso en los niños más pequeños.

Por todos estos motivos, resulta primordial mantener la mente activa y educar su elasticidad con los instrumentos más pertinentes. Y, dado que el placer resulta un elemento de primer orden en el decurso del aprendizaje, los juegos contribuirán en nuestro crecimiento intelectual de una manera mucho más directa, sencilla y eficaz que otros métodos pretendidamente más «serios».

Instrucciones para jugar correctamente

Este libro ha sido escrito para ofrecer tanto a los niños y jóvenes como a sus padres una serie muy amplia y variada de juegos: creativos, manuales, de habilidad, matemáticos, geométricos, etc. Jugando solos o en compañía, con niños de la misma edad o con la participación de los adultos, el lector podrá divertirse y aprender sin peligros ni contraindicaciones.

Los más jóvenes, al recorrer las siguientes páginas y ganar práctica con los ejercicios propuestos, podrán ver además cómo funciona esa maravillosa máquina que es la mente humana, así como detectar sus límites y trampas y sus enormes posibilidades.

Gracias a los juegos y sus respectivas soluciones, los muchachos podrán extraer lecciones de carácter general que les resultarán muy útiles en las circunstancias más variadas de la vida. Por ejemplo, les invitarán a reflexionar sobre el hecho de que, en ocasiones, los límites y restricciones que les oprimen dependen sólo de sí mismos, así como la enorme importancia que, en determinados casos, reviste la síntesis frente a la intuición y la imaginación desatada. Por último, gracias a otros juegos comprenderán que no todas las cosas que se les antojan verdaderas lo son en realidad, o que a veces la solución a un problema es mucho más evidente de lo que les pueda parecer a primera vista.

El libro se divide en cuatro partes, cada una de las cuales está dedicada a un aspecto concreto de nuestras capacidades intelectuales. En cada sección se incluyen, respectivamente, juegos con números, con figuras geométricas, juegos que estimulan sobre todo la lógica y, por último, otros que además de intuición requieren habilidad manual.

Los juegos de cada sección se dividen a su vez en apartados, para facilitar la comprensión de la materia tratada. El número de juegos varía en cada parte y depende, como es obvio, de criterios de espacio: de todos modos, con un poco de creatividad, el lector podrá inventar otros nuevos del mismo tipo. De hecho, la creatividad está directamente relacionada con la inteligencia, y constituye una enorme fuente de satisfacciones.

La primera parte se basa en los números, con los que todos estamos más o menos familiarizados. En el apartado «Números en fila», comprobaremos que para dar con la solución de un problema es mejor no dejarse guiar por ideas preconcebidas; por otro lado, mediante estos juegos numéricos nos percataremos de la eficacia de combinar la lógica con la intuición. En el capítulo «Igualdades con cerillas» se constatará cómo, con acciones mínimas pero precisas, se puede alcanzar un resultado muy distinto al de la situación inicial. La creatividad se pone a prueba también en el siguiente, titulado «Mil maneras de obtener un número», donde hay que emplear números y símbolos matemáticos. Los capítulos «Sucesiones misteriosas» y «Recorridos con números» nos obligan a descubrir las relaciones entre elementos en apariencia desconectados. En cambio, en «Problemas» ejercitaremos nuestras habilidades de análisis y síntesis.

En la segunda parte, jugaremos con las líneas y las formas. En el capítulo «Alineaciones fáciles y difíciles» tendremos que llegar a un resultado respetando ciertas reglas, que se complicarán en los juegos de «Sin levantar el bolígrafo del papel». «Dividir y cortar las formas geométricas» nos estimula a perfeccionar y racionalizar el método según el principio de prueba y error. «Figuras con cerillas», como dice su propio nombre, nos invita a imaginar formas a partir de un número determinado de elementos. El siguiente capítulo, «Rompecabezas en tres dimensiones», nos conducirá al mundo de los objetos: en este punto apreciaremos cómo, a pesar de vivir en un mundo tridimensional, por lo general estamos acostumbrados a simplificar las formas, proyectándolas sobre un plano en lugar de en el espacio. Por ello, el hecho de jugar imaginando objetos en tres dimensiones puede incidir en lo cotidiano. Por otro lado, «Piscinas, castillos y rompecabezas en dos dimensiones» combina intuición, imaginación y razonamiento.

La tercera parte, que incluye numerosos juegos fáciles en tres capítulos distintos («Más problemas», «En equilibrio sobre la balanza» y «Adivinanzas a bocajarro y otras trampas»), estimula el denominado pensamiento lógico, además de la reflexión. Estos juegos demuestran que la reflexión y la concentración, además de ser útiles por sí mismas, resultan mucho más productivas si se combinan con la intuición y la imaginación. Veremos, además, cómo la elasticidad —o capacidad de adaptación— sigue siendo el componente esencial para conservar la mente en plena forma, en otras palabras... ¡de mantenernos jóvenes!

Los juegos de la cuarta parte se basan en objetos del mundo real y proponen varias situaciones de apariencia inverosímil: un objeto que cae hacia arriba en lugar de hacia abajo, un globo terráqueo que no gira alrededor del sol, un bolígrafo que parece hecho de goma, monedas que se mueven solas, fósforos hipnotizados, huevos que resbalan por el cuello de una botella, cigarrillos atados, vasos que silban, tiras de papel con un solo borde y una única superficie, etc.

Respecto a los juegos del capítulo «Increíble pero cierto», se requieren las habilidades lógicas habituales, aunque al aplicarlas habrá que tener en cuenta las propiedades de la materia. En «Un poco de ingeniería» habrá que buscar soluciones mucho más meditadas, aunque pueden resolverse probando una y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre JUEGOS PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA LA CREATIVIDAD Y LA HABILIDAD MANUAL PARA NIÑOS Y JÓVENES

4.8
4 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores