Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Manual de astrología

Manual de astrología


Manual de astrología

valoraciones:
4/5 (13 valoraciones)
Longitud:
388 páginas
4 horas
Editorial:
Publicado:
1 ago 2017
ISBN:
9788494480102
Formato:
Libro

Descripción

"El firmamento, la bóveda celeste, con sus astros en movimiento, es una fuente muy precisa de inspiración para la evolución de la conciencia humana y tiene sus raíces en la mitología universal. Comprobar su valor es una experiencia personal y subjetiva, nunca se ha afirmado que se pueda comprobar científicamente, aunque algunos pocos experimentos lo han logrado. Creo que dedicarse al estudio de esa relación entre el macrocosmos y el microcosmos que describe la astrología es un privilegio y una gran responsabilidad".

Desde esta perspectiva, con responsabilidad, Walter invita y ayuda al autoconocimiento exponiendo los fundamentos y conceptos básicos de la astrología occidental sin dejarse en el camino la profundidad de esta sabiduría tan ancestral.
Editorial:
Publicado:
1 ago 2017
ISBN:
9788494480102
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Manual de astrología - Walter Anliker

casas

CAPITULO 1

INTRODUCCIÓN A

  LA ASTROLOGÍA  

HISTORIA Y ANTECEDENTES DE LA ASTROLOGÍA

Etimológicamente la palabra astrología se deriva del griego astron , que significa estrella y logos , que significa conocimiento. Por lo tanto, la astrología es el estudio de las estrellas, el estudio de las relaciones entre los astros en el cielo y la vida en la tierra.

La existencia de la astrología coincide con la existencia de la humanidad, dado que el ser humano para evolucionar, se tiene que ubicar y orientar en el tiempo y en el espacio. El sol y la luna son los principales indicadores del tiempo, definen el día y la noche, el mes lunar y las cuatro estaciones del año. El conocimiento de los ciclos del sol, de la luna y de los otros astros permite al ser humano desarrollar su cultura y sus conocimientos. Le permiten vivir en armonía con el ritmo anual y natural de las estaciones, para así sembrar en la primavera cuando la naturaleza despierta, cosechar en el verano cuando los frutos están maduros, dejar que la naturaleza muera en el otoño y permitir que se regeneren las energías en el sueño invernal. Esa observación de la naturaleza es muy importante para la vida en el campo, pues permite planear el futuro y asegurar las cosechas. En un principio uno de los usos más importantes de la astrología era la meteorología, conocer el clima para optimizar el trabajo agrícola.

Desde el punto de vista filosófico, la astrología presenta un esquema de la manifestación cósmica, que muestra la interacción entre el alma humana en la tierra y los astros en el cielo. De esta manera la astrología proporciona la posibilidad de participar en los fenómenos cósmicos y no ser solamente víctima de ellos. Los planetas y los signos astrológicos son, para usar un termino jungiano¹, energías arquetípicas² que actúan como seres vivientes en un universo vivo. La comprensión de una conciencia cósmica permite ampliar nuestra visión del mundo, nos vuelve más tolerantes con nosotros mismos y con los demás.

La astrología es una sistematización y tipología de las múltiples manifestaciones de la vida, nos muestra cómo los movimientos de los cuerpos de nuestro sistema solar activan en sincronía cambios en nuestra mente, nuestros sentimientos y emociones, en nuestro cuerpo físico, y en nuestra relación con el mundo en general.

La interpretación astrología se basa en datos matemáticos y astronómicos muy exactos. Las efemérides son libros con tablas que muestran las posiciones diarias de los astros. Estos datos son calculados por astrónomos de la NASA, aunque los más exactos actualmente son los Swiss Efemeris de la compañía suiza Astrodienst (www.astro.com) que utilizan la mayoría de los programas modernos de astrología. Finalmente el astrólogo interpreta y descifra la información matemática y astronómica de acuerdo con el simbolismo astrológico, esta interpretación es el trabajo principal de su oficio.

La palabra horóscopo deriva del griego: orai, que significa hora y scopein que significa ver. Se traduce como: Ver la hora, vista hacia la hora o indicador de la hora.

Horóscopo personal, carta astral, carta natal o cosmograma, todo se refiere a lo mismo. Es un estudio astrológico hecho con base en la hora, fecha y lugar de un nacimiento. Se toma como hora inicial el momento del primer aliento, que es el inicio de un ciclo independiente de vida. La interpretación de las constelaciones astrológicas muestra el carácter de la persona, sus capacidades, fuerzas, talentos, debilidades, tareas, amores etc.

REFLEXIÓN

Puede ser que, con la astrología, al principiante le pase lo mismo que a la persona que se inicia en el aprendizaje de un nuevo idioma. En un principio se entusiasma y progresa rápidamente, pero sólo incorporando la gramática se puede decir que uno domina y habla con fluidez el nuevo idioma.

Con la astrología sucede que uno siente que rápidamente conocerá una dimensión todavía inexplicable de la realidad. Sin embargo, sólo a través del estudio intensivo, la observación y la práctica es posible llegar a dominar este arte, que ilumina aspectos todavía desconocidos de la realidad. Al cabo del tiempo, el estudiante realmente interesado será quien disfrute este conocimiento, el cual le dará otra visión de la vida, más allá de explicaciones superficiales o dogmáticas. Por otro lado, algunas personas puede que se alejen de la astrología, ante el temor de que cambie su visión del mundo.

La astrología, al transformar esta perspectiva, le agrega una nueva óptica. Se aleja de los pensamientos mecanicistas, racionales, al proporcionar un pensamiento y lenguaje simbólicos. Esto permite integrar, armónicamente, la visión cósmica a la vida real.

La astrología tiene dos objetivos fundamentales. El primero nos permite aumentar la comprensión de situaciones presentes o pasadas y el segundo es predecir el futuro. Pero en este libro todavía no enseñamos las técnicas de la astrología predictiva.

La astrología ayuda a adaptarse a lo inesperado y a prepararse para hacer un mejor uso de las oportunidades futuras. La astrología señala también que los seres humanos nacen con un potencial por desarrollar y que este potencial está descrito en las posiciones de los astros en el momento del nacimiento. Sin embargo, esto no es absoluto, ya que la expresión exacta de este potencial puede verse alterada por el ejercicio del libre albedrío de la persona. Algunos dirán, que si ya está todo predicho y prescrito en la astrología, ¿dónde está el libre albedrío? La respuesta está en que el libre albedrío consiste en la aceptación o no de lo prediseñado a nivel simbólico por la astrología.

Lo que es un hecho es que a través de la astrología aumenta el conocimiento de sí mismo y la persona va tomando cada vez mayor conciencia de sus energías y posibilidades de crecer, también de cómo superarse. La astrología le ayuda a conocerse más como ser humano único, lo que le permite estar más consciente y preparado en su proceso de individuación. En otras palabras es estar más en contacto con su propio mito.

La astrología tiene la capacidad de aclarar la naturaleza del potencial humano y su desarrollo. Por ejemplo, aunque un evento ya preparado sea inevitable, la astrología ayuda a la gente a prepararse para asumirlo. Las posiciones de los planetas marcan pautas y son guías muy valiosas para determinar las influencias de un momento elegido.

No hay evidencias de que los planetas literalmente determinen la personalidad en un 100%, o que sólo ellos sean la causa de los sucesos de la vida, pero es un hecho que los ciclos de los astros en el cielo armonizan y sincronizan con los acontecimientos en la tierra y en la vida de cada uno. Las constelaciones en el momento del nacimiento ofrecen un gran índice de posibilidades para todos los sucesos de la vida de una persona. El astrólogo se prepara para interpretar estas posibilidades y debe tratar de orientarlas de manera creativa, para que todos los potenciales se desarrollen de manera óptima.

Recordemos la frase esencial de las enseñanzas herméticas del antiguo Egipto que dice:

"COMO ARRIBA, DEL MISMO MODO ES ABAJO

Y COMO ABAJO, DEL MISMO MODO ES ARRIBA,

PARA QUE SE PUEDA CUMPLIR EL MILAGRO DE UNO".

Hermes Trismegisto – Tabla Esmeralda

La comprensión de la astrología se basa en un gigantesco sistema, de interrelaciones e interacciones producidas por los astros en movimiento constante. Los astrólogos estudian las posiciones de los planetas en su relación con la Tierra y, según las constelaciones, interpretan detalladas descripciones simbólicas sobre la vida de la gente y sobre acontecimientos pasados, presentes y futuros. Cuando los astrólogos hablan de que los planetas producen sucesos que afectan la vida de la gente y de que existen influencias de aspectos planetarios sobre ciertos asuntos en la Tierra, no quiere decir que haya siempre una clara conexión física entre el movimiento de un planeta y un acontecimiento siguiente en la Tierra. Tampoco se cree que los planetas provoquen acontecimientos en la Tierra en el sentido convencional del término.

Como dijo Johannes Kepler en su libro Tertius Intervienens, en 1610: Las estrellas no están para dominarme, sino para ayudar y servirme.

El Sol y la Luna sí ejercen un fuerte efecto físico sobre la Tierra, produciendo fuerzas y energías como la gravedad, las mareas, luz y calor, que son básicas para el desarrollo de la vida en el planeta. Esto es muy relevante en lo referente al crecimiento de las plantas y otros fenómenos biológicos, pero la mayor parte de la astrología no se explica a través de efectos físicos.

Los astrólogos modernos suelen decir que las configuraciones planetarias tienen su correspondencia con sucesos en la Tierra. El psicólogo Carl Gustav Jung reveló el concepto de sincronicidad, que con frecuencia es utilizado para explicar la astrología moderna. La sincronicidad abandona la idea de que un hecho necesariamente es el causante del siguiente y asume que: dos hechos pueden estar relacionados si se producen al mismo tiempo. Esta conexión es no causal. Aplicado a la astrología significa que sucesos y hechos que se producen sobre la Tierra, están conectados entre sí, cuando acontecen al mismo tiempo.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA ASTROLOGÍA?

El origen exacto de la astrología es todavía desconocido. Desde tiempos remotos se considera a Mesopotamia la cuna del conocimiento celeste, aunque en el noroeste de África se descubrió un zodiaco en una pintura rupestre con una antigüedad de más 10.000 años A.C y encontraron huesos con dibujos de fases lunares que deben haber servido a pueblos nómadas para mejorar sus cacerías que datan de aproximadamente 20.000 años A.C.

La historia de la astrología occidental se conoce a través de diferentes culturas, y de forma más exacta desde Mesopotamia, hace más de 4.000 años.

Se considera que la astrología se ha evolucionado en sincronía al desarrollo de los calendarios en culturas como la egipcia, china, maya y azteca. En un principio los pueblos nómadas, que vivían de la cacería, se guiaban especialmente por la Luna, pero cuando comenzaron a asentarse y dedicarse a la agricultura, el estudio del Sol y de las estaciones dio inicio a los primeros calendarios, por la necesidad de trabajar la tierra de manera más eficiente.

Antiguamente, a diferencia de hoy, la calidad del tiempo era inseparable de la técnica para medirlo. Los calendarios sólo podían ser elaborados por personas con suficiente conocimiento, como los sacerdotes, ya que contenían muchas indicaciones cualitativas, para asuntos de diferentes índoles. En la cultura maya, estas indicaciones incluso las seguían para elegir la profesión dependiendo del día de nacimiento.

En Babilonia los movimientos de los planetas se tomaban como señales divinas (ominas) que estaban en relación directa con los acontecimientos en la Tierra. Hasta ese momento la astrología era de naturaleza puramente universal, centrada en los acontecimientos mundiales y en el clima.

Apenas en la época de la Babilonia tardía, 500 A.C., se comenzaron a identificar las leyes y ciclos que rigen los movimientos planetarios en el cielo. Así lograron establecer las primeras predicciones de constelaciones astronómicas, lo que constituye también el inicio de la astrología individual basada en el nacimiento de la persona.

Del nuevo conocimiento astrológico que desarrollaron los sabios griegos, aproxima-damente a mediados del siglo IV A.C., nace la astrología helenista con el horóscopo natal, todavía una mezcla entre religión y ciencia.

El desarrollo hacia la forma occidental continuó con los romanos, aunque cerca del año 100 A.C., la astrología era todavía muy atacada, pero después, entre 30 A.C. y 100 D.C. llego a ser sumamente significativa en Roma, donde tuvo enorme influencia en la política. A finales del siglo III fue casi eliminada por la Iglesia. En el año 500, en Roma, casi todos los libros de astrología fueron quemados y los astrólogos amenazados de muerte huyeron a Persia.

Tras la caída del Imperio Romano, aproximadamente en el año 475, en Europa Central la astrología entró en una fase oscura, pero resurgió en tierras cristianas como Sicilia y Es-paña con los árabes; durante el Renacimiento, entre los años 1450 y 1650, tuvo su época de mayor esplendor. Se enseñaba astrología en todas las universidades, los gobernantes y religiosos la aceptaron ampliamente; en esta época y posterior vivieron astrólogos sumamente importantes como Paracelso, Nostradamus, Copérnico, Kepler, Agrippa, Regiomontano, Lilly y Morin entre otros.

A fines del siglo XVII el nuevo pensamiento científico reemplazó a la astrología en las universidades y ampliamente fue declarada superstición. Es hasta el siglo XX que resurge una vez más y toma la forma de una astrología simbólica y psicológica; muchos académicos la usan, aunque no es una disciplina científicamente aceptada. En los años 90 se comenzaron a reescribir, traducir y reeditar muchos textos de astrología antigua. Actualmente, en el año 2015 nos encontramos con una astrología postmoderna, que tiene bases históricas ya más firmes, se expresa con un lenguaje simbólico y frecuentemente en términos de la psicología humanista.

EXPERIENCIAS ASTROLÓGICAS COLECTIVAS

Si a nivel personal la experiencia astrológica es impactante, también lo es a nivel colectivo, porque los movimientos y ciclos planetarios describen importantes procesos y eventos históricos. Claro ejemplo es la conjunción de Júpiter y Urano que aconteció el 20 de julio de 1969, justamente el día en que el hombre pisó por primera vez la Luna. Recordemos que el significado de esta combinación planetaria es: expansión de la conciencia y descubrir mundos nuevos. En febrero de 2011, pocas semanas después de la última conjunción Júpiter/Urano, la juventud musulmana en el norte de África, después de fuertes protestas y manifestaciones que expulsaron a varios dictadores debieron percibir el mismo significado astrológico.

En 1989, cuando cayó el muro de Berlín, Saturno estaba en conjunción a Neptuno. Como sabemos, astrológicamente Saturno es el símbolo de las fronteras y Neptuno representa la disolución.

En el pasado reciente encontramos a Saturno en oposición a Urano, justamente el día que fue elegido Barak Obama como presidente de los Estados Unidos. La oposición representa cambios estructurales y reformas muy profundos, que simbólicamente representan una quiebra (Urano) de viejas estructuras (Saturno), una confrontación entre el pasado (Saturno) y el futuro (Urano) o entre lo viejo y lo nuevo. En mi página web se puede leer el siguiente artículo sobre las elecciones presidenciales.

http://www.astrowalter.com.mx/content/elecciones-presidenciales-en-estados-unidos-2008

Con la astrología no solamente se perciben eventos aislados, sino también todos los procesos colectivos a partir de los cuales los valores de una sociedad se transforman. Por ejemplo, el tránsito de Plutón del signo de Sagitario a Capricornio en 2008 describe el fin de una época de excesos y expansión (Sagitario), seguido por un repensar de valores como humildad, responsabilidad y autenticidad con Plutón en Capricornio.

LA ASTROLOGÍA Y SU RELACIÓN CON EL TIEMPO

La curiosa naturaleza del tiempo es fundamental para la astrología. El tiempo no es simplemente una cuestión de cantidad para medir horas, minutos y segundos, también existe la dimensión de la cualidad del tiempo. Por ejemplo, algunos momentos o períodos en la vida pueden ser tensos, mientras que otros son relajados. Esto no es sorprendente y se deriva de la percepción de que el tiempo parece transcurrir a diferentes velocidades según sea el estado de ánimo de una persona. Por ejemplo, en períodos de aburrimiento o espera, el tiempo parece transcurrir con insoportable lentitud, mientras que en los tiempos de excitación, su paso es veloz. Vivir el tiempo de esta manera es muy subjetivo y basado en una experiencia interna, lo que es opuesto al tiempo objetivo de las horas, minutos y segundos fijos, que se basa en experiencias externas.

Hacer algo importante en un momento no adecuado es casi lo mismo que hacer algo mediocre en el momento adecuado. Las dos intenciones tienden a tener poco éxito. Elegir el momento correcto es el arte de la astrología.

La astrología brinda muchas escalas diferentes para medir el tiempo. A diferencia del tiempo objetivo que ofrece un sistema uniforme de medición, la astrología diseña una escala de tiempos diferentes para cada uno de los diez planetas. Además, existe una gran posibilidad de combinaciones cuando los planetas se conectan entre ellos por aspectos, es decir por relaciones angulares, que forman los ciclos planetarios. Por un lado, esto ofrece un sofisticado sistema para comprender eventos colectivos y por el otro presenta medios eficaces para medir el flujo del tiempo individual y subjetivo, en el cual cada planeta corresponde a una faceta de la mente ó arquetipo diferente.

Si queremos saber qué hora es, vemos en el reloj el tiempo objetivo y si consultamos la carta astral, vemos qué hora es dentro de la persona.

ASTROLOGÍA, UNA CIENCIA OCULTA O DIVINA

Muchos astrólogos sostienen que la astrología es una ciencia, porque se basa en la experiencia, el experimento y la observación. Sin embargo, esta posición se ve obscurecida por el uso de la expresión de que la astrología es una ciencia oculta, descripción que provoca rechazo en la mayoría de los científicos modernos, pero en otras épocas de la historia no fue así.

Adicionalmente se ha desarrollado una nueva línea de investigación astrológica científica, la cual somete a la astrología a métodos y pruebas estadísticas. Como consecuencia, algunos astrólogos proclaman que la astrología es y siempre ha sido una ciencia, mientras que otros desean crear una nueva astrología científica, separada de las prácticas tradicionales. Sin embargo, no es prudente adoptar una posición dogmática, ya que la verdad es que a veces la astrología parece ser fríamente científica, mientras que otras veces es muy intuitiva. Con el tiempo, cada astrólogo llega a una comprensión personal de la astrología, basada en sus propias experiencias. Cada vez más se comprueba que el método científico, que se basa en la estadística no siempre es el método adecuado para demostrar la eficiencia de la astrología, pues el carácter ambivalente del simbolismo astrológico hace frecuentemente imposible una asignación correcta para pruebas de estadística.

Sistemas psicológicos de gran importancia, como el planteado por Jung, ofrecen descripciones del temperamento, del carácter y de la personalidad humana asombrosamente precisas, que fácilmente se puede relacionar con la terminología astrológica. Como existe en la actualidad una gran inclinación a la psicología humanista, muchos astrólogos se han concentrado en ella y efectivamente la astrología, para algunos incluso, se ha vuelto una rama de la psicología.

Muchos astrólogos modernos encuentran una motivación espiritual detrás de sus estudios y siguen cultivando las antiguas prácticas místicas. En el pasado cada uno de los planetas tradicionales representaba un nivel diferente de la existencia espiritual y representaba un peldaño de una escalera, la cual el astrólogo iba subiendo a través de la meditación o el ritual. Después de alcanzar el más elevado nivel astral, se encontraba con lo Divino. Tales creencias eran comunes en el mundo antiguo y en la Europa del Renacimiento.

La mayoría de los astrólogos concuerdan en que la astrología es un poderoso lenguaje simbólico para la interpretación y la comprensión de la vida en la Tierra. El arte de la interpretación astrológica es posible una vez que se han aprendido las reglas y conceptos básicos de esta disciplina.

En el Génesis está escrito que las estrellas fueron colocadas en el cielo como signos y en los tiempos antiguos los movimientos planetarios eran considerados como señales o patrones de los tiempos. En el Evangelio según San Mateo, los tres Reyes Magos eran astrólogos

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Manual de astrología

4.1
13 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    Excelente libro.

    Muy buen contenido y redacción acerca de cada significado.