Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Misteriosa belleza: Los Royals (3)

Misteriosa belleza: Los Royals (3)

Leer la vista previa

Misteriosa belleza: Los Royals (3)

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
146 páginas
2 horas
Publicado:
17 ago 2017
ISBN:
9788491700548
Formato:
Libro

Descripción

¡El príncipe iba a casarse con una impostora!
Miri Montgomery tenía planes ocultos y para ponerlos en práctica había engañado a su alteza real para que se casara con ella. Los rumores decían que el príncipe Brandt no había descubierto el engaño hasta después de la noche de bodas… una noche que, según contaban, había sido muy ardiente.
¿Sería posible que Miri pretendiera robarle el trono a su marido? ¿Se atrevería él a pedir la anulación? ¿O quizá la hermosa mujer de pelo negro y el sexy príncipe tuvieran una historia secreta de la que nadie en todo el país sabía nada?
Publicado:
17 ago 2017
ISBN:
9788491700548
Formato:
Libro

Sobre el autor

USA TODAY bestselling author Day Leclaire is described by Harlequin as “one of our most popular writers ever!” Day’s passionate stories warm the heart, which may explain the impressive 11 nominations she's received for the prestigious Romance Writers of America RITA Award. “There's no better way to spend each day than writing romances.” Visit www.dayleclaire.com.


Relacionado con Misteriosa belleza

Libros relacionados

Vista previa del libro

Misteriosa belleza - Day Leclaire

Editado por Harlequin Ibérica.

Una división de HarperCollins Ibérica, S.A.

Núñez de Balboa, 56

28001 Madrid

© 2007 Day Totton Smith

© 2017 Harlequin Ibérica, una división de HarperCollins Ibérica, S.A.

Misteriosa belleza, n.º 1577 - agosto 2017

Título original: The Royal Wedding Night

Publicada originalmente por Silhouette® Books.

Todos los derechos están reservados incluidos los de reproducción, total o parcial. Esta edición ha sido publicada con autorización de Harlequin Books S.A.

Esta es una obra de ficción. Nombres, caracteres, lugares, y situaciones son producto de la imaginación del autor o son utilizados ficticiamente, y cualquier parecido con personas, vivas o muertas, establecimientos de negocios (comerciales), hechos o situaciones son pura coincidencia.

® Harlequin, Harlequin Deseo y logotipo Harlequin son marcas registradas propiedad de Harlequin Enterprises Limited.

® y ™ son marcas registradas por Harlequin Enterprises Limited y sus filiales, utilizadas con licencia. Las marcas que lleven ® están registradas en la Oficina Española de Patentes y Marcas y en otros países.

Imagen de cubierta utilizada con permiso de Harlequin Enterprises Limited. Todos los derechos están reservados.

I.S.B.N.: 978-84-9170-054-8

Conversión ebook: MT Color & Diseño, S.L.

Índice

Portadilla

Créditos

Índice

Capítulo Uno

Capítulo Dos

Capítulo Tres

Capítulo Cuatro

Capítulo Cinco

Capítulo Seis

Capítulo Siete

Capítulo Ocho

Capítulo Nueve

Capítulo Diez

Capítulo Once

Si te ha gustado este libro…

Capítulo Uno

Principado de Avernos, Verdonia

De cómo empezó todo…

–No. Ni hablar. No voy a dejar que hagas esto, Miri. Me da igual lo que digas; no voy a permitir que te involucres en esto.

Miri arrojó a un lado la chaqueta que había tenido puesta hasta ese momento, y quedó al descubierto el vestido de novia que llevaba debajo. Puso los brazos en jarras y miró desafiante a Merrick, su hermanastro, que apretó los labios al ver su disfraz.

–Demasiado tarde; ya estoy involucrada.

–Sólo porque escuchaste una conversación privada –replicó él–. Y sí, haces bien en sonrojarte. Por amor de Dios, Miri, soy el jefe de la Brigada de Seguridad de la Casa Real. Si hubiera descubierto a cualquier otra persona haciendo lo que tú estabas haciendo, habría ordenado que la encerrasen en el más oscuro de los calabozos.

–Necesitas mi ayuda –insistió ella obstinadamente.

–Escúchame bien, Miri; esto es serio –la increpó él agarrándola por los hombros y sacudiéndola ligeramente–. Podría suponer la cárcel para todos los implicados si algo sale mal y nos descubren.

–Si de verdad tienes planeado raptar a la princesa Alyssa minutos antes de la boda, ¿no te parece que el novio se percatará de su desaparición? Necesitas a alguien que ocupe su puesto en el altar para darte tiempo a escapar.

Merrick se pasó una mano por el cabello, cuyos mechones oscilaban entre varios tonos que iban del rubio ceniza al castaño claro.

–Sí, pero eso supondría dejarte a merced de Von Folke. ¿Qué crees que ocurrirá cuando te quite el velo y descubra que no eres la princesa Alyssa Sutherland, y que con quien se ha casado ha sido con la princesa Miri Montgomery, hermana del rival con el que se disputa el trono de Verdonia?

–Vamos, Merrick, ¿qué es lo que puede pasar? ¿Acaso piensas que hará que me arresten? ¿Qué impresión daría algo así a cinco meses escasos de las elecciones para designar a nuestro próximo rey?

–Von Folke se pondrá furioso cuando descubra el engaño –dijo Merrick–, y no quiero que descargue esa furia sobre ti.

–No tienes por qué preocuparte; lo tengo todo pensado. Cuando llegue el momento de la ceremonia en que tenga que levantarme el velo, fingiré que me encuentro indispuesta y pediré que me dejen retirarme a mis aposentos… es decir, a los de Alyssa. Luego, en cuanto esté sola me pondré lo primero que encuentre en su armario y me marcharé.

–¿Así de fácil? ¿No crees que alguien intentará detenerte? –le espetó Merrick cruzándose de brazos–. ¿Cómo puedes ser tan ingenua, Miri?

La joven enarcó una ceja.

–¿Por qué iba a intentar nadie detenerme? Después de todo a quien verán saliendo por la puerta principal será a mí, Miri Montgomery, no a la princesa Alyssa Sutherland Von Folke. Y deja ya de rebatirme cada pequeñez, Merrick. En vez de criticar mi plan podrías dar ideas constructivas para perfeccionarlo. ¿Qué cambiarías tú para que funcionase?

–No tiene sentido intentar perfeccionar ni cambiar nada –le dijo él–… porque no voy a permitir que hagas esto.

–Si no me dejas que te ayude, le contaré a Lander lo que estás tramando –le advirtió ella, jugando su última carta.

Quizá se hubiera pasado un poco, pensó al ver enrojecer a Merrick de ira.

–Si haces eso estarás involucrándolo también y harás que pierda cualquier posibilidad de ser nombrado rey.

Miri tomó las manos de su hermanastro en las suyas.

–Entonces deja que te ayude –le rogó–. Si tu plan tiene éxito Lander se sentará en el trono. ¿No es eso lo que quieres?

–Ése no es el motivo por el que estoy haciendo esto –replicó él al instante–. Lo único que quiero es que Lander tenga las mismas posibilidades que Von Folke, y eso no es lo que ocurrirá si éste se casa con la princesa Alyssa. Si consigue tenerla como aliada política tendrá ganada la corona.

–Bien. Entonces los dos estamos haciendo esto por el bien de Verdonia. Y ahora… ¿nos vamos, o vamos a seguir perdiendo el tiempo aquí, discutiendo?

Merrick se quedó mirándola fijamente, furibundo, y por un instante Miri estuvo convencida de que había perdido, pero su hermanastro asintió bruscamente y dejó escapar en silencio un suspiro de alivio.

–Estupendo, vamos –dijo quitándose el pañuelo que llevaba en el pelo.

–No tan rápido –replicó él asiéndola por el brazo. Luego la llevó hasta a la ventana de la cabaña que había alquilado como centro de operaciones–. ¿Qué diablos te has hecho en el pelo?

Miri se llevó una mano al cabello.

–Oí a uno de tus hombres decir que Alyssa era rubia, así que pensé que mi disfraz resultaría más convincente si me lo teñía.

–¿Pero se podrá quitar ese tinte, no?

Miri no pudo evitar sonreír al oír el tono alarmado en su voz.

–Sí, claro que sí. ¿No te gusta cómo me queda?

–No; me gusta tu pelo tal y como es.

«Qué irónico», se dijo la joven. Desde el día en que su madre se había casado con el padre de Merrick y Lander, el rey Stefan, había querido parecerse a ellos, a los Montgomery. Todos eran altos y atléticos, de cabello castaño claro con mechas rubias y ojos marrones. Ella en cambio tenía el cabello negro como el azabache y los ojos verdes, lo cual siempre la había hecho sentirse como una extraña entre ellos, al igual que el hecho de que si era princesa no lo era de nacimiento, sino porque su padrastro la había adoptado y la había proclamado como tal. Únicamente junto a Brandt se había sentido…

Para su alivio Merrick interrumpió sus pensamientos justo en ese momento.

–Tal vez funcione –dijo–. Por las fotos que he visto sois más o menos de la misma altura y complexión.

–Menos mal; ésa era mi mayor preocupación.

–Pues no es la mía –replicó él irritado–. Cuando te quites el disfraz e intentes salir del palacio la gente podría preguntarse por qué te has teñido el pelo. Sobre todo si te ven saliendo de los aposentos de Alyssa.

–Pensarán únicamente que me he hecho un cambio de look poco afortunado. No se les ocurrirá que me lo haya teñido para suplantar a la novia en el altar. Y si me preguntan qué hago saliendo de los aposentos de Alyssa diré que la había acompañado porque la pobre debía de haber comido algo que no le había sentado bien y se encontraba indispuesta. Diré que ha pedido que nadie la moleste y que la dejen descansar un par de horas.

Merrick parecía estar considerándolo.

–Supongo que podría funcionar.

–Funcionará.

–No estés tan segura, Miri; no sois como dos gotas de agua precisamente, y éste no es ni con mucho un plan perfecto.

–¿Y qué? Improvisaré. Además apenas se me verá la cara debajo del velo. Claro que necesitaré el de Alyssa. Si llevo un velo distinto su madre y las otras mujeres que la hayan ayudado a prepararse se darán cuenta.

–De eso ya me ocupo yo –dijo Merrick–. Estás… estás preciosa, Miri. Ojalá ésta fuese tu boda de verdad y no una farsa. Sé que tu ilusión ha sido siempre casarte y formar una familia –añadió quedamente.

Sus palabras hicieron que Miri sintiera una punzada en el pecho. Si él supiera… Esbozó una sonrisa con dificultad y rogó por que no le temblara la voz al contestar.

–Gracias –murmuró–, pero para casarme antes me haría falta el novio, ¿no te parece?

Merrick escrutó su rostro en silencio y después de remeterle un mechón tras la oreja se encogió de hombros.

–Sólo tienes veinticinco años. Tienes mucho tiempo por delante –le dijo. Le echó un vistazo a su reloj y señaló la puerta con la cabeza–. Hora de irnos. Ya vamos justos de tiempo.

Salieron de la cabaña, y Merrick la ayudó a subir a un monovolumen plateado. Sus hombres se montaron en uno idéntico pero de color negro y los siguieron por la carretera que discurría entre las colinas de Avernos, el principado más al norte del reino de Verdonia.

Durante el trayecto Merrick puso al corriente a Miri de toda la información que había recopilado sobre la princesa Alyssa, sin dejarse ningún detalle, por nimio que pareciera.

Una media hora después tomaron un desvío, adentrándose en una carretera comarcal desierta, y tras haber recorrido unos diez kilómetros escasos se detuvieron al borde del camino.

Merrick dejó el motor en marcha y se giró hacia su hermanastra.

–Escúchame bien, Miri. Esto no debería llevarnos más de veinte minutos. Si no estamos de vuelta en ese tiempo… –le dijo dando unos golpecitos con el índice en el reloj digital del vehículo– te pones al volante y te marchas de aquí. Te diriges al sur, atraviesas Celestia, y no paras hasta llegar a Verdon. ¿Entendido?

–Pero, Merrick…

–Hablo en serio, Miri. Quiero tu palabra de que si no regresamos en veinte minutos te marcharás de aquí.

Miri tragó saliva.

–De acuerdo, te lo prometo.

Merrick asintió satisfecho y se bajó del vehículo. A una señal sus hombres, que se habían bajado también del otro coche, se acercaron. Los cuatro se pusieron un pasamontañas negro, como la ropa que llevaban, y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Misteriosa belleza

4.5
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores