Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Odres Viejos y Vino Nuevo
Odres Viejos y Vino Nuevo
Odres Viejos y Vino Nuevo
Libro electrónico102 páginas1 hora

Odres Viejos y Vino Nuevo

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

Aunque queda claro que la ley del Antiguo Testamento jugó un papel clave, Jesucristo introdujo un cambio radical a través de su obra en la cruz. Los creyentes del Nuevo Testamento ahora están bajo una nueva ley. En este libro analizaremos el propósito de la ley en el Antiguo Testamento y cómo ésta enfatizó en el Señor Jesús y su obra. También examinaremos cómo Jesús cumplió con la ley del Antiguo Testamento y lo que Dios espera ahora de nosotros. Mi oración es que este breve y sencillo estudio le proporcione una mayor comprensión del propósito de la ley de Dios en el Antiguo Testamento y que llegue a valorar más profundamente la obra que Cristo llevó a cabo por nosotros, los que vivimos en estos tiempos.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento8 ago 2017
ISBN9781370983872
Odres Viejos y Vino Nuevo
Autor

F. Wayne Mac Leod

F. Wayne Mac Leod was born in Sydney Mines, Nova Scotia, Canada and received his education at Ontario Bible College, University of Waterloo and Ontario Theological Seminary. He was ordained at Hespeler Baptist Church, Cambridge, Ontario in 1991. He and his wife, Diane served as missionaries with the Africa Evangelical Fellowship (now merged with SIM) on the islands of Mauritius and Reunion in the Indian Ocean from 1985-1993 where he was involved in church development and leadership training. He is presently involved in a writing ministry and is a member of Action International Ministries.

Comentarios para Odres Viejos y Vino Nuevo

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Odres Viejos y Vino Nuevo - F. Wayne Mac Leod

    Odres Viejos y Vino Nuevo

    El Cumplimiento de la ley del Antiguo Testamento por parte de Cristo y lo que Él Espera Ahora de Nosotros

    F. Wayne Mac Leod

    Distribuidora de Literatura Light To My Path

    Sydney Mines, N.S. CANADA

    Odres Viejos y Vino Nuevo

    Publicado originalmente en inglés bajo el título Old Wineskins and New Wine

    Traducido al español por Esther Pérez Bell y David Gomero Borges, (Traducciones NaKar)

    Copyright © 2017 by F. Wayne Mac Leod

    Todos los derechos reservados. Ningún fragmento de este libro podrá reproducirse o transmitirse a través de ninguna forma o medio sin la autorización escrita del autor.

    Smashwords Edition, License Notes

    This ebook is licensed for your personal enjoyment only. This ebook may not be re-sold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each recipient. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to your favorite ebook retailer and purchase your own copy. Thank you for respecting the work of this author.

    Publicado por la distribuidora de literatura Light To My Path, 153 Atlantic Street, Sydney Mines, NS CANADA B1V 1Y5

    Todas las citas de las Escrituras, a menos que se indique lo contrario, fueron tomadas de la Biblia Reina Valera 1960

    Índice

    Prefacio

    Capítulo 1 - La Bondad de la Ley

    Capítulo 2 - El Conocimiento de Bien y el Mal

    Capítulo 3 - Responsabilidad ante Dios

    Capítulo 4 - Una Revelación de Necesidad

    Capítulo 5 - Sombra de lo que ha de Venir

    Capítulo 6 - Justificados Delante de Dios

    Capítulo 7 - Un Nuevo Sacerdocio

    Capítulo 8 - Un Nuevo Corazón

    Capítulo 9 - Victoriosos Frente al Pecado

    Capítulo 10 - Salvación por Gracia

    Capítulo 11 - La Muerte de la Ley

    Capítulo 12 - La Ley como Guardián Nuestros

    Capítulo 13 - Un Nuevo Guía

    Capítulo 14 - Caminando en el Espíritu

    Capítulo 15 - Los Requisitos del Espíritu

    Capítulo 16 - Enfrentando las Diferencias

    Capítulo 17 - "Haz con los Demás...

    Capítula 18 - Misericordia

    Capítulo 19 - La Actitud de Nuestro Corazón

    Capítulo 20 - El Amor

    Capítulo 21 - Palabras Finales

    Prefacio

    ¿Por qué se interesaría alguien en una serie de meditaciones acerca de la ley de Dios? Debemos admitir que no se trata del tema preferido sobre el cual los grupos y asociaciones cristianos quisieran debatir. Pero antes de desechar la idea de seguir leyendo este libro, quisiera que usted considerara el hecho de que cuando Dios escogió revelarse a nosotros, lo hizo a través de la ley. La ley tiene mucho que enseñarnos sobre Dios, sus propósitos y sus planes. También tiene mucho que enseñarnos sobre la naturaleza humana. Fue la ley de Dios la que instruyó a Su pueblo acerca de cómo relacionarse con él. La ley también nos muestra la necesidad de la obra que hizo el Señor Jesús. No podremos comprender nuestra situación ante Dios hasta que no hayamos comprendido el mensaje de la ley. No podremos tampoco valorar a nuestro Salvador en su totalidad hasta que no nos veamos a la luz de los requisitos de su ley.

    Una vez dicho esto, necesitamos tener en cuenta lo que el Señor Jesús les dijo a sus discípulos en Mateo 9:17:

    Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

    Los odres, al envejecer, se endurecían y se volvían quebradizos. El vino nuevo, por su parte, es propenso a dilatarse. Cuando el vino nuevo se ponía en un odre viejo y quebradizo, y se dilataba, el odre se rompía y se derramaba el vino. Jesús usó esta ilustración para mostrarles a sus discípulos que para todos los creyentes las cosas cambiarían tras su venida. Ya no vivirían cumpliendo con las tradiciones antiguas, ni tampoco debían tratar de aplicar las leyes del Antiguo Testamento a la nueva forma de vida que él les mostraría. El intentar vivir según la ley del Antiguo Testamento, tras la venida de Cristo, sería como tratar de poner vino nuevo en odres viejos; no funcionaría.

    Aunque queda claro que la ley del Antiguo Testamento jugó un papel clave, Jesucristo introdujo un cambio radical a través de su obra en la cruz. Los creyentes del Nuevo Testamento ahora están bajo una nueva ley. En este libro analizaremos el propósito de la ley en el Antiguo Testamento y cómo ésta enfatizó en el Señor Jesús y su obra. También examinaremos cómo Jesús cumplió con la ley del Antiguo Testamento y lo que Dios espera ahora de nosotros. Mi oración es que este breve y sencillo estudio le proporcione una mayor comprensión del propósito de la ley de Dios en el Antiguo Testamento y que llegue a valorar más profundamente la obra que Cristo llevó a cabo por nosotros, los que vivimos en estos tiempos.

    F. Wayne Mac Leod

    Capítulo 1 - La Bondad de la Ley

    No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. (Mt. 5:1718)

    ¿Cuál es su primera reacción cuando piensa en la ley? ¿No es cierto que en nuestros tiempos la palabra ley se ha convertido en sinónimo de severidad y está llena de connotaciones negativas? Para muchos la ley es un mal necesario en una sociedad ebria de pecado. El concepto de ley suele ir en contra de nuestro sentido de la libertad. La ley impide que lleguemos a tiempo al trabajo cuando hemos dormido demasiado por la mañana, pues regula la velocidad a la que debemos conducir nuestros vehículos. La ley nos quita de nuestros ingresos, obtenidos con sacrificio, a través de los impuestos. Pareciera como si la burocracia gubernamental y los trámites burocráticos que la ley nos impone fuesen más un estorbo que un beneficio.

    En muchísimas ocasiones me he visto delante de la luz roja peatonal, sin vehículos provenientes de ninguna dirección, y me he quedado observando cómo los demás ignoran la luz roja; y me he preguntado por qué me molesto en obedecer la ley. Los seres humanos buscan libertad, y no restricciones. Las reglas y regulaciones solo parecen abrumarnos. Incluso en nuestra vida cristiana preferimos vernos libres de las ataduras legalistas que nos han sido impuestas. Disfrutamos el concepto de ser guiados por el Espíritu, aunque a menudo no comprendemos lo que eso significa.

    Cualquiera que haya leído el Antiguo Testamento sabe algo sobre las leyes y requisitos que Dios estableció para su pueblo. El judío promedio parecía estar inundado de reglas y regulaciones. Estas reglas indicaban con quién se podía casar, lo que debía comer, cómo debía adorar, y la gente con la que debía codearse. Parecía como si hubiese una ley para casi todo lo que el judío hacía.

    Pero ¿era la ley solamente un mal necesario? El texto de Mateo 5:17-18 es un buen fragmento para comenzar nuestro estudio. En estos dos versículos vemos lo que Jesús enseñaba y pensaba sobre la ley de Dios que había sido dada a los israelitas. Jesús dijo dos cosas importantes sobre la ley en estos versículos.

    En primer lugar, Jesús nos dice que él no vino para abrogar la ley. Esto nos muestra algo sobre la actitud de Cristo hacia la ley del Antiguo Testamento. Si la ley no hubiese tenido valor, Cristo no habría dudado en suprimirla cual vestimenta gastada. Pero ése no era el caso. Aquí Jesús nos

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1